La mi­sión de San­ta Bár­ba­ra

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - MAR­CE­LINO GON­ZÁ­LEZ

En uno de mis via­jes por el mun­do, el pa­sa­do mes de agos­to de 2017 vi­si­té la ciu­dad de San­ta Bár­ba­ra, Ca­li­for­nia, don­de me en­con­tré con una mi­sión fun­da­da por los es­pa­ño­les en 1786, que se con­ser­va en per­fec­to es­ta­do, con su en­tra­da pre­si­di­da por una es­ta­tua de bron­ce del fran­cis­cano ma­llor­quín fray Ju­ní­pe­ro Se­rra. Es­ta es la crónica de aquel des­cu­bri­mien­to y la his­to­ria de aque­lla mi­sión.

Po­co des­pués del via­je me en­con­tré con no­ti­cias a to­da pla­na en las que aque­lla es­ta­tua de Ju­ní­pe­ro que yo ha­bía fo­to­gra­fia­do, apa­re­cía des­ca­be­za­da y pin­ta­da de ro­jo. Se­guí en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción los te­rri­bles in­cen­dios que pa­de­ció aque­lla zo­na en di­ciem­bre del pa­sa­do año, y las ria­das de ba­rro de enero del pre­sen­te 2018. Fue en­ton­ces cuan­do de­ci­dí es­cri­bir es­te ar­tícu­lo, pa­ra ren­dir un pe­que­ño tri­bu­to a la ciu­dad y a su con­da­do, que se vio so­me­ti­do a in­cen­dios, ria­das de ba­rro y fuer­tes inun­da­cio­nes, y a mo­do de des­agra­vio por la fe­cho­ría co­me­ti­da en una es­ta­tua del re­li­gio­so ma­llor­quín que tan­to ha­bía he­cho por aque­llas tie­rras ca­li­for­nia­nas.

En el si­glo XVI, los es­pa­ño­les em­pe­za­ron a ex­plo­rar las cos­tas nor­te­ame­ri­ca­nas del Pa­cí­fi­co por las zo­nas de la Ba­ja y Al­ta Ca­li­for­nia, pa­ra te­ner un me­jor co­no­ci­mien­to de aque­llas tie­rras y tra­tar de en­con­trar un asen­ta­mien­to que sir­vie­ra de apo­yo al Ga­león de Ma­ni­la, que con puer­tos nor­mal­men­te en Ma­ni­la y Aca­pul­co, unía un trá­fi­co y flo­re­cien­te co­mer­cio por el Pa­cí­fi­co en­tre Fi­li­pi­nas y Mé­xi­co, que a tra­vés de Cen­troa­mé­ri­ca y el Atlán­ti­co lle­ga­ba a Eu­ro­pa.

El pri­mer ex­plo­ra­dor fue Juan Ro­drí­guez Ca­bri­llo (1542-1543), al que si­guie­ron otros: Fran­cis­co Gali (1584-1585), Pe­dro de Una­muno (1587), Se­bas­tián Ro­drí­guez Ca­rre­ño (1595-1596) y Se­bas­tián Viz­caíno (1602-1603).

Du­ran­te su via­je, Viz­caíno vi­si­tó di­ver­sos lu­ga­res, co­mo los ac­tua­les San Die­go, San­ta Bár­ba­ra, Monterrey y otros, y tra­zó y le­van­tó car­tas, ma­pas, de­rro­te­ros y dia­rios, que sir­vie­ron pa­ra na­ve­gar por la zo­na has­ta en­tra­do el si­glo XVIII. Pe­ro la pre­sen­cia en per­ma­nen­cia de Es­pa­ña en la zo­na tu­vo que es­pe­rar has­ta la se­gun­da mi­tad de di­cho si­glo, con la fundación de

El nú­cleo ori­gi­nal de San­ta Bár­ba­ra na­ció en­tre la Mi­sión y el puer­to crea­do en las in­me­dia­cio­nes del Real Pre­si­dio Es­pa­ñol

pre­si­dios y la lle­ga­da de frai­les fran­cis­ca­nos li­de­ra­dos por el ma­llor­quín fray Ju­ní­pe­ro Se­rra en 1769, que lle­ga­ron a fun­dar 21 mi­sio­nes, de las que una de las más im­por­tan­tes fue la de San­ta Bár­ba­ra.

ORÍ­GE­NES DE LA MI­SIÓN La Mi­sión fue fun­da­da el 4 de di­ciem­bre de 1786, fies­ta de San­ta Bár­ba­ra, por el fran­cis­cano Fer­mín La­suén, en la ac­tual ciu­dad ca­li­for­nia­na a la que dio su nom­bre, en el con­da­do que tam­bién re­ci­be el nom­bre de San­ta Bár­ba­ra. Se le­van­tó en un lu­gar co­no­ci­do por los in­dios co­mo Ta­na­yán y por los es­pa­ño­les co­mo El Pe­dre­go­so, que sig­ni­fi­ca­ba lo mis­mo. Fue la no­ve­na mi­sión cons­trui­da por los es­pa­ño­les en te­rre­nos nor­te­ame­ri­ca­nos, pa­ra con­ver­tir a la religión ca­tó­li­ca a los in­dí­ge­nas de la tri­bu lo­cal chu­mash-bar­ba­re­ño.

Los nom­bres de la Mi­sión, ciu­dad y con­da­do pro­ce­den de Bár­ba­ra de Ni­co­me­dia, na­tu­ral de la zo­na del Mar de Már­ma­ra y co­no­ci­da co­mo San­ta Bár­ba­ra. Fue una jo­ven, vir­gen y már­tir cris­tia­na del si­glo III, de­ca­pi­ta­da por su pa­dre por ha­ber abra­za­do la religión cris­tia­na. For­ma par­te de la lis­ta de már­ti­res de la Igle­sia Ca­tó­li­ca, y su fies­ta se ce­le­bra el 4 de di­ciem­bre.

