“EL MI­TO SIEM­PRE ES GRAN­DE­ZA, PE­RO LA HIS­TO­RIA QUE JUE­GA AL MI­TO ES UN EX­CRE­MEN­TO”

Historia de Iberia Vieja - - IMPRESCINDIBLE -

Tres años an­tes de la fe­cha que mar­ca el fin de la Re­con­quis­ta, la rei­na ca­tó­li­ca eli­gió a Alejandro de Vér­te­bra pa­ra di­ri­gir la ope­ra­ción de cas­ti­go con­tra la me­di­na de Wa­di-as. El es­ce­na­rio de los he­chos es­tá en las in­me­dia­cio­nes de Gra­na­da. Fue un mo­men­to tan im­por­tan­te y re­pe­ti­do co­mo des­co­no­ci­do que se re­la­ta, con to­do el mis­te­rio y te­rror que aque­llo de­pa­ró, en la no­ve­la de Jo­sé Ma­ría Espinar El se­cre­to de Wa­di-as (Ar­za­lia, 2018), con quien apro­ve­cha­mos pa­ra char­lar y co­no­cer al­go más so­bre un mo­men­to en el que se mez­cla­ron mi­tos, le­yen­das, creen­cias y ho­nor.

En la por­ta­da del li­bro apa­re­ce una ban­de­ra con el sím­bo­lo del Ín­da­lo. Es una de­mos­tra­ción de que la his­to­ria es al­go que se pue­de mi­rar de for­ma más po­lí­ti­ca. ¿No crees que a ve­ces ol­vi­da­mos los mi­tos?

El ser hu­mano ne­ce­si­ta sím­bo­los, los ne­ce­si­ta co­mo ali­men­to y guía. So­bre los mi­tos pue­do de­cir­te que, vien­do las co­sas aho­ra mis­mo, los pre­fie­ro co­mo res­pues­ta a nues­tras pre­gun­tas sin con­cluir, a aque­llas que em­pe­za­ron con nues­tros pri­me­ros an­te­pa­sa­dos. La uti­li­za­ción ideo­ló­gi­ca tan ras­tre­ra que se es­tá ha­cien­do de la His­to­ria por sec­to­res mal­va­dos me pro­vo­ca desa­zón. El mi­to siem­pre es gran­de­za, pe­ro la His­to­ria que jue­ga al mi­to es un ex­cre­men­to del que co­men los im­bé­ci­les. Las creen­cias, los dio­ses, la re­li­gión… es­tán pre­sen­tes en tu li­bro. To­do lo que ocu­rrió en aque­lla épo­ca, ¿fue una "primitiva cru­za­da"?

Aque­lla épo­ca de­mos­tró que el ser hu­mano es de­ses­pe­ra­da­men­te im­pre­de­ci­ble y es­pe­ra­da­men­te pre­de­ci­ble. Yo, que soy una per­so­na muy re­li­gio­sa, con­si­de­ro un pro­fun­do error co­ser­les las es­pal­das a la re­li­gión y a la po­lí­ti­ca. Es un ac­to de en­va­ne­ci­mien­to tal el pro­cla­mar­se guar­dián de Dios que me pro­du­ce as­co. A Dios lo que es de Dios y al Cé­sar lo que es del Cé­sar, el pro­ble­ma es que el Cé­sar quie­re ser Dios y Dios no nos co­ge nun­ca el te­lé­fono. Las so­cie­da­des em­pren­den cru­za­das sin des­can­so, una tras otra. So­mos im­pe­ria­lis­tas por iner­cia ge­né­ti­ca. Que­re­mos que nues­tras ideas lo abar­quen to­do. El odio a los otros pe­ga... de pe­ga­men­to, el amor a los otros une de una ma­ne­ra más frá­gil, ca­si in­con­sis­ten­te. A fi­na­les del XV en Gra­na­da no hu­bo un cho­que de tre­nes, sino un tren que arro­lló a otro, he­rrum­bro­so y es­tro­pea­do por fal­ta de man­te­ni­mien­to.

Has pa­sa­do de es­cri­bir poe­sía a es­cri­bir es­te li­bro. ¿Es tan­to sal­to co­mo ima­gi­na­mos?

