LA CA­RA OS­CU­RA

Historia de Iberia Vieja - - DOSSIER ETA - FER­NAN­DO RUE­DA

MÁS DE 50 AÑOS DE HIS­TO­RIA SE HAN ACA­BA­DO, ¡AFOR­TU­NA­DA­MEN­TE! SIN EM­BAR­GO, EL FIN DE ETA NO TIE­NE QUE CE­RRAR DE­CE­NAS DE AGU­JE­ROS NE­GROS EN SU HIS­TO­RIA. DE­CE­NAS DE CRÍ­ME­NES ES­TÁN SIN RE­SOL­VER, AL­GU­NOS SU­CE­SOS TRÁ­GI­COS NO SA­BE­MOS SI FUERON O NO CUL­PA DE LA BAN­DA TE­RRO­RIS­TA, LA GUE­RRA SU­CIA SI­GUE SIN SER ACLA­RA­DA... EN ES­TE REPORTAJE VIAJAMOS POR ES­TOS SU­CE­SOS SO­BRE LOS QUE NO SE HA ES­CRI­TO LA ÚL­TI­MA PA­LA­BRA.

El fi­nal de la ban­da te­rro­ris­ta ETA, anun­cia­do ofi­cial­men­te el 4 de ma­yo pa­sa­do, no se en­ten­de­ría sin bus­car las cla­ves his­tó­ri­cas. En 1952, un gru­po de jó­ve­nes, con for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria, con­si­de­ra­ron que el na­cio­na­lis­mo del PNV no era la so­lu­ción a los pro­ble­mas del País Vas­co. Era el ger­men de una di­si­den­cia que los se­gui­do­res de Sa­bino Ara­na con­si­guie­ron con­te­ner du­ran­te unos años, pe­ro que fi­nal­men­te dio ori­gen en 1964 a una ETA que de­fen­día la lu­cha ar­ma­da pa­ra con­se­guir sus ob­je­ti­vos.

Los na­cio­na­lis­tas con­ser­va­do­res hi­cie­ron en un pri­mer mo­men­to to­do lo po­si­ble pa­ra evi­tar su crea­ción, pe­ro con el pa­so de los años op­ta­ron por uti­li­zar­los pa­ra lle­var a ca­bo sus ob­je­ti­vos en la me­di­da de lo po­si­ble. Pa­ra ello, em­plea­ron al Ser­vi­cio Vas­co de Información (SVI), mon­ta­do du­ran­te la Gue­rra Ci­vil –muy ac­ti­vo du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial–, en la que ha­bían crea­do im­por­tan­tes víncu­los con el es­pio­na­je in­glés y muy es­pe­cial­men­te con la CIA es­ta­dou­ni­den­se.

El gran ba­luar­te del SVI fue el len­da­ka­ri en el exi­lio Je­sús Ma­ría Lei­zao­la, que siem­pre in­ten­tó, al igual que sus su­ce­so­res en las al­can­ta­ri­llas del PNV, que gen­te afín es­tu­vie­ra bien co­lo­ca­da en los ale­da­ños del po­der de ETA. Al­go que con­si­guie­ron al me­nos en las dos pri­me­ras dé­ca­das de la ban­da. Ra­zón por la cual los es­pe­cia­lis­tas vie­ron su mano de­trás del atentado del pre­si­den­te del Go­bierno, Luis Ca­rre­ro Blan­co. A Es­ta­dos Uni­dos le in­tere­sa­ba que no se asen­ta­ra en ese pues­to du­ran­te la Tran­si­ción y pu­die­ron fa­ci­li­tar información so­bre sus ac­ti­vi­da­des a ETA, uti­li­zan­do un con­tac­to con la ban­da que a su vez co­la­bo­ra­ba con los es­pías vas­cos. Nun­ca se ha lle­ga­do a co­no­cer su iden­ti­dad, pe­ro sí que fa­ci­li­tó el in­for­me so­bre Ca­rre­ro Blan­co du­ran­te una reu­nión en el ho­tel Min­da­nao de Ma­drid.

Des­pués de los pri­me­ros ase­si­na­tos de ETA en 1968, el de Ca­rre­ro Blan­co dio a la ban­da la ima­gen de ser un gru­po te­rro­ris­ta que lu­cha­ba a fa­vor del cam­bio

de ré­gi­men y mu­chos cre­ye­ron que eran de­fen­so­res de la de­mo­cra­cia. Se equi­vo­ca­ban to­tal­men­te.

