LA IN­DE­PEN­DEN­CIA DE AROUSA

UNA BOUTADE REVOLUCIONARIA QUE ACA­BÓ CON LA MUER­TE DE SUS IM­PUL­SO­RES

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - JA­VIER GAR­CÍA BLAN­CO

En oc­tu­bre de 1934, coin­ci­dien­do con la Re­vo­lu­ción de As­tu­rias y la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña rea­li­za­da por Lluís Com­panys, la pe­que­ña lo­ca­li­dad ga­lle­ga de Illa de Arousa pro­ta­go­ni­zó un su­ce­so po­co co­no­ci­do, pe­ro de gran im­por­tan­cia sim­bó­li­ca so­bre el clima de in­sa­tis­fac­ción so­cial: el 7 de oc­tu­bre, un gru­po de so­cia­lis­tas ga­lle­gos pro­cla­ma­ron, en una pe­que­ña ta­ber­na, el na­ci­mien­to del Es­ta­do Fe­de­ral In­de­pen­dien­te de A Illa de Arousa.

A COMIENZOS DE OC­TU­BRE DE 1934, ES­PA­ÑA VIVÍA UNO DE SUS MO­MEN­TOS PO­LÍ­TI­COS MÁS DELICADOS, CON EL TE­MOR DE LAS FUER­ZAS DE IZ­QUIER­DA A UN GOL­PE DE ES­TA­DO Y LOS SINDICATOS OBREROS EN PLENA EFERVESCENCIA REVOLUCIONARIA. EN AQUEL ES­CE­NA­RIO SE PRO­DU­JO UN EPI­SO­DIO SINGULAR: LA PROCLAMACIÓN DE UNA RE­PÚ­BLI­CA FE­DE­RAL IN­DE­PEN­DIEN­TE EN UNA DIMINUTA ISLA DE APE­NAS SIE­TE KI­LÓ­ME­TROS CUADRADOS…

Ape­nas unas horas más tar­de, ya en la ma­dru­ga­da del 8 de oc­tu­bre, y des­pués de que los asis­ten­tes a la “de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia” hu­bie­ran aban­do­na­do la ta­ber­na O Ni­cho en di­rec­ción a sus ca­sas, un pe­que­ño ar­te­fac­to ex­plo­si­vo es­ta­lló en una de las ca­lles de la Illa de Arousa. A día de hoy si­gue sin sa­ber­se quién o quié­nes co­lo­ca­ron la bom­ba Los fa­mi­lia­res de San­tia­go Ote­ro Pou­so nun­ca han te­ni­do un lu­gar en el que bus­car con­sue­lo vi­si­tan­do sus res­tos mor­ta­les. Ni una mo­des­ta tum­ba, ni un pe­que­ño ni­cho en el ce­men­te­rio. Co­mo mu­cho, pu­die­ron con­tem­plar las aguas de la Ría de Arousa y con­for­mar­se con la idea de que allí, en al­gún lu­gar, des­apa­re­ció pa­ra siem­pre su que­ri­do San­tia­go.

A Ote­ro, co­no­ci­do tam­bién por el apo­do de Pa­ja­res, lo pa­sea­ron miem­bros de la lla­ma­da Guar­dia Cí­vi­ca po­cos me­ses des­pués del gol­pe de Es­ta­do eje­cu­ta­do por los fas­cis­tas en ju­lio de 1936, y a con­ti­nua­ción arro­ja­ron su ca­dá­ver a la ría. El trágico fin de Pa­ja­res ha­bría si­do uno más de los mu­chos que abun­da­ron en aque­llos me­ses en Ga­li­cia y otras par­tes de Es­pa­ña, de no ser por una cu­rio­sa cir­cuns­tan­cia: Ote­ro Pou­so, des­ta­ca­do ac­ti­vis­ta de iz­quier­das, ha­bía si­do, ape­nas dos años an­tes, pre­si­den­te de un go­bierno pro­vi­sio­nal de la “Re­pú­bli­ca Fe­de­ral de la Illa de Arousa,” en la co­mar­ca do Sal­nés, en ple­nas Rías Bai­xas. El curioso y singular epi­so­dio de la de­cla­ra­ción de la isla pontevedresa en “es­ta­do in­de­pen­dien­te” ha pa­sa­do fue ca­si olvidado y po­dría pa­sar por una divertida anéc­do­ta, pe­ro aca­bó to­man­do un cariz trágico debido al dra­má­ti­co fi­nal que vi­vie­ron al­gu­nos de los miem­bros de aquel in­só­li­to “go­bierno”.

