Inés Suá­rez

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - MA­DO MAR­TÍ­NEZ

Inés de Suá­rez fue una mu­jer va­lien­te, tier­na, cruel, de­ses­pe­ra­da, enamo­ra­da, de­vo­ta y hereje, una fuen­te de con­tra­dic­cio­nes de lo más hu­ma­na. Los aza­res del des­tino la lle­va­ron a vi­vir una vi­da lle­na de aven­tu­ras, con­vir­tién­do­la en una de las fi­gu­ras cla­ve de la his­to­ria de Chi­le.

Cuan­do Isa­bel Allen­de es­cri­bió su no­ve­la Inés del Al­ma Mía, ins­pi­ra­da en la vi­da de Inés de Suá­rez, no tu­vo que in­ven­tar mu­cho, co­mo ella mis­mo re­co­no­ció. “En es­tas pá­gi­nas na­rro los he­chos tal co­mo fue­ron do­cu­men­ta­dos. Me li­mi­té a hi­lar­los con un ejer­ci­cio mí­ni­mo de ima­gi­na­ción”, con­fe­sa­ba la au­to­ra chi­le­na en las pri­me­ras pá­gi­nas del li­bro. Su arran­que de sin­ce­ri­dad ya nos da una gran pis­ta so­bre lo que vi­vió aque­lla mu­jer: una au­tén­ti­ca vi­da de no­ve­la.

La con­quis­ta­do­ra Inés de Suá­rez lle­ga­ría a con­ver­tir­se en una de las fi­gu­ras más in­flu­yen­tes del pa­no­ra­ma po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co en la con­fi­gu­ra­ción del te­rri­to­rio chi­leno du­ran­te la con­quis­ta, de acuer­do a las Cró­ni­cas de In­dias. Sin em­bar­go, los his­to­ria­do­res de­ci­die­ron bo­rrar su pro­ta­go­nis­mo du­ran­te más de cua­tro­cien­tos años, ha­cién­do­la in­vi­si­ble a los ojos del pú­bli­co. LA HIS­TO­RIA EM­PIE­ZA EN EX­TRE­MA­DU­RA Inés de Suá­rez na­ció en Pla­sen­cia, Ex­tre­ma­du­ra, en el año 1507, en el seno de una fa­mi­lia hu­mil­de. Por no te­ner, no te­nía ni pa­dre, o me­jor di­cho, sí que hu­bo de exis­tir un pro­ge­ni­tor, pe­ro ella nun­ca lle­ga­ría a sa­ber quién fue, por lo que to­do lo re­la­ti­vo a su ori­gen re­sul­ta una mis­te­rio y de­ja en el ai­re to­da suer­te de es­pe­cu­la­cio­nes. Al­gu­nos ru­mo­res adu­cen al he­cho de que su pa­dre hu­yó al en­te­rar­se del em­ba­ra­zo. Otras sos­pe­chas apun­ta­rían a que el pa­dre de Inés era, en reali­dad, su pro­pio abue­lo, quien pu­do es­tar abu­san­do se­xual­men­te de su pro­pia hi­ja.

Fue pre­ci­sa­men­te su abue­lo, un eba­nis­ta de la co­fra­día de Ve­ra­cruz, quien tu­vo que ha­cer­se car­go de la pe­que­ña Inés. Po­co más sa­be­mos de su fa­mi­lia, sal­vo que te­nía una her­ma­na lla­ma­da Asunción, y que su ma­dre te­nía una en­fer­me­dad del apa­ra­to di­ges­ti­vo un tan­to in­ca­pa­ci­tan­te. Aún así, lo­gró sa­car

a Inés ade­lan­te, dán­do­le la me­jor he­ren­cia que pu­do: trans­mi­tir­le sus co­no­ci­mien­tos y en­se­ñar­le el ofi­cio de cos­tu­re­ra.

En 1526, con­tan­do Inés con la edad de 19 años, co­no­ció a Juan de Má­la­ga, con quien gra­cias a las in­fluen­cias y e in­ter­ce­sión de su abue­lo aca­ba­ría con­tra­yen­do ma­tri­mo­nio. La jo­ven pa­re­ja no tu­vo hi­jos, pues al pa­re­cer Inés de Suá­rez era es­té­ril, y los años de se­quía ma­ter­nal, du­ran­te los cua­les tu­vo re­la­cio­nes se­xua­les con al me­nos otro hom­bre más, ven­drían a con­fir­mar que no po­día te­ner hi­jos.

