AL RESCATE DE LOS RO­MA­NOV

EL OB­JE­TI­VO DE TRAER A LA FA­MI­LIA DEL ZAR A ES­PA­ÑA

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - ÓS­CAR HE­RRA­DÓN

La caí­da de los za­res pu­do te­ner un fi­nal com­ple­ta­men­te dis­tin­to si las ges­tio­nes de Alfonso XIII pa­ra aco­ger a los Ro­ma­nov en Es­pa­ña hu­bie­sen fruc­ti­fi­ca­do. La di­plo­ma­cia de Eu­ro­pa se vol­có en la sal­va­ción de la fa­mi­lia im­pe­rial, pe­ro su suer­te es­ta­ba echa­da. No fue ese el úni­co mo­vi­mien­to so­li­da­rio del mo­nar­ca es­pa­ñol en aque­lla Eu­ro­pa con­vul­sa. Tam­bién pu­so en mar­cha una ofi­ci­na pa­ra au­xi­liar a los he­ri­dos y pri­sio­ne­ros de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

EN EL CEN­TE­NA­RIO DE LA MATANZA DE LA FA­MI­LIA IM­PE­RIAL RU­SA, RECORDAMOS CÓ­MO EL REY ES­PA­ÑOL ALFONSO XIII, QUE REA­LI­ZÓ UNA IN­TEN­SA AC­TI­VI­DAD HUMANITARIA EN LA GRAN GUE­RRA, IN­TEN­TÓ POR TO­DOS LOS ME­DIOS PO­NER A SAL­VO A LOS RO­MA­NOV, PROPONIENDO ES­PA­ÑA CO­MO SU DES­TINO.

El 17 de ju­lio de es­te 2018 se cum­plie­ron cien años de uno de los mag­ni­ci­dios más bru­ta­les y a la vez enig­má­ti­cos de la his­to­ria, el ase­si­na­to a san­gre fía de la fa­mi­lia real ru­sa, los Ro­ma­nov: el zar Ni­co­lás II, su es­po­sa Alejandra Fio­do­rov­na, y sus cin­co hi­jos; una tra­ge­dia que ha he­cho co­rrer ríos de tin­ta du­ran­te dé­ca­das. Pe­ro an­tes de que tu­vie­ra lu­gar la ma­sa­cre a ma­nos de los bol­che­vi­ques en un pe­río­do con­vul­so en el que el an­ti­guo ré­gi­men cam­bia­ba a gol­pe de sa­ble y a pun­ta de pis­to­la, y los pri­vi­le­gios de la aris­to­cra­cia fue­ron vis­tos co­mo una afren­ta a un pue­blo es­cla­vi­za­do y pau­pé­rri­mo, fue­ron va­rios los in­ten­tos in­ter­na­cio­na­les de pro­te­ger a la fa­mi­lia real de su trágico fi­nal.

Y uno de los per­so­na­jes que pu­so ma­yor ahín­co en ha­llar una so­lu­ción so­bre es­te de­li­ca­do pun­to fue el rey es­pa­ñol Alfonso XIII, que él mis­mo, unos años des­pués, ten­dría que exi­liar­se de su pa­tria an­te el cla­mor an­ti­mo­nár­qui­co de gran par­te del pue­blo es­pa­ñol. Él se­ría una de las prin­ci­pa­les fi­gu­ras del pa­no­ra­ma eu­ro­peo que in­ten­ta­ría ayu­dar a sus ho­mó­ni­mos ru­sos, co­mo an­ta­ño lo hi­cie­ra –tam­bién sin éxi­to– Car­los IV an­te la in­mi­nen­te eje­cu­ción de los re­yes fran­ce­ses, pa­rien­tes su­yos, Luis XVI y Ma­ría An­to­nie­ta, en el mar­co de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa que po­nía fin, tam­bién de for­ma vio­len­ta, al An­ti­guo Ré­gi­men.