LA RE­VO­LU­CIÓN DE OC­TU­BRE

A comienzos de oc­tu­bre de 1934, Es­pa­ña ex­pe­ri­men­ta­ba un clima de gran ines­ta­bi­li­dad so­cio­po­lí­ti­ca que se re­mon­ta­ba a fi­na­les del año an­te­rior, y que ha­bía ido

en au­men­to en los úl­ti­mos me­ses, con el te­mor de las fuer­zas de iz­quier­da a que se pro­du­je­ra un gol­pe fas­cis­ta. Es­te te­mor au­men­tó el 4 de oc­tu­bre, cuan­do se for­mó el go­bierno pre­si­di­do por Ale­jan­dro Le­rroux, que in­cluía a tres mi­nis­tros de la CEDA. Un día más tar­de, 5 de oc­tu­bre, los mo­vi­mien­tos obreros y bue­na par­te de la iz­quier­da res­pon­die­ron con una in­su­rrec­ción y la con­vo­ca­to­ria de una huel­ga ge­ne­ral revolucionaria, aun­que aque­lla res­pues­ta ape­nas pros­pe­ró, pues o bien la in­su­rrec­ción fra­ca­só –co­mo su­ce­dió en An­da­lu­cía, Ara­gón, Ex­tre­ma­du­ra o Ma­drid– o bien fue so­fo­ca­da sin mi­ra­mien­tos por las fuer­zas de se­gu­ri­dad, co­mo ocu­rrió en el País Vas­co o Ca­ta­lu­ña. Só­lo As­tu­rias asis­tió al “triun­fo” de la Alian­za Obre­ra, con la ins­tau­ra­ción de un ré­gi­men so­cia­lis­ta o co­mu­nis­ta li­ber­ta­rio en dis­tin­tas lo­ca­li­da­des, aun­que aquel sue­ño obre­ro no tar­dó en con­ver­tir­se en pe­sa­di­lla, pues la in­su­rrec­ción fue aplas­ta­da con du­re­za por tropas de la Le­gión y de Re­gu­la­res, co­man­da­das por Fran­co y el tam­bién ge­ne­ral Go­ded, ba­jo cu­yas ór­de­nes ac­tua­ron otros mi­li­ta­res co­mo Ya­güe, Ló­pez Ochoa o Bosch.

Al mis­mo tiem­po, coin­ci­dien­do con la in­su­rrec­ción obre­ra, el 6 de oc­tu­bre Lluís Com­panys –el en­ton­ces pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat– pro­cla­mó el Es­ta­do Ca­ta­lán den­tro de la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral Es­pa­ño­la, en res­pues­ta al go­bierno «mo­nar­qui­zan­te y fas­cis­ta» de Le­rroux, al tiem­po que con­vo­ca­ba a las fuer­zas de iz­quier­da del res­to del país a cons­ti­tuir un go­bierno pro­vi­sio­nal de la Re­pú­bli­ca en Bar­ce­lo­na.

