Es­pa­ño­les con­tra Rommel

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - ÓS­CAR HE­RRA­DÓN

EL AVAN­CE ALIA­DO CON­TRA ROMMEL EN EL NOR­TE DE ÁFRI­CA FUE UNO DE LOS MÁS IM­POR­TAN­TES GOL­PES ES­TRA­TÉ­GI­COS PA­RA LA DE­RRO­TA DEL TER­CER REICH, FA­CI­LI­TAN­DO EL CO­MIEN­ZO DE LA IN­VA­SIÓN DE EU­RO­PA POR EL ME­DI­TE­RRÁ­NEO. NO OBS­TAN­TE, LU­CHAR CON­TRA LAS FUER­ZAS COMANDADAS POR EL “ZO­RRO DEL DE­SIER­TO”, EL AFRIKA KORPS, NO FUE NI MU­CHO ME­NOS SEN­CI­LLO, Y SÍ UN CA­MINO SEM­BRA­DO DE SAN­GRE Y MUER­TE EN EL QUE DES­TA­CA­RON LAS AC­CIO­NES DE NU­ME­RO­SOS COMBATIENTES ES­PA­ÑO­LES.

Tras las im­pa­ra­bles vic­to­rias ini­cia­les de los ca­rros de com­ba­te ale­ma­nes, los Pan­zer que pa­re­cían im­ba­ti­bles, co­men­za­ron los éxi­tos, no siem­pre ab­so­lu­tos, de las fuer­zas alia­das; di­ver­sos epi­so­dios bé­li­cos que tu­vie­ron co­mo pro­ta­go­nis­tas a mu­chos es­pa­ño­les que se ha­bían vis­to obli­ga­dos a exi­liar­se de su país tras la vic­to­ria fran­quis­ta en la re­cien­te Gue­rra Ci­vil.

La “Nue­ve”, nom­bre con el que se co­no­cía po­pu­lar­men­te a la 9ª Com­pa­ñía de la 2ª Di­vi­sión Blin­da­da de la Fran­cia Li­bre, for­ma­da ca­si ín­te­gra­men­te por unos 150 re­pu­bli­ca­nos es­pa­ño­les a las ór­de­nes del ge­ne­ral Le­crerc, es qui­zá el as­pec­to más co­no­ci­do de aque­lla im­por­tan­te par­ti­ci­pa­ción de nues­tro país en la lu­cha con­tra la es­vás­ti­ca –con­tra­pues­ta a la Di­vi­sión Azul fran­quis­ta que op­tó por de­fen­der al Ter­cer Reich en las he­la­das es­te­pas ru­sas–, pe­ro exis­tie­ron otras com­pa­ñías en las que abun­da­ron sol­da­dos es­pa­ño­les cu­yas ha­za­ñas fueron me­nos pu­bli­ci­ta­das pe­ro no por ello me­nos re­le­van­tes en el trans­cur­so de la con­tien­da.

Una de las gran­des ha­za­ñas bé­li­cas en es­te sen­ti­do ten­dría lu­gar en Bir Hakeim, un an­ti­guo for­tín oto­mano si­tua­do a unos 65 ki­ló­me­tros al su­r­oes­te de Tobruk, en Li­bia. Se­gún el ge­ne­ral Ber­nard Saint Hi- llier, Bir Hakeim era “Un sim­ple cru­ce de pis­tas en un de­sier­to ári­do, pe­dre­go­so y des­nu­do que ba­rren los vien­tos de are­na, Bir Hakeim se ve por to­das par­tes”. An­to­nio Vi­la­no­va des­cri­be en su li­bro Los