No pa­sa­ron mu­chos me­ses del atentado con bom­bas en Ma­drid cuan­do ETA se es­cin­dió en dos ra­mas: los mi­lis y los po­lí­ti­co-mi­li­ta­res. Los pri­me­ros eran mi­no­ría y de­fen­dían una lu­cha más sal­va­je, mien­tras los se­gun­dos creían en la lu­cha ar­ma­da a cor­to pla­zo pa­ra con­se­guir fi­nes po­lí­ti­cos. El gui­ri­gay que te­nían mon­ta­do era tal que en 1974 una de las pri­me­ras mi­sio­nes de un jo­ven que pre­ten­día for­mar par­te de la ban­da en ese mo­men­to, Mi­kel Le­jar­za, El

Lo­bo, un to­po del ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia, fue des­cu­brir que la ra­ma más fuer­te era la po­lí­ti­co-mi­li­tar.

“PERTUR”, VISIONARIO DEL PAR­TI­DO PO­LÍ­TI­CO

Eduar­do Mo­reno Ber­ga­ret­xe, alias Pertur, era en aque­lla épo­ca el res­pon­sa­ble po­lí­ti­co de ETA p-m y re­pre­sen­ta­ba el ti­po de mi­li­tan­te de la or­ga­ni­za­ción. De fa­mi­lia bur­gue­sa aco­mo­da­da, bue­na edu­ca­ción, ha­bía es­tu­dia­do Em­pre­sa­ria­les con los je­sui­tas en Deus­to. Era uno de los más ra­di­ca­les de la cla­se y no du­dó en en­trar en la ban­da, aun­que pron­to que­dó cla­ro que sus ideas no eran la de­fen­sa de una lar­ga ba­ta­lla con­tra el Es­ta­do, sino la crea­ción de un par­ti­do po­lí­ti­co aber­tza­le que de­fen-

die­ra en la de­mo­cra­cia unas ideas po­lí­ti­cas dis­tin­tas a las del PNV, más avan­za­das y de iz­quier­das.

Una gran par­te de sus com­pa­ñe­ros dis­po­nían, co­mo él, de una for­ma­ción po­lí­ti­ca pre­via y aun­que dis­cre­pa­ban en los tiem­pos, pen­sa­ban que el ob­je­ti­vo úl­ti­mo de ETA p-m de­bía ser en­trar en po­lí­ti­ca. Pertur que­ría lle­var a ca­bo gran­des ac­cio­nes que pu­sie­ran al Es­ta­do con­tra las cuer­das pa­ra que acep­ta­ra al­gu­nas de sus exi­gen­cias y des­pués ha­cer des­apa­re­cer ETA y con­ver­tir­se en una for­ma­ción po­lí­ti­ca. Sus com­pa­ñe­ros de la ra­ma mi­li­tar, que siem­pre ha si­do la que ha man­da­do en ETA, de­cían que es­ta­ban de acuer­do, pe­ro que ha­bía que es­pe­rar.

Pertur qui­so eje­cu­tar su plan en 1975 lle­van­do a ca­bo di­ver­sos se­cues­tros de es­pa­ño­les in­flu­yen­tes e im­por­tan­tes, con­si­guien­do una fu­ga de los pre­sos de ETA en­ce­rra­dos en la cár­cel de Se­go­via y anun­cian­do en un gran mi­tin en Por­tu­gal las con­di­cio­nes im­pues­tas al Go­bierno pa­ra po­ner fin al con­flic­to. Su plan se vino aba­jo por­que te­nían a El Lo­bo in­fil­tra­do y en sep­tiem­bre de ese año ca­yó la in­men­sa ma­yo­ría de sus je­fes y co­man­dos.

Des­pués de eso, los que con­si­guie­ron evi­tar la cár­cel se su­ma­ron a ETA mi­li­tar y to­ma­ron la di­rec­ción que mar­ca­ban las ar­mas y se ol­vi­da­ron la vía po­lí­ti­ca. Co­mo bro­che fi­nal, en 1976 Pertur se con­vir­tió en un es­tor­bo pa­ra los pla­nes por los que la ma­yo­ría ha­bía op­ta­do y “le hi­cie­ron des­apa­re­cer”, una for­ma co­bar­de de lla­mar a un ase­si­na­to que nun­ca re­co­no­cie­ron.

