Ja­pón y Es­pa­ña

Historia de Iberia Vieja - - ÁGORA - Por Alberto de Fru­tos

EL 12 DE NO­VIEM­BRE de es­te año con­me­mo­ra­mos el 150 aniversario del es­ta­ble­ci­mien­to de las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre Ja­pón y Es­pa­ña. No hay na­da tan pre­cio­so co­mo el en­cuen­tro en­tre dos pue­blos, so­bre to­do si que­da se­lla­do por un Tra­ta­do de Amis­tad. Por par­te de Es­pa­ña, el fir­man­te fue el poe­ta He­ri­ber­to Gar­cía de Que­ve­do, des­cen­dien­te de aquel que di­jo: “El ami­go ha de ser co­mo la san­gre, que acu­de lue­go a la he­ri­da sin es­pe­rar a que le lla­men”.

Un si­glo y me­dio des­pués, los vo­tos se han renovado en el ma­dri­le­ño Pa­la­cio de Via­na, se­de del Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res y de Coope­ra­ción, don­de am­bos paí­ses ofi­cia­ron la aper­tu­ra de un año digno de fe­li­ce re­cor­da­ción. Hoy co­mo ayer, las puer­tas del “co­mer­cio y la na­ve­ga­ción” si­guen abier­tas, pe­ro lo me­jor es que el tu­ris­mo –la di­plo­ma­cia más ac­ti­va y vi­tal– ha can­ce­la­do las dis­tan­cias y el flu­jo de emi­sa­rios de uno y otro la­do si­gue cre­cien­do ca­da año. Ellos se sien­ten có­mo­dos aquí con nues­tros mu­seos, nues­tras ta­pas y nues­tro fla­men­co, y a no­so­tros nos des­lum­bran sus tra­di­cio­nes, su ci­vis­mo y tam­bién, có­mo no, su gas­tro­no­mía. Si to­da­vía es­tán pla­nean­do sus va­ca­cio­nes de ve­rano, no se lo pien­sen más y sú­ban­se a la gran ola de Ka­na­wa­ga, la pre­fec­tu­ra don­de ha­ce cien­to cin­cuen­ta años es­tre­cha­mos nues­tros la­zos.

Lo vie­jo y lo nue­vo con­ver­gen en es­te ar­chi­pié­la­go de ras­ca­cie­los y pa­la­cios im­pe­ria­les. Los an­ti­guos ba­rrios de geis­has con los dis­tri­tos tec­no­ló­gi­cos. Los tem­plos y san­tua­rios con los tre­nes que le­vi­tan. Cuan­do uno lle­ga a la Es­ta­ción Cen­tral de To­kio, se sien­te co­mo Gu­lli­ver en Brob­din­gnag, el país de los gi­gan­tes, pe­ro muy pron­to la tie­rra te co­lo­ca a su al­tu­ra. Cuan­do el co­mo­do­ro Perry “abrió” Ja­pón, el shō­gun des­per­tó de un sue­ño pa­cí­fi­co y se aca­bó ins­ta­lan­do en otro que du­ra to­da­vía, he­cho de cu­rio­si­dad y res­pe­to.

CO­MO EN CA­SA Sa­lir de ca­sa pa­ra vol­ver a ella pue­de re­sul­tar un pro­gra­ma po­co ape­te­ci­ble pa­ra el via­je­ro. No hay pro­ble­ma: es cier­to que en Ja­pón uno se sien­te co­mo en ca­sa –así te ha­cen sen­tir sus an­fi­trio­nes o mues­tras co­mo Ve­láz­quez y la ce­le­bra­ción de la pin­tu­ra, que iti­ne­ra­rá es­te año por el país– pe­ro no ha lu­gar pa­ra la ru­ti­na. La emo­ción se re­nue­va ca­da ma­ña­na, ya sea en el mon­te Fu­ji o en Hi­ros­hi­ma, don­de un es­pa­ñol, el pa­dre Arru­pe, ayu­dó a cen­te­na­res de per­so­nas tras la bom­ba ató­mi­ca.

Te­ne­mos mu­cho que apren­der de la obs­ti­na­ción y la ma­du­rez del pue­blo ja­po­nés. La his­to­ria les ha en­se­ña­do mu­chas co­sas en muy po­co tiem­po, y su com­ple­ja iden­ti­dad for­ma ya par­te de su pa­tri­mo­nio cul­tu­ral y de su en­can­to.

La mar­ca del in­qui­si­dor MARCELLO SIMONI DUOMO. BAR­CE­LO­NA (2018). 416 PÁGS. 18,90 €.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.