Cien años de la Avia­ción Na­val

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - MAR­CE­LINO GON­ZÁ­LEZ FER­NÁN­DEZ

En 1917 se crea­ba la Avia­ción Na­val Es­pa­ño­la, y con mo­ti­vo de su cen­te­na­rio, el 30 de no­viem­bre de 2017, el Mu­seo Na­val de Ma­drid inau­gu­ró una ex­po­si­ción que po­drá ser vi­si­ta­da has­ta el 30 de ju­nio del pre­sen­te 2018. ¿Có­mo fue­ron sus pri­me­ros pa­sos y su evo­lu­ción? Lo re­cor­da­mos en es­te ar­tícu­lo.

El co­mien­zo del si­glo XX vio sur­gir un nue­vo vehícu­lo: el avión, que, aun­que era un apa­ra­to muy pri­mi­ti­vo, pre­sen­ta­ba un fu­tu­ro pro­me­te­dor. Tras las pri­me­ras de­mos­tra­cio­nes de los pio­ne­ros de la avia­ción, mu­cha gen­te se lan­zó a cons­truir apa­ra­tos vo­la­do­res, que me­jo­ra­ron con ra­pi­dez y co­men­za­ron a ser usa­dos en mi­sio­nes de to­do ti­po.

En el Ejér­ci­to de Tie­rra es­pa­ñol apa­re­cie­ron en­tu­sias­tas de los me­dios aé­reos, y en 1911 se crea­ba la Avia­ción Mi­li­tar, con una Es­cue­la de Pi­lo­tos en Cua­tro Vien­tos (Ma­drid). En otros paí­ses el desa­rro­llo de los avio­nes te­rres­tres fue muy rá­pi­do, y en al­gu­nos ca­sos se em­pe­za­ron a uti­li­zar des­de pla­ta­for­mas em­bar­ca­das. De he­cho, el pri­mer por­tahi­dro­avio­nes fue el fran­cés La Fou­dre (1912), y el pri­mer por­taa­vio­nes fue el bri­tá­ni­co Fu­rious (1917).

Las ac­ti­vi­da­des de los avio­nes en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial (1914-1918) fue­ron se­gui­das con mu­cho in­te­rés en Es­pa­ña. El con­tral­mi­ran­te Manuel de Flórez y Ca­rrió, Mi­nis­tro de Ma­ri­na, pre­sen­tó un an­te­pro­yec­to de crea­ción de una Avia­ción Na­val en la Ar­ma­da, que fue apro­ba­da por Real De­cre­to del 13 de sep­tiem­bre de 1917. Y la Ar­ma­da, que ya ha­bía es­ta­ble­ci­do una es­tre­cha re­la­ción con el Ejér­ci­to de Tie­rra, don­de hi­cie­ron el cur­so de pi­lo­tos al­gu­nos de sus ofi­cia­les, eli­gió al ca­pi­tán de cor­be­ta Pedro Car­do­na, gran en­tu­sias­ta de la avia­ción, pa­ra echar ade­lan­te el pro­yec­to. PRI­ME­ROS PA­SOS En 1918, Car­do­na em­pe­zó a bus­car un pri­mer em­pla­za­mien­to pa­ra la Ba­se Ae­ro­na­val. Es­co­gió el área del Mar Me­nor, en Mur­cia, y eli­gió San Ja­vier co­mo asen­ta­mien­to de la Es­cue­la Ae­ro­na­val. El pro­yec­to tar­dó en ma­te­ria­li­zar­se pe­ro fue muy acer­ta­do, ya que hoy es la se­de de la Aca­de­mia Ge­ne­ral del Ai­re. Mien­tras se alis­ta­ba San Ja­vier, de­sig­nó otro em­pla­za­mien­to pro­vi­sio­nal en Bar­ce­lo­na: el mue­lle de con­tra­di­que pa­ra la es­cue­la y los hi­dros, y el pe­que­ño ae­ró­dro­mo del Prat pa­ra avio­nes te­rres­tres y glo­bos.

