REPÓKER DE ASES

Historia de Iberia Vieja - - LOS 10 MANDAMIENTOS DE... -

FER­NAN­DO III EL SAN­TO

So­lo por el he­cho de que ba­jo su rei­na­do tu­vie­ra lu­gar la de­fi­ni­ti­va unión de los reinos de Cas­ti­lla y León (reino que he­re­dó a la muer­te de su pa­dre, Al­fon­so IX), es­te rey me­re­ce un lu­gar des­ta­ca­do en la his­to­ria. Con él la Re­con­quis­ta dio un pa­so de gi­gan­te: se hi­zo con la an­sia­da Cór­do­ba y, a me­dia­dos del si­glo XIII, re­con­quis­tó Se­vi­lla pa­ra la cris­tian­dad. En 1671 fue ca­no­ni­za­do por el an­ciano Cle­men­te X.

SAN­CHO III EL MA­YOR

La in­fluen­cia de es­te rei­na­do pa­ra la his­to­ria me­die­val es­tá fue­ra de to­da du­da. San­cho III se apro­xi­mó a Cas­ti­lla me­dian­te su bo­da con la pri­mo­gé­ni­ta del con­de cas­te­llano; he­re­dó el reino de Pam­plo­na jun­to con el con­da­do de Ara­gón; am­plió su in­fluen­cia a las ac­tua­les Gui­púz­coa y La Rio­ja... Pre­ci­sa­men­te, Ná­je­ra le de­be la ca­pi­ta­li­dad del reino de Na­va­rra, que des­pla­zó a Pam­plo­na. Fue ade­más el pri­mer rey na­va­rro que es­ta­ble­ció con­tac­tos con el pa­pa­do.

JAI­ME I EL CON­QUIS­TA­DOR

A es­te mo­nar­ca le ca­be el ho­nor de ha­ber si­do el rey his­pano que más tiem­po ha ocu­pa­do el trono, na­da me­nos que se­sen­ta y tres años. Du­ran­te su di­la­ta­do rei­na­do, Jai­me I t uvo tiem­po de con­quis tar Ma­llor­ca, que se cons­ti­tu­yó en un reino más de la Co­ro­na de Ara­gón. Tras su pe­ri­plo ba­lear, fi­jó su mi­ra­da en Va­len­cia, te­rri­to­rio que tam­bién unió a la Co­ro­na de Ara­gón aun­que otorgándole sus pro pios fue­ros. Ac­tual­men­te sus res­tos des­can­san en el mo­nas­te­rio de Po­blet.

ISA­BEL LA CA­TÓ­LI­CA

Su lle­ga­da al trono vino pre­ce­di­da por una cruen­ta gue­rra ci­vil en la que se im­pu­so a Jua­na la Bel­tra­ne­ja, hi­ja de En­ri­que IV. Mer­ced a su ma­tri­mo­nio con el heredero al trono de Ara­gón, con­si­guió la unión di­nás­ti­ca de am­bos reinos, y no so­lo eso sino tam­bién cul­mi­nar con éxi­to la re­con­quis­ta con la ren­di­ción del reino de Gra­na­da. Fue­ra de nues­tras fron­te­ras, con­fió fe­liz­men­te en la ex­pe­di­ción que dio lu­gar al des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca.

AL­FON­SO X EL SA­BIO

El hi­jo de Fer­nan­do III el San­to des­ple­gó tam­bién una inusi­ta­da ener­gía en la lla­ma­da Re­con­quis­ta. Con­ti­nuó la la­bor de su pa­dre, de­jan­do la Pe­nín­su­la prác­ti­ca­men­te en ma­nos cris­tia­nas a ex­cep­ción de un re­duc­to en Gra­na­da. Su ma­dre era una no­ble ale­ma­na, por lo que op­tó al tí­tu­lo de em­pe­ra­dor del Sa­cro Im­pe­rio Ger­má­ni­co sin con­se­guir­lo. Fru­to de su es­me­ra­da edu­ca­ción, fue un gran im­pul­sor de la vi­da cul­tu­ral cas­te­lla­na y, en el ám­bi­to eco­nó­mi­co, creó el Hon­ra­do Con­ce­jo de la Mes­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.