Ol­vi­da­dos lo que era aquel cam­po atrin­che­ra­do: “Era una pe­que­ña es­ta­ción de agua­da en­cla­va­da en un cru­ce de pis­tas en pleno de­sier­to, a unos se­sen­ta ki­ló­me­tros de la cos­ta y al bor­de de los in­men­sos are­na­les de Ci­re­nai­ca. Al no­roes­te, en la co­ta 186, se en­cuen­tran lo que lla­man “Les Ma­me­lles” (Las Te­tas), unos pe­que­ños mon­tícu­los que son dos an­ti­guas cis­ter­nas re­cu­bier­tas por la are­na. A tres ki­ló­me­tros al sur, en lí­nea rec­ta, se en­cuen­tran los ves­ti­gios de un an­ti­guo for­tín ára­be. En­tre am­bos y a la de­re­cha se ex­ten­día la po­si­ción mi­li­tar de Bir Hakeim. El sue­lo no era ri­gu­ro­sa­men­te ho­ri­zon­tal, sino que, ba­jo el efecto de los vien­tos, se on­du­la­ba en du­nas de es­ca­sa al­ti­tud. El ca­lor era es­pan­to­so (…)”. Con­si­de­ra­do de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra am­bos con­ten­dien­tes en la lu­cha por el con­trol del nor­te afri­cano, era un si­tio prác­ti­ca­men­te des­pro­te­gi­do an­te un ata­que enemi­go.

PRE­PA­RAN­DO LAS DE­FEN­SAS

El for­tín fue en un prin­ci­pio ocu­pa­do por tro­pas neo­ze­lan­de­sas pro­ce­den­tes de Si­ria, pe­ro una vez que las tro­pas de la Fran­cia Li­bre –cu­yo co­man­dan­te en je­fe era el ge­ne­ral Char­les De Gau­lle, exi­lia­do en Lon­dres– in­ter­vi­nie­ron en la cam­pa­ña del nor­te de Áfri­ca, la se­gu­ri­dad del en­cla­ve se­ría con­fia­da a la Pri­me­ra Bri­ga­da de la Fran­cia Li­bre ( 1BFL). Es­to for­ma­ba par­te de un plan del ge­ne­ral Ritchie, al fren­te del 8º Ejér­ci­to Bri­tá­ni­co, quien ideó una lí­nea de­fen­si­va de nor­te a sur con po­si­cio­nes for­ti­fi­ca­das –co­no­ci­das co­mo box–, de las cua­les la más me­ri­dio­nal era Bir Hakeim.

Era ne­ce­sa­rio fre­nar el avan­ce del ge­ne­ral Rommel, el ca­ris­má­ti­co “Zo­rro del

UNA DE LAS GRAN­DES HA­ZA­ÑAS BÉ­LI­CAS EN ES­TE SEN­TI­DO TEN­DRÍA LU­GAR EN BIR HAKEIM, A UNOS 65 KI­LÓ­ME­TROS AL SU­R­OES­TE DE TOBRUK

AL­RE­DE­DOR DE UN MI­LLAR DE AQUE­LLOS LEGIONARIOS ERAN RE­PU­BLI­CA­NOS QUE SE HA­BÍAN EN­RO­LA­DO PA­RA EVI­TAR LOS CAM­POS DE CON­CEN­TRA­CIÓN GALOS

De­sier­to” que se­ría con­de­co­ra­do por el propio Hitler y más tar­de de­fe­nes­tra­do por él, al fren­te de 45.000 hom­bres del Afrika Korps y de seis di­vi­sio­nes ita­lia­nas que, a prin­ci­pios de 1942, re­ini­cia­ba su ofen­si­va pa­ra to­mar el puer­to de Tobruk, pa­so pre­vio pa­ra la con­quis­ta de Ale­jan­dría y el Ca­nal de Suez en las an­sias ex­pan­sio­nis­tas del ré­gi­men de Berlín.

Los box más re­for­za­dos se ha­lla­ban al nor­te, en Ain-el-Ga­za­la y en Gott-el-Oua­leb y la pro­tec­ción de Bir Hakeim, co­mo di­go, se le en­car­gó a la Pri­me­ra Bri­ga­da de la Fran­cia Li­bre. És­ta es­ta­ba com­pues­ta por la Le­gión Ex­tran­je­ra (13ª De­mi-Bri­ga­de), ba­jo el man­do del co­ro­nel Di­mi­tri Ami­lak­va­ri, un prín­ci­pe geor­giano que ha­bía lu­cha­do jun­to a los ru­sos blan­cos y que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, de­bía co­man­dar a mu­chos es­pa­ño­les ideo­ló­gi­ca­men­te an­ta­gó­ni­cos –si­tua­ción que, sin em­bar­go, pa­re­ce que no ge­ne­ró nin­gún con­flic­to–; tam­bién por otra De­mi-Bri­ga­de y dos ba­ta­llo­nes de in­fan­te­ría de ma­ri­na for­ma­dos por fran­ce­ses, sub­saha­ria­nos, ma­gre­bíes, li­ba­ne­ses, po­li­ne­sios e in­do­chi­nos.

