La odi­sea de Ca­be­za de Va­ca

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - ELOÍ­SA GÓ­MEZ-LUCENA

ES UNO DE LOS NOM­BRES ME­NOS MEN­CIO­NA­DOS CUAN­DO SE HA­BLA DE AMÉ­RI­CA. DA LA SEN­SA­CIÓN DE QUE LOS ES­PA­ÑO­LES LLE­GA­RON A AMÉ­RI­CA, PE­RO QUE SÓ­LO LO HI­CIE­RON DES­DE MÉ­XI­CO AL SUR. Y NO FUE ASÍ. UN BUEN EJEM­PLO DE ELLO ES ÁLVAR NÚ­ÑEZ CA­BE­ZA DE VA­CA, QUE HI­ZO “NUES­TROS” MU­CHOS TE­RRI­TO­RIOS DEL AC­TUAL ES­TA­DOS UNI­DOS. LA IN­VES­TI­GA­DO­RA ELOÍ­SA GÓ­MEZ-LUCENA HA SE­GUI­DO SUS PA­SOS Y HA RE­PE­TI­DO AQUEL ÉPICO VIA­JE QUE EFEC­TUÓ Y QUE AHO­RA SE PU­BLI­CA EN EL LI­BRO DEL ATLÁN­TI­CO AL PA­CÍ­FI­CO (AL­MU­ZA­RA, 2018).

Via­je­ra in­mó­vil, pa­de­cí jun­to con Álvar Nú­ñez Ca­be­za de Va­ca los ava­ta­res de sus dos acia­gas ex­pe­di­cio­nes al con­ti­nen­te ame­ri­cano. Fan­ta­seé con se­guir­le las hue­llas al­gún día, ex­cu­san­do en lo po­si­ble los nau­fra­gios, las ham­bru­nas y es­cla­vi­tud que re­fie­re en Nau­fra­gios: cró­ni­ca de su ex­pe­di­ción a la Flo­ri­da des­de que sa­lió del puer­to de San­lú­car en ju­nio de 1527 has­ta que pu­do re­gre­sar a la Pe­nín­su­la en agos­to de 1537. En­tre­me­dias de es­tos diez años, el je­re­zano Álvar Nú­ñez nos cuen­ta có­mo des­em­bar­ca­ron al nor­te de la bahía de la Cruz, hoy Tam­pa (Flo­ri­da) en abril de 1528.

De­sen­ga­ña­dos de en­con­trar las ri­que­zas de Apa­la­che y per­di­das las na­ves, cons­tru­ye­ron cin­co bar­cas con el pro­pó­si­to de cos­tear el gol­fo de Mé­xi­co has­ta arri­bar al asen­ta­mien­to es­pa­ñol de Pá­nu­co (Tam­pi­co, Mé­xi­co), cer­cano se­gún el pi­lo­to de la ex­pe­di­ción pe­ro, en reali­dad, a unos no­ve­cien­tos ki­ló­me­tros. En la na­ve­ga­ción de ca­bo­ta­je por los ac­tua­les es­ta­dos de Flo­ri­da, Ala­ba­ma, Mi­si­si­pi, Lui­sia­na y Te­xas los es­pa­ño­les so­lían apro­vi­sio­nar­se de agua dul­ce y co­mi­da. Los com­ba­tes con los in­dí­ge­nas cos­te­ños, las en­fer­me­da­des y las tor­men­tas diez­ma­ron la ex­pe­di­ción. Una gran ola vol­có la bar­ca de Ca­be­za de Va­ca en la is­la de Gal­ves­ton (Te­xas) que él nom­bró co­mo Mal­ha­do. No so­lo per­die­ron las po­cas pro­vi­sio­nes que lle­va­ban, sino tam­bién la ro­pa y el ar­ma­men­to.