Las ac­ti­vi­da­des de los avio­nes en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial (1914-1918) fue­ron se­gui­das con mu­cho in­te­rés en Es­pa­ña

Fi­na­li­za­da la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, la Ar­ma­da con­si­guió en otros paí­ses ma­te­rial ex­ce­den­te de la gue­rra. Pa­ra la for­ma­ción de pi­lo­tos de avio­nes y glo­bos, al prin­ci­pio uti­li­zó la ba­se del Ejér­ci­to en Cua­tro Vien­tos. Mien­tras tan­to pre­pa­ró el Prat, y or­ga­ni­zó un apo­yo na­val pa­ra los hi­dros de Bar­ce­lo­na, con el cru­ce­ro Río de la Pla­ta, el con­tra­tor­pe­de­ro Au­daz y va­rias lan­chas H. Y en sep­tiem­bre de 1920, el nom­bre de Avia­ción Na­val cam­bió a Ae­ro­náu­ti­ca Na­val.

A par­tir de 1921 se em­pe­za­ron a re­ci­bir apa­ra­tos: dos avio­nes Avro, dos gran­des hi­dro­avio­nes F-3, va­rios hi­dros Sa­voia cons­trui­dos en Es­pa­ña y otro ma­te­rial. Y se ad­qui­rió un bar­co, el Es­pa­ña nº 6, ex- Neuen­fels, pa­ra con­ver­tir­lo en por­tahi­dro­avio­nes con el nom­bre Dé­da­lo, del que ya he­mos ha­bla­do en es­ta re­vis­ta ( nº 140).

PRI­ME­RAS AC­TI­VI­DA­DES

Ope­ran­do des­de el Dé­da­lo, en 1922 va­rios hi­dro­avio­nes to­ma­ron par­te en ope­ra­cio­nes en el nor­te de Áfri­ca. El 6 de agos­to, la Ae­ro­náu­ti­ca Na­val tu­vo su bau­tis­mo de fue­go al bom­bar­dear Mo­rro Nue­vo con un Mac­chi M.18. Y los días 6 y 7 de agos­to bom­bar­dea­ron la pla­ya de la Ce­ba­di­lla.

El 20 de ju­nio de 1923, la Ae­ro­náu­ti­ca Na­val tu­vo su pri­mer ac­ci­den­te mor­tal. Un Mac­chi M.18 pi­lo­ta­do por el te­nien­te de na­vío Vi­cen­te Cer­ve­ra, lle­van­do co­mo pa­sa­je­ro al ha­bi­li­ta­do del Dé­da­lo, Juan R. Suá­rez de Tan­gil, se es­tre­lló en las in­me­dia­cio­nes de Mahón por una en­tra­da en pér­di­da cuan­do vo­la­ba a unos 300 m de al­tu­ra. El 26 de agos­to, los hi­dros bom­bar­dea­ron ca­bi­las cer­ca­nas, mien­tras to­ma­ban par­te en el sal­va­men­to de la do­ta­ción del aco­ra­za­do Es­pa­ña, que na­ve­gan­do en nie­bla se ha­bía mon­ta­do so­bre las pie­dras en Ca­bo Tres For­cas, cer­ca de Me­li­lla, y ter­mi­nó hun­dién­do­se.

El 25 de agos­to de 1924, en me­dio del fuer­te tem­po­ral y a cau­sa de un pro­nun­cia­do ba­lan­ce del Dé­da­lo, ca­ye­ron al agua y se per­die­ron cin­co mag­ní­fi­cos hi­dros Su­per­ma­ri­ne Sa­crab re­cién ad­qui­ri­dos en Gran Bre­ta­ña. El 2 de oc­tu­bre de 1924, la Ae­ro­náu­ti­ca Na­val tu­vo su bau­tis­mo de

El 20 de ju­nio de 1923, la Ae­ro­náu­ti­ca Na­val tu­vo su pri­mer ac­ci­den­te mor­tal en las in­me­dia­cio­nes de Mahón

san­gre y el pri­mer muer­to en una ac­ción de gue­rra, al ser de­rri­ba­do en Ti­gui­sas por dis­pa­ros en el de­pó­si­to de com­bus­ti­ble uno de sus Sa­voia S.16 bis, pi­lo­ta­do por el al­fé­rez de na­vío Juan Díaz Do­mín­guez, con el al­fé­rez de na­vío Jor­ge Va­ra Mo­rián co­mo ob­ser­va­dor, que fa­lle­ció. Am­bos ofi­cia­les fue­ron con­de­co­ra­dos con la Me­da­lla Na­val in­di­vi­dual.

