La es­pía de Can­franc

Do­lo­res Par­do fue una es­pía con ma­yús­cu­la. Tra­ba­jó in­can­sa­ble­men­te pa­ra los alia­dos du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, ju­gán­do­se la vi­da una se­ma­na tras otra por la cau­sa de la li­ber­tad. Cuan­do aca­bó to­do, se ca­só y ja­más des­ve­ló a su ma­ri­do lo que ha­bía

Historia de Iberia Vieja - - EL PERSONAJE - FERNANDO RUE­DA

Yo la pa­la­bra es­pía no la usé nun­ca”, con­tó Do­lo­res Par­do mu­chos años des­pués, cuan­do sa­lió a la luz su tra­ba­jo pa­ra la re­sis­ten­cia fran­ce­sa. Si guar­dó si­len­cio, fue por­que no sa­bía có­mo reac­cio­na­ría su ma­ri­do an­te lo que ha­bía he­cho. Fue el úni­co se­cre­to de su lar­ga vi­da…

Do­lo­res, Lo­la, te­nía 17 años cuan­do su exis­ten­cia cam­bió. La Gue­rra Ci­vil ha­bía ter­mi­na­do y su pa­dre, Joa­quín Par­do Ga­vín, era el je­fe de las obras del tú­nel de Som­port. Ella tra­ba­ja­ba co­mo mo­dis­ta y su vi­da no es­ta­ba des­ti­na­da a pro­ta­go­ni­zar nin­gu­na his­to­ria de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial que azo­ta­ba la Eu­ro­pa cer­ca­na. No so­lo por­que era

En Es­pa­ña se vi­vía la gue­rra de una for­ma es­pe­cial. Fran­co ha­bía de­cla­ra­do la neu­tra­li­dad, pe­ro de pa­co­ti­lla

muy jo­ven o por­que era mujer en un país con­tro­la­do por los hom­bres. Sino por­que na­die en su en­torno la po­día ver con la ca­pa­ci­dad ne­ce­sa­ria pa­ra apor­tar un va­lor aña­di­do a una con­tien­da tan pe­li­gro­sa.

En Es­pa­ña se vi­vía la gue­rra de una for­ma es­pe­cial. Fran­co ha­bía de­cla­ra­do la neu­tra­li­dad, pe­ro de pa­co­ti­lla. Los ale­ma­nes dis­fru­ta­ban de to­dos los pri­vi­le­gios ne­ce­sa­rios pa­ra usar el te­rri­to­rio a su an­to­jo, mien­tras que los alia­dos vie­ron la pe­nín­su­la co­mo un lu­gar de es­ca­pe de la gue­rra, de trán­si­to ha­cia la li­ber­tad. Los na­zis com­pra­ban en Es­pa­ña wol­fra­mio y otros ma­te­ria­les que ne­ce­si­ta­ban pa­ra man­te­ner el es­fuer­zo mi­li­tar y fran­ce­ses e in­gle­ses bu­cea­ban pa­ra con­se­guir to­da la in­for­ma­ción po­si­ble so­bre las ac­ti­vi­da­des de Hitler am­pa­ra­das por su ami­go Fran­co.

En es­ta si­tua­ción, na­die pen­só en Lo­la pa­ra aco­me­ter tra­ba­jos de es­pio­na­je. ¡Có­mo in­vo­lu­crar a una ni­ña! Vi­vía en el pue­blo de Can­franc, que dis­po­nía de una im­por­tan­te es­ta­ción de tren inau­gu­ra­da por Al­fon­so XIII a prin­ci­pios de si­glo.

Le Lay pen­só en Pi­lar Par­do. Era per­fec­ta. Es­ta­ba ca­sa­da con un guar­dia ci­vil y na­die sos­pe­cha­ría de ella

Es­ta­ba úni­ca­men­te a ocho ki­ló­me­tros de la fron­te­ra fran­ce­sa, lo que la con­ver­tía en un lu­gar es­tra­té­gi­co en esos mo­men­tos, el pri­mer pue­blo de li­ber­tad ale­ja­do teó­ri­ca­men­te del do­mi­nio na­zi. So­lo en teo­ría por­que los ale­ma­nes eran con­sien­tes de su im­por­tan­cia y se mo­vían por la zo­na con li­ber­tad sa­bien­do que los guar­dias ci­vi­les eran alia­dos en sus fi­nes.