Era no­viem­bre de 1528 y el frío muy in­ten­so. Des­nu­dos y des­ar­ma­dos, él y tres com­pa­ñe­ros (uno de ellos el ne­gro Es­te­ba­ni­co) fue­ron es­cla­vi­za­dos por los in­dios de la cos­ta te­xa­na du­ran­te ca­si sie­te años. Al fin, pu­die­ron fu­gar­se los cua­tro jun­tos y cru­zar el río Gran­de o Bra­vo. Y, por te­mor a esos in­dios be­li­co­sos, subie­ron río arri­ba bor­dean­do las es­tri­ba­cio­nes de la Sierra Ma­dre Orien­tal pa­ra di­ri­gir­se ha­cia el Pa­cí­fi­co, en bus­ca del asen­ta­mien­to es­pa­ñol de San Mi­guel de Cu­lia­cán (Si­na­loa, Mé­xi­co). En un po­bla­do del no­roes­te, los es­pa­ño­les sa­na­ron a unos en­fer­mos me­dian­te im­po­si­cio­nes de ma­nos y re­zos; an­tes, Ca­be­za de Va­ca ha­bía ex­traí­do la pun­ta de una fle­cha que un in­dio te­nía cla­va­da en el pe­cho. A par­tir de en­ton­ces,

una mul­ti­tud los acom­pa­ña­ba en su lar­ga ca­mi­na­ta. A Cu­lia­cán lle­ga­ron des­cal­zos, cu­bier­tos por una piel de ve­na­do, con las bar­bas has­ta el pe­cho y los ca­be­llos lar­gos. Era abril de 1536, ocho años des­de que des­em­bar­ca­ron en Tam­pa en bus­ca de una qui­me­ra.

DE­TRÁS DE UNA QUI­ME­RA

En el ve­rano de 2004, du­ran­te el via­je de re­cons­truc­ción del iti­ne­ra­rio de Ca­be­za de Va­ca por el sur de Es­ta­dos Uni­dos y el nor­te de Mé­xi­co –del Atlán­ti­co al Pa­cí­fi­co–, mi ma­ri­do el es­cri­tor Ru­bén Caba y yo tu­vi­mos nues­tra do­sis alí­cuo­ta de ca­la­mi­da­des, si bien na­da se­me­jan­tes a las del ex­plo­ra­dor je­re­zano. Ni des­cal­zos ni des­nu­dos an­du­vi­mos por ese te­rri­to­rio, es cier­to. Ni frío gla­cial ni es­cla­vi­tud. Pe­ro tam­bién so­por­ta­mos tem­pes­ta­des, mos­qui­tos vo­ra­ces y ga­zu­za oca­sio­na­da por un pre­su­pues­to ad­mi­nis­tra­do con más ci­ca­te­ría que li­be­ra­li­dad.

Tras el ras­treo de los lu­ga­res don­de Ca­be­za de Va­ca so­bre­vi­vió con he­roi­co es­toi­cis­mo du­ran­te ocho años, la in­ves­ti­ga­ción de los personajes prin­ci­pa­les de la ex­pe­di­ción y nues­tro aná­li­sis de las en­fren­ta­das teo­rías acer­ca del iti­ne­ra­rio gra­na­ron en el en­sa­yo his­tó­ri­co La odi­sea de Ca­be­za de Va­ca. Fue una aven­tu­ra des­de Tam­pa has­ta Cu­lia­cán, a lo lar­go de unos seis mil ki­ló­me­tros, re­co­rri­dos en co­che, au­to­bús y tren.

■ DES­NU­DOS Y DES­AR­MA­DOS, ÉL Y TRES COM­PA­ÑE­ROS FUE­RON ES­CLA­VI­ZA­DOS POR LOS IN­DIOS DE LA COS­TA TE­XA­NA

POR MAR, Y AHO­RA POR AI­RE

En el ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas dis­tra­je el mie­do a vo­lar con la con­cre­ción de una in­quie­tud se­mán­ti­ca que ha­bía aflo­ra­do un día de fi­na­les de ju­nio cuan­do Ru­bén y yo pa­ga­mos a la ae­ro­lí­nea nor­te­ame­ri­ca­na Del­ta los billetes Ma­drid-Atlan­ta-Tam­pa pa­ra el jue­ves 19 de agos­to de 2004. La ma­yor par­te de los que nos dis­po­nía­mos a em­bar­car es­te día en el vue­lo de las 11.35 ha­cia Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca éra­mos es­pa­ño­les y allí no ha­bía ni atis­bo de co­na­to de mo­tín.

–Con­que Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca –mas­cu­llé al mos­trar mi tar­je­ta de em­bar­que.

–¿Di­ga? –el aza­fa­to de tie­rra no es­ta­ba pa­ra ma­ti­ces en mi tono de voz.

¿Có­mo es po­si­ble –pen­sa­ba ca­mino del avión– que la di­plo­ma­cia es­pa­ño­la no ha­ya en­con­tra­do un hue­co en su agen­da pa­ra re­cla­mar lo esen­cial?: el nom­bre del con­ti­nen­te ame­ri­cano es una su­plan­ta­ción y de­be ser sus­ti­tui­do por el de su le­gí­ti­mo des­cu­bri­dor.