En al­gún mo­men­to del pe­rio­do com­pren­di­do en­tre 1527 y 1528, su ma­ri­do Juan de Má­la­ga de­ci­dió pro­bar suer­te y bus­car for­tu­na en las Amé­ri­cas – con­cre­ta­men­te en Pa­na­má–, co­mo hi­cie­ron mu­chos in­tré­pi­dos ex­tre­me­ños por aquel en­ton­ces. No ha­bía pa­sa­do ni un año des­de el en­la­ce con­yu­gal, pe­ro Inés aguar­dó pa­cien­te­men­te a que el es­po­so cum­plie­ra la pro­me­sa de vol­ver a bus­car­la. Los años em­pe­za­ron a pa­sar, y con ellos, se hi­cie­ron ca­da vez más evi­den­tes las au­sen­cias y no­ti­cias más es­ca­sas so­bre Juan de Má­la­ga, que en úl­ti­ma ins­tan­cia siem­pre lle­ga­ron des­de Ve­ne­zue­la. Has­ta que un día, no se vol­vió a sa­ber na­da de él. Era co­mo si la tie­rra se lo hu­bie­ra tra­ga­do. Ha­bían pa­sa­do diez años, lo que se di­ce una dé­ca­da, des­de su mar­cha. Las re­la­cio­nes a dis­tan­cia son di­fí­ci­les, pe­ro en el si­glo XVII mu­cho más, con po­cos me­dios pa­ra co­mu­ni­car­se sal­vo el de la car­ta y el co­rre­vei­di­le, sin otro me­dio de trans­por­te pa­ra cru­zar el charco sal­vo el bar­co, y has­ta pa­ra aven­tu­rar­se allen­de los ma­res ha­bía que pe­dir per­mi­so a la Co­ro­na. Pe­ro tam­bién eran tiem­pos en los que una mu­jer, cuan­do se ca­sa­ba, nor­mal­men­te, lo ha­cía pa­ra to­da la vi­da. No obs­tan­te, Inés no era de esa cla­se de mu­je­res ca­pa­ces de que­dar­se sen­ta­da sin ha­cer ni de re­sig­nar­se a las in­cer­te­zas del des­tino. Y co­mo el que es­pe­ra de­ses­pe­ra y el que vie­ne nun­ca lle­ga, Inés de Suá­rez de­ci­dió que ya ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de pa­sar a la ac­ción y sa­lir a bus­car a su ma­ri­do.

EL VIA­JE AL NUE­VO MUN­DO En 1537 Inés de Suá­rez con­si­guió la li­cen­cia real ne­ce­sa­ria pa­ra em­bar­car­se con des­tino a las In­dias en bus­ca de su ma­ri­do. El per­mi­so del rey pa­sa­ba por pre­sen­tar tes­ti­gos que ava­la­sen su cris­tian­dad y por pro­me­ter que no em­pren­de­ría so­la tal aven­tu­ra, sino que se ha­ría acom­pa­ñar por una so­bri­na. Los pre­pa­ra­ti­vos del via­je se to­ma­ron su tiem­po, pe­ro unos me­ses más tar­de, ya es­ta­ba em­bar­can­do. En 1538 pi­só tie­rras ca­ri­be­ñas y, des­de allí, se en­ca­mi­nó ha­cia el Perú.

Una mu­jer en tie­rras le­ja­nas y des­co­no­ci­das, sin otro de­seo que el de en­con­trar a su ma­ri­do. Y le en­con­tró, pe­ro no co­mo ella es­pe­ra­ba, por­que le en­con­tró muer­to. Y lo peor de to­do es que no lle­va­ba muer­to un año, ni dos, ni tres. Le di­je­ron que ha­bía muer­to en la Ba­ta­lla de las Salinas, un com­ba­te en el que las tro­pas de los her­ma­nos Pi­za­rro, Her­nan­do y Gon­za­lo, ven­cie­ron a las de Die­go de Al­ma­gro, en su dispu­ta por el con­trol de la ciu­dad de Cuz­co. La gue­rra ci­vil en­tre es­tos con­quis­ta­do­res del Perú tu­vo lu­gar el 6 de abril de 1538. Es

En 1537 Inés de Suá­rez con­si­guió la li­cen­cia real ne­ce­sa­ria pa­ra em­bar­car­se con des­tino a las In­dias en bus­ca de su ma­ri­do

de­cir, aquel mis­mo año. Si hu­bie­ra lle­ga­do un po­co an­tes, ha­bría po­di­do abra­zar­le, aun­que tal vez, no ha­bría po­di­do cam­biar su des­tino. Lo cier­to es que lo ne­fas­to de aque­llas no­ti­cias que de re­pen­te la con­ver­tían en viu­da tam­bién la iban a si­tuar en la an­te­sa­la de un des­tino tan épi­co y emo­cio­nan­te co­mo dramático e in­jus­to. Y to­do em­pe­zó pre­ci­sa­men­te por eso, por­que se ha­bía que­da­do viu­da, la viu­da de un sol­da­do es­pa­ñol, en tie­rras le­ja­nas.

