REI­NAS

Historia de Iberia Vieja - - LOS 10 MANDAMIENTOS DE... -

URRA­CA

Cuan­do Urra­ca ac­ce­dió al trono ya era viu­da. A la muer­te de su pa­dre, he­re­dó León y, en vir­tud de su se­gun­do ma­tri­mo­nio –con­ve­nien­te­men­te dis­pues­to por su pro­ge­ni­tor an­tes de mo­rir– con Al­fon­so I el Ba­ta­lla­dor, en rei­na con­sor­te de Ara­gón y Pam­plo­na. El ma­tri­mo­nio no tu­vo des­cen­den­cia, por lo que hu­bo que es­pe­rar va­rios si­glos pa­ra que hu­bie­ra una unión di­nás­ti­ca en­tre los reinos his­pá­ni­cos.

PETRONILA Y BERENGUELA

El he­cho de que la pri­mo­gé­ni­ta del rey de Ara­gón Ramiro II fue­ra mu­jer plan­tea­ba un pro­ble­ma su­ce­so­rio. Ramiro ha­lló la so­lu­ción me­dian­te el ma­tri­mo­nio de Petronila con Ra­món Be­ren­guer IV, con­de de Bar­ce­lo­na, unión que dio lu­gar a la Co­ro­na de Ara­gón y que per­mi­tió a Ramiro re­ti­rar­se a un mo­nas­te­rio, de­jan­do el go­bierno efec­ti­vo de Ara­gón a su yerno, el con­de de Bar­ce­lo­na. Por la ca­sa real es­pa­ño­la co­rre san­gre in­gle­sa por Berenguela, nie­ta de Leo­nor de Aqui­ta­nia y En­ri­que II de In­gla­te­rra. En 1217 ocu­pó el trono du­ran­te po­co tiem­po, ya que rá­pi­da­men­te ce­dió su ti­tu­la­ri­dad a su hi­jo, Fer­nan­do III el

San­to. Sin em­bar­go, Berenguela no de­sa­pa­re­ció de la es­ce­na po­lí­ti­ca y fue una va­lio­sa con­se­je­ra pa­ra su hi­jo.

MA­RÍA DE MO­LI­NA

Po­cas ve­ces una rei­na con­sor­te ha da­do tan­to que ha­blar en la his­to­ria me­die­val es­pa­ño­la. Se ca­só con el in­fan­te San­cho de Cas­ti­lla, hi­jo de Al­fon­so X el Sa­bio. Co­mo es­te ha­bía con­traí­do ma­tri­mo­nio an­te­rior­men­te –aun­que no fue con­su­ma­do– y ade­más exis­tían la­zos de con­san­gui­ni­dad con Ma­ría de Mo­li­na, el ma­tri­mo­nio no se con­si­de­ró vá­li­do ca­nó­ni­ca­men­te.

BLAN­CA DE NA­VA­RRA

La po­lí­ti­ca ma­tri­mo­nial de los re­yes era de gran im­por­tan­cia. La rei­na que nos ocu­pa se ca­só con Juan II de Ara­gón, lo que pro­pi­ció que a la ti­tu­la­ri­dad del reino de Na­va­rra su­ma­ra el tí­tu­lo de rei­na con­sor­te y que su hi­jo Car­los as­pi­ra­ra a am­bos. Es­te no fue fi­nal­men­te rey de Ara­gón por la ma­ni­fies­ta ene­mis­tad con su pa­dre, que de­sig­nó heredero a su otro hi­jo, Fer­nan­do el Ca­tó­li­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.