Ya pro­tes­tó An­to­nio Al­ce­do, un ilus­tra­do qui­te­ño de as­cen­den­cia es­pa­ño­la, en la se­gun­da mi­tad del

Die­ci­ocho: “Llá­ma­se im­pro­pia­men­te Amé­ri­ca por el cé­le­bre Pi­lo­to Flo­ren­tin Amé­ri­co Ves­pu­cio… Al­gu­nos quie­ren que an­tes lo des­cu­brie­se San­cho de Huel­va, arre­ba­ta­do de una tem­pes­tad, el año de 1484; los in­gle­ses di­cen que en 1170 ó 1190 la des­cu­brió un tal Ma­doc que, en dos via­ges á la Vir­gi­nia, Flo­ri­da, Ca­na­dá y Mé­xi­co, lle­vó colonos in­gle­ses; pe­ro to­do es­to es una in­ven­ción”.

Los vee­do­res de teo­rías cons­pi­ra­ti­vas pro­cla­man que el nom­bre de Amé­ri­ca fue el desen­la­ce de una con­fa­bu­la­ción eu­ro­pea con­tra Es­pa­ña por par­te de las po­ten­cias emer­gen­tes que le dispu­taban el do­mi­nio, so­bre to­do, en el Nue­vo Mun­do. Tam­bién nues­tra de­sidia na­cio­nal nos im­pi­dió li­ti­gar por el le­gí­ti­mo nom­bre que de­bió os­ten­tar el cuar­to con­ti­nen­te. La ONU de­be­ría pro­po­ner a Co­lom­bia que re­ga­le su de­no­mi­na­ción a to­do el con­ti­nen­te e ins­tar a Es­ta­dos

■ LA SU­PLAN­TA­CIÓN EM­PE­ZÓ CUAN­DO EN 1507 EL ALE­MÁN MAR­TIN WALDSEEMÜLLER GRA­BÓ EL NOM­BRE DE AMÉ­RI­CA EN UN PLANISFERIO

Uni­dos a mo­di­fi­car su nom­bre ofi­cial, que pa­sa­ría a ser The Uni­ted Sta­tes of Co­lom­bia. Si Co­lom­bia no qui­sie­ra cam­biar de nom­bre, los nor­te­ame­ri­ca­nos po­drían ele­gir en re­fe­rén­dum en­tre los epó­ni­mos Es­ta­dos Uni­dos de Co­lum­bia o de Cris­to­ba­lia.

TO­DO ES CUESTION DE DI­NE­RO

Los es­pa­ño­les de­be­ría­mos con­tri­buir –por­fié con­mi­go mis­ma–, me­dian­te las re­ser­vas au­rí­fe­ras del Ban­co de Es­pa­ña, a pa­liar el des­em­bol­so que su­pon­dría pa­ra aquel país cam­biar el nom­bre ofi­cial en to­dos sus billetes y mo­ne­das de dó­lar. Si lo desea­ran, la ca­ra con la le­yen­da In God we trust (“en Dios con­fia­mos”) po­dría se­guir en vi­gor. Y es que Es­pa­ña ejer­ció su influjo has­ta en el sím­bo­lo del dó­lar ame­ri­cano, ins­pi­ra­do en el real de a ocho, mo­ne­da es­pa­ño­la de la pri­me­ra mi­tad del Die­ci­séis y pre­cio que da San­cho a la ba­cía que don Qui­jo­te to­ma por yel­mo de Mambrino. Es­ta mo­ne­da fue du­ran­te al­gún tiem­po la más pres­ti­gio­sa de to­das las eu­ro­peas. Los nor­te­ame­ri­ca­nos la lla­ma­ban spanish do­llar. De ella co­pia­ron las dos co­lum­nas de Hér­cu­les, fu­sio­na­das en una ba­rra, y la ban­da del Plus Ul­tra, con­ver­ti­da en la S del dó­lar ($).

La su­plan­ta­ción em­pe­zó cuan­do en 1507 –tres años des­pués de la pu­bli­ca­ción de Mun­dus No­vus, re­la­to de Amé­ri­co Ves­pu­cio en bus­ca de la ru­ta de la es­pe­cie­ría– el clé­ri­go y car­tó­gra­fo ale­mán Mar­tin Waldseemüller gra­bó el nom­bre de Amé­ri­ca en un planisferio, se­gún por­tu­la­nos de es­pa­ño­les y por­tu­gue­ses.

