Pío, pío, que yo no he si­do: ase­si­na­to en Gi­bral­tar

Historia de Iberia Vieja - - CRONOS - Por Fernando Rue­da

¡QUÉ CALLADITOS ES­TÁN AL­GU­NOS CUAN­DO LES

IN­TERE­SA! ¡Y có­mo pían cuan­do les vie­ne bien! El acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co ocu­rrió ha­ce en mar­zo 30 años. La par­ti­ci­pa­ción de la Po­li­cía es­pa­ño­la fue vi­tal pa­ra con­se­guir los ob­je­ti­vos te­rro­ris­tas per­se­gui­dos, pe­ro na­die del Go­bierno lo con­tó pa­ra no pi­sar la mier­da.

El ser­vi­cio se­cre­to in­glés des­cu­brió en 1987 que el IRA que­ría co­me­ter un aten­ta­do fue­ra de sus fron­te­ras pa­ra ga­nar pu­bli­ci­dad in­ter­na­cio­nal. Pri­me­ro cre­ye­ron que se­ría en Es­pa­ña y lue­go con­fir­ma­ron co­mo des­ti­na­ta­rio a Gi­bral­tar. Pi­die­ron ayu­da a nues­tra Po­li­cía, que se pu­so las pi­las pa­ra con­tro­lar los mo­vi­mien­tos por te­rri­to­rio es­pa­ñol de McCann, Fa­rrell y Sa­va­ge, tres pe­li­gro­sos te­rro­ris­tas es­pe­cia­lis­tas en co­lo­car bom­bas que ha­bían ase­si­na­do a dos po­li­cías de éli­te bri­tá­ni­cos.

A los po­li­cías es­pa­ño­les les ex­tra­ñó que te­nién­do­los tan con­tro­la­dos, el MI5 no de­ci­die­ra de­te­ner­los y les per­mi­tie­ra via­jar has­ta Es­pa­ña, pe­ro allá ellos. Vi­gi­la­ron has­ta Mar­be­lla los dos co­ches en que se mo­vían y de­tec­ta­ron que aban­do­na­ron uno en un ga­ra­je pú­bli­co. Des­pués si­guie­ron has­ta Gi­bral­tar. Al día si­guien­te, los tres hom­bres eran aba­ti­dos por ti­ra­do­res ex­per­tos del SAS: McCann re­ci­bió cin­co im­pac­tos de ba­la, Fa­rrell ocho y Sa­va­ge... 16.

El jui­cio pos­te­rior jus­ti­fi­có el ti­ro­teo por de­fen­sa pro­pia de los sol­da­dos, aun­que los tres te­rro­ris­tas ni ha­bían sa­ca­do sus ar­mas y tes­ti­gos acre­di­ta­ron que fue­ros ase­si­na­dos sin ha­cer na­da. Sie­te años des­pués, el Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos con­fir­mó lo ob­vio: fue­ron ase­si­na­dos ile­gal­men­te. No obs­tan­te, an­te las crí­ti­cas en Gran Bre­ta­ña y to­do el mun­do, la pri­mer mi­nis­tra Mar­ga­ret That­cher le echó un par de na­ri­ces: “Yo dis­pa­ré”.

Mien­tras tan­to, se ocul­tó la im­por­tan­te ayu­da es­pa­ño­la que per­mi­tió el con­trol de los tres te­rro­ris­tas. A na­die in­tere­sa­ba. La his­to­ria es­tá lle­na de ca­sos en que los go­bier­nos es­pa­ño­les se han en­su­cia­do las ma­nos en las al­can­ta­ri­llas y siem­pre han pre­fe­ri­do que na­die lo se­pa.

FERNANDO RUE­DA, uno de los pe­rio­dis­tas de in­ves­ti­ga­ción más res­pe­ta­dos del país, es una de las voces más im­por­tan­tes del pro­gra­ma La ro­sa de los vien­tos de On­da Ce­ro. Au­tor de más de una de­ce­na de li­bros, el úl­ti­mo de sus tra­ba­jos es La Ca­sa II (Ro­ca).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.