Al­re­de­dor de mi­llar de aque­llos legionarios, so­bre cu­ya ci­fra exac­ta no hay con­sen­so en­tre los his­to­ria­do­res, eran re­pu­bli­ca­nos es­pa­ño­les que se ha­bían en­ro­la­do pa­ra evi­tar los cam­pos de con­cen­tra­ción fran­ce­ses –al­gu­nos de ellos ya ha­bían com­ba­ti­do en mi­sio­nes pre­vias en No­rue­ga, Eri­trea y Si­ria y lo ha­rían más tar­de en Italia y en Nor­man­día–, mu­chos mi­li­tan­tes so­cia­lis­tas, anar­quis­tas o miem­bros del POUM, el Par­ti­do Obre­ro de Uni­fi­ca­ción Mar­xis­ta.

La 1BFL es­ta­ba man­da­da por el ge­ne­ral ga­lo Pie­rre Koe­ning y dis­po­nía de un ar­ma­men­to for­ma­do por 24 ca­ño­nes de 75 mm y 47 de 25 –la ma­yor par­te ma­ne­ja­dos por es­pa­ño­les, de­bi­do a su ex­pe­rien­cia en Es­pa­ña con­tra blin­da­dos du­ran­te la Gue­rra Ci­vil–, 44 mor­te­ros, 72 ame­tra­lla­do­ras y fu­si­les ame­tra­lla­do­res, 28 ca­ño­nes an­ti­aé­reos y ocho ame­tra­lla­do­ras an­ti­aé­reas, ade­más de 65 tan­que­tas bri­tá­ni­cas Bren-Ca­rrier, co­no­ci­das co­lo­quial­men­te por los sol­da­dos co­mo “mu­cha­chas de ser­vi­cio”, por­que de­cían que ser­vían pa­ra to­do.

En unos días, los hom­bres de la 1BFL re­con­vir­tie­ron Bir Hakeim en un cam­po atrin­che­ra­do en for­ma trian­gu­lar con un pe­rí­me­tro de 17 ki­ló­me­tros ro­dea­do de alam­bra­das y un cam­po fuer­te­men­te mi­na­da. A su vez, ca­va­ron 1.200 trin­che­ras y po­zos de ti­ra­dor, y en­te­rra­ron gran par­te del ar­ma­men­to e in­clu­so la en­fer­me­ría, si­tua­da ba­jo el ni­vel del sue­lo. Unas obras ver­ti­gi­no­sas que Koe­ning su­per­vi­sa­ba subido a la mo­to si­de­car con­du­ci­da por su en­la­ce, pre­ci­sa­men­te un es­pa­ñol de ape­lli­do Ca­rri­llo.

CO­MIEN­ZA EL ATA­QUE

El ata­que ger­mano-ita­liano con­tra las lí­neas alia­das se­ría en­ca­be­za­do por tres di­vi­sio­nes ita­lia­nas –Bres­cia, Pa­via y Arie­te– y otras tres ale­ma­nas –la 15, la 21 y la li­ge­ra 90, del Afrika Korps–. Gra­cias al pri­mer par­te de la Sép­ti­ma Di­vi­sión bri­tá- ni­ca, ex­pe­di­do a las 7.30 ho­ras del día 27 de ma­yo, sa­be­mos có­mo co­men­zó to­do: “El enemi­go ha ini­cia­do su maniobra de en­vol­vi­mien­to, in­ten­sa­men­te apo­ya­do por su avia­ción y su ar­ti­lle­ría, y se lo­ca­li­zan, por el S y el SE, gran nú­me­ro de tan­ques y vehícu­los di­ver­sos (…) Po­co des­pués se di­vi­san una cin­cuen­te­na de ca­rros de asal­to ita­lia­nos que ini­cian el ata­que en or­den des­ple­ga­do. De­trás avan­za un se­gun­do es­ca­lón com­pues­to por otros trein­ta tan­ques…”.