Fue el ini­cio dis­cre­to de la for­ma en la que ETA em­pe­zó a so­lu­cio­nar sus pro­ble­mas de di­si­den­cia. Na­die que hu­bie­ra en­tra­do po­día sa­lir, na­die po­día cri­ti­car el ti­po de ac­cio­nes ase­si­nas que lle­va­ban a ca­bo. El si­len­cio en­tre sus mi­li­tan­tes fue una obli­ga­ción.

Si con Pertur a día de hoy to­da­vía rei­na el si­len­cio so­bre los de­ta­lles de su ase­si­na­to, diez años des­pués, en 1986, no tu­vie­ron pro­ble­ma en lan­zar a los cua­tro vien­tos la información de que ha­bían eje­cu­ta­do a Do­lores Gon­zá­lez Ka­ta­rain, Yo­yes. Si Pertur ha­bía es­cri­to días an­tes de mo­rir que “esos bes­tias han crea­do un cli­ma tal en la or­ga­ni­za­ción que ETA no es un co­lec­ti­vo revolucionario, sino un Es­ta­do-Po­li­cía, don­de ca­da uno sos­pe­cha del ve­cino y és­te del otro”, tam­bién Yo­yes ex­pli­có en otra car­ta que “no quie­ro ac­tuar en apo­yo de una lu­cha que ha de­ge­ne­ra­do en al­go te­rri­ble, dic­ta­to­rial y mí­ti­co, con­tra­rio a mis va­lo­res y sen­ti­res más pro­fun­dos y cons­tan­tes en mi tra­yec­to­ria”. ETA con­si­guió que los mi­li­tan­tes no ex­pre­sa­ran sus du­das por mie­do a las re­pre­sa­lias y evi­tar de­ser­cio­nes du­ran­te mu­cho tiem­po.

ATEN­TA­DOS NO REIVINDICADOS

En esos años de plo­mo se ge­ne­ró tam­bién una po­lí­ti­ca in­for­ma­ti­va de la ban­da que de­ci­día qué ac­cio­nes reivin­di­ca­ban –la ma­yo­ría– y qué otras les ha­cían co­rrer un tu­pi­do ve­lo. Por­que si ofi­cial­men­te son 829 las per­so­nas ase­si­na­das, las aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas es­ta­ble­cen que el nú­me­ro real po­dría ron­dar las 1.200.

En­tre ellas des­ta­ca el incendio que el 12 de ju­lio de 1979 aca­bó con el ho­tel Co­ro­na de Ara­gón de Za­ra­go­za. Las fa­mi­lias de los ca­de­tes de la Aca­de­mia Ge­ne­ral ha­bían via­ja­do a la ciu­dad pa­ra asis­tir al nom­bra­mien­to de al­fé­re­ces, en­tre ellos la fa­mi­lia Fran­co. Ochen­ta per­so­nas mu­rie­ron y más de cien­to trein­ta re­sul­ta­ron he­ri­dos. Mu­cho se ha es­pe­cu­la­do so­bre el te­ma. Se­gún pa­re­ce ETA reivin­di­có la ma­sa­cre, pe­ro el Go­bierno pre­fi­rió ta­par­lo, al­go que be­ne­fi­ció a la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta.

De en­tre to­dos los ca­sos his­tó­ri­cos que mues­tran y ex­pli­can los mo­ti­vos del si­len­cio de ETA pa­ra no reivin­di­car ase­si­na­tos, es­tá el de tres jó­ve­nes ga­lle­gos que se ha­bían tras­la­da­do al País Vas­co en bus­ca de opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les. Hum­ber­to Fouz, Fer­nan­do Qui­ro­ga y Jor­ge Gar­cía eran apo­lí­ti­cos y su úni­co “de­li­to” fue via­jar a San Juan de Luz pa­ra ver la pe­lí­cu­la El úl­ti­mo tan­go en Pa­rís.

LOS NA­CIO­NA­LIS­TAS CON­SER­VA­DO­RES HI­CIE­RON EN UN PRI­MER MO­MEN­TO TO­DO LO PO­SI­BLE PA­RA EVI­TAR LA CREA­CIÓN DE ETA, PE­RO CON EL PA­SO DE LOS AÑOS OP­TA­RON POR UTI­LI­ZAR­LOS

EL 2 DE JU­LIO DE 1978 FA­LLE­CIÓ EL PRI­MER MIEM­BRO DE ETA A MA­NOS DE LOS GRU­POS QUE, SE LLAMASEN CO­MO SE LLAMASEN –EN ES­TE CA­SO TRI­PLE A–, PER­SE­GUÍAN EJE­CU­TAR LA GUE­RRA SU­CIA