Así, cuan­do la bu­ro­cra­cia ter­mi­nó de en­gra­sar sus re­sor­tes, el go­bierno dio a Inés de Suá­rez su co­rres­pon­dien­te pen­sión de viu­de­dad en aque­lla épo­ca y con­tex­to, por ser la viu­da de un sol­da­do es­pa­ñol. ¿En qué con­sis­tió la com­pen­sa­ción? En una pe­que­ño tro­zo de tie­rra si­tua­do pre­ci­sa­men­te en Cuz­co, la ciu­dad en dispu­ta por la que ha­bía muer­to su ma­ri­do. Pe­ro no só­lo re­ci­bió una par­ce­la, sino una en­co­mien­da de in­dí­ge­nas que de­bían re­tri­buir­le con el fru­to de su tra­ba­jo. De­ci­dió ins­ta­lar­se en la pro­pie­dad e in­ten­tar sa­car la ex­plo­ta­ción ade­lan­te. No te­nía na­da que per­der y, tal vez, sí “al­go” que ga­nar. Y lo cier­to es que no le fue del to­do mal, en­tre lo que le sa­ca­ba a la tie­rra y lo que se ga­na­ba ejer­cien­do el ofi­cio de cos­tu­re­ra que ha­bía desem­pe­ña­do ya an­tes en Es­pa­ña. Fue encontrando su si­tio en un lu­gar re­mo­to y exó­ti­co, a ve­ces in­hós­pi­to, le­jos de la fa­mi­lia, de los se­res que­ri­dos.

EL RO­MAN­CE CON PE­DRO DE VAL­DI­VIA Qui­so la ca­sua­li­dad que su ve­cino de fin­ca fue­ra Pe­dro de Val­di­via, aquel con­quis­ta­dor que ade­más era pai­sano su­yo, pues pro­ce­día de la ex­tre­me­ña lo­ca­li­dad de Villanueva de la Se­re­na. Val­di­via ya ha­bía des­ta­ca­do co­mo sol­da­do en la Gue­rra de las Co­mu­ni­da­des de Cas­ti­lla, y pos­te­rior­men­te en las cam­pa­ñas de Flan­des, las Gue­rras Ita­lia­nas, la ba­ta­lla de Pa­vía y el asal­to a Ro­ma. En 1535 pu­so rum­bo al Nue­vo Mun­do de­jan­do atrás a su es­po­sa Ma­ri­na Or­tiz de Gae­te, de ori­gen no­ble. Des­pués de dar al­gu­nos tum­bos por las Amé­ri­cas, que si una ex­pe­di­ción aquí, que si una fundación allá, con su co­rres­pon­dien­te ro­sa­rio de alian­zas y desave­nen­cias in­clui­do, aca­bó dan­do con sus hue­sos por tie­rras pe­rua­nas. Allí, en 1538, se alis­tó ba­jo las ór­de­nes de Pi­za­rro pa­ra lu­char con­tra Die­go de Al­ma­gro en la Ba­ta­lla de Salinas.

Una vez fi­na­li­za­da la con­tien­da bé­li­ca, y ha­bien­do gue­rrea­do en el ban­do ven­ce­dor, fue re­com­pen­san­do por su desem­pe­ño mi­li­tar con unas mi­nas de pla­ta en el Ce­rro de Por­co (Potosí) y unas tie­rras en el va­lle de la Ca­ne­la (Char­cas), don­de te­nía pre­ci­sa­men­te co­mo ve­ci­na a Inés de Suá­rez, la viu­da de su com­pa­ñe­ro de ar­mas Juan de Má­la­ga, caí­do en aque­lla mis­ma ba­ta­lla que la de­jó viu­da. Aza­res del des­tino, que di­ría­mos. La cues­tión es que es­tos pai­sa­nos ex­tre­me­ños, con­ver­ti­dos en ve­ci­nos te­rra­te­nien­tes por tie­rras pe­rua­nas, se man­tu­vie­ron ale­ja­dos de las con­sa­bi­das dispu­tas por lin­de­ros, y aca­ba­ron ha­cien­do bue­nas mi­gas, pres­tos a ayu­dar­se, vi­si­tar­se y ayu­dar­se en lo que hi­cie­ra fal­ta. No sa­be­mos có­mo fue la pri­me­ra ci­ta amis­to­sa, si una in­vi­ta­ción for­mal a to­mar el cho­co­la­te o quién sa­be qué, pe­ro lo que sí sa­be­mos es que “la amis­tad ter­mi­nó por fra­guar en ro­man­ce pa­ra es­cán­da­lo de pro­pios y ex­tra­ños, pues ella era li­bre pa­ra co­men­zar una re­la­ción o in­clu­so ca­sar­se, en cam­bio el mi­li­tar es­ta­ba ca­sa­do con Ma­ri­na Or­tiz de Gae­te”, tal y co­mo lo ex­pre­sa­ron Sil­via Ca­sa­so­la y Juan An­to­nio Ce­brián en El va­lor es co­sa de mu­je­res.