En su avan­ce, al­can­za­dos por pro­yec­ti­les y ob­je­ti­vo de las múl­ti­ples minas, va­rios

aco­ra­za­dos ita­lia­nos de la 132ª Di­vi­sión Blin­da­da “Arie­te” que­da­rán in­mo­vi­li­za­dos, aun­que el res­to con­ti­núa y una se­gun­da olea­da po­ne di­rec­ción ha­cia el sec­tor que de­fien­den los legionarios es­pa­ño­les, dis­pa­ran­do a los tan­ques in­clu­so con los an­ti­aé­reos. En me­dio del caos, tie­ne lu­gar un ac­to ca­si te­me­ra­rio de de­fen­sa, que co­no­ce­mos gra­cias a de­cla­ra­cio­nes que el ge­ne­ral ga­lo Jac­ques Pâ­ris de Bo­llar­diè­re hi­zo al his­to­ria­dor Er­wan Ber­got, que na­rra lo su­ce­di­do a con­ti­nua­ción: “Por en­ci­ma de aque­lla barahúnda artillera, se em­pe­za­ron a oír gri­tos en es­pa­ñol, mien­tras los tan­ques ita­lia­nos iban y ve­nían, aplas­tan­do to­do lo que sa­lía al pa­so y ame­tra­llan­do a man­sal­va. Pa­re­ce que los es­toy oyen­do: ‘¡Có­mo en Ma­drid, ca­ma­ra­das! ¡A por ellos!’”.

Tras in­mo­vi­li­zar los tan­ques de la Di­vi­sión “Arie­te”, “los legionarios se subían a ellos, la em­pren­dían a ti­ros con sus ocu­pan­tes, dis­pa­ran­do por las as­pi­lle­ras, has­ta que se abrían las to­rre­tas y las por­te­zue­las…”. Un es­ce­na­rio real­men­te in­fer­nal en el que era di­fí­cil orien­tar­se. Se­gún La Bo­llar­diè­re: “Las bo­te­llas de ga­so­li­na sal­ta­ban por to­dos la­dos: aque­llo fue una es­pe­cie de fue­gos ar­ti­fi­cia­les to­tal­men­te des­co­no­ci­da pa­ra no­so­tros, si bien es cier­to que los legionarios los ha­bían prac­ti­ca­do ya en No­rue­ga, aun­que en es­ca­la mu­cho más re­du­ci­da…”. Aquel epi­so­dio aca­ba­ría sien­do co­no­ci­do co­mo “el re­ci­tal es­pa­ñol de Bir Hakeim” por la bra­vu­ra de los sol­da­dos de nues­tros país, que sin em­bar­go no pu­die­ron evi­tar la tra­ge­dia.

Mu­chos blin­da­dos ita­lia­nos que­da­ron inu­ti­li­za­dos en el cam­po de minas y sus tri­pu­lan­tes he­chos pri­sio­ne­ros. Des­pués, los ata­can­tes op­ta­ron por re­ple­gar­se, de­jan­do en el cam­po de ba­ta­lla 36 blin­da­dos y 90 sol­da­dos cap­tu­ra­dos. En los 45 mi­nu­tos que duraron los com­ba­tes, la Di­vi­sión “Arie­te” que­dó re­du­ci­da a 46 tan­ques, se­gún cuen­ta Joa­quín Ma­ñes Pos­ti­go en su li­bro La Le­gión Ex­tran­je­ra y sus es­pa­ño­les (1831-2017).

El ca­bo 1º de la ar­ti­lle­ría an­ti­tan­ques era el bar­ce­lo­nés Jo­sé Millán Vi­cen­te –ver re­cua­dro–, que na­rra aquel éxi­to prin­ci­pal­men­te co­ro­na­do por es­pa­ño­les: “Las tres cuar­tas par­tes de los tan­ques ita­lia­nos pues­tos fue­ra de com­ba­te lo fueron por los an­ti­tan­ques del 7´5. Y es­to, a los es­pa­ño­les, ade­más de res­ta­ble­cer la ver­dad, no nos qui­ta el me­nor mé­ri­to; pues­to que, de los tres pe­lo­to­nes de an­ti­tan­ques que ope­ra­ron fren­te a las olea­das de blin­da­dos ita­lia­nos in­fil­tra­dos, dos es­ta­ban man­da­dos por gen­te nues­tra: uno por En­ri­que Mar­co Na­dal,

“POR EN­CI­MA DE AQUE­LLA BARAHÚNDA ARTILLERA, SE EM­PE­ZA­RON A OÍR GRI­TOS EN ES­PA­ÑOL, MIEN­TRAS LOS TAN­QUES ITA­LIA­NOS IBAN Y VE­NÍAN", DI­JO EL GE­NE­RAL

de Va­len­cia, y el otro por Jo­sé, Ar­te­ro, de Ta­rras­sa. Yo com­ba­tía con En­ri­que”.

