Los ter­cios en Ale­ma­nia

Tuttlin­gen (1643)

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - JA­VIER GAR­CÍA DE GA­BIO­LA

El ejér­ci­to de Flan­des no fue des­trui­do en Ro­croi. En un úl­ti­mo es­fuer­zo, en­vió a un cuer­po de es­pa­ño­les al sur de Ale­ma­nia en re­fuer­zo de im­pe­ria­les y bá­va­ros. Su in­ter­ven­ción fue vi­tal pa­ra ani­qui­lar al Ar­mée

d’Alle­mag­ne en Tuttlin­gen, dan­do ini­cio a una re­cu­pe­ra­ción ca­tó­li­ca en la re­gión que du­ra­ría has­ta 1646. Se­ría el can­to de cis­ne de la pre­sen­cia es­pa­ño­la en Ale­ma­nia.

A pe­sar de la mag­ni­fi­ca­da de­rro­ta es­pa­ño­la de Ro­croi, el Ejér­ci­to de Flan­des no fue des­trui­do y fue ca­paz de ha­cer un úl­ti­mo es­fuer­zo en­vian­do un cuer­po de es­pa­ño­les ba­jo don Juan de Vi­ve­ro al sur de Ale­ma­nia en re­fuer­zo de im­pe­ria­les y bá­va­ros. Allí, con su lle­ga­da los ca­tó­li­cos se ani­ma­ron a ata­car al Ar­mée d´Alle­mag­ne, un ejér­ci­to fran­co-ale­mán que iba de triun­fo en triun­fo has­ta su ani­qui­la­ción en Tuttlin­gen. Sin em­bar­go, el con­tin­gen­te his­pano, pues­to ba­jo el con­trol del duque de Lo­re­na, ha pa­sa­do des­aper­ci­bi­do en la his­to­rio­gra­fía eu­ro­pea que só­lo men­cio­na la in­ter­ven­ción del lo­re­nés y ha ol­vi­da­do la de los ibé­ri­cos…

Ber­nar­do de Sa­jo­nia-Wei­mar era el ira­cun­do un­dé­ci­mo vás­ta­go de los Du­ques de Wei­mar, un no­ble sin tie­rras abo­ca­do a la­brar­se un pa­tri­mo­nio por la vía de las ar­mas. Alia­do de la fac­ción pro­tes­tan­te du­ran­te la Gue­rra de los Trein­ta Años reali­zó una de las cam­pa­ñas más brillantes de to­do el con­flic­to lo­gran­do con­quis­tar, a suel­do de Fran­cia, la Al­sa­cia es­pa­ño­la y cor­tar el Ca­mino Es­pa­ñol en 1638. Allí se en­con­tra­ban los prin­ci­pa­les puen­tes que cru­za­ban el Rhin pa­ra dar ac­ce­so, a tra­vés de la Sel­va Ne­gra, a las re­gio­nes de Sua­bia, y más al es­te a Ba­vie­ra, du­ca­do alia­do de Es­pa­ña y del Im­pe­rio, re­gio­nes to­das ellas del sur de Ale­ma­nia.

Al­sa­cia, a pe­sar de las pro­tes­tas de Ri­che­lieu, pa­só a con­ver­tir­se en pa­tri­mo­nio per­so­nal de Ber­nar­do. És­te, en enero de 1639, de­ci­dió am­pliar­lo a cos­ta de Lo­re­na, aun­que Ri­che­lieu lo­gró des­viar­lo con­tra el Fran­co Con­da­do es­pa­ñol (ver re­cua­dro).

