EL FIN DE ETA

ES­TE MES VOL­VE­MOS LA VIS­TA ATRÁS PA­RA RE­COR­DAR UNO DE LOS CA­PÍ­TU­LOS MÁS DO­LO­RO­SOS DE NUES­TRA HIS­TO­RIA RE­CIEN­TE: LOS AÑOS EN QUE EL TE­RRO­RIS­MO DE ETA TRA­TÓ DE DO­BLE­GAR AL ES­TA­DO CON SUS ASE­SI­NA­TOS Y CHANTAJES. TRAS SE­SEN­TA AÑOS DE AC­TI­VI­DAD, EUZKADI TA ASK

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - JA­VIER MAR­TÍN Y AL­BER­TO DE FRU­TOS

El anun­cio de la di­so­lu­ción de ETA po­ne fin, ofi­cial­men­te, a cer­ca de se­sen­ta años de ac­ti­vi­dad te­rro­ris­ta. Fun­da­da du­ran­te la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, ase­si­nó a más de ocho­cien­tas per­so­nas, la ma­yor par­te de ellas du­ran­te la de­mo­cra­cia. De la mano de va­rios es­pe­cia­lis­tas, re­cor­da­mos la his­to­ria de una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal que for­ma par­te del pa­sa­do re­cien­te más ne­gro de Es­pa­ña.

Sur­gi­da co­mo una aso­cia­ción an­ti­fran­quis­ta, en un prin­ci­pio se ba­ra­jó que su nom­bre fue­ra Abe­rri ta As­ka­ta­su­na, pe­ro sus res­pon­sa­bles lo des­car­ta­ron por­que el acró­ni­mo era la in­de­pen­den­cia de Eus­kal He­rria –la Co­mu­ni­dad Autónoma del País Vas­co en Es­pa­ña y la re­gión del País Vas­co fran­cés– pa­ra eri­gir­se en un es­ta­do in­de­pen­dien­te de cor­te so­cia­lis­ta, dis­tan­cián­do­se de las po­si­cio­nes con­ser­va­do­ras y ca­tó­li­cas del PNV.

ETA apro­ve­chó el fa­vo­ra­ble cal­do de cul­ti­vo que le brin­da­ba la pau­la­ti­na des­co in­de­pen­den­cia de Ar­ge­lia. En­tre sus fun­da­do­res se en­con­tra­ban Jo­sé Luis Ál­va­rez Em­par­za, alias Txi­llar­de­gui (fa­lle­ci­do en 2012), y Ju­len Ma­da­ria­ga, que to­da­vía vi­ve a sus 85 años. Cuan­do se con­me­mo­ra­ba el 25 aniver­sa­rio de la su­ble­va­ción - da in­ten­tó ha­cer des­ca­rri­lar un tren que trans­por­ta­ba a tro­pas fran­quis­tas. Fue su pri­me­ra ac­ción vio­len­ta. Al año si­guien­te, en el mo­nas­te­rio de Nues­tra Se­ño­ra de Be­lloc se ce­le­bró su pri­me­ra asam­blea, en Apar­te de la in­de­pen­den­cia, re­cha­za­ban su con­si­de­ra­ción co­mo par­ti­do po­lí­ti­co: se veían a sí mis­mos co­mo un ins­tru­men­to de li­be­ra­ción vas­ca, se des­li­ga­ban del fas­cis­mo y el co­mu­nis­mo y pre­ten­dían la acon­fe­sio­na­li­dad del Es­ta­do.

- ron cuál se­ría el me­jor mé­to­do pa­ra con adop­ta­ron la op­ción de la lu­cha ar­ma­da, –los atra­cos (el pri­me­ro en Ver­ga­ra en

SU OB­JE­TI­VO FI­NAL ERA LA IN­DE­PEN­DEN­CIA DE EUS­KAL HE­RRIA PA­RA ERI­GIR­SE EN UN ES­TA­DO IN­DE­PEN­DIEN­TE DE COR­TE SO­CIA­LIS­TA

LA PRI­ME­RA VÍC­TI­MA

Hay quien sos­tie­ne que su pri­me­ra víc­ti­ma mor­tal fue la ni­ña Begoña Urroz Iba­rro con­sig­na de la es­ta­ción Ama­ra de San Se cla­ro que ese atentado no fue obra de ETA. El ase­si­na­to del guar­dia ci­vil Jo­sé Par­di ini­cio de sus de­li­tos de san­gre. Los ase­si­nos hu­ye­ron del lu­gar de los he­chos, pe­ro, en el pos­te­rior dis­po­si­ti­vo de bús­que­da, de gra­ve­dad y po­co des­pués mu­rió en el hos­pi­tal.