UNA TRAM­PA MOR­TAL

Los ata­ques con­ti­nua­ron va­rios días más, con in­ten­so apo­yo ar­ti­lle­ro y aé­reo. La lí­nea de bo­xes, que iba des­de la cos­ta, en Tobruk, has­ta el de­sier­to en Bir Hakeim, de­fen­di­do por la 150 Bri­ga­da bri­tá­ni­ca, cae­ría en po­der del ge­ne­ral Rommel la no­che del 31 de ma­yo al 1 de ju­nio, un ver­da­de­ro desas­tre pa­ra los alia­dos en el que se cap­tu­ró a 3.000 pri­sio­ne­ros y se in­cau­ta­ron 124 ca­ño­nes y un cen­te­nar de vehícu­los. Y aun­que aque­llo per­mi­tió a los ata­can­tes des­viar im­por­tan­tes efec­ti­vos y rea­li­zar un ma­yor kadj de fue­go, obli­gó a los de­fen­so­res a pro­lon­gar su re­sis­ten­cia, pre­vis­ta en un prin­ci­pio pa­ra diez días, has­ta ca­tor­ce lar­gas y ago­ta­do­ras jor­na­das, lo que, a pe­sar de las con­si­guien­tes pér­di­das hu­ma­nas y ma­te­ria­les, aca­ba­ría sien­do be­ne­fi­cio­so pa­ra el ban­do alia­do. Pe­ro no ade­lan­te­mos acon­te­ci­mien­tos.

Las co­sas se com­pli­ca­rían cuan­do el 1 de ju­nio Koe­nig re­ci­be la no­ti­cia de que la prin­ci­pal po­si­ción de la lí­nea de­fen­si­va, Gott-el-Oua­leb, ha­bía caí­do y que el Ba­ta­llón del Pa­cí­fi­co que en­vió en su ayu­da re­gre­sa mer­ma­do. De esa for­ma, el Zo­rro del De­sier­to te­nía vía li­bre pa­ra to­mar Tobruk. Sin em­bar­go, Rommel no es­ta­ba dis­pues­to a de­jar en su re­ta­guar­dia un en­cla­ve de las ca­rac­te­rís­ti­cas de Bir Hakeim. Los hom­bres de Koe­nig de­be­rán de­fen­der­lo sin ayu­da.

El se­gun­do gran des­plie­gue con­tra el cam­po atrin­che­ra­do tu­vo lu­gar a las 7 de la ma­ña­na del 2 de ju­nio de 1942 y fue en­ca­be­za­do por 150 ca­rros de com­ba­te de la 90 Di­vi­sión Li­ge­ra ale­ma­na, al sud­es­te de Bir Ka­keim, y por la di­vi­sión mo­to­ri­za­da ita­lia­na Tries­te, que to­mó po­si­cio­nes en el nor­des­te.

Tras pe­dir una vez más la ren­di­ción de los sol­da­dos de Su Ma­jes­tad, en­tre ellos ca­si 1.000 es­pa­ño­les, y an­te la reite­ra­da ne­ga­ti­va de és­tos a de­jar las ar­mas, el Afrika Korps lan­zó du­ran­te to­do el día un cons­tan­te diluvio de ar­ti­lle­ría. Sin em­bar­go, los hom­bres de Koe­nig si­guie­ron ne­gán­do­se a la ren­di­ción ofre­ci­da por los ale­ma­nes y re­sis­tie­ron el fe­roz ata­que con el apo­yo de las tan­que­tas –y co­ber­tu­ra aé-

