SAN­CHO DÁ­VI­LA y otros hé­roes de Flan­des

Historia de Iberia Vieja - - DOSSIER ETA -

No fue Ju­lián Ro­me­ro de Iba­rro­la el úni­co mi­li­tar es­pa­ñol en Flan­des que bien po­dría ha­ber ins­pi­ra­do al li­te­ra­rio per­so­na­je de Alatriste

per­ge­ña­do por la plu­ma de Pé­rez Re­ver­te. Otro de ellos, sin du­da, fue San­cho Dá­vi­la y Da­za (Ávi­la, 1523), apo­da­do por sus mu­chos mé­ri­tos mi­li­ta­res co­mo “el Ra­yo de la Gue­rra”.

Dá­vi­la des­ta­có tam­bién co­mo maes­tre de cam­po en las con­tien­das de Flan­des, pri­me­ro ba­jo el man­do del du­que de Alba y más tar­de ba­jo la tu­te­la de Luis de Re­que­séns. En mu­chas de las ba­ta­llas y es­ca­ra­mu­zas com­par­tió pe­nas y glo­rias con Ro­me­ro, y al igual que él fue pre­mia­do con el há­bi­to de la or­den de Sa­ntia­go. En­tre otras mu­chas, par­ti­ci­pó en las ba­ta­llas de Da­len, Goes, Fle­sin­ga, Rei­mers­waal (la so­no­ra de­rro­ta de Ju­lián Ro­me­ro), Mook o el san­grien­to Sa­queo de Am­be­res, don­de tam­bién re­ci­bió la asis­ten­cia del con­quen­se. Tiem­po des­pués, ya en la cam­pa­ña de Por­tu­gal, so­bre­sa­lió du­ran­te la ba­ta­lla de Alcántara, y par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te en la con­quis­ta de Opor­to. Fue allí, en tie­rras por­tu­gue­sas, don­de per­dió la vi­da en 1583, cuan­do un ca­ba­llo le al­can­zó con una coz. Tris­te fi­nal pa­ra un hom­bre de ar­mas que, sin du­da, al igual que su “her­mano” Ro­me­ro, ha­bría pre­fe­ri­do mo­rir em­pu­ñan­do la es­pa­da.

A los nom­bres de Ju­lián Ro­me­ro y San­cho Dá­vi­la po­dría­mos aña­dir mu­chos más, pues la lis­ta de hé­roes de los ter­cios es nu­me­ro­sa, pe­ro en­tre los mu­chos que des­ta­ca­ron me­re­cie­ron un lu­gar de ho­nor per­so­na­jes co­mo Cris­tó­bal de Mondragón, Fran­cis­co Ver­du­go, San­cho de Lon­do­ño o el por­tu­gués Gas­par de Ro­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.