El pa­dre fran­cis­cano Fer­mín La­suén se ha­bía he­cho car­go de la ca­de­na de mi­sio­nes ca­li­for­nia­nas tras la muer­te en Monterrey, el 28 de agos­to de 1784, de su pre­si­den­te, el pa­dre Ju­ní­pe­ro Se­rra, y fun­dó es­ta mi­sión, que hoy es la úni­ca que per­ma­ne­ce ba­jo el man­do de los fran­cis­ca­nos des­de su fundación, ha­ce aho­ra 232 años, y per­te­ne­ce a la ar­chi­dió­ce­sis de Los Án­ge­les.

El nú­cleo ori­gi­nal de San­ta Bár­ba­ra na­ció en­tre la Mi­sión y el puer­to crea­do en las in­me­dia­cio­nes del Real Pre­si­dio Es­pa­ñol, si­tua­do al­re­de­dor de una mi­lla al sud­es­te. A par­tir de es­te pri­mer nú­cleo, la ciu­dad cre­ció y se ex­ten­dió por la zo­na

cos­te­ra. Ac­tual­men­te, al­re­de­dor de la Mi­sión hay una zo­na re­si­den­cial, va­rios par­ques pú­bli­cos, co­mo el Pa­ra­je His­tó­ri­co de la Mi­sión, y al­gu­nos edi­fi­cios no­ta­bles co­mo el Mu­seo de His­to­ria Na­tu­ral. SU HIS­TO­RIA En un prin­ci­pio, los mi­sio­ne­ros cons­tru­ye­ron una pri­mi­ti­va igle­sia, a la que si­guie­ron otras dos de ma­yo­res di­men­sio­nes. Pe­ro el gran te­rre­mo­to del 21 de di­ciem­bre de 1812 des­tru­yó lo cons­trui­do, y los frai­les co­men­za­ron a le­van­tar la ac­tual mi­sión, que se ter­mi­nó en 1820. Al prin­ci­pio so­lo te­nía una to­rre y más tar­de tu­vo dos, que re­sul­ta­ron muy da­ña­das por el te­rre­mo­to del 29 de ju­nio de 1925, y fue­ron re­cons­trui­das en­tre 1927 y 1955. Afor­tu­na­da­men­te, el aus­te­ro in­te­rior de la igle­sia se vio po­co afec­ta­do y prác­ti­ca­men­te con­ser­va el as­pec­to que te­nía en 1820.

En al año 1818, dos bar­cos fran­ce­ses al man­do de Hi­pó­li­to Bou­chard se acer­ca­ron a la cos­ta y su­pu­sie­ron una gran ame­na­za pa­ra la jo­ven lo­ca­li­dad de San­ta Bár­ba­ra. Pe­ro los frai­les ar­ma­ron a unos 150 novicios, que ayu­da­ron a los sol­da­dos del pre­si­dio y obli­ga­ron al fran­cés a mar­char­se sin ha­ber lo­gra­do su pro­pó­si­to.

A lo lar­go de su his­to­ria, en la Mi­sión se ce­le­bra­ron unos 5.556 bau­tis­mos, 1.486 bo­das y 3.936 en­tie­rros. POS­TE­RIO­RES VI­CI­SI­TU­DES En 1840, la Mi­sión de San­ta Bár­ba­ra de­jó de per­te­ne­cer a la dió­ce­sis de So­no­ra pa­ra for­mar par­te de la dió­ce­sis de la Al­ta y Ba­ja Ca­li­for­nia. Fue en­ton­ces cuan­do el pri­mer obis­po, Fran­cis­co Gar­cía Die­go y Mo­reno, es­ta­ble­ció en ella su se­de, con­vir­tien­do su ca­pi­lla en con­ca­te­dral de la dió­ce­sis, si­tua­ción en la que se man­tu­vo has­ta 1849. De 1853 a 1876, la ca­pi­lla vol­vió a ejer­cer de con­ca­te­dral en tiem­pos del obis­po Thad­deus Amat y Bru­si, pa­ra la dió­ce­sis de Monterrey pri­me­ro, y más ade­lan­te pa­ra la de Los Án­ge­les. Por to­das es­tas ra­zo­nes, de to­das las ca­pi­llas de las mi­sio­nes de Ca­li­for­nia, la de San­ta Bár­ba­ra es la úni­ca que con­ser­va dos to­rres ge­me­las en su con­di­ción de con­ca­te­dral.

Cuan­do el 18 de mar­zo de 1865, el pre­si­den­te Abraham Lin­coln de­vol­vió las mi­sio­nes a sus an­ti­guos due­ños, el je­fe de las mi­sio­nes, Fray Jo­sé Gon­zá­lez Ru­bio, en­tró en con­flic­to con el obis­po Amat, al dis­cu­tir si la Mi­sión de­bía pa­sar a ser

Re­tra­to de Se­bas­tián Viz­caíno.

Re­tra­to de Juan Ro­drí­guez Ca­bri­llo.

Arri­ba, fa­cha­da de la igle­sia de la Mi­sión, con sus dos to­rres. Aba­jo, jar­di­nes de la Mi­sión. (fotos: Mar­ce­lino Gon­zá­lez).

fren­te a la Mi­sión (fo­to: Mar­ce­lino Gon­zá­lez).

Es­ta cam­pa­na a la en­tra­da de la Mi­sión es una de las que ja­lo­nan el Ca­mino Real de las Mi­sio­nes de Ca­li­for­nia (apun­te del au­tor).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.