OROY WOL­FRA­MIO

Lo­la des­co­no­cía que a su es­ta­ción via­ja­ban los tre­nes que el al­to man­do de Hitler en­via­ba a Es­pa­ña car­ga­dos de oro que ha­bía si­do ro­ba­do a los ju­díos que em­pren­dían ca­mino ha­cia los cam­pos de con­cen­tra­ción a una muer­te muy pro­ba­ble. Por esa es­ta­ción pa­sa­ban los tre­nes, pe­ro en di­rec­ción con­tra­ria, con los ma­te­ria­les pa­ra la fa­bri­ca­ción de ar­mas que ne­ce­si­ta­ban.

La jo­ven tam­bién des­co­no­cía que en los tre­nes con pa­sa­je­ros que cir­cu­la­ban re­gu­lar­men­te pro­ce­den­tes de Fran­cia via­ja­ban con fre­cuen­cia ju­díos, mi­li­ta­res de di­ver­sos paí­ses y re­sis­ten­tes que huían de los na­zis.

Su vi­da du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial de­bía ser tran­qui­la, pe­ro cam­bió por una ca­sua­li­dad. Su her­ma­na Pi­lar, de 26 años, re­ci­bió una pro­pues­ta lle­na de ries­gos. La acep­tó, pe­ro el mie­do que la do­mi­nó hi­zo que le pi­die­ra a su her­ma­na pe­que­ña que la ayu­da­ra a lle­var­la a ca­bo. Sa­bía que Lo­la era osa­da, va­lien­te y arries­ga­da, que no la de­ja­ría so­la. Te­nía la fuer­za que a ella le fal­ta­ba.

Al­bert Le Lay era un ami­go de la fa­mi­lia Par­do. Je­fe de la adua­na fran­ce­sa en Can­franc, coor­di­na­ba una red de la re­sis­ten­cia que se de­di­ca­ba a to­das las ac­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra que los na­zis per­die­ran la con­fla­gra­ción. La va­len­tía es al­go que so­lo se sa­be que se tie­ne cuan­do hay po­si­bi­li­dad de ejer­cer­la, y él de­mos­tró que le so­bra­ba. Era un hom­bre en­tre­ga­do a la cau­sa de la li­ber­tad y en cuan­to los ejér­ci­tos de Hitler to­ma­ron Fran­cia, se ofre­ció a la re­sis­ten­cia fran­ce­sa. Le acep­ta­ron de in­me­dia­to, pe­ro le pi­die­ron que per­ma­ne­cie­ra en su pues­to en Can­franc, don­de les po­día ser­les de más uti­li­dad que pe­gan­do ti­ros con­tra los sol­da­dos na­zis.

PUN­TO DE FU­GA

Le Lay mon­tó un dis­po­si­ti­vo de gran efec­ti­vi­dad. Por un la­do, re­ci­bía en su es­ta­ción a to­dos los hui­dos que ne­ce­si­ta­ban pa­sar a Es­pa­ña co­mo vía in­ter­me­dia pa­ra lle­gar al nor­te de Áfri­ca o pa­ra re­gre­sar a Gran Bre­ta­ña pa­ra se­guir com­ba­tien­do. Mu­chos eran sol­da­dos, pi­lo­tos o re­sis­ten­tes, pe­ro la ma­yor par­te eran ju­díos de­sam­pa­ra­dos que ha­bían con­se­gui­do es­ca­par an­tes de que los lle­va­ran a los cam­pos de con­cen­tra­ción.

Su otra mi­sión era en­viar a Gran Bre­ta­ña la in­for­ma­ción que los gru­pos de re­sis­ten­cia con­se­guían so­bre los mo­vi­mien­tos de tro­pas y ac­ti­vi­da­des de los na­zis en Fran­cia. Una in­for­ma­ción que fa­ci­li­ta­ba ata­ques pos­te­rio­res de los alia­dos. Con es­te fin, tu­vo que cap­tar a per­so­nas na­da sos­pe­cho­sas pa­ra que trans­por­ta­ran los men­sa­jes des­de Can­franc has­ta Za­ra­go­za, don­de otros en­la­ces la lle­va­rían has­ta Ma­drid o San Se­bas­tián, y de ahí has­ta Lon­dres.

Le Lay pen­só en Pi­lar Par­do. Era per­fec­ta. Es­ta­ba ca­sa­da con un guar­dia ci­vil y na­die sos­pe­cha­ría de ella. Cuan­do Pi­lar le pro­pu­so ha­cer los via­jes en com­pa­ñía de su her­ma­na pe­que­ña de­bió ver que su pre­sen­cia ha­ría más inofen­si­vos aún los via­jes pa­ra trans­por­tar in­for­ma­ción. Lo que no de­bía ima­gi­nar era que Lo­la se con­ver­ti­ría en el al­ma ma­ter de la mi­sión.

