El des­cu­bri­mien­to de Aus­tra­lia

No só­lo he­mos des­cu­bier­to Amé­ri­ca. El ha­llaz­go del Nue­vo Mun­do fue tan im­por­tan­te que nos he­mos ol­vi­da­do de otros hi­tos, co­mo el he­cho de que fui­mos los pri­me­ros en sur­car los ma­res que con­du­cían a es­ta in­men­sa is­la-con­ti­nen­te a la que pu­si­mos un nom­bre q

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - CAR­LOS A. FONT GAVIRA

Al ser­vi­cio de la Co­ro­na es­pa­ño­la, el por­tu­gués Pedro Fer­nán­dez de Qui­rós se apun­tó el des­cu­bri­mien­to de Aus­tra­lia an­tes que otros na­ve­gan­tes co­mo Wi­llem Jans­zoon o James Co­ok. Una fas­ci­nan­te his­to­ria de ca­ra­be­las per­di­das, ma­pas y aven­tu­ras por do­quier que des­ve­la el au­tén­ti­co ori­gen de la Tie­rra de los Austrias.

Cuan­do Cris­tó­bal Colón des­em­bar­có en unas pe­que­ñas is­las de las Baha­mas en oc­tu­bre de 1492, se ini­ció un pro­ce­so de cam­bios de gigantescas pro­por­cio­nes que trans­for­mó el mun­do co­no­ci­do has­ta en­ton­ces. To­do el es­fuer­zo des­cu­bri­dor-co­lo­ni­za­dor se cen­tró en el nue­vo con­ti­nen­te, pe­ro, a la vez, pro­si­guie­ron los es­fuer­zos pa­ra con­su­mar el pro­yec­to ori­gi­nal co­lom­bino: lle­gar a Orien­te (Chi­na-Ca­tay) por Oc­ci­den­te. Si­guien­do la idea ma­triz de Colón, otras ex­pe­di­cio­nes es­pa­ño­las se em­bar­ca­ron pa­ra des­cu­brir un pa­so ha­cia Orien­te. Ahí es­tri­ba la im­por­tan­cia del des­cu­bri­mien­to de la Mar del Sur (Océano Pa­cí­fi­co) por las hues­tes de Vas­co Núñez de Bal­boa. La in­men­si­dad azul de un ig­no­to océano se abría an­te los ex­pe­di­cio­na­rios es­pa­ño­les, que po­co tar­da­ron en sur­car sus aguas abrien­do nue­vas ru­tas a la ex­plo­ra­ción.

Es­te in­tere­san­te ca­pí­tu­lo de la Hª de Es­pa­ña, la de la ex­plo­ra­ción del Pa­cí­fi­co, es­tu­vo ja­lo­na­do de ex­pe­di­cio­nes en las que no fal­ta­ron el va­lor ni el de­rro­che de pe­ri­cia. Fiel re­fle­jo de ello fue la cé­le­bre ex­pe­di­ción ca­pi­ta­nea­da por Fernando de Ma­ga­lla­nes (1480-1521), cu­yo ob­je­ti­vo era al­can­zar las is­las de la Es­pe­cie­ría (ac­tual In­do­ne­sia). Des­pués de un via­je muy ac­ci­den­ta­do el vas­con­ga­do Juan Se­bas­tián Elcano cul­mi­na­ría el via­je de re­gre­so a Es­pa­ña, con las bo­de­gas de la nao Vic­to­ria re­ple­tas de es­pe­cias y, lo más im­por­tan­te, con la mag­na ha­za­ña geo­grá­fi­ca de ha­ber cir­cun­na­ve­ga­do la es­fe­ra te­rres­tre por pri­me­ra vez.

Des­pués de es­te pri­mer via­je al Pa­cí­fi­co se abrió la ve­da pa­ra nue­vas ex­pe­di­cio­nes que con­so­li­da­ron las ru­tas exis­ten­tes y abrie­ron otras nue­vas. En el dis­cu­rrir del si­glo XVI por­tu­gue­ses y es­pa­ño­les eran los úni­cos con­cur­san­tes de es­ta pe­cu­liar ca­rre­ra. En 1525 se or­ga­ni­zó una gran ex­pe­di­ción con ob­je­to de se­guir la mis­ma ru­ta que lle­vó a ca­bo Ma­ga­lla­nes y so­me­ter a las Mo­lu­cas, un ar­chi­pié­la­go que que­da­ba en el mis­mo cen­tro de la ri­va­li­dad co­mer­cial en­tre los dos pue­blos ibé­ri­cos. Se ar­ma­ron y per­tre­cha­ron sie­te na­ves que des­pla­za­ban más de 1.000 Tms al man­do del co­men­da­dor de la Orden de San Juan Gar­cía Jo­fre de Loay­sa.