El ré­gi­men re­do­bló sus es­fuer­zos pa­ra de­te­ner a los com­po­nen­tes de la ban­da. ban­qui­llo a die­ci­séis de ellos, de los que seis fueron con­de­na­dos a muer­te, si bien la pre­sión in­ter­na­cio­nal hi­zo que las con­de­nas no se eje­cu­ta­ran.

Sus ata­ques con­ti­nua­ron con ma­yor vi­ru­len­cia: en los días pre­vios a la Na al ré­gi­men, con el ase­si­na­to del en­ton­ces pre­si­den­te del go­bierno, Luis Ca­rre­ro Blan­co, cuan­do es­te vol­vía de oír mi­sa en la igle­sia de San Fran­cis­co de Bor­ja en Ma en la ca­fe­te­ría Ro­lan­do de la ca­lle Correo de Ma­drid. Mu­rie­ron 13 per­so­nas y otras mu­chas re­sul­ta­ron he­ri­das.

LA ESCISIÓN

No to­dos los miem­bros de la or­ga­ni­za­ción es­ta­ban por la vio­len­cia. Tras la ma­sa­cre mi­li­tar y la po­lí­ti­co-mi­li­tar, par­ti­da­ria es­ta úl­ti­ma de des­li­gar­se de la lu­cha ar­ma­da. De ETA po­lí­ti­co-mi­li­tar na­ció el par­ti­do Eus­kal Iraul­tza­ra­ko Al­der­dia, que nu­tri­ría la coa­li­ción Euz­ka­di­ko Ez­ke­rra, mien­tras que la ra­ma mi­li­tar apo­yó la crea­ción de

Ca­bría pen­sar que, tras la muer­te de - men y la ins­tau­ra­ción de una de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va, de­cae­ría la ac­ti­vi­dad de ETA. Na­da más le­jos de la reali­dad. De he­cho, de las más de 800 víc­ti­mas mor­ta­les que de­jó tras sí la ban­da te­rro­ris­ta sus - men­te cuan­do se asen­ta­ban el or­den cons­ti­tu­cio­nal y las li­ber­ta­des po­lí­ti­cas. ETA no lu­chó con­tra la dic­ta­du­ra: fue enemi­ga de la de­mo­cra­cia, y por la de­mo­cra­cia fue de­rro­ta­da.

En la dé­ca­da de los ochen­ta, los aten­ta­dos más san­grien­tos fueron el de la pla­za de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na en Ma­drid el de Hi­per­cor de Bar­ce­lo­na, que se­gó la con­tra la ca­sa-cuar­tel de Za­ra­go­za, que ma­tó a va­rios guar­dias ci­vi­les, sus es­po­sas e hi­jos en di­ciem­bre del mis­mo año. An­tes, que no ca­bían crí­ti­cas, mu­cho me­nos di años se­ten­ta una de sus miem­bros más ac­ti­vas, era ase­si­na­da en sep­tiem­bre de a co­mien­zos de esa mis­ma dé­ca­da la or­ga­ni­za­ción, en desacuer­do con la du­re­za im­pues­ta por ETA en aquel mo­men­to. A la vez, su afán por cap­tar fon­dos me­dian­te los se­cues­tros al­can­za­ron su pun­to ál­gi­do. En­tre es­tos úl­ti­mos, el del em­pre­sa­rio

EL PRIN­CI­PIO DEL FIN

La dé­ca­da de los no­ven­ta iba a su­po­ner im­pli­ca­ción, ca­da vez ma­yor, de en­ti­da­des - les y en una reac­ción va­lien­te de to­da la so­cie­dad es­pa­ño­la, que sa­lió a la ca­lle por mi­llo­nes, sen­si­bi­li­za­da an­te la cruel­dad de la ban­da. Los aten­ta­dos, por su­pues­to, con­ti­nua­ban y man­te­nían su fer­vor san­grien­to. Los co­ches bom­ba con­tra la ca­sa