En 1925 tu­vo lu­gar el des­em­bar­co de Al­hu­ce­mas, en el que la Ae­ro­náu­ti­ca Na­val ju­gó un im­por­tan­te pa­pel. Fue una ac­ción com­bi­na­da y con­jun­ta de fuerzas es­pa­ño­las y fran­ce­sas de tie­rra, mar y ai­re, con­tra las fuerzas de Abd el-Krim, man­da­da por el ge­ne­ral Pri­mo de Ri­ve­ra, que sir­vió pa­ra pa­ci­fi­car la zo­na del Rif. El 6 de sep­tiem­bre, la Ae­ro­náu­ti­ca Na­val to­mó par­te en las ope­ra­cio­nes pre­vias, y el día 8 par­ti­ci­pó en di­cho des­em­bar­co, con ac­cio­nes en Uad Lau, Mo­rro Nue­vo, bahía de Al­hu­ce­mas, ca­bo Qui­la­tes, Ti­fa­rauín y mon­te Mal­mu­si, en las que in­ter­vino la ca­si to­ta­li­dad de ae­ro­na­ves ope­ran­do des­de el Dé­da­lo, Mar Chi­ca y otros lu­ga­res.

PRO­BLE­MAS EN EL PRAT

En 1927 se pre­sen­tó el pro­ble­ma plan­tea­do por el em­pu­je que es­ta­ba te­nien­do la avia­ción ci­vil. El Prat em­pe­za­ba a ser muy ne­ce­sa­rio co­mo ae­ro­puer­to de Bar­ce­lo­na, so­bre to­do de ca­ra a la pró­xi­ma Ex­po­si­ción Uni­ver­sal, y la Ae­ro­náu­ti­ca Na­val tu­vo que aban­do­nar­lo. En es­ta épo­ca se pro­du­jo otro ac­ci­den­te mor­tal, cuan­do el 3 de agos­to un Mac­chi-18 pi­lo­ta­do por el al­fé­rez de na­vío Gui­ller­mo de Lle­ra y Yá­ñez-Bar­nue­vo, lle­van­do co­mo me­cá­ni­co al ca­bo Ra­ja, al so­bre­vo­lar la escollera del puer­to de Bar­ce­lo­na, en un viraje en­tró en ba­rre­na y se fue al agua, mu­rien­do sus dos tri­pu­lan­tes.

En Bar­ce­lo­na que­dó la es­cue­la y los ta­lle­res del mue­lle del con­tra­di­que, y hu­bo que ace­le­rar las obras de San Ja­vier pa­ra

En 1925 tu­vo lu­gar el des­em­bar­co de Al­hu­ce­mas, en el que la Ae­ro­náu­ti­ca Na­val ju­gó un im­por­tan­te pa­pel

El pri­mer lan­za­mien­to en pa­ra­caí­das tu­vo lu­gar el 26 de no­viem­bre de 1930, a car­go del te­nien­te de na­vío An­to­nio Gui­tián

con­ver­tir­lo en ba­se de­fi­ni­ti­va. Se ad­qui­rió nue­vo ma­te­rial pa­ra re­le­var a las uni­da­des más vie­jas, co­mo fue el ca­so del pri­mer avión Sa­voia-62 en 1929, y la li­cen­cia pa­ra cons­truir dos es­cua­dri­llas de avio­nes de es­te ti­po, que se reali­zó en Bar­ce­lo­na. Tam­bién fue­ron ad­qui­ri­dos seis Dor­nier Wal. Y fue apro­ba­da la crea­ción de la ba­se ae­ro­na­val en Mahón, que re­ci­bió seis Sa­voia-62.

El pri­mer lan­za­mien­to en pa­ra­caí­das tu­vo lu­gar el 26 de no­viem­bre de 1930, a car­go del te­nien­te de na­vío An­to­nio Gui­tián, que lo reali­zó an­te un nu­me­ro­so pú­bli­co en el ae­ró­dro­mo del Prat.