TRAS PE­DIR UNA VEZ MÁS LA REN­DI­CIÓN DE LOS SOL­DA­DOS DE SU MA­JES­TAD, EL AFRIKA KORPS LAN­ZÓ UN CONS­TAN­TE DILUVIO DE AR­TI­LLE­RÍA

rea de la RAF, que tam­bién cau­sa­ría ba­jas en­tre sus pro­pios alia­dos, y de la ar­ti­lle­ría de la 7ª Bri­ga­da Mo­to­ri­za­da Bri­tá­ni­ca–, que re­cha­za­ron las con­ti­nuas in­cur­sio­nes de los Pan­zer y de la in­fan­te­ría ita­lo-ale­ma­na. A pe­sar de la llu­via de bom­bas y balas, del hu­mo que to­do lo en­vol­vía y de que es­ta­ban cer­ca­dos por prác­ti­ca­men­te ba­ta­llón se­ña­la­ron que en el Ebro lo ha­bían pa­sa­do peor. Se es­ta­ban ga­nan­do a pul­so su jus­ta fa­ma de in­tré­pi­dos.

El día 6 vol­vie­ron a ata­car con fe­ro­ci­dad, y los de­fen­so­res re­sis­tie­ron con tal en­tre­ga que el propio Rommel es­cri­bió en su dia­rio: “Y con to­do, al día si­guien­te, cuan­do mis tro­pas vol­vie­ron a sa­lir, fueron aco­gi­das con un fue­go vio­len­to, cu­ya in­ten­si­dad no ha­bía dis­mi­nui­do des­de la vís­pe­ra. El ad­ver­sa­rio, en­te­rra­do en sus agu­je­ros in­di­vi­dua­les, se­guía sien­do in­vi­si­ble. Ne­ce­si­ta­ba Bir Hakeim, de ello de­pen­día la suer­te de mi Ejér­ci­to”.

“EL ATA­QUE FI­NAL”

El más implacable de los bombardeos aé­reos tu­vo lu­gar en la ma­dru­ga­da del día 8 de ju­nio, cuan­do tras or­de­nar Rommel caer sus bom­bas con una es­cua­dri­lla de 45 Stu­kas, 3 Ju-88 y 10 Me-110 –los te­mi­bles ca­zas a reac­ción de la Luft­waf­fe–, es­col­ta­dos por 54 ca­za-bom­bar­de­ros en un ral J. Von Wal­dau. Aque­lla ofen­si­va aé­rea se­ría de­ci­si­va pa­ra la to­ma ale­ma­na de la pla­za. Pe­ro aún así se­guían re­sis­tien­do; a pe­sar de que el ca­lor era in­so­por­ta­ble, de que los ví­ve­res, el agua y la mu­ni­ción se es­ta­ban ago­tan­do y a que al ruido en­sor­de­ce­dor del ta­ble­teo de las ame­tra­lla­do­ras y las ex­plo­sio­nes se unía una es­pe­sa nie­bla pro­vo­ca­da por el fue­go con­ti­nuo.

El día 9, de­ses­pe­ra­do, Rommel lan­zó un nue­vo ata­que con blin­da­dos e in­fan­te­ría al gri­to de “Vor­wärts! Avan­ti!”. Esa tar­de, ya prác­ti­ca­men­te sin re­ser­vas de nin­gún ti­po, el man­do del Oc­ta­vo Ejér­ci­to bri­tá­ni­co, que ha­bía po­di­do re­ple­gar­se gra­cias a la con­ten­ción de los de­fen­so­res de Bir Hakeim so­bre las fuer­zas ale­ma­nas, co­mu­ni­ca­ría a Koe­nig que la po­si­ción ya no era es­tra­té­gi­ca y que de­bían eva­cuar­la. Lo ha­rían la no­che del día 10, pe­ro has­ta ese de­li­ca­do mo­men­to, a lo lar­go del día, su­fri­rían el ma­yor ata­que aé­reo de to­do el si­tio a ma­nos de 130 bom­bar­de­ros Ju 87 Stu­ka que cau­sa­rían enor­mes da­ños a la ya de por sí cas­ti­ga­da de­fen­sa. Los ale­ma­nes apro­ve­cha­ron la con­fu­sión pa­ra abrir una bre­cha en la lí­nea de­fen­si­va, pe­ro los legionarios y las tan­que­tas, co­man­da­dos por el ca­pi­tán Pie­rre Mess­mer –fu­tu­ro pri­mer mi­nis­tro ga­lo–, lo­gra­rían, una vez más, re­pe­ler­los. Un ase­dio te­rri­ble y una re­sis­ten­cia he­roi­ca. Pe­ro aún que­da­ba lo peor: pre­pa­rar la eva­cua­ción.