“La Co­ro­na es­pa­ño­la se preo­cu­pó por in­tro­du­cir or­den y con­trol en la vi­da de la so­cie­dad co­lo­nial en de­tri­men­to de la ló­gi­ca mo­ral del mun­do prehis­pá­ni­co. Tal or­den era mu­cho más ri­gu­ro­so cuan­do se tra­ta­ba de la vi­da afec­ti­va”, de­cía Hermes To­var Pin­zón en su obra La ba­ta­lla de los sen­ti­dos: in­fi­de­li­dad, adul­te­rio y con­cu­bi­na­to

Qui­so la ca­sua­li­dad que su ve­cino de fin­ca fue­ra Pe­dro de Val­di­via, aquel con­quis­ta­dor que ade­más era pai­sano su­yo

Tras on­ce lar­gos me­ses, a la al­tu­ra del va­lle del río Ma­po­cho, fun­da­ron San­tia­go de Nue­va Ex­tre­ma­du­ra, ac­tual San­tia­go de Chi­le

a fi­nes de la Co­lo­nia. Así, en Amé­ri­ca no só­lo es­ta­ba prohi­bi­do y se­ria­men­te cas­ti­ga­do el adul­te­rio, sino que la co­ro­na obli­ga­ba a los es­pa­ño­les ca­sa­dos re­si­den­tes en las In­dias a vi­vir con las es­po­sas que ha­bían to­ma­do en la pe­nín­su­la. Es de­cir, Pe­dro de Val­di­via sa­bía que tar­de o tem­prano le obli­ga­rían a cum­plir con la ley, co­mo tam­bién lo sa­bía Inés de Suá­rez. Aún así, op­ta­ron por ha­cer co­mo que la co­sa no iba con ellos, y se lan­za­ron a vi­vir su apa­sio­na­do amor, ha­cien­do oí­dos sor­dos a los ru­mo­res que los re­la­cio­na­ban.

LA CON­QUIS­TA DE CHI­LE Tan lo­cos y en­fe­bre­ci­dos se en­con­tra­ban los amantes en las mie­les del amor, que al po­co de enamo­rar­se, de­ci­die­ron en­ro­lar­se en una ex­pe­di­ción a tie­rras chi­le­nas, una aven­tu­ra tan ex­ci­tan­te co­mo pe­li­gro­sa, no só­lo por los de­ve­ni­res y ace­chan­zas del ca­mino, sino por­que era ne­ce­sa­rio men­tir so­bre Inés de Suá­rez y en­se­gui­da ve­re­mos por qué. Val­di­via le ha­bía es­cri­to a Pi­za­rro aca­ri­cian­do la po­si­bi­li­dad de ex­plo­rar aque­llas tie­rras, pe­ro el go­ber­na­dor de las tie­rras pe­rua­nas de Nue­va Cas­ti­lla, tra­tó de di­sua­dir­le por to­dos los me­dios de em­pren­der una ha­za­ña tan arries­ga­da. Sin em­bar­go, Pe­dro de Val­di­via se em­pe­ñó en se­guir sus pro­pó­si­tos, e in­vir­tió to­do lo que te­nía en or­ga­ni­zar el via­je. Po­cos fue­ron los que se sin­tie­ron atraí­dos por aque­lla “excursión”. A fal­ta de hom­bres y con otro pro­ta­go­nis­ta en es­ce­na –Pe­dro Sánchez de la Hoz– con ca­pi­tu­la­cio­nes se­lla­das por el em­pe­ra­dor pa­ra aco­me­ter la mis­ma em­pre­sa, la jo­ven pa­re­ja ya se vio en aprie­tos y po­lé­mi­cas an­tes de par­tir. Co­mo tan­to un Pe­dro co­mo el otro eran hom­bres de con­fian­za de Pi­za­rro y am­bos le ha­bían ser­vi­do fiel­men­te, y ade­más ha­bían in­ver­ti­do sus bie­nes en su­fra­gar la ru­ta, se lle­gó a la de­ci­sión sa­lo­mó­ni­ca de que los dos se ayu­da­sen en la ta­rea. En 1540 par­ti­rían de Cuz­co mil in­dí­ge­nas por­tea­do­res, un jo­ven­cí­si­mo ayu­dan­te ado­les­cen­te, ocho sol­da­dos y una sir­vien­ta, que no era otra sino Inés de Suá­rez, de in­cóg­ni­to, pe­ro es lo que tu­vo que po­ner Pe­dro de Val­di­via en la so­li­ci­tud que ele­vó a fir­ma de Fran­cis­co de Pi­za­rro y el pa­dre Co­men­da­dor de Nues­tra Mer­ced pa­ra que le de­ja­ran lle­var­se a aque­lla mu­jer en su ex­pe­di­ción. “Una sir­vien­ta”, sin más. Si hu­bie­ran sa­bi­do que se tra­ta­ba de Inés de Suá­rez no la ha­brían de­ja­do ir. Así fue co­mo Val­di­via y Suá­rez bur­la­ron las es­tric­tas le­yes y con­ven­cio­na­lis­mos re­li­gio­sos y mo­ra­les de la épo­ca y se di­ri­gie­ron a con­quis­tar el mun­do. Y así fue, tam­bién, co­mo ella se con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer es­pa­ño­la, por no de­cir la pri­me­ra eu­ro­pea, en pi­sar tie­rras chi­le­nas.