Mien­tras la agi­ta­ción so­cial y po­lí­ti­ca se desa­rro­lla­ba en to­do el país, otro tan­to su­ce­día en Ga­li­cia, don­de exis­tía una im­por­tan­te ac­ti­vi­dad de fuer­zas de iz­quier­das a tra­vés de par­ti­dos y sindicatos. En la pe­que­ña Illa de Arousa (Isla de Aro­sa), la si­tua­ción no fue di­fe­ren­te. La lo­ca­li­dad pontevedresa con­ta­ba con un buen nú­me­ro de mi­li­tan­tes so­cia­lis­tas, de mo­do que en la tar­de del 7 de oc­tu­bre se ce­le­bró una asam­blea del PSOE con la fi­na­li­dad de de­ci­dir si se su­ma­ban a la con­vo­ca­to­ria de huel­ga ge­ne­ral del día si­guien­te. La vo­ta­ción –co­mo ca­bía es­pe­rar– ter­mi­nó con una res­pues­ta po­si­ti­va, que se apro­ve­chó pa­ra reivin­di­car y pro­tes­tar por las ma­las con­di­cio­nes de tra­ba­jo que ha­bía en las fá­bri­cas de con­ser­va de la ría de Arousa. Tras la vo­ta­ción, un nu­tri­do gru­po de mi­li­tan­tes so­cia­lis­tas se reunió en la ta­ber­na O Ni­cho, pro­pie­dad de uno de ellos, Juan Ote­ro Maez- tú, apo­da­do Jua­ni­to de Lui­sa, a la sa­zón co­la­bo­ra­dor y co­rres­pon­sal en el se­ma­na­rio so­cia­lis­ta La Hora y el pe­rió­di­co Pue­blo Ga­lle­go.

En­tre va­sos de vino de la tie­rra y char­las de tin­te po­lí­ti­co el am­bien­te se fue cal­dean­do. Mu­chos re­cor­da­ron la si­tua­ción de aban­dono a la que se veían so­me­ti­dos los ve­ci­nos de la Illa, nin­gu­nea­dos por el con­ce­llo de la cer­ca­na lo­ca­li­dad de Vi­la­no­va de Arousa, y uno de los asis­ten­tes –al­gu­nas fuen­tes pro­po­nen que fue el mis­mo Juan Ote­ro– su­gi­rió que, si Com­panys ha­bía pro­cla­ma­do un Es­ta­do Ca­ta­lán, bien po­día ha­cer­se otro tan­to allí, con la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de una Re­pú­bli­ca Fe­de­ral de la Illa de Arousa. La idea fue re­ci­bi­da con aplau­sos y buen hu­mor –en de­fi­ni­ti­va, aque­llo no de­ja­ba de ser po­co más que una bro­ma ali­men­ta­da por el am­bien­te re­vo­lu­cio­na­rio y el vino de ta­ber­na–, por lo que otro de los asis­ten­tes, el tam­bién so­cia­lis­ta Se­gun­do Ni­ne Fer­nán­dez, to­mó un pa­pel de es­tra­za y pro­ce­dió a ano­tar los nom­bres de aquel “go­bierno pro­vi­sio­nal” que re­pre­sen­ta­ba a aquel nue­vo es­ta­do in­de­pen­dien­te. San­tia­go Ote­ro Pou­so, alias Pa­ja­res, fue nom­bra­do pre­si­den­te

EL CURIOSO Y SINGULAR EPI­SO­DIO DE LA DE­CLA­RA­CIÓN DE LA ISLA PONTEVEDRESA CO­MO “ES­TA­DO IN­DE­PEN­DIEN­TE” HA PA­SA­DO CA­SI OLVIDADO Y HU­BIE­RA SI­DO UNA DIVERTIDA ANÉC­DO­TA DE NO HA­BER ACABADO TO­MAN­DO UN CARIZ TAN TRÁGICO

A COMIENZOS DE OC­TU­BRE DE 1934, ES­PA­ÑA EX­PE­RI­MEN­TA­BA UN CLIMA DE GRAN INES­TA­BI­LI­DAD QUE HA­BÍA IDO EN AU­MEN­TO EN LOS ÚL­TI­MOS ME­SES

de la nue­va re­pú­bli­ca; Ma­nuel Igle­sias Dios re­ci­bió la car­te­ra de Go­ber­na­ción; An­drés Mou­gán Co­res, alias Tor­men­ta, se hi­zo con la de Justicia; Luis de Saa Bra­vo, re­ci­bió la de Cul­tu­ra, y así has­ta com­ple­tar a to­dos los responsables de aque­lla etí­li­ca y so­cia­lis­ta re­pú­bli­ca de Illa de Arousa.

