El úl­ti­mo PER­FEC­TO

Historia de Iberia Vieja - - CRONOS -

En los al­bo­res del si­glo XIV la pre­sión con­tra los herejes ha­bía dis­mi­nui­do os­ten­si­ble­men­te. En 1309, apro­ve­chan­do la gran cir­cu­la­ción de per­so­nas que pe­re­gri­na­ban a Ro­ma con mo­ti­vo del año san­to, un gru­po de per­fec­tos exi­lia­dos re­gre­só al con­da­do de Foix pa­ra con­tac­tar con an­ti­guos cre­yen­tes que ha­bían per­ma­ne­ci­do ocul­tos en la re­gión y re­fun­dar así la fe de los hom­bres bue­nos. En­tre ellos es­ta­ban dos her­ma­nos, Gui­ller­mo y Pe­dro Au­tier, quie­nes con­ver­ti­rán en las mon­ta­ñas a un hom­bre de 30 años que ve­nía hu­yen­do de la jus­ti­cia y que es­ta­ba lla­ma­do a ser el úl­ti­mo obis­po cá­ta­ro: Gui­llau­me Bé­li­bas­te.

En efec­to, Bé­li­bas­te ha­bía ma­ta­do a pa­los a un pas­tor, tres años an­tes, y tu­vo que huir de la jus­ti­cia acom­pa­ñan­do de uno de sus her­ma­nos. Los dos fu­gi­ti­vos se to­pa­ron en las mon­ta­ñas con los per­fec­tos de Au­tier y abra­za­ron la fe cá­ta­ra. Al lle­gar a Foix se­rían de­te­ni­dos por el San­to Ofi­cio. Gui­ller­mo y Pe­dro ter­mi­na­ron en la ho­gue­ra sien­do pas­to de las llamas. Me­jor suer­te co­rrió Bé­li­bas­te, quien lo­gró fu­gar­se de la pri­sión de Car­cas­so­ne y es­ta­ble­cer­se tem­po­ral­men­te en Ca­ta­lu­ña, con el fal­so nom­bre de Pe­re Peu­ti­ner. Su pe­ri­plo em­pie­za en Am­pu­rias, des­pués cam­bia­ría de re­si­den­cia; pri­me­ro en Llei­da y des­pués en Tor­to­sa, don­de pa­só tres años. Du­ran­te su pa­so por el prin­ci­pa­do es­tu­vo en con­tac­to con un no­ble de­fen­sor de la cau­sa cá­ta­ra: Rai­mun­do de To­lo­sa, que mo­ri­ría en el mu­ni­ci­pio ca­ta­lán de Gra­na­de­lla, en 1316. Un año an­tes, Bé­li­bas­te ya se ha­bía ins­ta­la­do en la zo­na del Maes­traz­go, con­cre­ta­men­te en Mo­re­lla. Des­de allí pre­di­có que "los pue­blos se al­za­rán con­tra los pue­blos, los rei­nos con­tra los rei­nos, y se­rá la gue­rra de to­dos con­tra to­dos…". Tam­bién pro­por­cio­na­ba men­sa­jes de es­pe­ran­za que ema­na­ban del re­na­ci­mien­to de aque­lla fe con­si­de­ra­da he­ré­ti­ca por la Igle­sia: "Ven­drá un rey de la ra­za de los re­yes de Ara­gón que da­rá de co­mer a su ca­ba­llo so­bre el al­tar de Ro­ma. La Igle­sia ro­ma­na se­rá re­ba­ja­da y la Igle­sia cá­ta­ra exal­ta­da, y sus mi­nis­tros hon­ra­dos en to­das par­tes…".

Bé­li­bas­te pre­di­ca­ba de ma­ne­ra con­mo­ve­do­ra acer­ca de no ren­dir­se nun­ca al pe­ca­do de la de­ses­pe­ra­ción, de la ne­ce­si­dad de amar­se los unos a los otros, de có­mo el buen Dios nos es­pe­ra­ba a to­dos más allá. Lo ha­cía des­de Mo­re­lla, cer­ca del del­ta del río Ebro, en la pro­vin­cia de Cas­te­llón. Po­co des­pués se tras­la­da­ría a la ve­ci­na lo­ca­li­dad de San Ma­teo, don­de co­no­ce­rá a Arnaud Si­cre, un hom­bre que ga­na­rá su con­fian­za y que, a la pos­tre, le trai­cio­na­rá en la pri­ma­ve­ra de 1321, cuan­do Si­cre con­ven­ció al úl­ti­mo per­fec­to pa­ra que via­ja­se a la Cer­da­ña so pre­tex­to de ofre­cer el con­so­la­ment a una her­ma­na y una tía su­yas.

"El con­so­la­ment –ex­pli­ca la his­to­ria­do­ra Mon­tse Rius– era un sa­cra­men­to cá­ta­ro que se com­pro­me­tía a dar ejem­plo, con­so­lar y acon­se­jar a los de­más. Su­po­nía, ade­más, la re­nun­cia a co­mer car­nes, al se­xo o la vio­len­cia".

La tía de Si­cre era an­cia­na y es­ta­ba en­fer­ma, por lo que no te­nía po­si­bi­li­dad de via­jar a Mo­re­lla. Bé­li­bas­te pi­có el an­zue­lo y las au­to­ri­da­des del con­da­do de Foix le apre­sa­ron. La no­ti­cia de su cap­tu­ra co­rrió co­mo la pól­vo­ra y los fie­les de Sant Ma­teu y Mo­re­lla se dis­per­sa­ron por los cua­tro vien­tos pa­ra vi­vir co­mo pros­cri­tos el res­to de sus vi­das. El per­fec­to más pe­cu­liar de la his­to­ria cá­ta­ra fue con­de­na­do a la ho­gue­ra en Vi­lle­rou­ge-Ter­me­nés, un pue­blo si­tua­do en el co­ra­zón de la re­gión que le vio na­cer: Cor­bié­res.

El gru­po de Bé­li­bas­te vi­vió du­ran­te más de do­ce años en la Co­ro­na de Ara­gón has­ta que, fi­nal­men­te, fue­ron cap­tu­ra­dos. Tras el in­te­rro­ga­to­rio se dis­pu­so su tras­la­do al con­ven­to de los do­mi­ni­cos de Llei­da. Ter­mi­na­ron sus días en la pri­sión del Mu­ro de Car­ca­so­na, con­de­na­dos a ca­de­na perpetua tras ser "re­con­ci­lia­dos" con la San­ta Ma­dre Igle­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.