Du­ran­te la du­rí­si­ma tra­ve­sía por el de­sier­to de Ata­ca­ma, con las tro­pas en­gro­sa­das, pues se ha­bían unido a la ex­pe­di­ción más cien­to cin­cuen­ta hom­bres pro­ce­den­tes de otras ex­pe­di­cio­nes fra­ca­sa­das que de­ci­die­ron pro­bar for­tu­na con Val­di­via, Inés de Suá­rez des­ta­có por su gran va­len­tía y aguan­te. Se­gún To­más Tha­yer Oje­da, sus com­pa­ñe­ros de via­je la des­cri­bían co­mo “una mu­jer de ex­tra­or­di­na­rio arro­jo y leal­tad, dis­cre­ta, sen­sa­ta y bon­da­do­sa, y dis­fru­ta­ba de una gran es­ti­ma en­tre los con­quis­ta­do­res”. Fue en aque­lla épo­ca cuan­do to­dos co­no­cie­ron su ca­ra ama­ble, aquel ros­tro an­ge­li­cal que los ser­vía y cui­da­ba cuan­do caían en­fer­mos.

LA GUE­RRE­RA Tras on­ce lar­gos me­ses, a la al­tu­ra del va­lle del río Ma­po­cho, fun­da­ron San­tia­go de Nue­va Ex­tre­ma­du­ra, ac­tual San­tia­go de Chi­le, una re­gión am­plia y fér­til, ri­ca en re­cur­sos hí­dri­cos. Pe­ro co­mo es de ima­gi­nar, a los na­ti­vos de la zo­na no les vino bien la in­tru­sión. Se ave­ci­na­ban vien­tos de gue­rra. Los ex­pe­di­cio­na­rios de­ci­die­ron es­ta­ble­cer­se en­tre dos co­li­nas pa­ra ase­gu­rar­se una po­si­ción de­fen­si­va, con el río Ma­po­cho a sus pies, a mo­do de ba­rre­ra. Val­di­via en­vío la ha­bi­tual em­ba­ja­da de ofren­das y re­ga­los a los ca­ci­ques lo­ca­les con la pre­ten­sión de ha­cer­les en­ten­der que ve­nían en son de paz. Ellos, acep­ta­ron los re­ga­los, pe­ro lan­za­ron un ata­que a aque­llos es­pa­ño­les que ve­nían en son de paz, sí, pe­ro a que­dar­se con sus

Los es­pa­ño­les sa­lie­ron al ra­yar el al­ba a en­fren­tar­se a un cuer­po de en­tre 8.000 y 20.000 sol­da­dos in­dí­ge­nas... De­ma­sia­dos

tie­rras, di­bu­jar­las en un ma­pa, es­ta­ble­cer fron­te­ras, im­po­ner sus le­yes y cos­tum­bres y arre­ba­tar­les la libertad de ser quie­nes siem­pre ha­bían si­do. Eran in­dí­ge­nas, pe­ro no ton­tos.

