PRI­SIÓN del pes­ca­do

Sa­be­mos que el in­flu­yen­te car­de­nal Ri­che­lieu (1585-1642) pu­so to­do su em­pe­ño en des­truir la his­tó­ri­ca for­ta­le­za;

Historia de Iberia Vieja - - TOP SPAIN -

sin em­bar­go, Fe­de­ri­co, du­que de Schom­berg (16151690), ma­ris­cal de Fran­cia y es­pe­cia­lis­ta ale­mán a las ór­de­nes de la co­ro­na ca­pe­ta en ciu­da­de­las amu­ra­lla­das, lo­gró per­sua­dir­le de que con­ser­va­ra el cas­ti­llo, pe­se a la in­sa­lu­bri­dad del lu­gar, par­ti­cu­lar­men­te hú­me­do y sa­lo­bre por la pro­xi­mi­dad al Me­di­te­rrá­neo.

A con­se­cuen­cia de ello, a par­tir de 1682 la pla­za sir­vió de pri­sión, con­ver­ti­da en cár­cel de Es­ta­do, don­de fueron re­clui­das in­nu­me­ra­bles per­so­nas, con­de­na­das por el con­tra­ban­do de pes­ca­do.

Te­ne­mos que re­cor­dar que el pes­ca­do, en los si­glos mo­der­nos, en es­ta zo­na del li­to­ral me­di­te­rrá­neo de Fran­cia, es­ta­ba con­si­de­ra­do co­mo un bien de lu­jo. Por sus cap­tu­ras de­bían abo­nar­se una es­pe­cie de ta­sas al go­bierno, se­gún la can­ti­dad. Pa­ra bur­lar es­ta im­po­si­ción, se pu­sie­ron en mar­cha una se­rie de sa­li­das clan­des­ti­nas de pes­ca­do­res des­de las ca­las y abri­gos na­tu­ra­les de to­do el li­to­ral. Sin du­da, ellos eran los me­jo­res co­no­ce­do­res de es­tas ac­ci­den­ta­das cos­tas.

En­te­ra­do el go­bierno pa­ri­sino, reac­cio­nó con su­ma du­re­za y con­de­nó a gra­ves pe­nas a los prin­ci­pa­les ca­be­ci­llas: la hor­ca, la rue­da, la go­ta de agua, pri­me­ro, y des­pués la gui­llo­ti­na, fueron los ins­tru­men­tos de eje­cu­ción. Las maz­mo­rras de la ciu­da­de­la de Sal­ces, por su pro­xi­mi­dad al es­ce­na­rio de es­tos su­ce­sos y por la con­fian­za que ofre­cían sus re­cios mu­ros, se con­vir­tie­ron en la pri­sión y tum­ba de mu­chos de es­tos pes­ca­do­res, al no po­der so­por­tar las te­rri­bles se­sio­nes de la cá­ma­ra de tor­men­tos.

Más tar­de, y has­ta el si­glo XIX, que­da­ría Sal­ces ba­jo el con­trol de la au­to­ri­dad mi­li­tar co­mo pol­vo­rín, sin per­der su con­di­ción de cár­cel de má­xi­ma se­gu­ri­dad, de don­de na­die lo­gró eva­dir­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.