DOS EJÉR­CI­TOS EN VEN­TA Sin em­bar­go, Ber­nar­do vol­vió de allí con la pes­te. Mien­tras ago­ni­za­ba nom­bró un di­rec­to­rio pa­ra su ejér­ci­to, al que tam­bién con­si­de­ra­ba su pro­pie­dad, y regaló su es­pa­da, su pis­to­la y su cor­cel ne­gro, “El Cuer­vo”, al con­de de Gué­briant, que pron­to se con­ver­ti­ría en el nue­vo co­man­dan­te. Tras la muer­te de Wei­mar el 18 de ju­lio, el di­rec­to­rio en un ac­to inau­di­to ofre­ció su ejér­ci­to al me­jor pos­tor. El em­ba­ja­dor im­pe­rial hi­zo gran­des pro­me­sas a los “wei­me­ria­nos” pe­ro fra­ca­só al no lle­var di­ne­ro con­si­go. Mien­tras Ri­che­lieu se en­car­gó de en­car­ce­lar a uno de sus pro­pios alia­dos, Karl Lud­wig del Pa­la­ti­na­do, que tam­bién que­ría el ejér­ci­to pa­ra sí y al final, a tra­vés del em­ba­ja­dor fran­cés Lon­gue­vi­lle con­si­guió com­prar el con­tin­gen­te tras apor­tar un ade­lan­to en me­tá­li­co y fir­mar el Tra­ta­do de Brei­sach el 9 de oc­tu­bre de 1639.

Tras ello la Al­sa­cia es­pa­ño­la pa­sa­ba de­fi­ni­ti­va­men­te a Fran­cia, y par­tir de aho­ra Ri­che­lieu, con los puen­tes del Rhin con­tro­la­dos, po­dría ha­cer que los ejér­ci­tos fran­ce­ses pe­ne­tra­ran pro­fun­da­men­te en Ale­ma­nia en ayu­da de pro­tes­tan­tes y sue­cos, de mo­do que el fin de la Gue­rra de los Trein­ta Años pa­re­cía in­mi­nen­te. Lon­gue­vi­lle, me­jor di­plo­má­ti­co que sol­da­do, cru­zó el Rhin en pleno in­vierno al sur de Ko­blenz y lo­gró in­ver­nar al nor­te de Frank­furt, mien­tras un to­da­vía ca­si des­co­no­ci­do Franz von Mercy lo vi­gi­la­ba con sus bá­va­ros más al sur, en el Pa­la­ti­na­do.

En 1640 el nue­vo co­man­dan­te fran­cés, Gué­briant, el ami­go del fa­lle­ci­do Wei­mar, lo­gró avan­zar 200 kms más al es­te con sus 6.000 sol­da­dos sin que na­die se lo im­pi­die­ra y unir­se a una gran con­cen­tra­ción de sue­cos y pro­tes­tan­tes en Er­furt. Afor­tu­na­da­men­te pa­ra los ca­tó­li­cos, es­tos lo­gra­ron una con­cen­tra­ción pa­re­ci­da y tras una se­rie de ma­nio­bras y con­tra­ma­nio­bras el “Haup­tar­mee” fran­co-sue­co re­tro­ce­dió al no­roes­te, a Hal­bers­tadt, pa­ra con­ven­cer a Bruns­wick-Lü­ne­bur­go de que man­tu­vie­ra su alian­za con los pro­tes­tan­tes. Allí fa­lle­ce­ría el ge­ne­ral en je­fe de los sue­cos, el bri­llan­te y hu­ra­ño Johan Ba­nér el 20 de ma­yo, a de­cir de al­gu­nos en­ve­ne­na­do mien­tras ce­na­ba, por ins­truc­cio­nes de Ri­che­lieu. Los 13.000 sue­cos, ham­brien­tos y só­lo uni­dos por la te­rri­ble du­re­za de Ba­nér se amo­ti­na­ron ¡y tam­bién ofre­cie­ron su con­tin­gen­te al me­jor pos­tor! De nue­vo los im­pe­ria­les só­lo apor­ta­ron pro­me­sas mien­tras que Fran­cia

Con el enemi­go atrin­che­ra­do, Leo­pold se ve­ría obli­ga­do a rea­li­zar un ata­que fron­tal, que fue to­tal­men­te re­cha­za­do

lo­gra­ba de nue­vo com­prar otro ejér­ci­to pa­gan­do un ade­lan­to.