Lo­la era en­tra­ña­ble y bo­na­cho­na. No sen­tía la sen­sa­ción de pe­li­gro que

De­ci­di­das, es­con­die­ron en la fa­ja los do­cu­men­tos de la re­sis­ten­cia y se subie­ron al tren. Sin con­tra­tiem­pos lle­ga­ron a Za­ra­go­za

in­va­día a su her­ma­na. Pue­de que fue­ra in­cons­cien­cia, que no se die­ra cuen­ta de que si las pi­lla­ban aca­ba­ría en una cár­cel. Pe­ro el he­cho fue que aco­me­tió la mi­sión con mu­cha más tran­qui­li­dad de la que era ló­gi­ca. Se ha­bía con­ver­ti­do en una es­pía de los alia­dos en un mo­men­to en que el go­bierno fran­quis­ta apo­ya­ba al otro ban­do de la con­tien­da.

Co­rría el año 1940 cuan­do em­pren­dió el pri­mer via­je. Los pre­pa­ra­ti­vos exi­gie­ron un ges­to pa­ra que su con­tac­to en Za­ra­go­za las iden­ti­fi­ca­ra en la es­ta­ción. No se les ocu­rrió otra co­sa que ir ves­ti­das igua­les. Al­go que los pa­dres ha­cían con fre­cuen­cia con los hi­jos pe­que­ños, pe­ro po­co ha­bi­tual cuan­do las hi­jas ya te­nían cier­ta edad. De­ci­di­das, es­con­die­ron en la fa­ja los do­cu­men­tos de la re­sis­ten­cia y se subie­ron al tren. Sin con­tra­tiem­pos lle­ga­ron a la ciu­dad de la vir­gen del Pi­lar y en la es­ta­ción se les acer­có, na­da más y na­da me­nos, que un sa­cer­do­te, que les lle­vó al in­te­rior de la ciu­dad pa­ra que le en­tre­ga­ra la in­for­ma­ción que, de ha­ber­las pi­lla­do, ha­bría su­pues­to su detención.

CURASY GUAR­DIAS CI­VI­LES

To­dos le co­no­cían co­mo el pa­ter Pla­ni­llos, un cu­ra cas­tren­se que en una épo­ca con­vul­sa de la Igle­sia en Es­pa­ña, ha­bía de­ci­di­do sal­tar­se sus obli­ga­cio­nes con la cu­ria po­nien­do por en­ci­ma sus pro­pios idea­les pa­ra que los na­zis no ga­na­ran la gue­rra. Él re­co­gía la in­for­ma­ción y la man­da­ba a Ma­drid lo más rá­pi­do po­si­ble pa­ra que fue­ra de uti­li­dad en In­gla­te­rra. En aque­llos años tra­tar con un sa­cer­do­te de­bía de­jar bas­tan­te tran­qui­las a las chi­cas.

Con­clui­da con éxi­to la pri­me­ra mi­sión, vi­nie­ron mu­chí­si­mas más. Du­ran­te cer­ca de tres años, ca­da quin­ce días o ca­da me­nos tiem­po, se­gún la in­for­ma­ción clan­des­ti­na que lle­ga­ba a Can­franc, las dos chi­cas se subían al tren ca­mino de Za­ra­go­za.

Sa­bían que el pe­li­gro pa­ra ellas es­ta­ba en los guar­dias ci­vi­les que via­ja­ban a bor­do de los tre­nes, pe­ro Lo­la no les te­nía mie­do, qui­zás por­que su her­ma­na es­ta­ba ca­sa­da con uno, qui­zás por su pro­pia lo­cu­ra de ju­ven­tud, que la per­mi­tía no pen­sar en la po­si­bi­li­dad de ser des­cu­bier­tas. De he­cho, no so­lo no huían de su pro­xi­mi­dad, sino que a ve­ces la bus­ca­ban, co­mo si es­tar cer­ca de las per­so­nas que po­dían des­cu­brir­las las die­ra ma­yor se­gu­ri­dad.

