Los 10 man­da­mien­tos

Vi­cen­te Alei­xan­dre

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - A.F.D.

Cuan­do en 1977 Vi­cen­te Alei­xan­dre (1898-1984) re­ci­bió el pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra, se re­co­no­ció vás­ta­go de una tra­di­ción que to­do su gru­po, el del 27, su­po ab­sor­ber: “Nos in­tere­só vi­va­men­te to­do cuan­to te­nía va­lor, sin im­por­tar­nos don­de és­te se ha­lla­se”; y, a ren­glón se­gui­do, apun­tó una de las cla­ves de su ge­ne­ra­ción y de to­da la li­te­ra­tu­ra del si­glo XX: “tra­di­ción” y “re­vo­lu­ción” vie­nen a ser tér­mi­nos idén­ti­cos.

Sus obras son la me­jor prue­ba de esa ley. La tra­di­ción ro­mán­ti­ca, de Gar­ci­la­so de la Ve­ga a Béc­quer, se re­for­mu­la en una obra de bar­niz su­rrea­lis­ta, que lus­tra el amor co­mo una fuer­za te­lú­ri­ca, inaprehen­si­ble por la razón.

Aque­ja­do de tu­bercu­losis re­nal, se per­dió el ho­me­na­je a Gón­go­ra en Se­vi­lla, pe­ro pa­ra esa fe­cha era ya uno más del gru­po ger­mi­nal del 27. Ha­bía des­cu­bier­to a Rubén Da­río gra­cias a los con­se­jos de Dá­ma­so Alon­so, y no tar­dó en ha­cer amis­tad con Al­ber­ti, Lor­ca y Cer­nu­da. Sus pri­me­ros poe­mas vie­ron la luz en las pá­gi­nas de la Re­vis­ta de Oc­ci­den­te en 1926; su pri­mer li­bro, Ám­bi­to, en 1928.

Con Es­pa­das co­mo la­bios (1932) y La des­truc­ción o el amor (1935), pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra, se asen­tó co­mo una fi­gu­ra ca­pi­tal de su gru­po, y su con­sa­gra­ción ab­so­lu­ta a la mu­sa poé­ti­ca hi­zo de él un re­fe­ren­te pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de poe­tas, que, en su ca­sa de la ca­lle Ve­lin­to­nia de Ma­drid, re­ci­bían su ma­gis­te­rio. Afec­to a la Re­pú­bli­ca y ami­go de Lor­ca y Mi­guel Her­nán­dez, a quien ha­bía co­no­ci­do en 1935, se que­dó sin em­bar­go en Es­pa­ña, tras el re­vés de sus ges­tio­nes pa­ra sa­lir del país en el cur­so de la gue­rra, y su­frió la cen­su­ra del ré­gi­men has­ta 1944. “Pa­ra mí sa­lir de Es­pa­ña hu­bie­se si­do una ca­tás­tro­fe”, ex­pli­có en cier­ta oca­sión a su ami­go Jo­sé Luis Cano. Som­bra del pa­raí­so (1944) fue su pri­mer li­bro tras el si­len­cio im­pues­to por Fran­co, al que se­gui­rían obras co­mo Mun­do a so­las (1950) o His­to­ria del co­ra­zón (1954), don­de la cos­mo­go­nía amo­ro­sa de sus pri­me­ros li­bros de­ja pa­so a una poe­sía más re­con­cen­tra­da. Era, ya, un clásico. Fue el pri­mer es­cri­tor vi­vo y en ple­na ma­du­rez crea­ti­va de quien se pre­sen­tó una te­sis doc­to­ral. La le­yó, en 1949, el poe­ta y teó­ri­co Car­los Bou­so­ño./

Vi­cen­te Alei­xan­dre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.