ETA HA­BÍA CAVADO SU TUM­BA. PE­SE A ELLO, CO­MO EL ANI­MAL HE­RI­DO QUE ERA, CON­TI­NUÓ ASESTANDO GOL­PES, MA­TAN­DO

fur­gón en el que via­ja­ban tra­ba­ja­do­res ci­vi­les de la Ar­ma­da en Puen­te de Va­lle­cas

- yor golpe po­li­cial con­tra sus fuer­zas. La cú­pu­la de la ban­da, reuni­da en un cha­lé en la lo­ca­li­dad fran­ce­sa de Bi­dart, era de­te­ni­da por la Po­li­cía fran­ce­sa si­guien­do los - dia Ci­vil. La des­es­ta­bi­li­za­ción ge­ne­ra­da - cas de la lla­ma­da ka­le bo­rro­ka, es de­cir, la vio­len­cia ca­lle­je­ra. Un año des­pués, en

Los se­cues­tros con­ti­nua­ban sien­do una de las lí­neas de ac­tua­ción más usa­das pa­ra - cas. Es­to úl­ti­mo pre­ten­dían al­can­zar con el rap­to del fun­cio­na­rio de pri­sio­nes Jo­sé An­to­nio Or­te­ga La­ra, quien per­ma­ne­ció re­te­ni­do en un zu­lo du­ran­te 532 días, en ab­so­lu­ta­men­te de­ma­cra­do, se con­vir­tió des­de el pri­mer mo­men­to en la de la cruel­dad de ETA.

Po­cos días des­pués, otro se­cues­tro, el del jo­ven con­ce­jal del PP en Er­mua, Mi­guel Án­gel Blan­co, y su pos­te­rior ase­si­na­to - bierno de Jo­sé Ma­ría Az­nar de acer­car los pre­sos de la ban­da al País Vas­co, co­mo es­ta es­pa­ño­la, en una ola de ma­ni­fes­ta­cio­nes nun­ca an­tes vis­ta en la lu­cha con­tra la ban­da, que es­ta­ba más so­la que nun­ca.

LOS ÚL­TI­MOS AÑOS DE TE­RROR

ETA ha­bía cavado su tum­ba. Pe­se a ello, co­mo el ani­mal he­ri­do que era, con­ti­nuó asestando gol­pes, ma­tan­do. Por otro la­do, - dad vas­ca, pro­vo­có la su­ce­sión de tre­guas y ne­go­cia­cio­nes con el Es­ta­do, con es­ca­so con el PSOE y Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro en el po­der. Sin co­mu­ni­ca­do pre­vio de rup­tu­ra, el 30 de di­ciem­bre de ese mis­mo año un atentado con co­che bom­ba en la Ma­drid, rom­pía uni­la­te­ral­men­te di­cha tre­gua.

Ren­quean­te por los gol­pes po­li­cia­les y la mar­gi­na­ción to­tal, des­pués de va­rios anun­cios de sen­ti­do si­mi­lar, el 20 de oc lu­cha ar­ma­da.

Se­sen­ta años d e su­fri­mien­to y nin­gún ob­je­ti­vo po­lí­ti­co lo­gra­do. El pun­to fi­nal de ETA ha si­do pre­ce­di­do por di­ver­sas "tre­guas" y ne­go­cia­cio­nes.

El ase­si­na­to de Jo­sé Par­di­nes, el 7 de ju­nio de 1968, se con­si­de­ra el pri­mer ase­si­na­to de ETA. El guar­dia ci­vil ha­bía si­do des­ti­na­do po­co an­tes al des­ta­ca­men­to de Trá­fi­co de San Se­bas­tián.

De iz­quier­da a de­re­cha, el atentado de Hi­per­cor en la ave­ni­da Me­ri­dia­na de Bar­ce­lo­na, el pai­sa­je des­pués de la ex­plo­sión de la ca­fe­te­ría Ro­lan­do, los seis con­de­na­dos a muer­te en el pro­ce­so de Bur­gos y la li­be­ra­ción de Or­te­ga La­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.