El fin de LA RO­CHE­LLE

Historia de Iberia Vieja - - 10 LOS MANDAMIENTOS DE... -

El Car­de­nal Ri­che­lieu fir­mó la paz con Es­pa­ña el 20 de mar­zo de 1627 y Buc­king­ham, al ver que Fran­cia aban­do­na­ba su alian­za con­tra Ma­drid, se de­ci­dió a ten­tar a los hu­go­no­tes en­vian­do una flo­ta en ju­lio de 1627 de 90-100 bar­cos. Tras des­em­bar­car 5-6.000 in­gle­ses en la Is­la de Ré, ata­ca­ron Saint Mar­tin de Ré, de­fen­di­da por 1.400 fran­ce­ses ba­jo Toi­ras. Tras dos me­ses de du­das, fi­nal­men­te La Ro­che­lle acep­tó unir­se a los in­gle­ses, por lo que Ri­che­lieu reac­cio­nó y en­vió un ejér­ci­to de 7.600 ga­los ba­jo An­gou­lê­me pa­ra blo­quear la ciu­dad por tie­rra. Mien­tras Buc­king­ham re­ci­bió 2.400 in­gle­ses de re­fuer­zo por mar, pe­ro Ri­che­lieu a su vez lo­gró or­ga­ni­zar una flo­ta en Nor­man­día, ac­ta de na­ci­mien­to de la Ar­ma­da fran­ce­sa, y con 35 bar­cos li­ge­ros ba­jo Sour­dis lo­gró su­mi­nis­trar Ré el 16 de oc­tu­bre, y des­em­bar­car 2-4.000 sol­da­dos de éli­te ba­jo Schom­berg que re­for­za­ron a la guar­ni­ción ca­tó­li­ca. De­ses­pe­ra­do, Buc­king­ham or­de­nó re­em­bar­car a sus tro­pas, y Toi­ras en una sa­li­da lo de­rro­tó por sor­pre­sa en el puen­te de Fe­nau. Buc­king­ham al fi­nal zar­pó tras ha­ber per­di­do ca­si 5.000 hom­bres. Mien­tras Ri­che­lieu ha­bía lle­ga­do a pe­dir ayu­da a Es­pa­ña, que en­vió a la Ar­ma­da del Mar Océano con 34 ga­leo­nes y 16 bar­cos li­ge­ros ba­jo Fadrique de To­le­do. Sin em­bar­go, una fuer­te tem­pes­tad hi­zo que la flo­ta lle­ga­ra de­ma­sia­do tar­de, de mo­do que Ri­che­lieu pen­só que Es­pa­ña ha­bía di­la­ta­do el so­co­rro a pro­pó­si­to. La flo­ta es­pa­ño­la per­ma­ne­ció en Mor­bihan pa­ra ten­tar a Fran­cia a ata­car Ir­lan­da o In­gla­te­rra, pe­ro Ri­che­lieu se cen­tró só­lo en ven­cer a los pro­tes­tan­tes. El Car­de­nal in­cre­men­tó su ejér­ci­to has­ta los 20-30.000 fran­ce­ses, y en­tre oc­tu­bre y enero del 28 le­van­tó un di­que en la bahía de La Ro­che­lle pa­ra en­ce­rrar a la flo­ta re­bel­de den­tro, mien­tras que si­tua­ba 26 na­ves de gue­rra fue­ra pa­ra pro­te­ger sus po­si­cio­nes fren­te a un ata­que na­val. Así, aun­que nin­gún his­to­ria­dor lo re­co­ge, la apor­ta­ción na­val es­pa­ño­la fue vi­tal pa­ra pro­te­ger a los za­pa­do­res fran­ce­ses mien­tras le­van­ta­ban el ci­ta­do di­que. Só­lo el 11 de ma­yo, con la flo­ta es­pa­ño­la par­ti­da, lle­gó una es­cua­dra in­gle­sa ba­jo Feil­ding, que no se atre­vió a ata­car al es­tar aca­ba­das las obras, y lue­go en sep­tiem­bre otra ba­jo Lind­sey de 60 na­ves con 5.000 in­gle­ses que se li­mi­tó a ca­ño­near las de­fen­sas. Los ro­che­le­ses, aban­do­na­dos a su suer­te y con una po­bla­ción re­du­ci­da de 27.000 a tan só­lo 3.000 ha­bi­tan­tes, fi­nal­men­te se rin­die­ron sin con­di­cio­nes y la ciu­dad fue re­po­bla­da con ca­tó­li­cos. Tras pa­ci­fi­car des­pués Lan­gue­doc y Pro­ven­za en 1629, con el Edic­to de Alés se aca­ba­ron los pri­vi­le­gios pro­tes­tan­tes y Ri­che­lieu pu­do te­ner las ma­nos li­bres con­tra Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.