En Del Atlán­ti­co al Pa­cí­fi­co (Al­mu­za­ra, 2018), la es­cri­to­ra Eloí­sa Gó­mez-Lucena re­pro­du­ce el via­je del in­sig­ne ex­plo­ra­dor Ca­be­za de Va­ca por Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co. Aquí nos cuen­ta có­mo fue su ex­tra­or­di­na­ria aven­tu­ra.

P. ¿Por qué ele­gis­te Ca­be­za de Va­ca co­mo pro­ta­go­nis­ta de tu via­je li­te­ra­rio?

R. Álvar Nú­ñez me eli­gió a mí. La pri­me­ra edi­ción de Nau­fra­gios que tu­ve es­ta­ba pro­lo­ga­da por Dio­ni­sio Ri­drue­jo. Tras aque­lla lec­tu­ra, Ca­be­za de Va­ca for­mó par­te de mi vi­da li­te­ra­ria pa­ra siem­pre. Quien me co­no­ce, ha so­por­ta­do con in­dul­gen­cia mi en­tu­sias­mo por es­te per­so­na­je a lo lar­go de mu­chos años.

Ya en mi pri­me­ra no­ve­la, Ex­pe­di­ción al Pa­raí­so (Re­na­ci­mien­to, 2004), Ca­be­za de Va­ca es un im­por­tan­te per­so­na­je de la pri­me­ra par­te. Lue­go, vino el en­sa­yo La odi­sea de Ca­be­za de Va­ca (Ed­ha­sa, 2008) es­cri­to en co­la­bo­ra­ción con mi ma­ri­do Ru­bén Caba, en don­de re­ba­ti­mos al­gu­nas de las dis­pa­ra­ta­das su­po­si­cio­nes so­bre es­te per­so­na­je y su via­je. En es­te año sal­drá una edi­ción crí­ti­ca de Nau­fra­gios. Y en Del Atlán­ti­co al Pa­cí­fi­co, si­go los pa­sos a Ca­be­za de Va­ca, des­de Tam­pa y San Agus­tín en Flo­ri­da has­ta Cu­lia­cán, en el Mar de Cortés, el Pa­cí­fi­co.

P. Nor­mal­men­te se pien­sa en los des­cu­bri­do­res y via­je­ros de Amé­ri­ca del Sur, ¿por qué crees que cuan­do en Es­pa­ña pen­sa­mos en aque­lla épo­ca no pen­sa­mos tam­bién en lo que hoy es Es­ta­dos Uni­dos? R. Por­que el wés­tern ha si­do la úni­ca in­for­ma­ción pa­ra mu­chos es­pa­ño­les sin in­quie­tud cul­tu­ral. Nues­tros com­pa­trio­tas se han creí­do la his­to­ria ver­sio­na­da por in­gle­ses y nor­te­ame­ri­ca­nos. Pe­ro si los mi­les de tu­ris­tas es­pa­ño­les que van al Dis­ney­world de Or­lan­do si­guie­ran en co­che ha­cia el no­roes­te a tan so­lo 170 ki­ló­me­tros se en­con­tra­rían con San Agus­tín (St. Au­gus­ti­ne, Flo­ri­da): “The ol­dest city in the Uni­ted Sta­tes and the birth­pla­ce of Ame­ri­can history”, cu­yo es­cu­do si­gue sien­do el de la Co­ro­na de Cas­ti­lla. Es ad­mi­ra­ble có­mo los nor­te­ame­ri­ca­nos han pre­ser­va­do la po­bla­ción eu­ro­pea más an­ti­gua de las que per­ma­ne­cen en Es­ta­dos Uni­dos, fun­da­da por Pe­dro Me­nén­dez de Avi­lés el 8 de sep­tiem­bre de 1565, cin­cuen­ta y cin­co años an­tes que lle­ga­ran los pe­re­gri­nos del May­flo­wer. Y el ac­ta de ma­tri­mo­nio de los es­pa­ño­les Vi­cen­te So­lano y Ma­ría Vi­cen­te (San Agus­tín, 1598) es el pri­mer do­cu­men­to fa­mi­liar que cons­ta en los ar­chi­vos de Es­ta­dos Uni­dos.

