AGU­JE­ROS NE­GROS

A LO LAR­GO DE MÁS DE ME­DIO SI­GLO DE TE­RRO­RIS­MO HAN SUR­GI­DO AL­GU­NAS IN­CÓG­NI­TAS QUE DE­BEN SER EXPLICADAS EN ES­TE GRAN Y NUE­VO TIEM­PO POR QUIE­NES SE­PAN LA VER­DAD. SON IN­CÓG­NI­TAS Y MISTERIOS QUE DE­BEN FOR­MAR PAR­TE DEL RE­LA­TO DE LOS HE­CHOS.

Historia de Iberia Vieja - - DOSSIER ETA -

El fin de ETA ha ser­vi­do pa­ra po­der co­no­cer his­to­rias he­roi­cas y asom­bro­sas. En los pró­xi­mos tiem­pos asis­ti­re­mos a va­rias con­fe­sio­nes, co­mo la del es­pía Juan Ran­do, con quien he­mos char­la­do. Es uno de los agen­tes se­cre­tos más im­por­tan­tes del país y una per­so­na ín­te­gra que no ha du­da­do en im­pli­car al Es­ta­do en el 23-F, ya que él se en­con­tra­ba aquel fa­tí­di­co día en la se­de más im­por­tan­te de los

agen­tes se­cre­tos y vio có­mo sus je­fes par­ti­ci­pa­ban en la aso­na­da. Pos­te­rior­men­te, re­ci­bió el en­car­go de in­fil­trar­se en la ban­da te­rro­ris­ta y se des­pla­zó al País Vas­co fran­cés, en don­de es­tu­vo vi­vien­do dos años

ale­ja­do de su vi­da, de su fa­mi­lia, sin nin­gún ti­po de apo­yo, y ha­cién­do­se pa­sar por un anar­quis­ta vio­len­to que de­bía gran­jear­se la “sim­pa­tía” del en­torno te­rro­ris­ta. Fueron dos años du­ros, en los que no te­nía ni si­quie­ra pa­ra co­mer, vi­vía en una ca­sa muy hu­mil­de y su­frió una soledad bru­tal. El tes­ti­mo­nio que nos ha brin­da­do es tre­men­do. Su com­pa­ñe­ro no aguan­tó la pre­sión pe­ro él man­tu­vo su “es­tra­te­gia”. Gra­cias a la la­bor de hé­roes co­mo él se lo­gra­ron abor­tar mu­chos aten­ta­dos y ase­si­na­tos. Ha ha­bi­do va­rios in­fil­tra­dos en la ban­da te­rro­ris­ta que lo­gra­ron una información in­men­sa so­bre lo que se co­cía den­tro, pe­ro ha­bía una ex­tra­ña ten­den­cia a que si­guie­ra ETA, que pa­re­cía per­mi­tir de­ter­mi­na­das co­sas al po­der. El propio Mi­kel Le­jar­za, el mí­ti­co El Lo­bo, tras in­fil­trar­se en ETA y lle­gar a al­can­zar a la cú­pu­la, vio y su­frió có­mo el po­der de en­ton­ces

–me­dia­dos de los años se­ten­ta– pa­re­cía in­tere­sa­do en que ETA si­guie­ra exis­tien­do. Es­ta ex­tra­ña ac­ti­tud que­dó de­mos­tra­da años an­tes cuan­do los ase­si­nos del pre­si­den­te del go­bierno, Luis Ca­rre­ro Blan­co, re­ci­bie­ron datos e información por par­te de la CIA.