Lo­la des­co­no­cía que sus via­jes es­ta­ban den­tro del tra­ba­jo de una red de la re­sis­ten­cia y que ha­bía otra red que lle­va­ba a ca­bo mi­sio­nes si­mi­la­res

En una oca­sión, un guar­dia ci­vil las pre­gun­tó el mo­ti­vo por el que tan­to se las en­con­tra­ba en ese tra­yec­to, an­te lo que Lo­la, con des­par­pa­jo, le con­tes­tó que su pa­dre tra­ba­ja­ba en la cons­truc­ción de un tú­nel y co­mo fa­mi­lia po­dían via­jar gra­tis.

Al lle­gar, pa­sa­das las pri­me­ras oca­sio­nes, que­da­ban con el pa­ter Pla­ni­llos en al­gún lu­gar de la ciu­dad pa­ra en­tre­gar­le la do­cu­men­ta­ción y, cuan­do en al­gu­na oca­sión es­ta­ba en­fer­mo, in­clu­so se acer­ca­ban a su ca­sa.

La osa­día de Lo­la lle­gó al ex­tre­mo de no so­por­tar la cu­rio­si­dad so­bre los do­cu­men­tos que tras­por­ta­ban. Mu­chos días, an­tes de em­pren­der el via­je, se en­ce­rra­ba en su cuar­to y mi­ra­ba el con­te­ni­do del so­bre que les ha­bían en­tre­ga­do. Mu­cha do­cu­men­ta­ción no la en­ten­día por­que ha­cía re­fe­ren­cia a la ubi­ca­ción y mo­vi­mien­tos de las tro­pas na­zis, pe­ro otra eran car­tas de re­sis­ten­tes y fo­tos de muer­tos y lu­ga­res bom­bar­dea­dos.

Lo­la des­co­no­cía que sus via­jes es­ta­ban den­tro del tra­ba­jo de una red de la re­sis­ten­cia y que ha­bía otra red que lle­va­ba a ca­bo mi­sio­nes si­mi­la­res y otras más arries­ga­das. To­do es­ta­ba com­par­ti­men­ta­do pa­ra evi­tar que si los na­zis o los fran­quis­tas des­cu­brían a al­guno de sus in­te­gran­tes, ca­ye­ran to­dos.

CAE JUAN ASTIER

Gra­cias a esa pre­cau­ción, cuan­do ca­yó una de las re­des pa­ra­le­las, Lo­la pu­do se­guir con su tra­ba­jo de co­rreo co­mo si na­da hu­bie­ra ocu­rri­do, en­tre otras co­sas por­que nun­ca se en­te­ró. En esa red des­cu­bier­ta es­ta­ba su pai­sano Juan Astier, que ha­bía lu­cha­do en el ban­do de los su­ble­va­dos du­ran­te la Gue­rra Ci­vil y que tras el es­ta­lli­do de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial se ofre­ció a tra­ba­jar con la re­sis­ten­cia alia­da. Juan re­co­gía tam­bién in­for­ma­ción en Can­franc, pe­ro ade­más ayu­da­ba a en­trar en Es­pa­ña a los

per­se­gui­dos por los ale­ma­nes. Su red fue des­cu­bier­ta por la Ges­ta­po, que in­for­mó al go­bierno de Fran­co. De­te­ni­dos to­dos, les con­de­na­ron a tres años de pri­sión, una pe­na me­nor de la es­pe­ra­da fun­da­men­ta­da en que los fran­quis­tas no que­rían im­po­ner un cas­ti­go ex­ce­si­vo a los que co­la­bo­ra­ban con los alia­dos pa­ra in­ten­tar man­te­ner su ima­gen de neu­tra­li­dad.

Lo­la nun­ca se en­te­ró, a pe­sar de que es­ta­ban en el mis­mo tra­ba­jo clan­des­tino, en­tre otras co­sas por­que Le Lay las ha­bía adoc­tri­na­do pa­ra que no con­fia­ran en na­die y guar­da­ran en el más ab­so­lu­to se­cre­to la mi­sión que rea­li­za­ban. Tam­bién les ex­pli­có que si las de­te­nían, no re­ve­la­rán ni iden­ti­da­des de per­so­nas ni da­tos de los que in­te­gra­ban su red.