No con­ci­bo la li­te­ra­tu­ra co­mo un me­ro ejer­ci­cio de trans­mi­sión de acon­te­ci­mien­tos, pa­ra eso pre­fie­ro mil ve­ces el ci­ne. Co­mo di­ce mi maes­tro, el gran An­to­nio En­ri­que, soy mal poe­ta, pe­ro poe­ta has­ta la mé­du­la. Es­ta no­ve­la sa­le del co­ra­zón, pues es un tri­bu­to a una tie­rra a la

que amo. Re­bo­sa poe­sía, tan­ta co­mo sangre, ho­nor, mis­te­rio y aven­tu­ra.

¿Qué hay de poe­sía en la epo­pe­ya que na­rra El Se­cre­to de Wa­di-as?

La des­crip­ción de los pai­sa­jes pre­ten­de trans­por­tar a los lec­to­res al Wa­di-as de 1489, no só­lo in­for­ma­les. Bus­co atra­par­los con la fuer­za gra­vi­ta­cio­nal del agu­je­ro ne­gro. El se­cre­to de Wa­di-as an­he­la cons­truir una mi­to­lo­gía al­re­de­dor de la tie­rra ac­ci­ta­na. Ne­ce­si­ta­ba la poe­sía pa­ra ello, hay que con­quis­tar a los lec­to­res. Sien­to pe­na y pie­dad por aque­llos que vi­vien­do jun­tos no ex­pe­ri­men­tan emo­cio­nes en sus vi­das uni­das. El se­cre­to de Wa­di-as va a es­tar va­rias ho­ras ha­cién­do­les com­pa­ñía a los ama­bles lec­to­res, hay que su­su­rrar­les co­sas es­tre­me­ce­do­ras. Es un li­bro que lle­ga pa­ra que­dar­se. Es tu pri­me­ra in­cur­sión en el gé­ne­ro his­tó­ri­co… ¿Qué tal ha si­do la ex­pe­rien­cia?

Ha si­do una ex­pe­rien­cia in­ten­sa y apa­sio­nan­te. Ter­mi­nar la no­ve­la fue un or­gas­mo crea­ti­vo. Sa­ber que me he de­ja­do la piel en ca­da pá­gi­na me ayu­da a ser fe­liz. Lo que es­té por ve­nir lo to­ma­ré co­mo un re­ga­lo si es bueno, y co­mo una pi­ca­du­ra de ala­crán si es ma­lo. Ri­car­do Ar­to­la apos­tó por mí: eso es un ho­nor que na­die po­drá arre­ba­tar­me.

El mie­do en las gen­tes de Wa­dias era in­men­so… Pa­sa­rán mil años, pe­ro ese sen­ti­mien­to si­gue mo­vien­do a la hu­ma­ni­dad. Hay per­so­nas que ven hu­ma­ni­dad en el com­por­ta­mien­to de al­gu­nos ani­ma­les, pe­ro no se dan cuen­ta de que ese com­por­ta­mien­to lo te­ne­mos no­so­tros, no por ser hu­ma­nos, sino por ser ani­ma­les. Po­cos ani­ma­les vi­ven sin mie­do. El mie­do es ne­ce­sa­rio, ven­cer­lo nos con­vier­te en va­lien­tes, pe­ro al ad­je­ti­vo va­lien­te no le gus­ta cual­quier sus­tan­ti­vo. Si la su­ma de los se­res hu­ma­nos re­sul­ta in­su­fi­cien­te pa­ra de­fi­nir qué es la hu­ma­ni­dad nos en­con­tra­mos, pues, an­te un con­cep­to ideal, sim­bó­li­co... y vol­ve­mos así a la pri­me­ra pre­gun­ta.

"Ha si­do una ex­pe­rien­cia in­ten­sa y apa­sio­nan­te. Ter­mi­nar la no­ve­la fue un or­gas­mo crea­ti­vo"

EL SE­CRE­TO DE WA­DI-AS JO­SÉ MA­RÍA ESPINAR

AR­ZA­LIA. MA­DRID (2018). 400 PÁGS. 19,95 EU­ROS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.