PERTINAZ sa­blis­ta y es­ta­fa­dor

Historia de Iberia Vieja - - ÁGORA -

Ig­na­cio Mar­tí­nez de Pi­són de­mues­tra su ha­bi­li­dad pa­ra si­tuar per­fec­ta­men­te a Fi­lek en su con­tex­to his­tó­ri­co, pri­me­ro en Vie­na y en el im­pe­rio aus­trohún­ga­ro, des­pués du­ran­te la Gue­rra Ci­vil y, por úl­ti­mo, en los pri­me­ros años del fran­quis­mo

A sus ex­ce­len­tes no­ve­las y li­bros de re­la­tos hay que su­mar en la tra­yec­to­ria li­te­ra­ria de Mar­tí­nez de Pi­són (Za­ra­go­za, 1960) En­te­rrar a los

muer­tos, li­bro de in­ves­ti­ga­ción que es a la vez reportaje pe­rio­dís­ti­co y es­tu­dio his­tó­ri­co y que uti­li­za los re­cur­sos pro­pios de la fic­ción. Es­ta es la mis­ma fór­mu­la que em­plea en su nue­vo li­bro, de­di­ca­do a in­ves­ti­gar la vi­da de un fal­si­fi­ca­dor aus­tria­co que al aca­bar la Gue­rra Ci­vil con­ven­ció a las au­to­ri­da­des del ré­gi­men de Fran­co de po­seer la fór­mu­la pa­ra ela­bo­rar un com­bus­ti­ble su­pe­rior a la ga­so­li­na, ob­te­ni­do a par­tir de una mez­cla de agua con ex­trac­tos de plan­tas y otros in­gre­dien­tes se­cre­tos. Mar­tí­nez de Pi­són vio una re­fe­ren­cia a es­te per­so­na­je en una his­to­ria so­bre el fran­quis­mo y de­ci­dió in­da­gar en su his­to­ria. No lo ha te­ni­do fá­cil, pues Al­bert von Fi­lek Wit­ting­hau­sen fue un per­so­na­je mar­gi­nal, con po­co pe­di­grí pa­ra la his­to­ria se­su­da. Sin em­bar­go, Mar­tí­nez de Pi­són no se ha ren­di­do a las es­ca­sas re­fe­ren­cias que so­bre él apa­re­cen en la pren­sa, ni an­te la au­sen­cia de ras­tros his­tó­ri­cos, ni los di­fe­ren­tes seu­dó­ni­mos que uti­li­za el au­tor y que com­pli­can to­da­vía más su bús­que­da, ni sus nu­me­ro­sos cam­bios de re­si­den­cia, ni las con­se­cuen­cias de la pri­me­ra gue­rra mun­dial –que al­te­ra­ron drás­ti­ca­men­te el pa­no­ra­ma cen­troeu­ro­peo, tam­bién de mu­chas lo­ca­li­da­des don­de vi­vió Fi­lek– y ni an­te las cons­tan­tes men­ti­ras con las que es­te es­per­pén­ti­co per­so­na­je sal­pi­có su bio­gra­fía. Fi­lek lle­gó a Es­pa­ña du­ran­te la Se­gun­da Re­pú­bli­ca, lo más se­gu­ro que hu­yen­do de al­gu­nas cuen­tas pen­dien­tes con la jus­ti­cia. Pron­to le ve­mos en Ma­drid so­li­ci­tan­do pa­ten­tes que tie­nen que ver con su “es­pec­ta­cu­lar” des­cu­bri­mien­to, so­li­ci­tu­des que apa­re­cen fir­ma­das por ma­dri­le­ños que ya han si­do es­ta­fa­dos por Fi­lek. En la Gue­rra Ci­vil, fue de­te­ni­do, acu­sa­do de es­pía ale­mán. Tras la gue­rra, con­si­gue que has­ta el propio Fran­co se in­tere­se por su in­ven­ta­da ga­so­li­na sin­té­ti­ca. Ya so­lo la bio­gra­fía de Fi­lek me­re­ce un li­bro así. Pe­ro hay que su­mar, pa­ra me­re­ci­mien­to de la obra, la ha­bi­li­dad de Mar­tí­nez de Pi­són pa­ra si­tuar per­fec­ta­men­te al tal Fi­lek en su con­tex­to his­tó­ri­co, pri­me­ro en Vie­na y en el im­pe­rio aus­trohún­ga­ro, des­pués du­ran­te la Gue­rra Ci­vil y, por úl­ti­mo, en los pri­me­ros años del fran­quis­mo.

FI­LEK IG­NA­CIO MAR­TÍ­NEZ DE PI­SÓN SEIX BA­RRAL. BAR­CE­LO­NA (2018). 288 PÁGS. 19 €.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.