La tra­ge­dia del NINO BIXIO

Historia de Iberia Vieja - - TOP SPAIN -

Una vez que los ale­ma­nes en­tra­ron en el fuer­te, los pri­sio­ne­ros es­pa­ño­les, jun­to a legionarios de dis­tin­to ori­gen, fueron en­via­dos a Tú­nez y em­bar­ca­dos en Bi­zer­ta con des­tino a Italia. El mis­mo Adolf Hitler ha­bía or­de­na­do que los pri­sio­ne­ros his­pano-fran­ce­ses de Bir Hakeim fue­ran eje­cu­ta­dos, pe­ro Rommel, que no tar­da­ría en caer en des­gra­cia an­te el Füh­rer, se ne­gó a ello, e, im­pre­sio­na­do por su re­sis­ten­cia, dio la or­den de asig­nar­les la mis­ma ra­ción de agua que re­ci­bían sus pro­pios sol­da­dos.

Uno de los bar­cos que se uti­li­zó pa­ra su tras­la­do, el Nino Bixio, fue trá­gi­ca­men­te tor­pe­dea­do por un sub­ma­rino de la Ro­yal Navy bri­tá­ni­ca, el HMS Tur­bu­lent, el 17 de agos­to de 1942, pro­vo­can­do una trá­gi­ca pér­di­da de vi­das: mo­rían 336 pri­sio­ne­ros de gue­rra alia­dos que iban a bor­do, la ma­yo­ría fran­ce­ses, pe­ro tam­bién es­pa­ño­les, co­mo el fu­si­le­ro ma­rino de Ba­yo­na Edouard Las­bor­des.

La to­ma del fuer­te pu­so de ma­ni­fies­to dos co­sas: el ca­rác­ter de Rommel y la in­fluen­cia del azar en el cur­so de cual­quier gue­rra, ejem­pli­fi­ca­do en el tor­pe­deo del bar­co que trans­por­ta­ba a los pri­sio­ne­ros alia­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.