En la ofen­si­va con­tra los es­pa­ño­les, el ca­ci­que Mi­chi­ma­lon­co li­de­ra­ba a su gen­te y a pun­to es­tu­vo de aca­bar con los es­pa­ño­les, de acuer­do a la his­to­rio­gra­fía es­pa­ño­la. Sin em­bar­go, hu­bo un mo­men­to en el que los in­dí­ge­nas em­pe­za­ron a huir en es­tam­pi­da, aban­do­nan­do las ar­mas, muer­tos de mie­do. Los es­pa­ño­les lo­gra­ron cap­tu­rar a al­gu­nos de ellos co­mo pri­sio­ne­ros de gue­rra. Pre­gun­ta­dos por el mo­ti­vo de su hui­da, los cau­ti­vos de­cla­ra­ron que ha­bían vis­to “a un hom­bre mon­ta­do so­bre un ca­ba­llo blan­co que, em­pu­ñan­do una es­pa­da, ba­jó de las nu­bes y se aba­lan­zó so­bre ellos”. Los es­pa­ño­les, cla­ro es­tá, pen­sa­ron que la mis­te­rio­sa apa­ri­ción no po­día ser otra co­sa que la mi­la­gro­sa in­ter­ven­ción del após­tol San­tia­go, a lo­mos de su ca­ba­llo blan­co. Ese fue el mo­ti­vo por el que bau­ti­za­ron co­mo San­tia­go de Nue­va Ex­tre­ma­du­ra a la ciu­dad que fun­da­ron el 12 de fe­bre­ro de 1541. Ha­bría que ma­ti­zar, en cual­quier ca­so, que la con­quis­ta de Chi­le se hi­zo a pie y a lo­mos de ca­ba­llos y mu­las, y que fue el pro­pio Pe­dro Val­di­via quien in­tro­du­jo es­ta es­pe­cie ani­mal en la re­gión, par­tien­do en su día con 75 ejem­pla­res con los que cru­zó el de­sier­to de Ata­ca­ma. No es di­fí­cil ima­gi­nar la im­pre­sión que los equi­nos pro­du­je­ron en los in­dí­ge­nas la pri­me­ra vez que los vie­ron. Ja­más ha­bían vis­to se­me­jan­te ani­mal y cuan­do veían a los ji­ne­tes ca­bal­gan­do a lo­mos de un ca­ba­llo, más de uno lle­gó a creer que se tra­ta­ba de ex­tra­ñas bes­tias con mi­tad cuer­po de hom­bre y mi­tad cuer­po de ani­mal fun­di­dos en un so­lo ser, co­mo el Mi­no­tau­ro del La­be­rin­to.

El en­fren­ta­mien­to fue com­pli­cán­do­se ca­da vez más, y el 11 de sep­tiem­bre, los es­pa­ño­les sa­lie­ron al ra­yar el al­ba a en­fren­tar­se a un cuer­po de en­tre 8.000 y 20.000 sol­da­dos in­dí­ge­nas, se­gún es­ti­ma­cio­nes. De­ma­sia­dos. Los es­pa­ño­les con­ta­ban con me­jo­res ar­mas, eso sí, pe­ro eran in­fi­ni­ta­men­te in­fe­rio­res en nú­me­ro. Al ano­che­cer no tu­vie­ron más re­me­dio que ba­tir­se en re­ti­ra­da y amo­ti­nar­se en la plaza. En­ton­ces dio co­mien­zo el ase­dio. Los in­dí­ge­nas no de­ja­ban de lan­zar­les fle­chas in­cen­dia­rias, que­ma­ron bue­na par­te de la ciu­dad, y fue­ron lo­gran­do cau­sar ba­jas hu­ma­nas y animales La de­ses­pe­ra­ción se pal­pa­ba en el ai­re y el sa­cer­do­te de la ex­pe­di­ción, Ro­dri­go Gon­zá­lez de Mar­mo­le­jo, lle­gó a de­cir que aquel era el Día del Jui­cio y que só­lo po­día sal­var­los un mi­la­gro, y aquel mi­la­gro, se­gún cuen­tan, fue la mis­mí­si­ma Inés de Suá­rez.

INÉS DE SUÁ­REZ DECAPITA A LOS CA­CI­QUES La jo­ven Inés, quien has­ta en­ton­ces ha­bía es­ta­do mos­tran­do su la­do an­ge­li­cal ac­tuan­do co­mo en­fer­me­ra, cu­ran­do

Inés di­jo que, si de­ca­pi­ta­ban a los ca­ci­ques y lan­za­ban sus ca­be­zas al enemi­go, hun­di­rían la mo­ral de los ata­can­tes

he­ri­das, aten­dien­do a los en­fer­mos, dán­do­les de be­ber agua, lle­van­do ví­ve­res a los com­ba­tien­tes, ins­pi­ran­do áni­mos con sus pa­la­bras, salvando animales y vi­tua­llas, y has­ta ayu­dan­do a mon­tar a ca­ba­llo a un ji­ne­te que no po­día va­ler­se por sí mis­mo a cau­sa de sus he­ri­das, mos­tró su la­do os­cu­ro. Vien­do que es­ta­ban per­di­dos, y lle­va­da por la de­ses­pe­ra­ción de con­ser­var el es­que­le­to y sa­lir vi­va de aquel in­fierno, re­sol­vió to­mar una de­ci­sión que mar­ca­ría el desen­la­ce de la lu­cha. Te­nían que ma­tar a los sie­te ca­ci­ques –pri­sio­ne­ros de gue­rra cau­ti­vos– con el fin de sem­brar el pá­ni­co en­tre los su­yos. Mu­chos es­pa­ño­les se opu­sie­ron a la idea: si ma­ta­ban a los ca­ci­ques, se que­da­rían sin su úl­ti­ma ba­za pa­ra ne­go­ciar y, en úl­ti­ma ins­tan­cia, so­bre­vi­vir; pe­ro Inés de­fen­dió su pos­tu­ra con vehe­men­cia, ar­gu­yen­do que si los de­ca­pi­ta­ban y lan­za­ban sus ca­be­zas al enemi­go, lo­gra­rían hun­dir la mo­ral de los ata­can­tes. Y co­mo na­die pa­re­cía dar­le la ra­zón o atre­ver­se a eje­cu­tar la idea, fue ella mis­ma quien se en­ca­mi­nó ha­cia el lu­gar don­de se en­con­tra­ban los ca­be­ci­llas, has­ta el mo­men­to pro­te­gi­dos por Fran­cis­co Ru­bio y Her­nan­do de la To­rre. Una vez allí, dio la or­den de ma­tar a los ca­ci­ques a los guar­dia­nes cus­to­dios y se­gún los tes­ti­gos del su­ce­so, a Her­nan­do de la To­rre se le ocu­rrió pre­gun­tar de qué for­ma de­bían ajus­ti­ciar­los, y ella res­pon­dió: “De es­ta ma­ne­ra”, y en di­cien­do es­to to­mó la es­pa­da del guar­dia y de­ca­pi­tó ella mis­ma al pri­me­ro de los