UNTRIUNFO DESAS­TRO­SO Aho­ra Gué­briant, al man­do del “Haup­tar­mee” fran­co-sue­co se di­ri­gió a unir­se a 7.000 pro­tes­tan­tes de Bruns­wic­kLü­ne­bur­go, que, ba­jo Kil­tzing, lle­va­ban ase­dian­do Wol­fen­but­tel des­de el pa­sa­do oto­ño, la úl­ti­ma for­ta­le­za im­pe­rial en la zo­na. Así, se for­mó una ma­sa de 20- 26.000 sol­da­dos con los que apre­tó el cer­co de la ciu­dad el 28 de ju­nio. Al res­ca­te acu­die­ron los ca­tó­li­cos: en pri­mer lu­gar 12.000 bá­va­ros ba­jo Wahl des­de el sud­es­te, en Tu­rin­gia, se­gui­dos del her­mano de Em­pe­ra­dor, el Ar­chi­du­que Leo­pold, con 10-14.000 im­pe­ria­les, acam­pa­dos en el Eger, en Bohe­mia, avan­zan­do a mar­chas for­za­das. Gué­briant, vien­do acer­car­se a los ca­tó­li­cos, y por te­mor a ser co­gi­do en­tre dos fue­gos le­van­tó el ase­dio y se si­tuó al nor­te de la ciu­dad, mirando al sur, atrin­che­ran­do sus fuer­zas en las al­tu­ras de Lim­berg del si­guien­te mo­do: al oes­te, en el ala de­re­cha, pro­te­gi­do por un bos­que cer­ca de Fu­mel­sen, los sue­cos, ba­jo Kö­nigs­mark; en el centro los fran­co-ber­nar­di­nos de Gué­briant; y a la iz­quier­da los bruns­wic­ke­ses de Klit­zing, cu­bier­tos por el río Oc­ker. En­fren­te, al sur, se en­con­tra­ban los ca­tó­li­cos, en­tre ellos por lo me­nos un re­gi­mien­to es­pa­ñol, el de co­ra­ce­ros de Ja­cin­to Ve­ra, un ter­cio es­pa­ñol de va­lo­nes ba­jo Fer­ne­mont, y qui­zá otro, ba­jo Suys, aun­que no po­de­mos es­tar se­gu­ros de que és­te es­tu­vie­ra al ser­vi­cio de Madrid. Por tan­to, 2 o 3 uni­da­des eran es­pa­ño­las de en­tre los 11 re­gi­mien­tos de in­fan­te­ría y 27 de ca­ba­lle­ría bá­va­ro-im­pe­ria­les. Qui­zá los es­pa­ño­les pro­ve­nían del con­tin­gen­te de Pic­co­lo­mi­ni, que ha­bía aban­do­na­do Flan­des el año an­te­rior pa­ra unir­se a Leo­pold…

Con el enemi­go atrin­che­ra­do, Leo­pold se ve­ría obli­ga­do a rea­li­zar un ata­que fron­tal, que fue to­tal­men­te re­cha­za­do (ver

re­cua­dro). A pe­sar de su­frir 3-4.000 ba­jas ca­tó­li­cas fren­te a 1-2.000 de los fran­co­sue­cos, los nór­di­cos se ne­ga­ron a rea­li­zar per­se­cu­ción al­gu­na has­ta que no se les pa­ga­ra el res­to de lo que se les adeu­da­ba y can­ce­la­ron su acuer­do con Fran­cia. La lle­ga­da de 6.000 hes­sia­nos de re­fuer­zo ba­jo Ebers­tein, no cam­bió na­da, ya que Kö­nigs­marck, ha­bien­do re­ci­bi­do no­ti­cias de que el nue­vo co­man­dan­te sue­co, el ge­nial Tors­tens­son, es­ta­ba a pun­to de lle­gar a Ale­ma­nia con re­fuer­zos, for­zó a Gué­briant a re­ple­gar­se al no­roes­te, a Ha­no­ver. A to­do es­to, los hes­sia­nos tam­bién aban­do­na­ron el ejér­ci­to y fue­ron al sud­oes­te cuan­do su­pie­ron que el im­pe­rial Hatz­feld, con un cuer­po des­de West­fa­lia, es­ta­ba ata­can­do sus ba­ses so­bre el río Lip­pe, al no­roes­te del Rhin. Mien­tras Leo­pold, re­pues­to, avan­zó has­ta el We­ser, y su van­guar­dia ba­jo Wahl

