La Ti­ra­na

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - AL­BER­TO DE FRU­TOS

¿Quién se acuer­da hoy de la Ti­ra­na, la más cé­le­bre ac­triz de la épo­ca de Carlos III? Pues Jo­sé Ma­ría Mar­tín Val­ver­de, una en­ci­clo­pe­dia an­dan­te so­bre el tea­tro mu­si­cal del si­glo XVIII, que ha es­cri­to la biografía de­fi­ni­ti­va so­bre Ma­ría del Ro­sa­rio Fer­nán­dez, la Ti­ra­na, una mu­jer pin­ta­da por Go­ya y adelantada a su tiem­po. Ga­na­do­ra del Pre­mio de En­sa­yo de la Fundación de Mu­ni­ci­pios Pa­blo de Ola­vi­de y pu­bli­ca­da por la Fundación Jo­sé Ma­nuel La­ra, es­ta obra re­su­ci­ta a un per­so­na­je esen­cial pa­ra co­no­cer los en­tre­si­jos de la so­cie­dad es­pa­ño­la de la Ilus­tra­ción.

Aun­que An­da­lu­cía no na­ció ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te – co­mo el res­to de pro­vin­cias es­pa­ño­las– has­ta la di­vi­sión pro­vin­cial de 1833, es­ta ri­ca re­gión cons­ti­tuía la quin­tae­sen­cia de Es­pa­ña. Apro­xi­ma­da­men­te un si­glo an­tes de que Ma­ría del Ro­sa­rio Fer­nán­dez, la Ti­ra­na, se subie­ra a los es­ce­na­rios, Madrid, ca­pi­tal del reino, ha­bía ade­lan­ta­do a Se­vi­lla co­mo la ciu­dad más po­bla­da de Es­pa­ña.

Así pues, Ro­sa­rio vio la luz en la se­gun­da ur­be del es­ca­la­fón (ha­bría que es­pe­rar al si­glo XIX pa­ra que Bar­ce­lo­na le “ro­ba­ra” ese “honor”). A prin­ci­pios del si­glo XVIII, Se­vi­lla ha­bía per­di­do el mo­no­po­lio del co­mer­cio con Amé­ri­ca, pues en 1717 la Ca­sa de Con­tra­ta­ción se tras­la­dó a Cá­diz, pe­ro el espíritu de la ca­pi­tal his­pa­len­se se­guía sien­do muy pu­jan­te, si nos ate­ne­mos a su de­mo­gra­fía.

Así su­ce­día en el evo­ca­dor ba­rrio de Tria­na, don­de na­ció la ni­ña. Su co­ra­zón era la pa­rro­quia de San­ta Ana, que con­ser­va su par­ti­da de bau­tis­mo y de gran im­por­tan­cia his­tó­ri­co-ar­tís­ti­ca, fun­da­da por Al­fon­so X el Sa­bio. Sus padres fue­ron Juan Ma­nuel Fer­nán­dez Gar­cía, tam­bién na­tu­ral de Tria­na y la ceu­tí An­to­nia Ramos Mu­ñoz, que lle­va­ba en Se­vi­lla des­de pe­que­ña.

Ma­ría del Ro­sa­rio na­ció a fi­na­les de sep­tiem­bre de 1755, el año del te­rre­mo­to de Lis­boa, cu­ya vi­ru­len­cia se de­jó no­tar tam­bién en la ciu­dad an­da­lu­za. Su in­fan­cia trans­cu­rrió con cier­to desaho­go eco­nó­mi­co, ya que sus padres eran de cla­se re­la­ti­va­men­te aco­mo­da­da. Juan Ma­nuel era un pe­que­ño co­mer­cian­te de una ca­lle pos­ti­ne­ra de Tria­na. El éxi­to de su ne­go­cio, unido al he­cho de que pro­ba­ble­men­te su re­si­den­cia ha­bía su­fri­do da­ños con las inun­da­cio­nes que se desata­ron en Tria­na, hi­zo que la fa­mi­lia se des­pla­za­ra a una zo­na más cén­tri­ca de Se­vi­lla, cer­ca del Al­cá­zar, el Ayun­ta­mien­to y de otros edi­fi­cios ofi­cia­les. Fue en ese ho­gar don­de se crió su her­ma­na me­nor, Fran­cis­ca de Pau­la, que tam­bién se de­di­có al tea­tro, así co­mo su her­mano, Juan Bar­to­lo­mé, de quien no

