Re­na­ce EL FU­TU­RO

Historia de Iberia Vieja - - DOSSIER ETA -

Esa ima­gen que ves es una fotografía de la au­to­pis­ta que une Bil­bao y San Se­bas­tián. El País Vas­co es her­mo­so. Po­si­ble­men­te, la tie­rra más be­lla que exis­te, una tie­rras que han sa­bi­do con­ju­gar tra­di­ción y fu­tu­ro. Aho­ra, sin ETA, flo­re­ce­rá la ca­ra her­mo­sa de es­te lu­gar. Pe­ro ha si­do di­fí­cil y la ne­go­cia­ción lar­ga. Los tiem­pos han cam­bia­do y la apa­rien­cia no siem­pre es sin­ce­ra: dos go­bier­nos de muy di­fe­ren­te co­lor han si­do la clave pa­ra el fin del ho­rror.

El fi­nal de ETA se es­ta­ba acer­can­do, pe­ro los di­ri­gen­tes de la ban­da se ne­ga­ban a cons­ta­tar­lo. En esa si­tua­ción, se pro­du­jo el úl­ti­mo in­ten­to de ne­go­cia­ción, ini­cia­do en se­cre­to en­tre el di­ri­gen­te aber­tza­le Ar­nal­do Ote­gi y el so­cia­lis­ta Je­sús Egui­gu­ren. Mu­chos días de con­ver­sa­cio­nes a so­las, ini­cia­das en la eta­pa fi­nal del pre­si­den­te Jo­sé Ma­ría Az­nar, cul­mi­na­ron con el pre­si­den­te Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, en la úl­ti­ma es­pe­ran­za pa­ra con­se­guir una paz acor­da­da. Pe­ro, de nue­vo, los mi­li­ta­res den­tro de ETA rom­pie­ron un pac­to tren­za­do con to­do ti­po de be­ne­fi­cios pa­ra los te­rro­ris­tas, en­tre los que es­ta­ba, por ejem­plo, el de­re­cho a un sub­si­dio cuan­do sa­lie­ran de pri­sión.

El 30 de di­ciem­bre de 2006, co­lo­ca­ron un pa­que­te bom­ba en la Ter­mi­nal 4 del ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas que cau­só la muer­te de dos per­so­nas. Za­pa­te­ro ha­bía he­cho un anun­cio muy op­ti­mis­ta unos días an­tes y no le que­dó más re­me­dio que dar rien­da suel­ta a la de­rro­ta po­li­cial de ETA.

Era un mo­men­to en que el Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia dis­po­nía de unos me­dios téc­ni­cos pa­ra lle­var a ca­bo es­cu­chas ma­si­vas, que per­mi­tie­ron empezar a lo­ca­li­zar a los eta­rras en los ni­dos don­de es­ta­ban es­con­di­dos. Una tras otra, en cor­tos pe­rio­dos de tiem­po, ca­ye­ron las cú­pu­las de ETA sin que nun­ca su­pie­ran có­mo les ha­bían en­con­tra­do. Aco­sa­dos en to­dos los fren­tes, de­te­ni­dos sus di­ri­gen­tes, no les que­dó más re­me­dio que anun­ciar el fin de sus ac­cio­nes el 20 de oc­tu­bre 2011.

Mu­chos se pre­gun­tan quién ha si­do el ar­tí­fi­ce del fi­nal de ETA. Al­gu­nos, co­mo el lau­rea­do co­ro­nel de la Guar­dia Ci­vil Án­gel Sán­chez Cor­bí, de­fien­de que “es ya un he­cho ad­mi­ti­do, pú­bli­ca o pri­va­da­men­te por to­dos, in­clui­da la pro­pia ETA, que el pe­so prin­ci­pal de la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta ha si­do lle­va­do con éxi­to por la Guar­dia Ci­vil, sin me­nos­pre­ciar la apor­ta­ción de la Po­li­cía Na­cio­nal y en me­nor me­di­da de la Er­tzain­tza y del Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia”.

Es­te apun­tar­se el éxi­to con tan­ta ra­pi­dez ha sen­ta­do mal en el res­to de es­ta­men­tos que han lu­cha­do con­tra la ban­da. Por­que des­de que el 7 de ju­nio de 1968 ase­si­na­ran a su pri­me­ra víc­ti­ma, hay nu­me­ro­sas per­so­nas que se han ju­ga­do la vi­da por ga­nar­les la ba­ta­lla. Al­gu­nos pien­san que, quizás, el co­ro­nel de­be­ría ha­ber es­cri­to que fue el pue­blo es­pa­ñol el que ga­nó la gue­rra a ETA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.