Gué­briant se unió a los hes­sia­nos de Ebers­tein, y cru­zó el Rhin por We­sel pa­ra ata­car a Lam­boy por sor­pre­sa en Kem­pen

ocu­pó Bruns­wick, for­zan­do a los du­ques de Bruns­wick-Lü­ne­bur­go a fir­mar la paz de Gos­lar. Así, la cam­pa­ña aca­bó de for­ma desas­tro­sa pa­ra los pro­tes­tan­tes a pe­sar de la vic­to­ria de Wol­fen­but­tel.

LA BA­TA­LLA DE KEM­PEN Gué­briant, pri­va­do de los sue­cos, re­tro­ce­dió al sud­oes­te, des­de Ha­no­ver ha­cia Co­lo­nia, an­te la no­ti­cia de que un ejér­ci­to fran­cés ha­bía si­do des­trui­do en La Mar­feé por un cuer­po his­pano-im­pe­rial ba­jo Gui­llau­me de Lam­boy. Gué­briant se unió en di­ciem­bre a los hes­sia­nos de Ebers­tein, y su­man­do 9.500 sol­da­dos cru­zó el Rhin por We­sel el 13 de enero de 1642 pa­ra ata­car a Lam­boy por sor­pre­sa, que es­ta­ba in­ver­nan­do en Kem­pen, Co­lo­nia. Aun­que al­gu­nos au­to­res afir­man que Lam­boy fue ne­gli­gen­te y que no es­pe­ró re­fuer­zos, es­to no es ver­dad. El ca­tó­li­co con­ta­ba tam­bién con 9.000 hom­bres, pe­ro de ellos só­lo 6.000 es­ta­ban en con­di­cio­nes de com­ba­tir. Por otro la­do, só­lo con­ta­ba con 6 ca­ño­nes fren­te a 26 de los fran­co-ale­ma­nes, de mo­do que hi­zo lo

Fran­cis­co de Me­lo ani­qui­ló a un ejér­ci­to fran­cés en Hon­ne­co­urt, de mo­do que Gué­briant po­día ser co­gi­do en­tre los es­pa­ño­les y los bá­va­ros

más sen­sa­to: se atrin­che­ró en una po­si­ción de­fen­si­va mien­tras es­pe­ra­ba la lle­ga­da de 1.000 im­pe­ria­les de Hatz­feld en Bonn, y 3.000 es­pa­ño­les en Ven­ló. Sin em­bar­go, Gué­briant ata­có an­tes de su lle­ga­da: el fran­cés lan­zó su in­fan­te­ría al asal­to pa­ra fi­jar al enemi­go por el fren­te, mien­tras sus alas de ca­ba­lle­ría ro­dea­ban las trin­che­ras ca­tó­li­cas y las ata­ca­ban por los flan­cos, que­dan­do Lam­boy ani­qui­la­do y cap­tu­ra­do tras su­frir unas 5-7.000 ba­jas fren­te a 375 de los fran­ce­ses. Con es­ta ac­ción Gué­briant ob­tu­vo el bas­tón de Ma­ris­cal y en­tre­gó a Hes­se par­te de West­fa­lia, del Du­ca­do de Ju­liers y del Elec­to­ra­do de Co­lo­nia, des­tro­zan­do to­do el dis­po­si­ti­vo im­pe­rial del ba­jo Rhin y ame­na­zan­do Flan­des por el es­te.