Las na­ves de Loay­sa co­rrie­ron dis­tin­ta suer­te, pues­to que só­lo una, la ca­pi­ta­na San­ta Ma­ría de la Vic­to­ria, arri­bó a las Mo­lu­cas. El res­to co­rrie­ron de­sigual suer­te: la ca­ra­be­la San­ta Ma­ría del Pa­rral lle­gó a Min­da­nao (Fi­li­pi­nas), el pa­ta­che San­tia­go, se­pa­ra­do de la flo­ta prin­ci­pal, pu­so rum­bo a Mé­xi­co y lle­gó al gol­fo de Tehuan­te­pec pe­ro, sin du­da, el pa­ra­de­ro de la ca­ra­be­la San Les­mes es el que más du­das ha des­per­ta­do, des­de que nau­fra­gó en una de las is­las de las Mar­que­sas has­ta que se per­dió en el ar­chi­pié­la­go de Tua­mo­tu o en­ca­lló en el ato­lón de Ama­nu. Es­ta úl­ti­ma con­je­tu­ra se vio apo­ya­da por el des­cu­bri­mien­to de un ca­ñón es­pa­ñol en 1929 por el ca­pi­tán fran­cés Fra­nçois Her­vé. El con­ser­va­dor de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Pa­rís, Ro­ger Her­vé (sin pa­ren­tes­co con F. Her­vé), ali­men­tó es­ta hi­pó­te­sis con do­cu­men­tos car­to­grá­fi­cos y da­tos, re­co­gi­dos en su obra Dé­cou­ver­te for­tui­te de l’Aus­tra­lie et de la Nou­ve­lleZé­lan­de par des na­vi­ga­teurs por­tu­gais et spag­nols en­tre 1521 e 1528. El pe­ri­plo que su­po­ne Her­vé es atre­vi­do, al pos­tu­lar que la San Les­mes arri­bó a las cos­tas de Nue­va

Ze­lan­da y, pos­te­rior­men­te, a las del sur de Aus­tra­lia. Los tri­pu­lan­tes es­pa­ño­les ha­brían aban­do­na­do la ca­ra­be­la y, en al­gún otro ti­po de em­bar­ca­ción, re­co­rri­do el li­to­ral Es­te aus­tra­liano has­ta lle­gar al ca­bo de York, don­de fue­ron apre­sa­dos o ase­si­na­dos por los por­tu­gue­ses.

