Aun­que la pren­sa y la po­li­cía ve­ne­zo­la­na vin­cu­la­ron el ar­se­nal con lo­sTu­pa­ma­ros, en reali­dad per­te­ne­cía al mo­vi­mien­to ca­na­rio

Historia de Iberia Vieja - - HISTORIA CONTEMPORÁNEA -

Aun­que la pren­sa y la po­li­cía ve­ne­zo­la­na vin­cu­la­ron el ar­se­nal de ar­mas in­cau­ta­do con los Tu­pa­ma­ros, en reali­dad per­te­ne­cían al mo­vi­mien­to ca­na­rio. Con la detención de Ál­va­ro Ca­rre­ra el adies­tra­mien­to de las Fuerzas Armadas Guan­ches en Ve­ne­zue­la se vio in­te­rrum­pi­do. Du­ran­te se­ma­nas, y mien­tras con­ti­nua­ban las in­ves­ti­ga­cio­nes po­li­cia­les, Fru­to y sus com­pa­ñe­ros des­tru­ye­ron las fo­tos, los tra­jes de en­tre­na­mien­to y cual­quier otra prue­ba que pu­die­se vin­cu­lar­los con los de­te­ni­dos, y se es­con­die­ron en la sel­va, es­pe­ran­do no­ti­cias. So­lo al com­pro­bar que la po­li­cía ve­ne­zo­la­na no en­con­tra­ba su pis­ta re­gre­sa­ron a Ca­ra­cas.

A par­tir de ese mo­men­to, y co­mo re­cuer­da Fru­to Ro­drí­guez en su li­bro, los ca­na­rios se con­cen­tra­ron en apo­yar a Ca­rre­ra y a su fa­mi­lia du­ran­te su es­tan­cia en la pri­sión de Ca­ra­cas: el fa­mo­so Cuar­tel San Car­los. Lo vi­si­ta­ron con asi­dui­dad y en­ta­bla­ron amis­tad con al­gu­nos de los per­so­na­jes más em­ble­má­ti­cos de la lu­cha ar­ma­da en Amé­ri­ca La­ti­na y al­gu­nos ac­ti­vis­tas ve­ne­zo­la­nos de pri­mer ni­vel.

Fru­to Ro­drí­guez, a la iz­quier­da, y Ma­rio Pé­rez du­ran­te uno de los via­jes de El Equi­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.