La prohi­bi­ción de los es­pec­tácu­los tea­tra­les se­guía vi­gen­te, y la gen­te se de­di­ca­ba a ellos de for­ma ama­teur y en la clan­des­ti­ni­dad

con­ser­va­mos nin­gún por­me­nor, por lo que es de su­po­ner que mu­rió sien­do ni­ño (so­lo ha­bía cos­tum­bre de con­sig­nar la muer­te cuan­do es­ta ocu­rría a los dos o tres años). Pa­ra ter­mi­nar de pre­sen­tar a los miem­bros de la fa­mi­lia, es pro­ba­ble que tu­vie­ra otro her­mano, Jo­sé, que fa­lle­ció en 1769 a la edad de sie­te años.

Nues­tra pro­ta­go­nis­ta cre­ció en las pos­tri­me­rías del rei­na­do de Fer­nan­do VI (has­ta 1759), un pe­río­do de paz pe­ro ca­ren­te de di­ver­sio­nes. Des­de 1679, im­pe­ra­ba en Es­pa­ña la prohi­bi­ción de los es­pec­tácu­los tea­tra­les, por lo que la po­bla­ción so­lo po­día re­go­ci­jar­se con los to­ros, que tam­bién se prohi­bi­rían por de­cre­to en 1754. Con la lle­ga­da al trono de Carlos III, el ocio cam­pó de nue­vo a sus an­chas y, en la pri­ma­ve­ra de 1760, se reanu­da­ron los fes­te­jos tau­ri­nos en la Real Maes­tran­za de Se­vi­lla, a la sa­zón en cons­truc­ción. La prohi­bi­ción de los es­pec­tácu­los tea­tra­les se­guía, no obs­tan­te, vi­gen­te, lo que pro­pi­cia­ba que al­gu­nos sec­to­res de la po­bla­ción se de­di­ca­ran a ellos de for­ma ama­teur y en la clan­des­ti­ni­dad.

En es­te sen­ti­do, es pro­ba­ble que la ma­dre de Ma­ría del Ro­sa­rio, An­to­nia Ramos, cul­ti­va­ra es­te es­par­ci­mien­to de for­ma es­po­rá­di­ca, pues for­mó par­te de al­gu­nas com­pa­ñías de có­mi­cos de po­co re­nom­bre. Los aires que tra­jo el mo­nar­ca ilus­tra­do, que sim­pa­ti­za­ba con es­tas ce­re­mo­nias, hi­cie­ron po­si­ble que en enero de 1761 re­gre­sa­ra la ópe­ra (la pri­me­ra

re­pre­sen­ta­ción fue la de una ópe­ra bu­fa ita­lia­na en un so­lar de la ca­lle del Car­pio, fren­te al con­ven­to de mon­jas do­mi­ni­cas de San­ta Ma­ría de Gra­cia). Por fin, a fi­na­les de la dé­ca­da de los 60, se re­cu­pe­ró pau­la­ti­na­men­te la tra­di­ción tea­tral pa­ra to­dos los gé­ne­ros, tras más de ochen­ta años de se­quía. En ma­yo de 1764, se pu­bli­có el de­cre­to por el que las co­me­dias se au­to­ri­za­ban en to­do el país. La in­ten­sa tea­tra­li­dad y los ri­tua­les de la vi­da so­cial se­vi­lla­na –en es­pe­cial du­ran­te su Se­ma­na San­ta–in­flu­ye­ron ne­ce­sa­ria­men­te en la per­so­na­li­dad de Ma­ría del Ro­sa­rio.

HA NA­CI­DO UNA ES­TRE­LLA

Lle­ga­dos a es­te pun­to, con­vie­ne in­tro­du­cir en el re­la­to la fi­gu­ra del pe­ruano don Pa­blo de Ola­vi­de, que se es­ta­ble­ció en la ciu­dad y fun­dó una com­pa­ñía de tea­tro y una es­cue­la-se­mi­na­rio de ac­to­res en la que se for­ma­ría Ma­ría del Ro­sa­rio, quien se subió a los es­ce­na­rios, por vez pri­me­ra, a la tem­pra­na edad de 15 años. El ob­je­ti­vo de la es­cue­la era in­tro­du­cir las for­mas pro­pias del tea­tro fran­cés y des­te­rrar las fór­mu­las de re­pre­sen­ta­ción del ba­rro­co.