JUICIO POR SEDICIÓN

Ape­nas unas horas más tar­de, ya en la ma­dru­ga­da del 8 de oc­tu­bre, y des­pués de que los asis­ten­tes a la “de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia” hu­bie­ran aban­do­na­do la ta­ber­na O Ni­cho en di­rec­ción a sus ca­sas, un pe­que­ño ar­te­fac­to ex­plo­si­vo es­ta­lló en una de las ca­lles de la Illa de Arousa. A día de hoy si­gue sin sa­ber­se quién o quié­nes co­lo­ca­ron la bom­ba, pe­ro el incidente tu­vo se­rias re­per­cu­sio­nes, pues a la ma­ña­na si­guien­te un des­ta­ca­men­to de Guar­dias de Asal­to des­em­bar­có en la isla y pro­ce­dió a rea­li­zar re­gis­tros y ca­cheos a “ele­men­tos sos­pe­cho­sos”. Una de las per­so­nas so­me­ti­das a ins­pec­ción fue Se­gun­do Ni­ne, a quien los guar­dias en­con­tra­ron el pa­pel con la lis­ta de car­gos de la re­cién crea­da “Re­pú­bli­ca Fe­de­ral de Illa de

Arousa”, ela­bo­ra­da la no­che an­te­rior en­tre ri­sas y va­sos de vino. Aque­llo fue mo­ti­vo más que su­fi­cien­te pa­ra que los guar­dias ini­cia­ran una “ca­za” de ele­men­tos sub­ver­si­vos, lo que con­du­jo a la de­ten­ción de tre­ce ve­ci­nos de Illa de Arousa. En­tre ellos, sin em­bar­go, no es­ta­ba San­tia­go Ote­ro –Pa­ja­res–, el nom­bra­do pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Esa no­che, mien­tras con­ti­nua­ban los dis­tur­bios y las al­ga­ra­das sin­di­ca­lis­tas, vol­vió a es­ta­llar otro pe­que­ño ar­te­fac­to ex­plo­si­vo, y aun­que en es­ta oca­sión tam­po­co hu­bo que la­men­tar he­ri­dos, al día si­guien­te el bu­que guar­da­cos­tas Con­tra­maes­tre Cas­te­lló arri­bó a la isla car­ga­do de guar­dias ci­vi­les y ca­ra­bi­ne­ros, que con­si­guie­ron de­te­ner a otras nue­ve per­so­nas, en­tre ellas San­tia­go Ote­ro.

El “pre­si­den­te” y sus com­pa­ñe­ros fue­ron en­via­dos a Pon­te­ve­dra pa­ra ser pro­ce­sa­dos por el te­nien­te de la Guar­dia Ci­vil Au­re­lio Be­lay, que ejer­ció co­mo juez ins­truc­tor. Be­lay pi­dió un informe so­bre los po­si­bles an­te­ce­den­tes de­lic­ti­vos y la fi­lia­ción ideo­ló­gi­ca de los de­te­ni­dos al al­cal­de de Vi­la­no­va de Arousa, Au­re­lio Mou­ri­ño, quien mi­li­ta­ba en un par­ti­do de de­re­chas. El al­cal­de no du­dó en acu­sar a los so­cia­lis­tas de de­di­car­se a «sem­brar ideas di­sol­ven­tes» y pro­pa­gan­dis­tas del co­mu­nis­mo: «To­dos los an­te­rior­men­te re­la­cio­na­dos [en re­fe­ren­cia a los de­te­ni­dos] han coad­yu­va­do con sus pro­pa­gan­das o doc­tri­nas al ac­tual es­ta­do de co­sas en la Isla de Aro­sa y los su­po­ne es­ta al­cal­día cóm­pli­ces de los su­ce­sos allí desa­rro­lla­dos el día 8», de­ta­lla­ba Mou­ri­ño en su informe.