En el pro­ce­so de re­no­var el ma­te­rial, du­ran­te la Re­pú­bli­ca se ad­qui­rie­ron nue­vos apa­ra­tos, en­tre ellos 15 tor­pe­de­ros Vild­best. En 1932 fue au­to­ri­za­da la cons­truc­ción de cin­co His­pano E-30. Al año si­guien­te, el ae­ro­puer­to del Prat fue de­fi­ni­ti­va­men­te aban­do­na­do por la Ar­ma­da, y la ba­se pa­só al Mar Me­nor. En 1934 fue­ron ad­qui­ri­dos ca­zas Haw­ker Os­prey. Y en di­cho año des­apa­re­ció la Ae­ros­ta­ción Na­val.

A PRIN­CI­PIOS DE 1936

En 1936 la Ae­ro­náu­ti­ca con­ta­ba con la gran ba­se ae­ro­na­val de San Ja­vier, la ba­se au­xi­liar de Mahón y la ba­se au­xi­liar de Ma­rín. Y en el pri­mer se­mes­tre de de di­cho año te­nía unos 105 apa­ra­tos:

-Tor­pe­de­ros Vic­kers Vil­de­best 27

- Ca­zas Mar­tin-Sy­de 9

- Avio­nes de re­co­no­ci­mien­to Sa­voia -62 35

- Avio­nes de adies­tra­mien­to E-30 8

- Avio­nes es­cue­la Mac­chi-18 10

- Avio­nes es­cue­la E-34 5

- Avio­nes de en­la­ce 1

- Au­to­gi­ros C-30 2

- Bom­bar­de­ros Dor­nier Wal 8

- To­tal de apa­ra­tos 105

EN LA GUE­RRA CI­VIL

Cuan­do es­ta­lló la Gue­rra Ci­vil, en San Ja­vier se en­con­tra­ba la ma­yor par­te del ma­te­rial aé­reo, for­ma­do por nue­ve es­cua­dri­llas y al­gu­nos ae­ro­pla­nos suel­tos, que en to­tal su­ma­ban unos 75 apa­ra­tos.

• Una es­cua­dri­lla de adies­tra­mien­to con mo­no­pla­nos E-30.

• Una es­cua­dri­lla de bom­bar­deo con

hi­dro­avio­nes Dor­nier Wal.

• Tres es­cua­dri­llas de re­co­no­ci­mien­to con hi­dro­avio­nes Sa­voia-62.

• Tres es­cua­dri­llas de mo­der­nos tor­pe­de­ros Vic­kers Vil­de­best.

• Una es­cua­dri­lla de com­ba­te con vie­jos ca­zas Mar­tin-Sy­de.

• Otros apa­ra­tos.

En Ma­rín y Mahón se en­con­tra­ban sen­das pa­tru­llas de Sa­voia-62. En Bar­ce­lo­na es­ta­ban ba­sa­dos Sa­voia-62, Dor­nier y Mac­chi-18. Y en Ma­drid ha­bía cua­tro apa­ra­tos a dis­po­si­ción de la Di­rec­ción de Ae­ro­náu­ti­ca.

Al es­ta­llar la gue­rra, la ca­si to­ta­li­dad de la Ae­ro­náu­ti­ca Na­val –San Ja­vier, Mahón y Bar­ce­lo­na– que­dó en ma­nos del ban­do re­pu­bli­cano. So­lo que­da­ron en po­der del ban­do na­cio­nal las ae­ro­na­ves des­ta­ca­das en Ma­rín, que pres­ta­ron im­por­tan­tes ser­vi­cios en los pri­me­ros mo­men­tos de la gue­rra, al ope­rar en la zo­na de Fe­rrol y al­re­de­do­res.

EL FI­NAL

En oc­tu­bre de 1939 fue crea­do en Es­pa­ña el Ejér­ci­to del Ai­re a ima­gen de los Ejér­ci­tos del Ai­re de Ale­ma­nia e Ita­lia. Y po­co des­pués, to­do el ma­te­rial, apa­ra­tos y equi­pos de la Ae­ro­náu­ti­ca Na­val pa­sa­ron al ci­ta­do Ejér­ci­to del Ai­re, en tan­to que al per­so­nal se le dio la op­ción de pa­sar­se al nue­vo Ejér­ci­to o per­ma­ne­cer en la Ar­ma­da desem­pe­ñan­do otros des­ti­nos. La Ae­ro­náu­ti­ca Na­val des­apa­re­ció ca­si del to­do, ya que el nue­vo Ejér­ci­to del Ai­re ad­qui­rió ae­ro­pla­nos ale­ma­nes Hein­kel 114A, y uno de ellos fue asig­na­do al cru­ce­ro Mi­guel de Cer­van­tes.

