En­tre­vis­ta con Stan­ley G. Pay­ne

Leer a Stan­ley G. Pay­ne –y a Ga­briel Jack­son– nos abrió a mu­chos el ape­ti­to por la his­to­ria con­tem­po­rá­nea de Es­pa­ña. Es­te ca­te­drá­ti­co emé­ri­to en la Uni­ver­si­dad de Wis­con­si­nMa­di­son ha ga­na­do el pre­mio Es­pa­sa por una obra que des­mon­ta nues­tros mi­tos y le­yen

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - ALBERTO DE FRU­TOS

El pre­mio Es­pa­sa de en­sa­yo ha re­co­no­ci­do en su úl­ti­ma edi­ción la la­bor del his­pa­nis­ta Stan­ley G. Pay­ne, quien, en su obra En de­fen­sa de Es­pa­ña: des­mon­tan­do mi­tos y le­yen­das ne­gras, ha­ce un re­co­rri­do por la ma­la fa­ma que arras­tra el nom­bre de nues­tro país fue­ra de nues­tras fron­te­ras. Ha­bla­mos lar­go y ten­di­do con uno de los his­to­ria­do­res que me­jor nos co­no­ce.

His­to­ria de Ibe­ria Vie­ja: ¿Por qué nos cues­ta tan­to li­brar­nos del sam­be­ni­to de la le­yen­da ne­gra? Stan­ley G. Pay­ne:

Por­que se ha vis­to re­for­za­da, en las ge­ne­ra­cio­nes pos­te­rio­res, por una se­rie de ac­ti­tu­des ne­ga­ti­vas res­pec­to a Es­pa­ña. La le­yen­da ne­gra sur­ge en un con­tex­to de gue­rras, de com­pe­ti­ción mi­li­tar y lu­cha muy fuer­te, pe­ro con el tiem­po se ve re­sal­ta­da por otros es­te­reo­ti­pos, cir­cuns­tan­cias co­mo el atra­so en la mo­der­ni­za­ción tras la pri­me­ra mi­tad del si­glo XVII o por acon­te­ci­mien­tos más re­cien­tes co­mo la Gue­rra Ci­vil y la dic­ta­du­ra de Fran­co. Com­pa­ra­da con otras dic­ta­du­ras, es­ta no fue es­pe­cial­men­te san­grien­ta o re­pre­si­va, pe­ro du­ró mu­cho; y, al desa­rro­llar­se en Oc­ci­den­te, cua­jó la idea de la ex­cep­cio­na­li­dad de Es­pa­ña.

¿Cree que se ha uti­li­za­do P po­lí­ti­ca­men­te?

Hoy en día se es­tá uti­li­zan­do pa­ra R un be­ne­fi­cio po­lí­ti­co do­més­ti­co, sí, con­se­cuen­cia de la in­terio­ri­za­ción du­ran­te más de un si­glo de la le­yen­da ne­gra. Pe­ro no es lí­ci­to li­gar­lo a una psi­co­lo­gía par­ti­cu­lar es­pa­ño­la, sino más bien a una cultura que se ha ex­ten­di­do por to­do Oc­ci­den­te des­de los úl­ti­mos años del si­glo XX: la cultura del pen­sa­mien­to úni­co y la co­rrec­ción po­lí­ti­ca. La ac­ti­tud ha­cia la His­to­ria es hoy muy ne­ga­ti­va pre­ci­sa­men­te por la cultura del vic­ti­mis­mo, que sos­tie­ne que la His­to­ria no ha­ce más que crear víc­ti­mas, y por

eso se la re­cha­za. Pe­ro in­sis­to: no es un fe­nó­meno ex­clu­si­vo es­pa­ñol.

Y, sin em­bar­go, a pe­sar de las P crí­ti­cas o de ese re­cha­zo, uno tie­ne la im­pre­sión de que la His­to­ria le in­tere­sa a la gen­te. Se pu­bli­can mu­chos li­bros, se edi­tan re­vis­tas…

No. No hay de­ma­sia­do in­te­rés en la R His­to­ria, en las es­cue­las no se es­tu­dia co­mo de­be­ría. Una par­te im­por­tan­te de la His­to­ria de Es­pa­ña no se atien­de en los cu­rrícu­los, pe­ro lo mis­mo su­ce­de en otros paí­ses, tam­bién en Es­ta­dos Uni­dos. Es una si­tua­ción pa­ra­dó­ji­ca por­que dis­po­ne­mos de más me­dios que nun­ca pa­ra apren­der His­to­ria e in­for­mar­nos bien, pe­ro la gen­te jo­ven vi­ve en la am­ne­sia, en el ol­vi­do, aun­que ni si­quie­ra me atre­ve­ría a ha­blar aquí de ol­vi­do, pues­to que el de­sin­te­rés ha he­cho que no la co­noz­can. Por su­pues­to, hay lec­to­res in­tere­sa­dos en es­tos asun­tos –una mi­no­ría– y se pu­bli­can bue­nos li­bros.

En de­fen­sa de Es­pa­ña STAN­LEY G. PAY­NE ES­PA­SA. MA­DRID, 2017. 312 PÁGS. 19,90 €.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.