Pe­se a to­do, los de­te­ni­dos ape­nas pa­sa­ron unos días pre­sos, pues el 13 de ese mis­mo mes de oc­tu­bre fue­ron pues­tos en libertad, aun­que que­da­ba pen­dien­te la ce­le­bra­ción de un juicio que ten­dría lu­gar me­ses más tar­de. La cau­sa, un con­se­jo de gue­rra en to­da re­gla, se ce­le­bró el 3 de mar­zo de 1935 en la Es­cue­la Na­val de Ma­rín (Pon­te­ve­dra), y en ella los acu­sa­dos se en­fren­ta­ban a car­gos por sedición, fru­to de su en prin­ci­pio inocen­te “jue­go” de crear una Re­pú­bli­ca Fe­de­ral in­de­pen­dien­te. Por suer­te pa­ra los acu­sa­dos, los ca­pi­ta­nes de ar­ti­lle­ría Ro­ber­to Po­sa­da y Ma­nuel Ca­sal, que ac­tua­ron co­mo abo­ga­dos de­fen­so­res, con­si­guie­ron con­ven­cer a los miem­bros del con­se­jo de la inocen­cia de sus de­fen­di­dos, y es­tos fue­ron de­cla­ra­dos ab­suel­tos y la cau­sa fue so­bre­seí­da. El des­tino, sin em­bar­go, re­ser­va­ba con­se­cuen­cias más trá­gi­cas pa­ra bue­na par­te de aque­llos so­cia­lis­tas que, en me­dio de bro­mas, ha­bían de­cla­ra­do la in­de­pen­den­cia de su pe­que­ña isla…

LOS DÍAS DEL TE­RROR

Cuan­do a fi­na­les de ju­lio se pro­du­jo el gol­pe de es­ta­do fas­cis­ta y arran­có la Gue­rra Ci­vil, Ga­li­cia que­dó rá­pi­da­men­te, co­mo es bien sa­bi­do, en ma­nos de los su­ble­va­dos. Des­de el pri­mer día, y co­mo su­ce­dió en otros pun­tos de la Pe­nín­su­la, co­men­za­ron a abun­dar los “pa­seos” y eje­cu­cio­nes su­ma­rias por par­te de fa­lan­gis­tas y otros gru­pos ar­ma­dos de ex­tre­ma de­re­cha.

En la Ría de Arousa la si­tua­ción no fue di­fe­ren­te, y mu­chos de quie­nes ha­bían par­ti­ci­pa­do en aque­lla crea­ción de la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral de la Illa de Arousa no tar­da­ron en ser per­se­gui­dos y re­pre­sa­lia­dos.

Uno de los ca­sos más dra­má­ti­cos fue sin du­da el de San­tia­go Ote­ro Pou­so, “Pa­ja­res”, nom­bra­do pre­si­den­te del di­mi­nu­to “es­ta­do”, y con quien arran­cá­ba­mos es­te ar­tí-

TRAS LA REUNIÓN, ES­TA­LLÓ UN PE­QUE­ÑO AR­TE­FAC­TO. TO­DA­VÍA NO SE SA­BE QUIÉN FUE EL CUL­PA­BLE DE COLOCAR LA BOM­BA

cu­lo. Ote­ro ha­bía emi­gra­do a Ar­gen­ti­na en 1921, don­de con­si­guió la na­cio­na­li­dad del país sud­ame­ri­cano, y tras su re­gre­so a Es­pa­ña en 1931, des­ta­có por su ac­ti­va par­ti­ci­pa­ción en la vida po­lí­ti­ca de la re­gión, siem­pre vin­cu­la­do al so­cia­lis­mo y los mo­vi­mien­tos obreros. Con oca­sión de un incidente por sus de­re­chos la­bo­ra­les con sus em­plea­do­res, unos ar­ma­do­res de la zo­na, Ote­ro con­si­guió que las au­to­ri­da­des con­de­na­ran a sus pa­tro­nes a in­dem­ni­zar­le con 450 pe­se­tas, can­ti­dad que nun­ca lle­ga­ron a pa­gar­le. Es­te su­ce­so, jun­to con su par­ti­ci­pa­ción en los he­chos de oc­tu­bre de 1934, ter­mi­na­rían por aca­bar con su vida.