Wahl mar­chó con los bá­va­ros des­de el El­ba pa­ra de­fen­der Co­lo­nia y unido a Hatz­feld, su­mó 16.000 ca­tó­li­cos. Por otro la­do, don Fran­cis­co de Me­lo ani­qui­ló a un ejér­ci­to fran­cés en Hon­ne­co­urt, de mo­do que Gué­briant po­día ser co­gi­do en­tre los es­pa­ño­les y los bá­va­ros. En su res­ca­te lle­ga­ron en­ton­ces los ho­lan­de­ses de Fre­drik Hen­drik, que en­tró en Ale­ma­nia con 15.000 sol­da­dos. Aun­que no se atre­vió a ata­car a los bá­va­ro-im­pe­ria­les de­jó a Gué­briant unos 4.000 hom­bres de re­fuer­zo, y otros 3.600 fran­ce­ses lle­ga­ron por mar vía Rot­ter­dam. Una vez par­ti­do el ho­lan­dés, du­ran­te to­do el ve­rano es­tu­vie­ron ob­ser­ván­do­se fran­ce­ses y bá­va­ros sin lle­gar a lu­char. En­ton­ces lle­gó la no­ti­cia de que los sue­cos aca­ba­ban de des­truir un ejér­ci­to im­pe­rial en Brei­ten­feld, y Wahl y Hatz­feld hu­bie­ron de aban­do­nar Co­lo­nia y mar­char a to­da ve­lo­ci­dad al es­te a so­co­rrer al Em­pe­ra­dor. Só­lo Mercy, que con un pe­que­ño cuer­po es­ta­ba ase­dian­do Brei­sach, cer­ca de Sui­za, que­dó al sur pro­te­gien­do los ac­ce­sos a Ba­vie­ra.

LA MUER­TE DE UN HÉ­ROE El plan pa­ra 1643 era sa­car a Ba­vie­ra de la gue­rra, pa­ra lo que Gué­briant la in­va­di­ría des­de el oes­te y los sue­cos des­de el nor­te. El fran­cés, en enero, in­va­dió el ar­zo­bis­pa­do de Wurz­bur­go al cru­zar el Main, en el centro de Ale­ma­nia. Tras sa­quear­lo lle­gó a Stutt­gart, don­de for­zó la neu­tra­li­dad de Wurt­tem­berg. Sin em­bar­go, el bá­va­ro Mercy en­ton­ces avan­zó al nor­des­te de Stutt­gart, a unir­se a Wahl y a Carlos de Lo­re­na, que ve­nían de Darms­tadt y del Al­to Pa­la­ti­na­do res­pec­ti­va­men­te, cor­tán­do­le el pa­so al fran­cés pa­ra que no lle­ga­ra a los sue­cos. A la vez man­dó un des­ta­ca­men­to que ocu­pó Tu­bin­gue, en la re­ta­guar­dia fran­ce­sa, y que lo ais­ló de la ba­se ga­la de Brei­sach. Wahl, ofen­di­do por la ju­ven­tud, in­so­len­cia y bri­llan­tez de Mercy al pre­sen­tar sus

pla­nes, di­mi­tió, y Ba­vie­ra otor­gó el man­do al lo­re­nés. Es­te for­ma­ría un equi­po for­mi­da­ble con el co­man­dan­te de la ca­ba­lle­ría bá­va­ra Johann von Werth, el mis­mo que lle­vó a las van­guar­dias es­pa­ño­las ha­cia Pa­ris en 1636, re­cien­te­men­te li­be­ra­do de la pri­sión de los fran­ce­ses. Mercy, re­for­za­do, ca­yó so­bre el fran­cés, de mo­do que es­te se re­ple­gó a la ca­rre­ra has­ta Al­sa­cia. Sin em­bar­go, Gué­briant de nue­vo sa­lió de Brei­sach en ma­yo con sus 12.000 fran­co-ale­ma­nes co­gien­do a los ca­tó­li­cos es­ta vez dis­per­sos en sus cuar­te­les de in­vierno.