EL MÁS IMPLACABLE DE LOS BOMBARDEOS AÉ­REOS TU­VO LU­GAR EN LA MA­DRU­GA­DA DEL DÍA 8 DE JU­NIO, TRAS OR­DE­NAR ROMMEL EL ATA­QUE FI­NAL

EL MA­YOR LO­GRO ALIA­DO DE LA BA­TA­LLA DE BIR HAKEIM FUE LA RA­LEN­TI­ZA­CIÓN DE LA OFEN­SI­VA ALE­MA­NA SO­BRE EL CA­NAL DE SUEZ

que los za­pa­do­res-mi­na­do­res de la Le­gión Ex­tran­je­ra, ape­nas caí­da la no­che, de­bían abrir en la zo­na mi­na­da un co­rre­dor pa­ra la evasión de unos 200 me­tros de an­cho y re­unir­se en un de­ter­mi­na­do mo­jón de la pis­ta mi­li­tar bri­tá­ni­ca nú­me­ro 837, a unos 10 km al no­res­te del for­tín. Los legionarios, la ma­yo­ría de los cua­les te­nían na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la, fueron los pri­me­ros en sa­lir pa­ra enemi­go, has­ta que el res­to de la bri­ga­da hu­bie­ra sa­li­do de Bir Hakeim. Los fran­ce­ses se aba­lan­za­ron ha­cia el sud­oes­te, en pe­que­ños gru­pos mo­to­ri­za­dos, des­ta­can­do los Bren Ca­rrier del ca­pi­tán La­ma­ze, que fue uno de los que ca­yó en la re­ti­ra­da.

El ge­ne­ral Koe­nig, jun­to con Ami­lak­va­ri, atra­ve­só un cam­pa­men­to enemi­go con su vehícu­lo, que cu­rio­sa­men­te es­ta­ba de la Le­gión Ex­tran­je­ra, la in­gle­sa Susan Tra­vers, y lo­gró, con una do­sis tre­men­da de ha­bi­li­dad y de suer­te a la vez, po­ner­se a sal­vo en Gasr el Abid. So­bre las ocho de la ma­ña­na del día 11 la ma­yo­ría de los hom­bres de la Bri­ga­da fran­ce­sa ha­bían lle­ga­do a las lí­neas bri­tá­ni­cas, aun­que, co­mo se­ña­la Ma­ñes Pos­ti­go, has­ta va­rios días des­pués se es­tu­vie­ron res­ca­tan­do a gru­pos ais­la­dos.

El le­gio­na­rio bar­ce­lo­nés Millán Vi­cen­te lo con­ta­ba así en el li­bro de E. Pons Pra­des: No­so­tros sa­li­mos po­co an­tes de me­dia no­che. Te­nía­mos ci­ta con los ele­men­tos mo­to­ri­za­dos bri­tá­ni­cos en un pun­to don­de los in­gle­ses te­nían ins­ta­la­da una ga­so­li­ne­ra vo­lan­te. Yo sa­lí jun­to con uno de Ta­rra­sa, Jo­sé Ar­te­ro, que cae­ría pri­sio­ne­ro aquel mis­mo día. Per­di­mos a bas­tan­te gen­te, a cau­sa de los ame­tra­lla­mien­tos aé­reos y otros se des­pis­ta­ron y no en­con­tra­ron los ca­mio­nes. Tres jor­na­das du­ró nues­tra mar­cha y a me­di­da que nos re­cu­pe­ra­ban, los in­gle­ses nos en­via­ban a Is­mai­lia, a ori­llas del Ni­lo, don­de se re­or­ga­ni­za­ría la 13 Se­mi-Bri­ga­da”.

Unos po­cos que lo­gra­ron cru­zar el cer­co, apa­re­cie­ron has­ta una se­ma­na des­pués an­te las po­si­cio­nes bri­tá­ni­cas, en­tre los que se en­con­tra­ban legionarios es­pa­ño­les, co­mo Ru­fí el Ya­yo, bar­ce­lo­nés, que era un ca­dá­ver an­dan­te, tal y co­mo lo des­cri­bió Millán Vi­cen­te en el li­bro de Pons Pra­des.