ca­ci­ques, Qui­li­can­ta. Tras él, pro­ce­dió con el res­to de rehe­nes, sin de­jar de em­pu­ñar la es­pa­da, arro­jan­do las ca­be­zas por en­ci­ma de la mu­ra­lla con­tra el enemi­go. Se­gún las cró­ni­cas: “[…] sa­lió a la plaza y se dis­pu­so fren­te a los sol­da­dos, enar­de­cien­do sus áni­mos con pa­la­bras de tan exal­ta­das ala­ban­zas que la tra­ta­ron co­mo si fue­se un va­lien­te ca­pi­tán, y no una mu­jer dis­fra­za­da de sol­da­do con co­ta de hie­rro”. Los in­dios reac­cio­na­ron hu­yen­do del lu­gar. Ade­más, Inés ha­bía lo­gra­do sal­var al­gu­nos animales du­ran­te el ata­que, por­que lo que al fi­na­li­zar el ase­dio, tu­vie­ron con qué ali­men­tar­se.

En el si­glo XIX, in­te­lec­tua­les e his­to­ria­do­res co­mo Clau­dio Gay y Ben­ja­mín Vicuña Mac­ken­na ne­ga­ron que Inés de Suá­rez fue­ra ca­paz de ac­tos de se­me­jan­te vio­len­cia, am­pa­rán­do­se en el he­cho de que no apa­re­cían con­sig­na­dos en las Ac­tas del Ca­bil­do de San­tia­go, y tal vez mo­vi­dos por una suer­te de in­cre­du­li­dad y/o ses­go ma­chis­ta, pe­ro en el pro­ce­so ju­di­cial que pos­te­rior­men­te ha­bría de en­fren­tar Pe­dro de Val­di­via y otros con­quis­ta­do­res, to­dos die­ron co­mo cier­tos es­tos su­ce­sos. Eso sin men­cio­nar la con­de­co­ra­ción mi­li­tar que Pe­dro de Val­di­via le con­ce­dió a Inés de Suá­rez por es­tos mis­mos he­chos tres años des­pués, en 1544.

LATRAGEDIA DEL AMOR IM­PO­SI­BLE La fe­li­ci­dad no po­día du­rar mu­cho pa­ra es­ta pa­re­ja que coha­bi­ta­ba sin re­pa­ros, y tar­de o tem­prano, al­guien apro­ve­cha­ría aque­lla cir­cuns­tan­cia pa­ra me­ter­se con Pe­dro de Val­di­via, quien con­ta­ba con no po­cos enemi­gos roí­dos por la en­vi­dia. En 1548 tra­mó amis­tad con el vi­rrey Pe­dro de la Gas­ca, quien le re­co­no­ció co­mo go­ber­na­dor de la Ca­pi­ta­nía Ge­ne­ral de Chi­le, pe­ro lle­ga­ron unos ve­ci­nos hos­ti­les des­de Chi­le pro­vo­cán­do­le un jui­cio de re­si­den­cia. Val­di­via, quien ya ha­bía par­ti­do ha­cia el sur, tu­vo que vol­ver a Are­qui­pa y res­pon­der an­te los car­gos de los que se le acu­sa­ba, en­tre ellos, la unión ile­gí­ti­ma con Inés de Suá­rez. Sus enemi­gos no lo­gra­ron su pro­pó­si­to, pues el vi­rrey Pe­dro de la Gas­ca, tras es­cu­char los ale­ga­tos, le exo­ne­ró de to­dos los car­gos me­nos de uno: la unión ile­gí­ti­ma con Inés de Suá­rez. Tris­te pe­ro cier­to. La Gas­ca les or­de­nó ter­mi­nar la re­la­ción. A Val­di­via, en con­cre­to, le dio ór­de­nes no só­lo de ter­mi­nar con aque­lla re­la­ción ex­tra­ma­ri­tal que ya era vox pó­pu­li, sino tam­bién la or­den de traer a su es­po­sa Ma­ri­na Or­tiz de Gae­te al con­ti­nen­te ame­ri­cano, de acuer­do a las pre­rro­ga­ti­vas le­ga­les y ecle­siás­ti­cas im­pe­ran­tes. Co­mo úl­ti­mo im­pe­ra­ti­vo, La Gas­ca or­de­nó a Val­di­via que ca­sa­ra a Inés de Suá­rez con un ve­cino de su elec­ción. Así es­ta­ban las co­sas en aque­lla épo­ca. Val­di­via dio su pa­la­bra de ca­ba­lle­ro y ca­só al gran amor de su vi­da con uno de sus me­jo­res ca­pi­ta­nes, Ro­dri­go de Qui­ro­ga. Co­rría el año 1549 y ella te­nía en­ton­ces 42 años. Al mis­mo tiem­po apro­ve­chan­do un via­je de Ge­ró­ni­mo de Al­de­re­te a la pe­nín­su­la, le pi­dió que a la vuel­ta, se tra­je­ra a su es­po­sa Ma­ri­na Or­tiz de Gae­te. Sin em­bar­go, el re­en­cuen­tro de los cón­yu­ges ja­más lle­ga­ría a pro­du­cir­se, pues­to que Val­di­via mo­ri­ría an­tes de que ella arri­ba­se a San­tia­go con el sé­qui­to de Gar­cía Hur­ta­do de Men­do­za.

