DÍAS FE­LI­CES

Historia de Iberia Vieja - - EL ARTE -

He aquí una obra que ha re­ci­bi­do uno de los más pres­ti­gio­sos pre­mios de en­sa­yo en es­pa­ñol, el Ma­nuel Alvar de Es­tu­dios Hu­ma­nís­ti­cos. Ade­más, una obra que su pro­pia au­to­ra, Ca­rolyn Rich­mond, ha ca­li­fi­ca­do co­mo “sui ge­ne­ris”. Y has­ta acer­ta­da en lo emo­cio­nal, por­que quien da nom­bre al ga­lar­dón, el fi­ló­lo­go Ma­nuel Alvar, fue gran ami­go del au­tor de la obra en la que se ba­sa el en­sa­yo pre­mia­do, es de­cir, de Fran­cis­co Ayala.

Por­que Días fe­li­ces, pu­bli­ca­da por la Fun­da­ción Jo­sé Ma­nuel La­ra, su­po­ne una pro­fun­da re­fle­xión y un ati­na­do es­tu­dio per­so­nal de la que pa­ra mu­chos fue la me­jor obra del au­tor gra­na­dino, El jar­dín de las delicias. Y lo es des­de la ex­cep­cio­na­li­dad de la afi­ni­dad li­te­ra­ria y afec­ti­va de su au­to­ra so­bre quien fue­ra su es­po­so. Rich­mond des­me­nu­za con re­fi­na­mien­to las cla­ves, los sím­bo­los y las re­fe­ren­cias clá­si­cas pre­sen­tes por do­quier en El jar­dín de las delicias. Pe­ro ad­vier­te de que no se tra­ta de una ta­rea sen­ci­lla pa­ra el lec­tor, que pre­ci­sa de un ba­ga­je pa­ra po­der com­pren­der Días fe­li­ces en to­da su mag­ni­tud. “Pa­ra leer Días fe­li­ces hay que ha­ber leí­do El jar­dín d e las delicias. Es un tex­to li­te­ra­rio que de­pen­de de otro”, nos ase­gu­ra su au­to­ra. Más aún al tra­tar­se de un li­bro de una con­cep­ción pro­lon­ga­da, ini­cia­do en vi­da de Fran­cis­co Ayala y com­ple­ta­do tras el ne­ce­sa­rio lu­to crea­ti­vo que im­pli­có la muer­te de su es­po­so pa­ra Ca­rolyn. “Yo he vi­vi­do en es­te li­bro”, nos con­fie­sa. Y, por lo tan­to, ha es­ta­do so­me­ti­da a un pro­ce­so de trans­for­ma­ción que, por otro la­do, es­tá im­plí­ci­to en la mis­ma lec­tu­ra de un li­bro que, de tan sus­tan­cial co­mo es El jar­dín de las delicias, “con­si­gue cam­biar ca­da vez que lo lee­mos”. Un li­bro, Días fe­li­ces, que in­vo­ca y evo­ca a un clá­si­co de la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la, de­ma­sia­do ol­vi­da­do a ve­ces, y sin du­da ne­ce­sa­rio en un tiem­po co­mo el nues­tro.

Ma­nuel Alvar, quien da nom­bre al pre­mio que ha re­ci­bi­do Ca­rolyn Rich­mond por Días fe­li­ces, fue un gran ami­go de Fran­cis­co Ayala, y cuen­ta con obras co­mo el Ma­nual de dia­lec­to­lo­gía his­pá­ni­ca que son re­fe­ren­tes den­tro de la filología en nues­to país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.