De los 3.703 hom­bres de la bri­ga­da, 2.700 efec­ti­vos lo­gra­ron rom­per el cer­co y re­agru­par­se en las lí­neas bri­tá­ni­cas. Cuan­do los ale­ma­nes en­tra­ron en el cam­po, el día 11 de ju­nio, 93 de sus úl­ti­mos de­fen­so­res per­die­ron la vi­da y los ale­ma­nes se hi­cie­ron car­go de ca­si un cen­te­nar y me­dio de he­ri­dos y otros tan­tos pri­sio­ne­ros que fueron en­via­dos a Bi­zer­ta, en Tú­nez, y allí em­bar­ca­dos con des­tino a Italia –ver re­cua­dro–.

El ma­yor lo­gro alia­do de la ba­ta­lla de Bir Hakeim, a pe­sar de la de­rro­ta, fue la ra­len­ti­za­ción de la ofen­si­va ale­ma­na so­bre el Ca­nal de Suez. El propio Wins­ton Chur­chill se­ña­ló: “Al re­tra­sar quin­ce días la ofen­si­va de Rommel, los fran­ce­ses li­bres de Bir Hakeim han con­tri­bui­do a sal­va­guar­dar la suer­te de Egip­to y del Ca­nal de Suez”.

Aun­que va­rios días más tar­de el Zo­rro del De­sier­to en­tra­ba en Tobruk, obli­gan­do a que las fuer­zas alia­das se re­ti­ra­ran has­ta El Ala­mein, el úl­ti­mo bas­tión de­fen­si­vo an­tes de Ale­jan­dría y el Ca­nal de Suez, las tro­pas de Rommel ha­bían lle­ga­do ex­haus­tas, sin com­bus­ti­bles y su­mi­nis­tros, lo que per­mi­tió a los alia­dos pa­rar la ofen­si­va ale­ma­na. Los es­pa­ño­les que in­te­gra­ron la 13ª Me­dia Bri­ga­da de la Le­gión Ex­tran­je­ra ha­bían con­tri­bui­do so­bre­ma­ne­ra a aque­lla vic­to­ria, que su­po­nía un re­tro­ce­so im­por­tan­te del Eje en el ca­mino a la vic­to­ria, aquel “re­ci­tal es­pa­ñol” que me­re­ce su lu­gar en la his­to­ria.

So­bre es­tas lí­neas, Rommel en el fren­te. De­ba­jo, De Gau­lle con Koe­nig en Egip­to en el mes de ju­lio de 1942, pa­san­do re­vis­ta a las tro­pas.

A la iz­quier­da, el co­ro­nel Di­mi­tri Ami­lak­va­ri, que se en­con­tra ba al fren­te d e la 13ª De­mi Bri­gad e. Ba­jo es tas lí­neas, el ge­ne­ral ga­lo Jac­ques Pâ­ris d e Bo­llar­diè­re, una d e las fi­gu­ras prin­ci­pa­les en la d e fen­sa d el for­tín.

El avan­ce de Rommel so­bre Bir Hakeim se to­pó con la fie­re­za de la Fran­cia Li­bre, en la que com­ba­tían nu­me­ro­sos es­pa­ño­les.

A la iz­quier­da, el ge­ne­ral Pie­rre Koe­nig, ma­ris­cal de Fran­cia y uno de los hé­roes de la 13 De­mi Bri­ga­de. A la de­re­cha y ba­jo es­tas lí­neas, dis­tin­tos mo­men­tos de la ba­ta­lla.

Arri­ba, el ca­bo 1º de la ar­ti­lle­ría an­ti­tan­ques Jo­sé Millán Vi­cen­te, ve­te­rano de la gue­rra de Es­pa­ña. De­ba­jo, la in­gle­sa Susan Tra­vers, la úni­ca mu­jer en las fi­las de la Le­gión Ex­tran­je­ra.

El po­lí­ti­co fran­cés Pie­rre Mess­mer, ve­te­rano de las Fuer­zas de la Fran­cia Li­bre, com­ba­tió tam­bién en Bir Hakeim.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.