VIEN­TOS DE GUE­RRA EN EU­RO­PA

Pa­ra en­ten­der los mo­vi­mien­tos rea­li­za­dos por Alfonso XIII hay que re­mon­tar­nos tres años an­tes, a 1914, cuan­do es­ta­lla la en­ton­ces lla­ma­da Gran Gue­rra. La pre­sión que des­de dis­tin­tos paí­ses se ejer­ció pa­ra que nues­tro país en­tra­ra en la con­tien­da fue sor­tea­da por el mo­nar­ca his­pano y sus hom­bres de for­ma bas­tan­te efec­ti­va, y eso que se ha­lla­ba real­men­te aco­rra­la­do en re­la­ción no só­lo al es­ce­na­rio po­lí­ti­co-so­cial y eco­nó­mi­co de la Vie­ja Eu­ro­pa en gue­rra, sino tam­bién por los la­zos di­nás­ti­cos: su ma­dre, Ma­ría Cris­ti­na de Habs­bur­go-Lo­re­na, era aus­tria­ca, y por tan­to es­ta­ba em­pa­ren­ta­da con so­be­ra­nos de las Po­ten­cias Cen­tra­les, y por el otro, su pro­pia es­po­sa, la rei­na Vic­to­ria Eu­ge­nia de Bat­ten­berg, era in­gle­sa y na­da me­nos que nie­ta de la Rei­na Vic­to­ria I, por lo que se ejer­cía tam­bién pre­sión des­de el ban­do alia­do en es­te sen­ti­do.

Pe­ro los la­zos en co­mún no se que­da­ban ahí; a su vez, Vic­to­ria Eu­ge­nia, “Ena” en el círcu­lo fa­mi­liar, era pri­ma her­ma­na de la em­pe­ra­triz Alejandra Fio­do­rov­na. Am­bas so­be­ra­nas eran por­ta­do­ras del gen de la he­mo­fi­lia, que trans­mi­tie­ron a sus hi­jos: la za­ri­na al za­ré­vich Alek­sei, y Vic­to­ria Eu­ge­nia a los in­fan­tes Alfonso y Gon­za­lo –un “mal” al que en al­gu­nos círcu­los se re­fe­rían co­mo “la mal­di­ción”–; tan só­lo don Juan, abue­lo de Fe­li­pe VI, fue el úni­co hi­jo va­rón que na­ció sin la en­fer­me­dad. Di­cha co­ne­xión fue te­ma prin­ci­pal de nu­me­ro­sas mi­si­vas in­ter­cam­bia­das en­tre las pri­mas.

A pe­sar de la ma­la prensa de Alfonso XIII en la Es­pa­ña ac­tual, lo cier­to es que du­ran­te la neu­tra­li­dad en la Gran Gue­rra el mo­nar­ca reivin­di­có la ayu­da hu­ma­ni-

ta­ria, crean­do to­do un or­ga­nis­mo pa­ra el rescate de desaparecidos y he­ri­dos de la con­tien­da.

Pe­ro, ¿có­mo sur­gió es­ta ini­cia­ti­va? Hay que re­mon­tar­se al ve­rano de 1914, cuan­do lle­gó una mi­si­va al Pa­la­cio de Orien­te de Ma­drid. Iba di­ri­gi­da a Alfonso XIII y la fir­ma­ba una mu­jer hu­mil­de de Gi­ron­da, en Francia, que de­cía ser una la­van­de­ra y con­ta­ba al mo­nar­ca que su ma­ri­do ha­bía des­apa­re­ci­do en los pri­me­ros com­ba­tes de la Gran Gue­rra, con­cre­ta­men­te en la ba­ta­lla de Char­le­roi, y le su­pli­ca­ba ayu­da pa­ra en­con­trar­lo, pa­ra sa­ber al me­nos si es­ta­ba vi­vo o muerto. Pro­fun­da­men­te

DU­RAN­TE LA GRAN GUE­RRA EL MO­NAR­CA REIVIN­DI­CÓ LA AYU­DA HUMANITARIA Y CREÓ UN OR­GA­NIS­MO PA­RA EL RESCATE DE DESAPARECIDOS Y HE­RI­DOS

con­mo­vi­do, el rey se in­tere­só per­so­nal­men­te por el asun­to y, po­nien­do en práctica la ma­qui­na­ria di­plo­má­ti­ca es­pa­ño­la, que po­día ope­rar en cual­quier país gra­cias a su con­di­ción neu­tral, lo­ca­li­zó al sol­da­do per­di­do en un cam­po de pri­sio­ne­ros ale­mán. Lue­go en­vió una car­ta a la la­van­de­ra ga­la con­tán­do­le las pes­qui­sas y co­men­zó su la­bor de so­co­rro.