Al con­cluir el pa­se, se fueron a to­mar unas co­pas a una dis­co­te­ca y tu­vie­ron la ma­la suer­te de coin­ci­dir con un co­man­do de eta­rras con­tro­la­do por To­más Pé­rez Re­vi­lla y for­ma­do por Pru­den­cio So­du­pe, Je­sús de la Fuen­te, Ce­fe­rino Aré­va­lo y Ma­nuel Mu­rúa. Es­tos les con­fun­die­ron con po­li­cías y al sa­lir de la dis­co­te­ca los ame­na­za­ron con sus pis­to­las y se los lle­va­ron a un cha­let don­de los in­te­rro­ga­ron so­me­tién­do­les a to­do ti­po de sal­va­jes tor­tu­ras. Cuan­do se die­ron cuen­ta de su error con­si­de­ra­ron que ya era tar­de pa­ra de­jar­los en li­ber­tad. No que­rían re­co­no­cer una equi­vo­ca­ción tan tre­men­da, so­bre to­do des­pués del cas­ti­go al que les ha­bían so­me­ti­do. Así que los ma­ta­ron, los lan­za­ron a cual­quier agu­je­ro y se ju­ra­men­ta­ron pa­ra no con­tar na­da. Mu­chos con­si­de­ran que no ha­brá un fi­nal real de ETA has­ta que se re­co­noz­can es­tas muer­tes, co­mo no hu­bo fi­nal a las dic­ta­du­ras la­ti­noa­me­ri­ca­nas has­ta que se ex­pli­có el pa­ra­de­ro de los des­apa­re­ci­dos.

LA PREN­SA CO­MO AR­MA

Con el pa­so de los años, la gue­rra de ETA fue in­tro­du­cien­do nue­vos ele­men­tos que les ayu­da­ran a con­se­guir sus ob­je­ti­vos de in­de­pen­den­cia por me­dio de las ar­mas. Uno de esos fren­tes fue la crea­ción de un gru­po me­diá­ti­co que sir­vie­ra de al­ta­voz a sus plan­tea­mien­tos. Tu­vie­ron di­ver­sos me­dios, pe­ro el más im­por­tan­te de to­dos fue el dia­rio Egin. Fue la pla­ta­for­ma que les de­fen­día in­con­di­cio­nal­men­te, en la que so­lo po­dían tra­ba­jar pe­rio­dis­tas vin­cu­la­dos al bra­zo po­lí­ti­co de ETA, Herri Ba­ta­su­na, en un tiem­po en el que no ha­bía di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas en­tre am­bos.

El uso de la información pa­ra con­se­guir ré­di­tos en su lu­cha que­dó plas­ma­do en el pa­pel que ju­gó el pe­rio­dis­ta Pe­pe Rei, je­fe de in­ves­ti­ga­ción del dia­rio. Des­de el País Vas­co, con to­tal li­ber­tad du­ran­te mu­chos años, se­ña­ló ob­je­ti­vos a los co­man­dos y lle­gó a pa­sar­les nu­me­ro­sas in­ves­ti­ga­cio­nes que ha­bía lle­va­do a ca­bo so­bre per­so­nas con­tra­rias a su mo­vi­mien­to de li­be­ra­ción.

En 1988 fue ce­rra­do por or­den del juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal Bal­ta­sar Gar­zón. On­ce años des­pués, los con­si­guien­tes re­cur­sos echa­ron atrás la re­so­lu­ción, pe­ro ya no les fue po­si­ble re­abrir­lo y lan­za­ron su sus­ti­tu­to, Ga­ra.

GUE­RRA SU­CIA DES­DE EL PRIN­CI­PIO

Ha­blar de la his­to­ria de ETA exi­ge echar una mi­ra­da no so­lo a su par­te os­cu­ra, sino a la de los dis­tin­tos go­bier­nos que se en­fren­ta­ron a ellos. De­ce­nas de te­rro­ris­tas y mu­chos que no te­nían na­da que ver con la or­ga­ni­za­ción, per­die­ron la vi­da des­de sus orí­ge­nes a ma­nos de ase­si­nos a suel­dos – al­gu­nos fran­ce­ses que ha­bían mi­li­ta­do en la OAS du­ran­te los en­fren­ta­mien­to pre­vios a la in­de­pen­den­cia de Ar­ge­lia–, guar­dias ci­vi­les y po­li­cías, que en al­gu­nos mo­men­tos con­ta­ron con el apo­yo del ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia.

