LAS CHE­CAS de Bar­ce­lo­na

Historia de Iberia Vieja - - TOP SPAIN -

Las che­cas fueron cár­ce­les con­tro­la­das por los par­ti­dos del Fren­te Po­pu­lar, en las que mi­les de ci­vi­les

fueron tor­tu­ra­dos y ase­si­na­dos de la for­ma bru­tal; aun­que no se las pue­de lla­mar pro­pia­men­te “che­cas” has­ta ma­yo de 1937, cuan­do Stalin ins­tau­ró en Es­pa­ña la mis­ma po­li­cía se­cre­ta bol­che­vi­que fun­da­da en los pri­me­ros mo­men­tos de la re­vo­lu­ción so­vié­ti­ca. Aquí es­ta­ría ba­jo las di­rec­tri­ces del mi­li­tar y es­pía Ale­xan­der Or­lov, en­la­ce de la NKVD, la po­li­cía se­cre­ta del Krem­lin. Se­gún el his­to­ria­dor Cé­sar Al­ca­lá, hu­bo más de tres­cien­tas che­cas en Es­pa­ña, con una ma­yor con­cen­tra­ción en Ma­drid, Va­len­cia y Bar­ce­lo­na. Laurencic co­la­bo­ró fun­da­men­tal­men­te en dos de ellas: la de Vall­ma­jor –si­tua­da en la ca­lle Vall­ma­jor 29, en­tre las ca­lles Ra­ve­lla, Mo­do­lell y Co­pér­ni­co, que, des­pués de los he­chos de ma­yo de 1937, pa­só a ser del SIM– y la de Za­ra­go­za, en­tre las ca­lles Va­lli­ra­na, Fran­co­lí, San­jua­nis­tas y Za­ra­go­za.

Es­tas cel­das-ar­ma­rio fueron di­se­ña­das por el propio Laurencic, quien "per­fec­cio­nó" las téc­ni­cas de tor­tu­ra de sus "pa­ga­do­res" o can­cer­be­ros. El li­bro de Frouchtmann es un mues­tra­rio del ho­rror... y tam­bién de la su­per­vi­ven­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.