Po­co des­pués, la vi­da per­so­nal de Ma­ría del Ro­sa­rio ex­pe­ri­men­tó un gi­ro, cuan­do con­tra­jo ma­tri­mo­nio sin ha­ber prác­ti­ca­men­te sa­li­do de la ado­les­cen­cia. En enero de 1770 tu­vo lu­gar, en efec­to, su bo­da con otro ac­tor, Fran­cis­co Cas­te­lla­nos, que pro­ba­ble­men­te tra­ba­ja­ba en la mis­ma com­pa­ñía de tea­tro que la ma­dre de Ro­sa­rio y, ade­más, le do­bla­ba la edad. La pa­re­ja em­pren­dió su pri­mer via­je fue­ra de su Se­vi­lla na­tal a los Reales Si­tios de Aran­juez, don­de los en­con­tra­mos en abril de 1770 jun­to con otros ac­to­res co­mo Ma­ría Ber­me­ja, la otra gran di­va del tea­tro de la se­gun­da mi­tad del si­glo XVIII, y don­de, tal vez, coin­ci­die­ron con el jo­ven prín­ci­pe de As­tu­rias, el fu­tu­ro Carlos IV.

Fran­cis­co Cas­te­lla­nos se ha­bía es­pe­cia­li­za­do en pa­pe­les de ti­rano –en una oca­sión en­car­nó a Da­nao, ti­rano de Ar­gos– y ha­bía in­ter­pre­ta­do pa­pe­les “de bar­ba” –o sea, se­rios–, lo que le va­lió el so­bre­nom­bre de El Ti­rano, por lo que su es­po­sa fue co­no­ci­da co­mo la Ti­ra­na el res­to de su vi­da.

En 1763, Ma­ría del Ro­sa­rio via­jó a la cor­te de Madrid, don­de desa­rro­lla­ría la ma­yor par­te de su ca­rre­ra. Allí de­bu­tó en la com­pa­ñía del ca­na­rio Jo­sé Cla­vi­jo y Fa­jar­do y ac­tuó de for­ma iti­ne­ran­te en los Reales Si­tios (El Par­do, Aran­juez y San Lo­ren­zo del Es­co­rial, apar­te de en la ca­pi­tal de Es­pa­ña). La jo­ven de­bu­tó en el tea­tro ex­tra­mu­ros del pa­la­cio de La Gran­ja de San Il­de­fon­so y, aun­que no sa­be­mos con cer­te­za cuál fue la pri­me­ra obra que re­pre­sen­tó, en­tre el re­per­to­rio de la com­pa­ñía fi­gu­ra­ban Mi­trí­da­tes, de Ra­ci­ne; La es­co­ce­sa y la Zay­da de Vol­tai­re; o la Cel­mi­ra de DuBe­lloy, to­das ellas en tra­duc­ción de Ola­vi­de.

Aque­llos años fue­ron de al­bo­ro­zo tan­to pa­ra la ca­rre­ra de Ma­ría del Ro­sa­rio co­mo pa­ra las ar­tes es­cé­ni­cas en ge­ne­ral, pe­ro la eu­fo­ria fue efí­me­ra, pues en 1776 la com­pa­ñía de los Reales Si­tios fue clau­su­ra­da de­bi­do a la cri­sis eco­nó­mi­ca y a los re­cor­tes efec­tua­dos por el con­de de Flo­ri­da­blan­ca, el nue­vo “pri­mer mi­nis­tro”. En ta­les cir­cuns­tan­cias, el ma­tri­mo­nio Cas­te­lla­nos vol­vió a Se­vi­lla. Allí, en ju­lio de 1777, cuan­do Ma­ría del Ro­sa­rio con­ta­ba con 21 años, na­ció su pri­me­ra hi­ja, An­to­nia Cas­te­lla­nos Fer­nán­dez, y se ca­só su her­ma­na Fran­cis­ca de Pau­la.