El gru­po más co­no­ci­do fue el GAL, que co­me­tió aten­ta­dos en la épo­ca del Go­bierno so­cia­lis­ta de Fe­li­pe Gon­zá­lez, en­tre 1983 y 1987. Im­pul­sa­do por el Mi­nis­te­rio del In­te­rior, lle­vó a ca­bo ac­cio­nes con­tra eta­rras, pe­ro su se­cues­tro más fa­mo­so, con­tra el ciu­da­dano his­pano-fran­cés Se­gun­do Ma­rey, fue uno de los gra­ves erro­res que más les de­jó en evi­den­cia. Sin em­bar­go, las ac­cio­nes de gue­rra su­cia ha­bían co­men­za­do tiem­po an­tes. A raíz del ase­si­na­to en 1973 del pre­si­den­te Ca­rre­ro Blan­co, mu­chos man­dos de la se­gu­ri­dad del Es­ta­do se ju­ra­men­ta­ron en la ven­gan­za.

Uno de los pri­me­ros in­ten­tos tu­vo lu­gar en 1974. Dos hom­bres co­lo­ca­ron un pa­que­te bom­ba en la coope­ra­ti­va So­koa, don­de sa­bían que iba a te­ner lu­gar una reu­nión de la cú­pu­la de ETA. En el edi­fi­cio de dos plan­tas, los tra­ba­ja­do­res ocu­pa­ban la pri­me­ra y por suer­te es­ta­ban co­mien­do cuan­do se pro­du­jo la de­fla­gra­ción. No hu­bo he­ri­dos.

Se sa­be que fueron los cuer­pos de se­gu­ri­dad los que co­lo­ca­ron el ex­plo­si­vo por­que el ser­vi­cio se­cre­to de aque­lla épo­ca, el SECED, aler­tó a uno de sus hom­bres, Mi­kel Le­jar­za, que aca­ba­ba de ser ele­gi­do je­fe de In­fra­es­truc­tu­ra de la ban­da. De­ci­dió es­tar pre­sen­te por­que los de­más se ha­brían mos­quea­do de su au­sen­cia, y por suer­te sa­lió in­dem­ne.

Unos años des­pués, el 2 de ju­lio de 1978 fa­lle­ció el pri­mer miem­bro de ETA a ma­nos de los gru­pos que, se llamasen co­mo se llamasen –en es­te ca­so Tri­ple A–, per­se­guían eje­cu­tar la gue­rra su­cia. Ese día, el miem­bro de la ban­da Juan Jo­sé Et­xa­be, y su es­po­sa Rosario Arre­gui, sa­lie­ron co­mo mu­chos do­min­gos de Ca­sa Et­xa­be, don­de se reunían con otros com­pa­ñe­ros. Subie­ron a su co­che y pa­só al la­do un Peugeot 604 que les ame­tra­lló pro­du­cién­do­les la muer­te.

La gran ven­gan­za vino unos me­ses des­pués, el 21 de di­ciem­bre, cin­co años y un día des­pués del ase­si­na­to de Ca­rre­ro Blan­co. Jo­sé Mi­guel Be­ña­rán, alias “Ar­ga­la”, el res­pon­sa­ble del co­man­do que ase­si­nó al pre­si­den­te del Go­bierno, sa­lió de su ca­sa en An­glet, en el sur de Fran­cia. Se me­tió en su co­che y al ac­cio­nar la lla­ve de con­tac­to el vehícu­lo ex­plo­tó en pe­da­zos. Los res­tos se es­par­cie­ron en un ra­dio de cien me­tros.

De iz­quier­da a de­re­cha, el es­ta­do en que que­dó el co­che en que via­ja­ba Ca­rre­ro Blan­co; Pertur, uno de los pri­me­ros di­ri­gen­tes de ETA; el lehen­da­ka­ri en el exi­lio Je­sús Ma­ría Lei­zao­la; el atentado de Ca­rre­ro a pie de ca­lle; y un gru­po de te­rro­ris­tas tras el ase­si­na­to de Me­li­tón Man­za­nas.

De iz­quier­da a de­re­cha, Yo­yes, ase­si­na­da por sus an­ti­guos com­pa­ñe­ros de ETA; la li­be­ra­ción de Se­gun­do Ma­rey, una de las pi­fias más so­na­das de los GAL; y la con­quis­ta ciu­da­da­na de la ca­lle, im­pul­sa­da, so­bre to­do, tras el se­cues­tro y ase­si­na­to del con­ce­jal del PP Mi­guel Án­gel Blan­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.