La his­tó­ri­ca LEY DE DI­VOR­CIO y “LA MA­NA­DA”

EN SU MO­MEN­TO, LA LEY DEL DI­VOR­CIO FUE UN AVAN­CE. UN GRAN ACIER­TO HIS­TÓ­RI­CO QUE HA­BRÍA QUE RE­PE­TIR EN ES­TOS MO­MEN­TOS CONVULSOS EN LOS TE­MAS RELATIVOS A LAS MU­JE­RES

Historia de Iberia Vieja - - CRONOS - por Fer­nan­do Rue­da

Vi­vi­mos en Es­pa­ña unos tiem­pos en los que al fin se ha ge­ne­ra­do un mo­vi­mien­to que de­fien­de la ne­ce­si­dad de

que las mu­je­res sean tra­ta­das co­mo lo que son, per­so­nas con idén­ti­cos de­re­chos que los hom­bres. Pa­re­ce una ob­vie­dad, pe­ro to­dos sa­be­mos que en la reali­dad eso no es así. Se­ría lar­guí­si­mo apun­tar los te­rre­nos en que se las con­si­de­ra in­fe­rio­res, pe­ro ha que­da­do cla­ro en los úl­ti­mos me­ses cuan­do una par­te de la so­cie­dad, por pe­que­ña que pue­da ser, ha con­si­de­ra­do que la chi­ca vio­la­da por ese gru­po au­to­de­no­mi­na­do “La ma­na­da” les pro­vo­có pa­ra te­ner se­xo.

La his­to­ria ex­pli­ca mu­chas co­sas so­bre la im­por­tan­cia de ese pa­pel fe­me­nino. Por es­tas fe­chas, en 1981 el Go­bierno de la UCD apro­bó una de las le­yes más re­vo­lu­cio­na­rias en una Es­pa­ña que sa­lía de la dic­ta­du­ra, la Ley del Di­vor­cio. El mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Fran­cis­co Fer­nán­dez Or­do­ñez, di­jo aque­lla fra­se que ha pa­sa­do a la his­to­ria: “No po­de­mos im­pe­dir que los ma­tri­mo­nios se rom­pan pe­ro sí po­de­mos im­pe­dir el su­fri­mien­to de los ma­tri­mo­nios ro­tos”.

El mi­nis­tro mos­tró un va­lor tre­men­do al en­fren­tar­se no so­lo con la Igle­sia ca­tó­li­ca, sino con un sec­tor de su propio par­ti­do, los de­mo­cra­ta­cris­tia­nos, que lle­ga­ron a pe­dir su di­mi­sión. Es­ta­ban en con­tra de per­mi­tir que mu­chí­si­mas pa­re­jas ro­tas pu­die­ran reha­cer su vi­da, sin te­ner en cuen­ta los dra­mas fa­mi­lia­res. Y, mu­cho me­nos, el dra­ma de tan­tas mi­les de mu­je­res que no po­dían se­pa­rar­se.

Pa­ra que la ley re­co­gie­ra las pe­ti­cio­nes de las mu­je­res, Fer­nán­dez Or­do­ñez de­ci­dió con­ver­sar con or­ga­ni­za­cio­nes fe­mi­nis­tas y de mu­je­res que lle­va­ban tiem­po pi­dien­do una ley que las am­pa­ra­ra.

Así lo re­co­no­ció Ana Ma­ría Pé­rez del Cam­po, pre­si­den­te de una de esas aso­cia­cio­nes: “La Igle­sia ofre­cía una re­sis­ten­cia fe­roz. El mi­nis­tro se man­tu­vo que agra­de­cer­le a la UCD la ley que fue con­si­de­ra­da en Eu­ro­pa co­mo una de las más pro­gre­sis­tas y fue con­sen­sua­da con no­so­tras”.

Un gran acier­to his­tó­ri­co que ha­bría que re­pe­tir en es­tos mo­men­tos convulsos en los te­mas relativos a las mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.