El ca­so de la San Les­mes no es na­da ex­tra­ño, pues­to que con cier­ta fa­ci­li­dad se ex­tra­via­ban o des­apa­re­cían bar­cos, so­bre to­do al na­ve­gar por aguas des­co­no­ci­das. Otro ejem­plo lo tes­ti­mo­nia la flo­ta de Ál­va­ro de Saa­ve­dra en 1527, que per­dió dos de sus tres bar­cos en las pro­xi­mi­da­des de las is­las Ma­ria­nas. Po­cos años des­pués del des­con­cer­tan­te fi­nal de la San Les­mes, a mi­les de ki­ló­me­tros se de­ci­día quié­nes se­rían los do­mi­na­do­res de las is­las del Pa­cí­fi­co me­dian­te el Tra­ta­do de Za­ra­go­za (1529). Car­los I prefirió no te­ner pro­ble­mas con los por­tu­gue­ses y re­nun­ció a to­dos sus de­re­chos so­bre las Mo­lu­cas en fa­vor de Por­tu­gal. A par­tir de esa fe­cha, Es­pa­ña con­cen­tró sus es­fuer­zos en co­lo­ni­zar las is­las y tie­rras que se des­cu­brie­sen al Es­te de las Mo­lu­cas. In­cons­cien­te­men­te, y des­de el pun­to de vis­ta geo­grá­fi­co, el tra­ta­do fir­ma­do abría la po­si­bi­li­dad a Es­pa­ña de des­cu­brir y co­lo­ni­zar is­las co­mo Nue­va Gui­nea o la mis­mí­si­ma Aus­tra­lia. JUE­GO DE MA­PAS Por­tu­gal man­tu­vo su po­si­ción he­ge­mó­ni­ca en las is­las del Ma­lu­co, apro­ve­chan­do la ba­se es­ta­ble­ci­da en Ma­la­ca (ac­tual Ma­las­ya) des­de los tiem­pos de la ex­pe­di­ción mi­li­tar de Al­fon­so de Al­bu­quer­que (1511). Las na­ves por­tu­gue­sas tam­bién ha­bían es­ta­ble­ci­do ba­ses co­mer­cia­les en otras is­las de In­do­ne­sia co­mo Ti­mor, el gru­po de is­las de las Ban­da, y las is­las de Ter­na­te y Am­boi­na en las Mo­lu­cas. An­tes del via­je de Ma­ga­lla­nes y Elcano, el pe­que­ño reino lu­so do­mi­na­ba el co­mer­cio de las es­pe­cias al ocu­par to­das las po­si­cio­nes cla­ve de di­cho co­mer­cio. Es­te im­pe­rio co­mer­cial por­tu­gués lle­ga­ba in­clu­so a la gran is­la-con­ti­nen­te de Aus­tra­lia. La teo­ría de un des­cu­bri­mien­to por­tu­gués de Aus­tra­lia ha co­bra­do fuer­za en los úl­ti­mos tiem­pos y prue­bas no fal­tan. En pri­mer lu­gar, la pro­pia geo­gra­fía nos da bas­tan­te se­gu­ri­dad en nues­tras elu­cu­bra­cio­nes pues­to que hay que con­si­de­rar la cer­ca­nía geo­grá­fi­ca de los asen­ta­mien­tos por­tu­gue­ses en las is­las de las es­pe­cias de las cos­tas aus­tra­lia­nas. Por ejem­plo Ti­mor se en­cuen­tra a so­lo 500 ki­ló­me­tros de las cos­tas aus­tra­lia­nas y el mar del mis­mo nom­bre que las se­pa­ra tie­ne unos 480 ki­ló­me­tros de an­cho. Así pues, no pa­re­ce des­ca­be­lla­do que los via­jes, for­tui­tos o in­ten­cio­na­dos, de na­ves por­tu­gue­sas por el li­to­ral aus­tra­liano del Mar de Ara­fu­ra lle­ga­ran a la is­la de Mel­vi­lle, a la pe­nín­su­la de Co­bourg o a la tie­rra de Arn­hem. Pe­ro ne­ce­si­ta­mos al­go más que la me­ra es­pe­cu­la­ción, al­gu­na prue­ba que re­pre­sen­te por dón­de se ha na­ve­ga­do y que se plas­me en al­gún so­por­te. Esa prue­ba se lla­ma ma­pa y los hay pro­ce­den­tes de la es­cue­la car­to­grá­fi­ca de Diep­pe (Fran­cia).

A pe­sar de los es­ca­sos re­sul­ta­dos con­se­gui­dos por los ex­plo­ra­do­res fran­ce­ses del mo­men­to (Car­tier, Ve­rra­zano, etc.), ello no fue óbi­ce pa­ra que el puer­to de Diep­pe desa­rro­lla­ra una im­por­tan­te es­cue­la de car­to­gra­fía, que ela­bo­ró una se­rie de tra­ba­jos

El pa­ra­de­ro de la ca­ra­be­la San Les­mes es el que más du­das ha des­per­ta­do des­de su nau­fra­gio en una de las is­las de las Mar­que­sas

que tes­ti­mo­nia­ban las ex­plo­ra­cio­nes eu­ro­peas de ul­tra­mar. Car­tó­gra­fos co­mo Pie­rre Des­ce­liers ofre­cie­ron en sus ma­pas de­ta­lles pre­ci­sos de las cos­tas del Nue­vo Mun­do y, sor­pren­den­te­men­te, de un te­rri­to­rio que na­die co­no­cía a cien­cia cier­ta dón­de es­ta­ba pe­ro que to­dos per­se­guían: Te­rra Aus­tra­lis Incógnita. Ba­jo es­ta ad­vo­ca­ción se creía en la exis­ten­cia de un su­pues­to con­ti­nen­te que, teó­ri­ca­men­te, de­bía en­con­trar­se en el He­mis­fe­rio Sur pa­ra equi­li­brar la ma­sa de la Tie­rra. Es­te con­ti­nen­te mis­te­rio­so lo iden­ti­fi­ca­mos con Aus­tra­lia y re­sul­ta asom­bro­so que un ma­pa de la es­cue­la de Diep­pe re­pre­sen­te las cos­tas Nor­te y Es­te de Aus­tra­lia ja­lo­na­das de to­pó­ni­mos en fran­cés y por­tu­gués.