Mercy se co­lo­có en las fuen­tes del Danubio, a ob­ser­var­le, mien­tras es­pe­ra­ba a Carlos IV de Lo­re­na. Len­ta­men­te, dis­traí­do a ca­da pa­so por ca­ce­rías y ban­que­tes, el sen­sual y bí­ga­mo duque no lle­gó has­ta fi­na­les de ju­nio tras dar un ro­deo por Darms­tadt. Mien­tras, Gué­briant co­men­zó el ase­dio de Rott­weil, en Sua­bia, pe­ro hu­bo de in­te­rrum­pir­lo de nue­vo cuan­do ca­ye­ron so­bre él ya uni­dos los bá­va­ro-lo­re­ne­ses, hu­yen­do otra vez al Rhin. Sin em­bar­go, al po­co se re­ci­bió la no­ti­cia de que el ejér­ci­to de Flan­des ha­bía si­do ven­ci­do en Ro­croi, y ten­ta­do por una ofer­ta de de­vo­lu­ción de su du­ca­do he­cha por el nue­vo mi­nis­tro fran­cés Ma­za­rino, Carlos de Lo­re­na se vol­vió a se­pa­rar con la ex­cu­sa de ayu­dar a Es­pa­ña. Es­to fue apro­ve­cha­do de nue­vo por Gué­briant pa­ra re­to­mar la cam­pa­ña, re­for­za­do por 6.400 fran­ce­ses de los ven­ce­do­res de Ro­croi ba­jo el man­do del da­nés Jo­sias Ran­tzau. Así, su­man­do 18.000 hom­bres el 1 de no­viem­bre vol­vió a cru­zar el Rhin y to­mó fi­nal­men­te Rott­weil, sin que Mercy, con ape­nas 10.000 bá­va­ros, pu­die­ra ha­cer na­da pa­ra im­pe­dir­lo. Aho­ra los fran­ce­ses te­nían un pie en Sua­bia, y des­de allí, al año si­guien­te, po­drían arra­sar Ba­vie­ra, más al es­te. Sin em­bar­go, una ba­la de ca­ñón per­di­da des­tro­zó el co­do de Gué­briant. “Cor­tad sua­ve­men­te, ci­ru­jano, no va­yan mis gri­tos a asus­tar a los sol­da­dos”, di­jo du­ran­te su ampu­tación el bra­vo bre­tón an­tes de que las fie­bres se lo lle­va­ran…

LA GRAN VIC­TO­RIA GER­MANO-ES­PA­ÑO­LA Ran­tzau to­mó en­ton­ces el man­do y avan­zó has­ta Tuttlin­gen, en el Danubio, don­de pen­sa­ba in­ver­nar pa­ra la ofen­si­va final al año si­guien­te. Sin em­bar­go, confiado, co­me­tió el error de di­vi­dir sus sol­da­dos en tres acuar­te­la­mien­tos si­tua­dos en línea: en el centro, en Tuttlin­gen, que­da­ron Ran­tzau con la ar­ti­lle­ría y unos 2.000 hom­bres. Ro­sen, con 4.000 hom­bres que­dó al nor­te, en Mull­heim, a unos 5 kms de dis­tan­cia. Y aun­que am­bos cuar­te­les es­ta­ban en la ori­lla oriental del Danubio, el ter­ce­ro, al sur y tam­bién a unos 5 kms, se en­con­tra­ba en la

“Cor­tad sua­ve­men­te, ci­ru­jano, no va­yan mis gri­tos a asus­tar a los sol­da­dos”, di­jo du­ran­te su ampu­tación el bra­vo bre­tón

Sin las tro­pas es­pa­ño­las, el mag­ní­fi­co y agre­si­vo Mercy no hu­bie­ra po­di­do rea­li­zar su con­tra­ata­que

otra ori­lla, su­man­do unos 8.000 sol­da­dos ba­jo el barón de Vitry, en Möh­rin­gen.