Ma­ría del Ro­sa­rio con­tra­jo ma­tri­mo­nio en 1770 con un ac­tor, Fran­cis­co Cas­te­lla­nos, que le do­bla­ba en edad

TEA­TRO EN LAS VE­NAS

A la Ti­ra­na le co­rría la san­gre del tea­tro por sus ve­nas. Al po­co del alum­bra­mien­to, vol­vió a la es­ce­na, es­ta vez en Cá­diz, de­jan­do pro­ba­ble­men­te a su hi­ja con los abue­los. La ciu­dad, mer­ced al tras­la­do de la Ca­sa de Con­tra­ta­ción, ha­bía ido ad­qui­rien­do ca­da vez más im­por­tan­cia, y el as­tu­to Fran­cis­co se ins­ta­ló en ella con su mu­jer, no so­lo co­mo ac­to­res sino tam­bién co­mo em­pre­sa­rios tea­tra­les. La mis­ma es­tra­te­gia si­guie­ron en la ciu­dad con­dal: de nue­vo, to­có ha­cer las ma­le­tas pa­ra apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio en Bar­ce­lo­na, don­de el ma­tri­mo­nio vi­vió una bre­ve tem­po­ra­da con su hi­ja de tres años; pe­ro esa aven­tu­ra fue tam­bién muy bre­ve, pues el ta­len­to de la ac­triz lle­gó a oí­dos de la di­rec­ción de la Jun­ta de Tea­tros de Madrid, que reclutaba a los me­jo­res ac­to­res de pro­vin­cias.

Ma­ría del Ro­sa­rio se tras­la­dó a la Cor­te y en ella –tras un via­je que le vio pa­sar por Aran­juez– se con­vir­tió en

Su fa­ma, y su ex­ce­len­te po­si­ción eco­nó­mi­ca, le per­mi­tie­ron en­car­gar sen­dos re­tra­tos al me­jor pin­tor del mo­men­to, Fran­cis­co de Go­ya

la pri­me­ra da­ma de sus tea­tros, el del Prín­ci­pe –en la ac­tual plaza de San­ta Ana, an­te­ce­den­te del ac­tual tea­tro Es­pa­ñol–, el de la Cruz –que ocu­pa­ba un so­lar en­tre las ac­tua­les pla­zas de Be­na­ven­te y Ca­na­le­jas– y el de los Ca­ños del Pe­ral –en la ac­tual plaza de Ópe­ra.

Con su ma­ri­do en Bar­ce­lo­na, co­men­zó a tra­ba­jar en la com­pa­ñía de Ma­nuel Mar­tí­nez. Las pri­me­ras obras de las que te­ne­mos cons­tan­cia que in­ter­pre­ta­ra fue­ron Hy­per­mnes­tra, de Le­mie­rre, y Eu­ge­nia, de Beau­mar­chais. A par­tir de aquí, en­ca­de­nó un éxi­to tras otro y su fa­ma lle­gó al ex­tre­mo de que la du­que­sa de Al­ba se con­fe­só ad­mi­ra­do­ra su­ya y con­tó con la pro­tec­ción de otros no­bles de la épo­ca, co­mo el duque de Osu­na.

Se­gún los da­tos de re­cau­da­ción, los tea­tros ca­pi­ta­li­nos go­za­ban de muy bue­na sa­lud, con una me­dia de dos mi­llo­nes de reales anua­les en la épo­ca de máximo es­plen­dor de la Ti­ra­na (pa­ra ha­cer­nos una idea de lo que es­ta ci­fra sig­ni­fi­ca­ba, los ac­ti­vos del nue­vo Ban­co de San Carlos, que se abrió en 1782, y que se con­ver­ti­ría en el Ban­co de Es­pa­ña, ron­da­ban los tres mi­llo­nes de reales).