De aque­lla his­to­ria, que tu­vo muy po­ca re­le­van­cia en nues­tro país, se hi­zo eco la prensa fran­ce­sa, que pu­bli­có la con­mo­ve­do­ra his­to­ria el 18 de ju­nio de 1915 en el ro­ta­ti­vo La Pe­ti­te Gi­ron­de con el ti­tu­lar: “Gra­cias al rey, en­cuen­tra a su ma­ri­do”. En­ton­ces co­men­za­ron a lle­gar al Pa­la­cio Real de Ma­drid mi­les de car­tas pro­ce­den­tes de nu­me­ro­sos rin­co­nes eu­ro­peos.

Una de las car­tas más con­mo­ve­do­ras fue la que re­ci­bió de una ni­ña fran­ce­sa de ocho años que de­cía que su tío ha­bía caí­do pri­sio­ne­ro y que mo­ri­ría de ham­bre; el pro­pio Alfonso, emo­cio­na­do por la mi­si­va, escrita con le­tra in­fan­til y tem­blo­ro­sa, dio prio­ri­dad a las ges­tio­nes de la bús­que­da de su tío, en el mar­co de las gran­des ba­ta­llas que se su­ce­dían en Eu­ro­pa en­tre agos­to y sep­tiem­bre de 1914, cuan­do 10 mi­llo­nes de hom­bres mo­vi­li­za­dos se en­fren­ta­ron en las trin­che­ras con una vio­len­cia nun­ca vis­ta. El Vie­jo Con­ti­nen­te se que­da di­vi­di­do en dos y en po­co me­nos de cua­tro se­ma­nas hu­bo un cuar­to de mi­llón de ba­jas, de la que una gran pro­por­ción eran desaparecidos. Pues­to que no po­dían acu­dir al enemi­go, ni tam­po­co a sus paí­ses, que no da­ban abas­to con fren­tes abier­tos en nu­me­ro­sos rin­co­nes, se tu­vo que rea­li­zar una pro­tes­ta pa­cí­fi­ca con­tra aque­lla bar­ba­rie que fue, en cier­ta ma­ne­ra, pe­dir ayu­da a los paí­ses neu­tra­les.

LA OFI­CI­NA PRO-CAUTIVOS

Los es­cri­tos –en los que se in­cluían fo­to­gra­fías, re­cor­tes de prensa, do­cu­men­tos ofi­cia­les…– lle­ga­ban a la Se­cre­ta­ría Par­ti­cu­lar del Rey. Lue­go, el se­cre­ta­rio del mo­nar­ca, Emi­lio Ma­ría de To­rres, abría un ex­pe­dien­te con los da­tos del so­li­ci­tan­te y el bus­ca­do e in­ten­ta­ba po­ner en mar­cha el me­ca­nis­mo hu­ma­ni­ta­rio, un pro­ce­di­mien­to con un co­mien­zo bas­tan­te mo­des­to. Cu­rio­sa­men­te, en­tre los ex­pe­dien­tes que se con­ser­van en el Archivo Ge­ne­ral de Pa­la­cio, fi­gu­ran nom­bres cé­le­bres co­mo el del ac­tor y can­tan­te fran­cés Mau­ri­ce Che­va­lier, que se­ría li­be­ra­do de un cam­po de in­ter­na­mien­to gra­cias a la in­ter­me­dia­ción de Alfonso XIII, quien tam­bién in­ter­ce­dió en la li­be­ra­ción del bai­la­rín ru­so Vas­lav Ni­jinsky de un cam­po en Hun­gría; y lle­gó a con­tar con su ayu­da el pia­nis­ta po­la­co Art­hur Ru­bins­tein.