Mercy vió su opor­tu­ni­dad y en lu­gar de dar por ter­mi­na­da la cam­pa­ña or­ga­ni­zó un ata­que por sor­pre­sa a los cam­pa­men­tos en pleno in­vierno, si­guien­do la tra­di­ción de las en­ca­mi­sa­das es­pa­ño­las. Pa­ra ello pi­dió re­fuer­zos: Carlos de Lo­re­na, con ape­nas 2.000 lo­re­ne­ses y si­tua­do más al nor­te, no que­ría mo­ver­se a me­nos que sus tro­pas fue­ran a su vez re­for­za­das, de mo­do que don Fran­cis­co de Me­lo de­ci­dió en­viar­le 4.000 es­pa­ño­les que for­ma­rían el lla­ma­do Ejér­ci­to de Al­sa­cia ba­jo Juan de Vi­ve­ro. Así, a pe­sar de las afir­ma­cio­nes fran­ce­sas, tan gran­de no fue la de­rro­ta de Ro­croi cuan­do del su­pues­ta­men­te ani­qui­la­do Ejér­ci­to de Flan­des se des­ga­ja­ba una fuer­za tan im­por­tan­te. El con­tin­gen­te es­ta­ría for­ma­do a par­tes igua­les por ca­ba­lle­ría e in­fan­te­ría, so­bre to­do va­lo­nes, ale­ma­nes e irlandeses, aun­que mu­chos de los ofi­cia­les se­rian oriun­dos de Es­pa­ña. Los re­gi­mien­tos de ca­ba­lle­ría eran los de Ve­ra, Li­na­res, Pa­di­lla, Dunc­kel, Broucq, Sa­vary y Wight, y la in­fan­te­ría, los ter­cios de Rou­ve­roy, Fran­gi­pa­ni y Ge­rar­din. To­dos ellos par­tie­ron de Lu­xem­bur­go y se unie­ron a Carlos de Lo­re­na en Spi­ra, y de allí to­dos jun­tos a su vez fue­ron al sur jun­to a Mercy. A su vez, otro cuer­po de 3.200 aus­tría­cos de Hatz­feld, des­de Frank­furt, se les unió al sud­es­te de Stutt­gart. Allí, aun­que el man­do ofi­cial­men­te lo os­ten­ta­ba el Duque de Lo­re­na, el plan de ba­ta­lla y la eje­cu­ción fue lle­va­do a ca­bo por Mercy.

En lu­gar de ata­car di­rec­ta­men­te des­de el nor­te, don­de Ran­tzau po­día es­pe­rar una ofen­si­va enemi­ga, Mercy dio un ro­deo y cru­zó el Danubio pa­ra apa­re­cer ines­pe­ra­da­men­te des­de el sud­es­te. La van­guar­dia es­ta­ría for­ma­da por los ji­ne­tes bá­va­ros de Werth, el centro con Mercy y Hatz­feld, y la re­ta­guar­dia con las tro­pas de Lo­re­na y los es­pa­ño­les. El con­tin­gen­te es­pa­ñol que­dó ofen­di­do por que­dar atrás, pe­ro se les cal­mó avi­sán­do­les de que ten­drían que que­dar vi­gi­lan­do que la guar­ni­ción fran­ce­sa de Rott­weil no hi­cie­ra una sa­li­da y les to­ma­ra por la es­pal­da. Co­gi­do por sor­pre­sa, el Ar­mée d´Alle­mag­ne que­dó ani­qui­la­do ( ver re­cua­dro), ca­yen­do en to­tal 4.000 fran­co-ale­ma­nes con otros 7.000 más cap­tu­ra­dos. A con­ti­nua­ción Mercy ata­có Rott­weil, rin­dien­do ade­más 2.000 de­fen­so­res ba­jo Wurt­tem­berg.