Al con­tra­rio que otras ac­tri­ces de la épo­ca, la Ti­ra­na no can­ta­ba en sus obras, sino que de­bía su pres­ti­gio ex­clu­si­va­men­te a sus do­tes de­cla­ma­to­rias. Era “ac­triz no de can­ta­do, sino de re­pre­sen­ta­do”, co­mo se de­cía en la épo­ca, y los prin­ci­pa­les au­to­res del XVIII la ala­ba­ban por ese don. Uno de ellos era Lean­dro Fer­nán­dez de Mo­ra­tín, que no es­ca­ti­mó elo­gios a su fi­gu­ra, y le pro­pu­so es­tre­nar su obra El vie­jo y la ni­ña, con la com­pa­ñía de la Ti­ra­na, lo que afian­zó su po­si­ción de pri­me­ra da­ma de los tea­tros de Madrid. TAM­BIÉN AU­TO­RA Tras el con­sa­bi­do pa­rón que su­frió la es­ce­na tea­tral a la muer­te de Carlos III, en di­ciem­bre de 1788, la Ti­ra­na vol­vió a lo más al­to, no so­lo ac­triz, sino co­mo au­to­ra tea­tral, tras sus­cri­bir un pro­ve­cho­so acuer­do con Ma­nuel Mar­tí­nez, el di­rec­tor de la com­pa­ñía, por el que am­bos eran re­co­no­ci­dos co­mo coau­to­res de las obras que re­pre­sen­ta­ban.

La fa­ma que ad­qui­rió Ro­sa­rio, y su ex­ce­len­te po­si­ción eco­nó­mi­ca, le per­mi­tie­ron en­car­gar sen­dos re­tra­tos al me­jor pin­tor del mo­men­to, Fran­cis­co de Go­ya, uno en 1792 que se con­ser­va en la Real Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de San Fer­nan­do des­de 1816, cuan­do lo do­nó Te­re­sa Ramos, so­bri­na de la ac­triz (re­pre­sen­ta a la ac­triz de cuer­po en­te­ro, ri­ca­men­te ata­via­da con un chal); y otro dos años más tar­de, que se con­ser­va en la Co­lec­ción March de Pal­ma de Ma­llor­ca.

La Ti­ra­na se re­ti­ró de los es­ce­na­rios en 1794 por ra­zo­nes de sa­lud; des­de el año an­te­rior, su­fría una en­fer­me­dad en el pe­cho que se ha­bía ma­ni­fes­ta­do con un apa­ra­to­so vó­mi­to de san­gre en el tea­tro de la ca­lle de la Cruz. En 1797 re­ci­bió el car­go de “co­bra­do­ra de lu­ne­tas” a cam­bio de un pe­que­ño suel­do vi­ta­li­cio y el 26 de di­ciem­bre de 1803 otor­gó su tes­ta­men­to de­fi­ni­ti­vo. Dos días des­pués, mo­ría a los 48 años de edad en su ca­sa de la ca­lle Amor de Dios de Madrid, don­de ha­bía es­ta­ble­ci­do su re­si­den­cia. Nin­guno de sus cua­tro hi­jos la so­bre­vi­vió, sí su ma­ri­do, su her­ma­na y su ma­dre (su pa­dre ha­bía muer­to en 1791). Ex­tra­ña­men­te, la pren­sa no se hi­zo eco de su fa­lle­ci­mien­to.

Uno de los dos re­tra­tos que Go­ya reali­zó de laTi­ra­na y que per­te­ne­ce a una co­lec­ción par­ti­cu­lar.

Re­tra­to de Lean­dro Fer­nán­dez de Mo­ra­tín, por Fran­cis­co de Go­ya. El au­tor ala­bó a laTi­ra­na.

Ca­rro de la co­mún ale­gría, obra de Do­min­go Mar­tí­nez en el Mu­seo de Be­llas Ar­tes de Se­vi­lla, en el con­tex­to de la subida al trono de Fer­nan­do VI.

Carlos III fue un rey aficionado a la ca­za –no al tea­tro– pe­ro abrió la mano con es­tos es­pec­tácu­los tras años de prohi­bi­ción.

LaTi­ra­na (1755-1803). Ma­ría del Ro­sa­rio Fer­nán­dez JO­SÉ MA­RÍA MAR­TÍN VAL­VER­DE FUNDACIÓN JO­SÉ MA­NUEL LA­RA. SE­VI­LLA (2018). 464 + 16 LÁ­MI­NAS. 22,00 €.

Las pa­re­jas reales, obra de Luis Pa­ret y Al­cá­zar que re­crea una fies­ta hípica en Aran­juez el 6 de ju­nio 1770.

El Real Co­li­seo de Carlos III fue cons­trui­do en el si­glo XVIII por el ar­qui­tec­to fran­cés Jai­me Mar­quet.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.