Cier­tos sec­to­res han que­ri­do im­pli­car a los ase­si­nos de ETA en ma­sa­cres so­bre las que no exis­te nin­gu­na prue­ba de la par­ti­ci­pa­ción di­rec­ta o in­di­rec­ta de los te­rro­ris­tas, co­mo los aten­ta­dos del 11-M o el incendio del Co­ro­na de Ara­gón, pe­se a que al­gu­nos hi­jos de víc­ti­mas han re­ci­bi­do ayu­das ofi­cia­les, más por ser quie­nes son que por la exis­ten­cia de prue­bas de la im­pli­ca­ción de ETA, a pe­sar de que co­mo re­ve­la­mos exis­tió una reivin­di­ca­ción del he­cho (que lle­gó des­pués por lo que pa­re­ce que ETA se apro­ve­chó de la ca­tás­tro­fe pa­ra ha­cer­se pu­bli­ci­dad). Sin lu­gar a du­das el he­cho más luc­tuo­so –ya ca­si na­die se acuer­da– por el que se im­pli­có a ETA fue el ac­ci­den­te del mon­te Oiz, cuan­do un avión se es­tre­lló en las in­me­dia­cio­nes del ae­ro­puer­to de Bil­bao. El su­ce­so ocu­rrió el 19 de fe­bre­ro de 1985: un avión con 148 pa­sa­je­ros se es­tre­lló en un te­rri­ble ac­ci­den­te. El he­cho de que a bor­do del avión via­ja­ran im­por­tan­tes po­lí­ti­cos y fa­mi­lia­res de lí­de­res de la dic­ta­du­ra fa­ci­li­tó que las per­so­nas pró­xi­mas a de­ter­mi­na­dos me­dios de co­mu­ni­ca­ción pu­die­ran es­gri­mir la sos­pe­cha, que fue alen­ta­da por al­gu­nos sec­to­res ideo­ló­gi­cos in­clu­so en 2006, cuan­do se pu­bli­có la fal­sa no­ti­cia de que la Guar­dia Ci­vil en­con­tró un lan­za­gra­na­das en las in­me­dia­cio­nes del mon­te, cir­cuns­tan­cia que aun­que ca­ló en el in­cons­cien­te nun­ca que­dó de­mos­tra­da.

Se han equi­vo­ca­do mu­chas co­sas en la his­to­ria. El re­la­to de los he­chos que aho­ra tie­ne que re­cu­pe­rar­se ha ol­vi­da­do que el sin­di­ca­to ELA, aho­ra aso­cia­do a ETA, fue en reali­dad fun­da­do en 1911 por par­te de jó­ve­nes que no se­guían la lí­nea bur­gue­sa del PNV. Des­pués, el gru­po se ra­di­ca­li­zó y en los años 20, la dic­ta­du­ra prohi­bió to­da ex­pre­sión na­cio­na­lis­ta e in­de­pen­den­tis­ta. Eso fue ca­si cua­ren­ta años del na­ci­mien­to de ETA. Du­ran­te la pri­me­ra dic­ta­du­ra del si­glo XX, el na­cio­na­lis­mo vas­co se es­con­dió en va­rios gru­pos. Uno de los más im­por­tan­tes fue la lla­ma­da Ac­ción Na­cio­na­lis­ta Vas­ca, que se ha­bía fun­da­do a par­tir de la crea­ción del PRNV en 1911. Fue en 1930 cuan­do apa­re­ció es­te gru­po de idea­rio su­pues­ta­men­te de­mo­crá­ti­co que se acer­có a las te­sis an­ti­ca­pi­ta­lis­tas tan en bo­ga en los años 30. Es­te gru­po pro­ta­go­ni­zó di­ver­sos al­ter­ca­dos du­ran­te la Re­pú­bli­ca, en la que más de 1.500 con­ce­ja­les y al­cal­des na­cio­na­lis­ta su­frie­ron per­se­cu­ción. Es­to ex­pli­ca, y otros acon­te­ci­mien­tos, la ba­se his­tó­ri­ca del

na­cio­na­lis­mo vas­co, que no tie­ne na­da que ver con ETA sino que es muy an­te­rior, co­mo tam­bién con­vie­ne re­cor­dar que el mo­vi­mien­to te­rro­ris­ta na­ció co­mo una escisión del PNV for­ma­da por jó­ve­nes bur­gue­ses que re­pre­sen­ta­ban una co­sa que po­dría ser di­fe­ren­te a los mo­vi­mien­tos in­de­pen­den­tis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.