Inés de Suá­rez y su ma­ri­do Ro­dri­go de Qui­ro­ga, quien lle­gó a ser go­ber­na­dor, ex­ten­dién­do­se el tí­tu­lo de go­ber­na­do­ra so­bre ella, vi­vió el res­to de sus días de for­ma tran­qui­la y dis­cre­ta, ale­ja­da ya pa­ra siem­pre de las ba­ta­llas. Go­za­ba de ad­mi­ra­ción y era con­si­de­ra­da una da­ma de al­to ran­go. Se co­dea­ba con la flor y nata de la so­cie­dad de la épo­ca y rea­li­za­ba gran­des obras pia­do­sas, mo­ti­vo por el cual re­ci­bió nu­me­ro­sas tie­rras y en­co­mien­das. De he­cho, Val­di­via le ce­dió un te­rreno pa­ra cons­truir una er­mi­ta en honor a la Vir­gen de Mon­tse­rrat, de la que era fiel de­vo­ta y a la que rin­dió cul­to has­ta el fin de sus días. Tam­bién ayu­dó a cons­truir el tem­plo de La Mer­ced. No lle­gó a te­ner nin­gún hi­jo con Ro­dri­go de Qui­ro­ga, pues era es­té­ril, aun­que és­te sí sa­be­mos que tu­vo una hi­ja mes­ti­za de for­ma ex­tra­ma­ri­tal, y es que es muy pro­ba­ble que el ma­tri­mo­nio fue­ra úni­ca­men­te de con­ve­nien­cia y no hu­bie­ra en­tre ellos nin­gún ti­po de con­su­ma­ción se­xual. Sin em­bar­go, la pa­re­ja es­tu­vo uni­da du­ran­te 30 años. Do­ña Inés mu­rió a la edad de 74 años, en 1580, el mis­mo año en el que mu­rió su ma­ri­do, so­bre­vi­vien­do a to­dos los con­quis­ta­do­res con los que ha­bía lle­ga­do a Chi­le.

Do­ña Inés mu­rió a la edad de 74 años, en 1580, so­bre­vi­vien­do a to­dos los con­quis­ta­do­res con los que ha­bía lle­ga­do a Chi­le

Es­ce­na que re­pre­sen­ta a Inés de Suá­rez de­ca­pi­tan­do a los ca­ci­ques.

Ro­dri­go de Qui­ro­ga fue miem­bro de la ex­pe­di­ción de Fran­cis­co de Aguirre y go­ber­na­dor de Chi­le.

El con­quis­ta­dor Pe­dro de Val­di­via el 12 de fe­bre­ro de 1541, fe­cha de la fundación de San­tia­go.

Ar­ma­rio ga­bi­ne­te co­lo­nial que pre­sun­ta­men­te per­te­ne­ció a Inés de Suá­rez (fo­to: Jor­ge Ba­rrios).

La he­roí­na de es­te ar­tícu­lo, Inés de Suá­rez, por Jo­sé Mer­ce­des Or­te­ga.

Pe­dro deVal­di­via, se­gún el pin­cel de Fe­de­ri­co Ma­dra­zo. La obra fue un ob­se­quio de la rei­na Isa­bel II a la mu­ni­ci­pa­li­dad de San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.