Así, de un plu­ma­zo, se aca­ba­rían las in­cur­sio­nes fran­ce­sas en pro­fun­di­dad por el centro de Ale­ma­nia. Ma­za­rino ten­dría que vol­ver a em­pe­zar su tra­ba­jo de con­so­li­da­ción de las fron­te­ras fran­ce­sas en el Rhin. Y si bien es cier­to que las tro­pas es­pa­ño­las no lle­va­ron el pe­so de los com­ba­tes, sin ellas el mag­ní­fi­co y agre­si­vo Mercy no hu­bie­ra con­ta­do con hom­bres su­fi­cien­tes pa­ra rea­li­zar su con­tra­ata­que y es­te ja­más se hu­bie­ra pro­du­ci­do. Los ca­tó­li­cos, gra­cias a es­ta vic­to­ria ga­na­rían 3 años más, has­ta que la trá­gi­ca e ines­pe­ra­da muer­te de Mercy lle­va­ra a la ren­di­ción de Ba­vie­ra, en 1646.

Ber­nar­do de Sa­jo­nia-Wei­mar, co­man­dan­te pro­tes­tan­te ven­ce­dor en Rhein­fel­den y con­quis­ta­dor de la Al­sa­cia es­pa­ño­la, por Mi­chiel van Mie­re­velt.

El car­de­nal Ri­che­lieu, pri­mer mi­nis­tro de Fran­cia, lle­va­ría a Pa­rís a la gue­rra to­tal con­tra Es­pa­ña.

Ex­ce­len­te em­ba­ja­dor, el duque de

Lon­gue­vi­lle di­ri­gió la de­le­ga­ción fran­ce­sa que ne­go­ció elT­ra­ta­do de West­fa­lia (1648) que pu­so fin a la Gue­rra de los 30 Años.

El con­de de Gue­briant fue co­man­dan­te del ejér­ci­to fran­co-wei­me­riano que ven­ce­ría en Wol­fen­but­tel y Kem­pen.

Ba­ta­lla de Kem­pen (17 de enero de 1642), por Matt­haus Me­rian. Gue­briant ani­qui­ló a un ejér­ci­to im­pe­rial que aca­ba­ba de des­truir a otro fran­cés en La Mar­fée.

Cas­ti­llo de Tuttlin­gen. Lu­gar jun­to al Danubio don­de es­ta­ba si­tua­do el pro­pio Ratn­zau con su es­ta­do ma­yor y la ar­ti­lle­ría fran­co-ale­ma­na, sien­do ba­ti­dos y cap­tu­ra­dos por los ger­mano-es­pa­ño­les.

Johan Ba­nér (1596-1641), co­man­dan­te del ejér­ci­to sue­co que ani­qui­ló a los im­pe­ria­les en Wit­ts­tock y ca­si cap­tu­ró al Em­pe­ra­dor en Re­gens­burg.

Hans Ch­ris­toff Kö­nigs­marck fue co­man­dan­te su­plen­te del ejér­ci­to sue­co en­tre la muer­te de Bá­ner y la lle­ga­da deTors­tens­son. Ven­de­ría su ejér­ci­to a Fran­cia pa­ra lue­go de­vol­ver­lo a Sue­cia.

Karl Lud­wig I del Pa­la­ti­na­to, prín­ci­pe pro­tes­tan­te hi­jo del Rey de In­vierno, que in­ten­tó re­cu­pe­rar sus tie­rras sien­do de­rro­ta­do en Vlot­ho, y lue­go apre­sa­do por el pro­pio Ri­che­lieu pa­ra que no com­pra­ra el ejér­ci­to wei­me­riano.

Fran­cis­co de Me­lo, co­man­dan­te es­pa­ñol del Ejér­ci­to de Flan­des, ven­ce­dor en Hon­ne­co­urt pe­ro ba­ti­do en Ro­croi, en­via­ría re­fuer­zos es­pa­ño­les a Ale­ma­nia vi­ta­les pa­ra la vic­to­ria deTuttlin­gen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.