Des­ce­lier pre­sen­tó su ma­pa al del­fín fran­cés En­ri­que II (1519-1559), en la co­no­ci­da co­mo Car­ta del Del­fín. La co­exis­ten­cia de to­pó­ni­mos por­tu­gue­ses co­mo Illa, Te­rra al­ta, Río Bas­sa, Illa Fer­mo­za, Illa Gros­sa, etc. con otros fran­ce­ses, de­mues­tra una co­ne­xión fran­co-por­tu­gue­sa que hay que acla­rar. La car­to­gra­fía fran­ce­sa de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XVI mues­tra una mar­ca­da in­fluen­cia por­tu­gue­sa de­bi­do a la fre­cuen­cia con que pi­lo­tos por­tu­gue­ses se em­bar­ca­ban en na­ves fran­ce­sas. Tu­vo que ha­ber al­gún ti­po de tras­va­se de in­for­ma­ción de los pi­lo­tos, co­mer­cian­tes y na­ve­gan­tes por­tu­gue­ses que pro­ce­dían de las is­las de Ex­tre­mo Orien­te a sus co­le­gas fran­ce­ses, que trans­mi­tie­ron a los car­tó­gra­fos de Diep­pe y El Ha­vre (Gui­llau­me Le Tes­tu). La Car­ta del Del­fín se ha fe­cha­do, apro­xi­ma­da­men­te, en 1550; por tan­to, los por­tu­gue­ses ya es­ta­ban bien asen­ta­dos en las is­las de la Es­pe­cie­ría. El pro­to-des­cu­bri­dor por­tu­gués de Aus­tra­lia tie­ne nom­bre pro­pio; Cris­tó­bal de Men­doça, y la fe­cha pro­ba­ble de su lle­ga­da a Aus­tra­lia se cal­cu­la en­tre 1522 y 1525. No hay de­ma­sia­dos da­tos pa­ra ilus­trar es­te su­pues­to via­je de Men­doça, sal­vo que re­ca­bó in­for­ma­ción so­bre las cos­tas aus­tra­lia­nas que lue­go vol­có so­bre un ma­pa que, de al­gu­na ma­ne­ra, lle­gó a la es­cue­la de na­ve­gan­tes de Diep­pe.

Pe­ro aún que­da un mis­te­rio más en es­ta odi­sea lu­sa y es un nom­bre a la par exó­ti­co co­mo enig­má­ti­co: Ja­va la Gran­de. Es­te to­pó­ni­mo –no con­fun­dir con la ac­tual is­la de Ja­va– ilus­tra la de­no­mi­na­ción que re­por­ta los ma­pas de Diep­pe so­bre las pre­sun­tas tie­rras aus­tra­lia­nas. Ríos de tin­ta han co­rri­do pa­ra de­ter­mi­nar qué tie­rra se es­con­de tras Ja­va la Gran­de, y di­ver­sos au­to­res creen que só­lo pue­de re­fe­rir­se a Aus­tra­lia.

El pro­to-des­cu­bri­dor por­tu­gués de Aus­tra­lia tie­ne nom­bre pro­pio: Cris­tó­bal de Men­doça. La fe­cha pro­ba­ble de su lle­ga­da, en­tre 1522 y 1525

Juan Se­bas­tián Elcano, aquí se­gún el pin­cel de Ig­na­cio Zu­loa­ga, cir­cun­na­ve­gó el glo­bo por pri­me­ra vez.

El em­pe­ra­dor Car­los I se aho­rró pro­ble­mas con los por­tu­gue­ses me­dian­te elT­ra­ta­do de Za­ra­go­za (1529).

La bús­que­da de “la es­pe­cie­ría” ins­pi­ró al aven­tu­re­ro Ma­ga­lla­nes, que per­dió la vi­da en Fi­li­pi­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.