En su cor­ta vi­da, la Ae­ro­náu­ti­ca Na­val reali­zó una mag­ní­fi­ca la­bor, de­mos­tran­do su gran va­lía, su ca­pa­ci­dad ope­ra­ti­va y sus am­plias po­si­bi­li­da­des de fu­tu­ro, pe­ro por des­gra­cia se vio trun­ca­da por la Gue­rra Ci­vil y prác­ti­ca­men­te des­apa­re­ció, aun­que no así los mo­ti­vos que ha­bían lle­va­do a su crea­ción. En la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial que­da­ron pa­ten­tes las ca­ren­cias de aque­llos paí­ses que no dis­po­nían de avia­ción em­bar­ca­da, en­tre ellos Ita­lia y Ale­ma­nia, por las que su­frie­ron gran­des des­ca­la­bros en la mar, que po­drían ha­ber si­do evi­ta­dos, o al me­nos po­drían ha­ber si­do mu­cho me­nos acu­sa­dos, de ha­ber con­ta­do con uni­da­des aé­reas em­bar­ca­das.

Fue­ron lec­cio­nes apren­di­das que a la lar­ga die­ron sus fru­tos. El hi­dro­avión del Cer­van­tes man­tu­vo en el seno de la Ar­ma­da el re­cuer­do vi­vo de la Ae­ro­náu­ti­ca Na­val has­ta su ba­ja en 1954, año en que fue­ron ad­qui­ri­dos los pri­me­ros he­li­cóp­te­ros Bell-47G, que su­pu­sie­ron el re­gre­so de apa­ra­tos aé­reos al cam­po na­val. Aho­ra la Ar­ma­da, co­mo con­ti­nua­do­ra de aque­lla Ae­ro­náu­ti­ca Na­val de la pri­me­ra par­te del si­glo XX, cuen­ta con su Ar­ma Aé­rea, con­se­gui­da tras mu­chas dis­cu­sio­nes de des­pa­chos y gra­cias al ím­pro­bo es­fuer­zo y te­són de al­gu­nos es­for­za­dos ofi­cia­les. Pe­ro es­ta es otra his­to­ria.

Aho­ra la Ar­ma­da, co­mo con­ti­nua­do­ra de aque­lla Ae­ro­náu­ti­ca Na­val de la pri­me­ra par­te del si­glo XX, cuen­ta con su Ar­ma Aé­rea

Arri­ba, mo­de­lo de un hi­dro­avión Dor­nie­rWal. Aba­jo, mo­de­lo del cru­ce­ro Mi­guel de Cer­van­tes con su hi­dro­avión em­bar­ca­do (fo­tos: Mu­seo Na­val de Ma­drid). En­tre me­dias, sen­das es­ca­ra­pe­las y dis­tin­ti­vos de co­la de la Ae­ro­náu­ti­ca Na­val du­ran­te la II Re­pú­bli­ca...

Ma­que­ta de la ba­se ae­ro­na­val del Prat (fo­to: Mar­ce­lino Gon­zá­lez).

Des­em­bar­co de Al­hu­ce­mas (fo­to: tar­je­ta co­lec­ción Mar­ce­lino Gon­zá­lez).

Arri­ba, bus­to de Pedro Ma­ría Car­do­na. So­bre es­tas lí­neas, re­tra­to de Abd-elK­rim (imá­ge­nes: Mar­ce­lino Gon­zá­lez).

El por­tahi­dro­avio­nes Dé­da­lo fo­to­gra­fia­do des­de un ae­ro­plano fran­cés en Al­hu­ce­mas, sep­tiem­bre de 1925.

Cu­bier­ta de vue­lo del Dé­da­lo con cin­co AV-85 “ma­ta­dor” y tres SH-3D en el mo­men­to del “pa­seo por cu­bier­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.