Po­co des­pués de ini­cia­da la Gue­rra Ci­vil, Ote­ro fue re­cla­ma­do en el cuar­tel de la Guar­dia Cí­vi­ca –ver re­cua­dro–, don­de le ame­na­za­ron de muer­te y le re­cla­ma­ron de for­ma vio­len­ta que en­tre­ga­ra la sen­ten­cia ju­di­cial en la que se fa­lla­ba a su fa­vor en el plei­to con sus an­ti­guos pa­tro­nes. “Pa­ja­res” pu­do re­gre­sar a ca­sa aquel día, pe­ro no mu­cho des­pués, en sep­tiem­bre de ese mis­mo año, la Guar­dia Cí­vi­ca acu­dió a su ca­sa de ma­dru­ga­da, de don­de se lo lle­va­ron de­te­ni­do pa­ra no re­gre­sar ja­más. Se­gún al­gu­nos tes­ti­mo­nios, los “cí­vi­cos” le pre­sio­na­ron

LA IDEA FUE RE­CI­BI­DA CON APLAU­SOS Y BUEN HU­MOR – ALI­MEN­TA­DA POR EL AM­BIEN­TE RE­VO­LU­CIO­NA­RIO Y EL VINO DE TA­BER­NA– PE­RO PO­CO DES­PUÉS QUIE­NES ES­TA­BAN ALLÍ FUE­RON JUZ­GA­DOS POR SEDICIÓN

pa­ra que re­co­no­cie­ra que ha­bía si­do él el res­pon­sa­ble de la co­lo­ca­ción de unos ex­plo­si­vos. Ote­ro se ne­gó a au­to­in­cul­par­se, y esa mis­ma no­che los guar­dias –en­tre los que se en­con­tra­ban dos an­ti­guos mi­li­tan­tes de iz­quier­das, “re­con­ver­ti­dos” en de­fen­so­res de la “cau­sa na­cio­nal” tras el ini­cio de la gue­rra– aca­ba­ron con su vida y lo “fon­dea­ron” en aguas de la ría. Sin em­bar­go, la pie­dra que le ha­bían co­lo­ca­do al cue­llo no era lo su­fi­cien­te­men­te pe­sa­da, por lo que al­gu­nos días des­pués su ca­dá­ver apa­re­ció en una pla­ya de la lo­ca­li­dad. Va­rios ve­ci­nos con­tem­pla­ron en­ton­ces có­mo el ca­pi­tán de la Guar­dia Cí­vi­ca, un tal Be­ni­to Fi­guei­ras, con ayu­da de otros guar­dias, arro­ja­ron de nue­vo el ca­dá­ver del so­cia­lis­ta al fon­do de la ría, en es­ta oca­sión con más pie­dras ata­das a su cuer­po. Aque­lla fue la úl­ti­ma vez que al­guien vio el cuer­po de San­tia­go Ote­ro Pou­so…

Un año des­pués de los he­chos la es­po­sa de Ote­ro se atre­vió a de­nun­ciar lo su­ce­di­do an­te el con­su­la­do de Ar­gen­ti­na, am­pa­rán­do­se en que su ma­ri­do po­seía la na­cio­na­li­dad de aquel país, pe­ro el ca­so nun­ca lle­gó a juz­gar­se y, aun­que se abrió una in­ves­ti­ga­ción por par­te de las fuer­zas na­cio­na­les so­bre los des­ma­nes y ex­ce­sos de al­gu­nos guar­dias cí­vi­cos en és­te y otros in­ci­den­tes si­mi­la­res, los cul­pa­bles que­da­ron li­bres y sin cas­ti­go.

