Mar­tí­nez Ho­yos: “Las nue­vas cla­ses al­tas en Amé­ri­ca des­pre­cia­ban a los in­dios en el día a día”

Historia de Iberia Vieja - - HISTORIA MODERNA - A.F.D.

His­to­ria de Ibe­ria Vie­ja: En los úl­ti­mos tiem­pos, pa­re­ce que la le­yen­da ne­gra en Amé­ri­ca se es­tá re­fu­tan­do con nue­vos bríos. ¿Có­mo ve la cues­tión? ¿Di­ría que el im­pe­rio es­pa­ñol fue “peor”, “me­jor” o “igual” que otros? En es­ta lí­nea, ¿ha­bría fue­ra de nues­tras fron­te­ras fi­gu­ras com­pa­ra­bles a un Francisco de Vi­to­ria, un Bar­to­lo­mé de las Ca­sas o un Juan de Pa­la­fox?

Francisco Mar­tí­nez Ho­yos: El im­pe­rio his­pano, con sus cla­ros­cu­ros, fue igual que otros.Y, co­mo ellos, tu­vo su pro­pia le­yen­da ne­gra, me­nos por es­pa­ñol que por im­pe­rio, co­mo nos re­cuer­da Ri­car­do Gar­cía Cár­cel. Exis­tió, sin em­bar­go, una im­por­tan­te di­fe­ren­cia. Aquí se abrió un de­ba­te so­bre la le­gi­ti­mi­dad de la con­quis­ta, pro­ta­go­ni­za­do por el pa­dre Las Ca­sas y Juan Gi­nés de Se­púl­ve­da.

Es­pa­ña ela­bo­ró una se­rie de dis­po­si­cio­nes muy avan­za­das pa­ra la épo­ca, en fa­vor de los in­dios, pe­ro no era po­si­ble ha­cer­las cum­plir a ra­ja­ta­bla con los me­dios del si­glo XVI. Cuan­do se pro­mul­gan las Le­yes Nue­vas, en 1542, en Pe­rú es­ta­lla una gue­rra ci­vil. Los con­quis­ta­do­res no es­ta­ban dis­pues­tos a acep­tar que des­de la pe­nín­su­la se les di­je­ra lo que te­nían que ha­cer.

Por otra par­te, se ol­vi­da con fre­cuen­cia que los eu­ro­peos, por más ca­ba­llos y ar­mas de fue­go que tu­vie­ran, se en­con­tra­ban en abru­ma­do­ra in­fe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca fren­te a los ame­ri­ca­nos. Si, con to­do, ven­cie­ron, fue por­que se be­ne­fi­cia­ron del apo­yo de

mu­chos pue­blos in­dí­ge­nas que te­nían su pro­pia agen­da po­lí­ti­ca, can­sa­dos del do­mi­nio de az­te­cas o in­cas.

¿Qué di­fe­ren­cias sus­tan­cia­les en­cuen­tra en el tra­ta­mien­to al “pro­ble­ma” in­dio por par­te de los Austrias y los Bor­bo­nes?

Los Bor­bo­nes, con su po­lí­ti­ca cen­tra­li­za­do­ra, qui­sie­ron im­po­ner a los in­dí­ge­nas una úni­ca len­gua, el cas­te­llano, y agru­par­los en po­bla­cio­nes pa­ra fa­ci­li­tar su con­trol. Pe­ro la vo­lun­tad de la Co­ro­na y la reali­dad no siem­pre coin­ci­dían. La gran ex­pan­sión del es­pa­ñol en­tre los in­dí­ge­nas se pro­du­ce a par­tir del si­glo XIX, con las in­de­pen­den­cias, co­mo ha se­ña­la­do el pro­fe­sor San­tia­go Muñoz Ma­cha­do.

¿Qué sig­ni­fi­có pa­ra los na­ti­vos la ex­pul­sión de los je­sui­tas or­de­na­da por Car­los III?

La pér­di­da de unos va­lio­sos de­fen­so­res, por más que les hu­bie­ran im­pues­to un sis­te­ma de go­bierno ba­jo con­trol re­li­gio­so. Con to­do, la dis­ci­pli­na de la Com­pa­ñía de Jesús, des­de un pun­to de vis­ta in­dí­ge­na, va­lía más que la opre­sión de los es­cla­vis­tas por­tu­gue­ses.

La in­de­pen­den­cia, ¿con­vir­tió a los in­dios en ciu­da­da­nos?

So­bre el pa­pel, sí. En la prác­ti­ca, la ciu­da­da­nía teó­ri­ca iba acom­pa­ña­da de obli­ga­cio­nes muy reales. En el pa­go de im­pues­tos, por ejem­plo. Las nue­vas cla­ses do­mi­nan­tes, in­te­gra­das por blan­cos, po­dían enal­te­cer a los in­dios de los tiem­pos prehis­pá­ni­cos, pe­ro des­pre­cia­ban a los que con­vi­vían con ellos en el día a día. En el me­jor de los su­pues­tos, plan­tea­ron una asi­mi­la­ción ra­di­cal: si los na­ti­vos iban a ser me­xi­ca­nos, pe­rua­nos o ar­gen­ti­nos, de­bían re­nun­ciar a su cultura y a su len­gua. En el peor de los ca­sos, los go­bier­nos re­pu­bli­ca­nos op­ta­ron por el ge­no­ci­dio pu­ro y sim­ple.

¿Es­tán avan­zan­do las so­cie­da­des ame­ri­ca­nas ha­cia la in­te­gra­ción de los “pue­blos ori­gi­na­rios” o se han es­tan­ca­do los vie­jos an­ta­go­nis­mos ra­cia­les?

Fal­ta mu­cho, por des­gra­cia, pa­ra que el ra­cis­mo se eli­mi­ne por com­ple­to. Por otra par­te, la iden­ti­dad in­dí­ge­na no es una sino múl­ti­ple, al­go que el in­di­ge­nis­mo ra­di­cal no aca­ba de re­co­no­cer. ¿Es ne­ce­sa­rio, pa­ra man­te­ner lo pro­pio, opo­ner­se sin ma­ti­ces a to­do lo que re­pre­sen­ta Oc­ci­den­te? Mu­chas ve­ces, la re­cu­pe­ra­ción de lo prehis­pá­ni­co con­sis­te en la in­ven­ción de su­pues­tas tra­di­cio­nes, por no ha­blar de la uti­li­za­ción de un con­cep­to ob­so­le­to, el de ra­za. No obs­tan­te, la raíz del pro­ble­ma, co­mo bien su­po ver el pen­sa­dor Jo­sé Car­los Ma­riá­te­gui, es de ín­do­le eco­nó­mi­ca. En Pe­rú no son blan­cos los que ocu­pan los peo­res tra­ba­jos. Los lu­ga­res en los que vi­ven se les lla­ma “asen­ta­mien­tos hu­ma­nos”.../

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.