UNA CON­VER­SA­CIÓN FIC­TI­CIA CON AR­GU­MEN­TOS REALES SO­BRE FER­NAN­DO VII

SÍ, NO, SÍ, NO…

Historia de Iberia Vieja - - CRONOS -

El de­ba­te so­bre la fi­gu­ra de es­te rey es per­ma­nen­te. ¿Era bueno o ma­lo? Va­mos a ha­cer un pe­que­ño ejer­ci­cio: vea­mos lo que pien­san dos per­so­nas que se creen fi­gu­ras que caen bien a to­dos, que mues­tran sus pa­re­ce­res de for­ma ro­tun­da y di­rec­ta y que se han he­cho in­men­sa­men­te po­pu­la­res gra­cias a las se­ries de te­le­vi­sión que pro­ta­go­ni­zan unos personajes co­mo es­tos y que han he­cho a al­gu­nos creer­se ellos y que ya for­man par­te de la con­cien­cia co­lec­ti­va y de la his­to­ria re­cien­te. Man­tie­nen una con­ver­sa­ción so­bre Fer­nan­do VII: un rey que mo­vió y mue­ve to­do ti­po de po­si­cio­na­mien­tos a fa­vor y en con­tra.

ALLY MC BEAL: Me es­toy le­yen­do una bio­gra­fía so­bre un rey es­pa­ñol lla­ma­do Fer­nan­do VII.

HOU­SE: ¿El Desea­do?

AB: Que­rrás de­cir el cha­que­te­ro. En ple­na Gue­rra de la In­de­pen­den­cia, mien­tras los es­pa­ño­les de­rra­ma­ban sangre en el cam­po de ba­ta­lla pa­ra que él pu­die­ra vol­ver a re­cu­pe­rar el trono, el muy hi­jo de ma­la ma­dre se de­di­ca­ba a dar­le pal­ma­di­tas en la es­pal­da a Na­po­león. ¿Te pue­des creer que has­ta le es­cri­bió una car­ta al cor­so fran­cés pi­dién­do­le ser su hi­jo adop­ti­vo? ¡Qué tío más pe­lo­ta! ¿Tú de qué lo co­no­ces?

H: Ma­cro­fa­lo­so­mía ge­ni­tal. AB: ¿Qué?

H: Ma­cro­fa­lo­so­mía. Un ver­da­de­ro ca­so mé­di­co. Va­mos, que te­nía una tran­ca co­mo un ca­ñón. Un pe­ne de ta­ma­ño des­co­mu­nal, ex­tre­ma­da­men­te lar­go y con un glan­de exa­ge­ra­da­men­te gor­do. Es pro­ba­ble que tres de sus cua­tro es­po­sas mu­rie­ran a con­se­cuen­cia de las he­ri­das pro­du­ci­das du­ran­te el coi­to.

AB: Me es­tás va­ci­lan­do.

H: ¡Qué va! Su ter­ce­ra es­po­sa, Ma­ría Isa­bel de Bra­gan­za, sa­lió co­rrien­do la no­che de bo­das al ver lo que le col­ga­ba en­tre las pier­nas. Los mé­di­cos tu­vie­ron que fa­bri­car­le al por­ten­to an­dan­te un co­jín cir­cu­lar con un agu­je­ro en el cen­tro pa­ra ha­cer to­pe, evi­tan­do así que la co­sa cho­ca­ra con­tra la pa­red ute­ri­na du­ran­te el coi­to. An­tes de eso

to­do fue­ron des­gra­cias en la ca­ma, abor­tos, y muer­tes. Pe­ro na­da, que la Bra­gan­za no es­ta­ba por la la­bor. Ape­nas fo­lla­ron a lo lar­go de la dé­ca­da. Ma­ría Cris­ti­na, que pa­re­ce que fue la úni­ca que pa­só por el aro con el ar­ti­lu­gio de ma­rras, sí le dio des­cen­den­cia. Ya ves, a ve­ces te­ner­la gran­de no mola tan­to co­mo las mu­je­res creéis… ¿A que eso no lo di­ce en tu li­bro?

AB: Pues… no. Lo que di­ce aquí es que fue el peor rey de la his­to­ria es­pa­ño­la, un au­tén­ti­co trai­dor que tras re­cu­pe­rar el trono de­ro­gó la Cons­ti­tu­ción de Cá­diz e ins­tau­ró un ré­gi­men de te­rror ab­so­lu­tis­ta.

H: Pe­ro por­que se lo pi­die­ron. Na­da más po­ner un pie en Es­pa­ña, por el ca­mino de Va­len­cia, fue re­ci­bi­do por un gru­po de dipu­tados que le en­tre­ga­ron el Ma­ni­fies­to de los Per­sas, una au­tén­ti­ca de­cla­ra­ción a fa­vor de la res­tau­ra­ción del ré­gi­men ab­so­lu­tis­ta. Lo fir­ma­ban 69 dipu­tados en to­tal. Acuér­da­te que era “El Desea­do”, no por sus es­po­sas pre­ci­sa­men­te, tam­po­co

era muy gua­po que di­ga­mos, pe­ro sí por su pue­blo.

AB: Pe­ro de­jó es­ca­par una opor­tu­ni­dad de oro. Po­dría ha­ber­se con­ver­ti­do en el ada­lid de la cons­ti­tu­cio­na­li­dad. En lu­gar de eso se por­tó co­mo un cer­do re­tró­gra­do, per­si­guió sin pie­dad a los li­be­ra­les, mo­vi­do úni­ca­men­te por in­tere­ses per­so­na­les, con el ob­je­ti­vo ex­clu­si­vo de afe­rrar­se al po­der arro­gán­do­se to­dos los pri­vi­le­gios. ¡Qué dic­ta­dor! Fí­ja­te co­mo se­ría de re­pre­si­vo y fe­roz su ré­gi­men, que la po­li­cía na­ció con él.

H: ¿Y qué otra co­sa po­día ha­cer el hom­bre? En ca­sa de sus ve­ci­nos fran­ce­ses los re­vo­lu­cio­na­rios ha­bían pa­sa­do por la cu­chi­lla a to­da la fa­mi­lia real. Un po­co de

"NA­DA MÁS PO­NER UN PIE EN ES­PA­ÑA FUE RE­CI­BI­DO POR UN GRU­PO DE DIPU­TADOS QUE LE EN­TRE­GA­RON UN MA­NI­FIES­TO A FA­VOR DEL ABSOLUTISMO"

preo­cu­pa­ción por per­der la ca­be­za en el ces­to ten­dría el mu­cha­cho, di­go yo, por muy ele­gan­te que fue­ra mo­rir en la gui­llo­ti­na. A ti tam­bién te ha­brían co­rri­do unas cos­qui­llas por la nu­ca de ha­ber es­ta­do en su pe­lle­jo, no di­gas que no. Ade­más, Fer­nan­do VII no ac­tuó de for­ma dis­tin­ta a las de­más mo­nar­quías eu­ro­peas de la

La se­gun­da es­po­sa del rey, Isa­bel de Bra­gan­za, fue de­ci­si­va pa­ra la aper­tu­ra del Mu­seo del Pra­do.

Ma­ría Cris­ti­na de Bor­bón-Dos Si­ci­lias se ca­só con Fer­nan­do VII en 1829, y fue re­gen­te del reino tras la muer­te de es­te cua­tro años des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.