El con­de de GON­DO­MAR

Historia de Iberia Vieja - - 10 LOS MANDAMIENTOS DE... -

Don Die­go Sar­mien­to de Acu­ña, a jui­cio de au­to­res co­mo Ken­yon, era “el hom­bre más in­te­li­gen­te de to­da In­gla­te­rra”. Con­si­de­ra­do un Ma­quia­ve­lo por sus pro­pios con­tem­po­rá­neos, Gon­do­mar pa­só a li­de­rar el par­ti­do ca­tó­li­co en la cor­te de Jacobo I, me­dian­te una red de amis­ta­des y so­bor­nos con los Ho­ward. Pe­ro Gon­do­mar so­bre to­do se ga­nó al pro­pio rey, un hom­bre muy cul­to, poe­ta, teó­lo­go y es­cri­tor, que que­dó im­pre­sio­na­do por el do­mi­nio del la­tín del es­pa­ñol, su eru­di­ción y por su ex­ten­sa bi­blio­te­ca, y que en­tró en tal ca­ma­ra­de­ría con él que se de­cía que in­clu­so be­bían de la mis­ma bo­te­lla. Ade­más Gon­do­mar era un hom­bre va­lien­te que ha­cía ho­nor a su le­ma “aven­tu­rar la vi­da y osar mo­rir”, y que no te­nía pe­los en la len­gua pa­ra de­fen­der abier­ta­men­te los in­tere­ses de Es­pa­ña fren­te al pro­pio mo­nar­ca, co­mo cuan­do for­zó la eje­cu­ción de Sir Wal­ter Ra­leigh por ha­ber des­obe­de­ci­do a su rey y sa­quear el Ori­no­co, te­rri­to­rio es­pa­ñol. Por eso mis­mo era tan que­ri­do por el rey co­mo odiado por la fac­ción pro­tes­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.