Por des­gra­cia, Ote­ro no fue el úni­co en su­frir la per­se­cu­ción de los su­ble­va­dos. Jo­sé Búa La­re­do, quien ha­bía si­do pre­si­den­te del PSOE de la Illa de Arousa, par­ti­ci­pan­te en la asam­blea de oc­tu­bre de 1934 y uno de los pre­sen­tes en la “proclamación” de la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral en la ta­ber­na O Ni­cho, fue de­te­ni­do y más tar­de eje­cu­ta­do en di­ciem­bre de 1936. Más suer­te tu­vo Luis de Saa Bra­vo, quien apa­re­cía en la lis­ta de pa­pel de es­tra­za co­mo nue­vo “mi­nis­tro de Cul­tu­ra”. Maes­tro de pro­fe­sión, De Saa Bra­vo fue con­de­na­do a do­ce años y un día de pri­sión por «au­xi­lio a la re­be­lión», e in­ha­bi­li­ta­do pa­ra ejer­cer la do­cen­cia du­ran­te va­rios años. Tiem­po des­pués vol­vió a tra­ba­jar co­mo pro­fe­sor en el Co­le­gio León XIII de Vi­la­gar­cía, don­de se gran­jeó el ca­ri­ño de sus alum­nos. Luis Bó­ve­da Igle­sias, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del par­ti­do so­cia­lis­ta en la isla, tam­bién fue per­se­gui­do por su par­ti­ci­pa­ción en los he­chos y su mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca, vién­do­se obli­ga­do a ocul­tar­se du­ran­te me­ses en los mon­tes de la co­mar­ca, aun­que más tar­de se en­tre­gó vo­lun­ta­ria­men­te a la Guar­dia Ci­vil. En sep­tiem­bre de 1940 fue juz­ga­do en con­se­jo de gue­rra y con­de­na­do a do­ce años y un día de pri­sión. Cin­co años más tar­de sa­lió en libertad des­pués de que se le con­mu­ta­ra la pe­na.

La lis­ta de los miem­bros de aquel go­bierno pro­vi­sio­nal de la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral de la Illa de Arousa, escrita en­tre ri­sas so­bre un pa­pel de es­tra­za, se per­dió pa­ra siem­pre, y na­die sa­be a cien­cia cier­ta qué otros nom­bres fi­gu­ra­ban en ella, ni cuán­tas de aque­llas per­so­nas sin iden­ti­fi­car aca­ba­ron su­frien­do “pa­seos” y otras eje­cu­cio­nes ex­tra­ju­di­cia­les co­mo la pa­de­ci­da por Ote­ro Pou­so o Búa La­re­do. Las pro­fun­das aguas de la ría, por des­gra­cia, son las úni­cas que co­no­cen to­dos los se­cre­tos de aque­llos te­rri­bles años del mie­do…

LA LIS­TA DE LOS MIEM­BROS DE AQUEL GO­BIERNO PRO­VI­SIO­NAL DE LA RE­PÚ­BLI­CA FE­DE­RAL DE LA ILLA DE AROUSA, ESCRITA EN­TRE RI­SAS SO­BRE UN PA­PEL DE ES­TRA­ZA, SE PER­DIÓ PA­RA SIEM­PRE...

So­bre es­tas lí­neas, vis­ta del puerto de la Illa de Arousa.

A la de­re­cha de es­tas lí­neas, Juan Ote­ro Maez­tú en la ta­ber­na O Ni­cho, y, en el ex­tre­mo su­pe­rior de­re­cho de la pá­gi­na, San­tia­go Ote­ro Pou­so.

Arri­ba, un gru­po de guar­dia ci­vi­les es­col­ta a va­rios de­te­ni­dos du­ran­te la lla­ma­da Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre.Ba­jo es­tas lí­neas, unos clien­tes en la Ta­ber­na O Ni­cho, don­de se pro­cla­mó la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral de Illa de Arousa.

Arri­ba, un gru­po de guar­dias cí­vi­cos de la provincia de Pon­te­ve­dra.

So­bre es­tas lí­neas, vis­ta de la Illa de Arousa des­de su puerto.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.