P. Aque­llos via­jes fue­ron tre­men­dos, pe­ro el vues­tro no le fue a la za­ga…

R. En 36 días hicimos unos 6.000 ki­ló­me­tros des­de que ate­rri­za­mos en Tam­pa (Flo­ri­da, EE.UU) has­ta que lle­ga­mos a Cu­lia­cán (Si­na­loa, Mé­xi­co). En co­che re­co­rri­mos los es­ta­dos sureños, pa­ran­do en mu­chos lu­ga­res que aún man­tie­nen vi­vo el re­cuer­do a los ex­plo­ra­do­res es­pa­ño­les. En­tre­me­dias, hicimos un via­je­ci­to en el Nat­chez, un bar­co de va­por con aro­mas a Mark Twain. Cru­za­mos en ta­xi el puen­te in­ter­na­cio­nal en­tre McA­llen (Te­xas) has­ta la Rey­no­sa de Ta­mau­li­pas. En Rey­no­sa, sa­ca­mos billetes en au­to­bús has­ta Chihuahua, re­co­rri­mos 1.000 ki­ló­me­tros en 14 ho­ras. Lue­go, sa­ca­mos asien­tos pa­ra el Che­pe, el tren Chihuahua-Pa­cí­fi­co que re­co­rre un be­llí­si­mo pai­sa­je a pa­so de tor­tu­ga pa­ra no des­ca­rri­lar. Al lle­gar a los Mo­chis, ya en el Pa­cí­fi­co, to­ma­mos un au­to­bús pa­ra ba­jar por Si­na­loa has­ta la ca­pi­tal, Cu­lia­cán. Y des­de Cu­lia­cán vo­la­mos has­ta Atlan­ta, pa­ra cum­plir, en­tre otros, el de­seo de acer­car­nos a los Apa­la­ches, te­rri­to­rio adon­de lle­gó la ex­pe­di­ción de Nar­váez y Ca­be­za de Va­ca en bus­ca de unas qui­mé­ri­cas ri­que­zas.

P. Ca­be­za de Va­ca se en­con­tró mu­cha di­ver­si­dad… ¿Vo­so­tros tam­bién?

R. Im­po­si­ble la com­pa­ra­ción, sa­li­mos per­dien­do. Ca­be­za de Va­ca fue el pri­mer an­tro­pó­lo­go de Nor­tea­mé­ri­ca. Des­cri­be ca­da tri­bu de ese ex­ten­sí­si­mo te­rri­to­rio cer­cano al Gol­fo de Mé­xi­co. De­ta­lla sus cos­tum­bres, los ani­ma­les y las plan­tas que hay, los ti­pos de hu­ra­ca­nes y has­ta las tres cla­ses de mos­qui­tos, “to­dos muy ma­los y enojo­sos”.

P.¿Qué pa­sos de qué ex­plo­ra­dor te gus­ta­ría re­pe­tir?

R. Aho­ra bus­co fi­nan­cia­ción pa­ra re­pe­tir el via­je que Ca­be­za de Va­ca re­la­ta en Co­men­ta­rios, su mar­cha des­de la cos­ta bra­si­le­ña has­ta Asun­ción de Pa­ra­guay, cuan­do iba a to­mar po­se­sión del go­bierno en el Río de la Pla­ta, en mar­zo de 1542. Es­te via­je de unos 1.300 ki­ló­me­tros se po­dría ha­cer con un gru­po de mu­je­res y hom­bres, in­dí­ge­nas y es­pa­ño­les.

So­bre es­tas lí­neas, a la iz­quier­da, busto de Ca­be­za de Va­ca en un jar­dín de es­cul­tu­ras en la ciu­dad de Hous­ton; a la de­re­cha, por­ta­da de su obra Nau­fra­gios, en el fon­do una de las me­jo­res no­ve­las de aven­tu­ras de to­dos los tiem­pos. Aba­jo, la ciu­dad de Se­vi­lla, don­de se en­con­tra­ba la po­de­ro­sa Ca­sa de Con­tra­ta­ción.

La epo­pe­ya del ex­plo­ra­dor je­re­zano le lle­vó a re­co­rrer las cos­tas de Flo­ri­da, aba­jo, aden­trar­se en Te­xas, y al­can­zar el gol­fo de Ca­li­for­nia.

La au­to­ra ha se­gui­do los pa­sos de Ca­be­za de Va­ca en una obra que cons­ti­tu­ye un per­ma­nen­te diá­lo­go en­tre el pa­sa­do y el pre­sen­te con el ne­xo co­mún de la aven­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.