EL FIN DE LA MI­SIÓN

Cuan­do Al­bert Le Lay fue des­en­mas­ca­ra­do ( ver re­cua­dro), Lo­la y Pi­lar tu­vie­ron que ce­jar en su em­pe­ño pa­ra ayu­dar a los alia­dos y nun­ca más vol­vie­ron a lle­var men­sa­jes es­con­di­dos

en las fa­jas. Acor­da­ron no con­tar nun­ca a na­die lo que ha­bían he­cho, pro­me­sa que ra­ti­fi­ca­ron con el pa­so de los años. Nun­ca in­ten­ta­ron sa­ber qué ha­bía si­do de al­gu­nas de las per­so­nas que ha­bían par­ti­ci­pa­do con ellas en la aven­tu­ra. Por ese mo­ti­vo, al­gu­na gen­te no de­bió en­ten­der que al con­cluir la gue­rra, cuan­do Le Lay se en­con­tró con ellas las abra­za­ra de una for­ma es­pe­cial. Él tam­bién ha­bía acor­da­do un pac­to de si­len­cio con su fa­mi­lia y ami­gos, la lu­cha pa­sa­da de­bía que­dar en el pa­sa­do.

Lo­la y sus her­ma­nas aca­ba­ron ca­sán­do­se con guar­dias ci­vi­les, a los que no hi­cie­ron par­tí­ci­pes de su des­ga­rra­da aven­tu­ra du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Su his­to­ria, se­gu­ro que co­mo tan­tas otras, fue des­apa­re­cien­do del re­cuer­do se­gún sus pro­ta­go­nis­tas fue­ron mu­rien­do. Pe­ro en 2001 una ca­sua­li­dad cam­bió el rum­bo de la his­to­ria. Jo­nat­han Díaz, na­ci­do en Fran­cia de pa­dres es­pa­ño­les, con­duc­tor del au­to­bús que a dia­rio iba de Olo­ron a Can­franc, en­con­tró en el sue­lo de la es­ta­ción ya aban­do­na­da pa­pe­les ofi­cia­les que ha­bla­ban de Can­franc co­mo cen­tro de lu­cha y es­pio­na­je du­ran­te la gue­rra en­tre eu­ro­peos.

Un pe­rio­dis­ta ara­go­nés, Ra­món J. Cam­po, se sin­tió cau­ti­va­do por la his­to­ria y la con­vir­tió en su pie­za fa­vo­ri­ta de in­ves­ti­ga­ción. Sus li­bros im­pres­cin­di­bles “El oro de Can­franc”, “La es­ta­ción es­pía” y “Can­franc, el oro y los na­zis, tres si­glos de his­to­ria”, per­mi­tie­ron re­cu­pe­rar a los per­so­na­jes de es­ta aven­tu­ra de es­pías, en la que Lo­la Par­do ju­gó un pa­pel muy es­pe­cial. En­ton­ces nos en­te­ra­mos de que Lo­la no qui­so com­par­tir su se­cre­to con su ma­ri­do por­que pen­sa­ba que no ha­bría que­ri­do com­par­tir le­cho con una es­pía, aun­que ella ha­bía si­do lo más ale­ja­do po­si­ble de una Ma­ta Hari.

Un pe­rio­dis­ta ara­go­nés, Ra­món J. Cam­po, se sin­tió cau­ti­va­do por la his­to­ria y la con­vir­tió en su pie­za fa­vo­ri­ta de in­ves­ti­ga­ción

La his­to­ria de Do­lo­res Par­do se dio a co­no­cer a par­tir de la pu­bli­ca­ción de va­rios tra­ba­jos del pe­rio­dis­ta Ra­món J. Cam­po, a la de­re­cha de es­tas lí­neas.

Co­mo je­fe de la Adua­na fran­ce­sa, “el rey de Can­franc”, li­bró a cien­tos de ju­díos de las ga­rras na­zis.

de Al­bert Le Lay, una de las fi­gu­ras más ex­tra­or­di­na­rias de la re­sis­ten­cia fran­ce­sa.

La Es­ta­ción In­ter­na­cio­nal de Can­franc es­ti­mu­ló la ac­ti­vi­dad de la re­sis­ten­cia en to­do el va­lle.

Las mi­nas de wol­fra­mio en Ga­li­cia nu­trie­ron la in­dus­tria ar­ma­men­tís­ti­ca na­zi en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

El pa­dre de nues­tra pro­ta­go­nis­ta fue je­fe de obras del tú­nel de Som­port, que se inau­gu­ró en 1928.

Los ju­díos eran des­po­ja­dos de to­do en los cam­pos de con­cen­tra­ción, y sus ri­que­zas cru­za­ban la fron­te­ra por los Pi­ri­neos a cam­bio de wol­fra­mio.

Lo­la y sus her­ma­nas con­tra­je­ron ma­tri­mo­nio con unos guar­dias ci­vi­les que nun­ca su­pie­ron de sus ha­za­ñas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.