Uno de los in­ten­tos más notables por conmutar una pe­na de muer­te causada por las con­tin­gen­cias, y que no pu­do re­sol­ver­se co­mo se es­pe­ra­ba, fue el de la en­fer­me­ra ci­vil bri­tá­ni­ca Edith Cavell, acu­sa­da de fa­ci­li­tar la eva­sión de unos sol­da­dos alia­dos cautivos de los ale­ma­nes. Aun­que el em­ba­ja­dor de Es­pa­ña hi­zo una ges­tión con éxi­to pa­ra su an­te el ba­rón Von der Lanc­ken-Wa­ke­nitz, a quien con­ven­ció de que el fu­si­la­mien­to se­ría per­ju­di­cial pa­ra la ima­gen in­ter­na­cio­nal de Alemania, el ge­ne­ral pru­siano Mo­ritz von Bis­sing, jefe de ocu­pa­ción mi­li­tar, dio la or-

UNO DE LOS IN­TEN­TOS MÁS NOTABLES POR CONMUTAR UNA PE­NA DE MUER­TE CAUSADA POR LAS CON­TIN­GEN­CIAS FUE EL DE LA EN­FER­ME­RA EDITH CAVELL

den de lle­var a ca­bo la eje­cu­ción el 12 de oc­tu­bre de 1915.

Ofi­cial­men­te se anun­ció que, con una apor­ta­ción de al­go más de me­dio mi­llón de eu­ros ac­tua­les, Alfonso XIII or­de­nó ha­bi­li­tar en el Pa­la­cio Real una ofi­ci­na que se­ría co­no­ci­da co­mo Ofi­ci­na Pro Cautivos o Pro Cap­ti­vi, pa­ra aten­der a sol­da­dos cautivos a cau­sa de la con­fla­gra­ción, con­vir­tién­do­se así la cor­te en lu­gar de re­fe­ren­cia pa­ra los mi­lla­res de mi­si­vas de las fa­mi­lias de los desaparecidos. Se­gún cons­ta en va­rias ac­tas ofi­cia­les, se re­clu­ta­ron 40 em­plea­dos, que tra­ba­ja­rían en su ma­yo­ría de for­ma vo­lun­ta­ria, jun­to con el per­so­nal de la pro­pia Ca­sa Real.

Con el tiem­po se fue am­plian­do es­ta la­bor de cor­te hu­ma­ni­ta­rio y la ofi­ci­na ges­tio­nó el in­ter­cam­bio de pri­sio­ne­ros, el en­vío de ali­men­tos y me­di­ci­nas e in­clu­so, en el cam­po de la di­plo­ma­cia bé­li­ca al más al­to ni­vel, se hi­cie­ron mo­vi­mien­tos pa­ra lo­grar que se de­ja­sen de tor­pe­dear bu­ques-hos­pi­tal de tropas. Se cal­cu­la que es­te or­ga­nis­mo ayu­dó a unos 136.000 pri­sio­ne­ros de gue­rra y re­pa­trió a más de 70.000 ci­vi­les, un as­pec­to ca­si desconocido del rei­na­do del Bor­bón –aun­que los historiadores no se po­nen de acuer­do con las ci­fras ofi­cia­les–, lo que ha­ce que re­sul­te in­com­pren­si­ble su ol­vi­do a día de hoy.

Un re­cuer­do es­pe­cial me­re­ce el pa­pel de los di­plo­má­ti­cos de nues­tro país, cu­yas ges­tio­nes e in­for­ma­cio­nes ayu­da­ron de for­ma bas­tan­te fre­cuen­te a re­ba­jar la du­re­za de las pe­nas y las re­pre­sa­lias, tan­to en­tre los pri­sio­ne­ros que se ha­lla­ban en con­di­cio­nes ín­fi­mas en Alemania co­mo en el ban­do fran­cés, don­de tam­bién tu­vie­ron lu­gar vul­ne­ra­cio­nes a la Con­ven­ción de Gi­ne­bra so­bre el tra­to a pri­sio­ne­ros de gue­rra.

La Ofi­ci­na Pro-Cautivos del rey rea­li­za­ría gran par­te de su tra­ba­jo hu­ma­ni­ta­rio con­tan­do con la co­la­bo­ra­ción de la Cruz Ro­ja, que lle­va­ría a ca­bo el grue­so de la ac­ción humanitaria des­de la tam­bién neu­tral Sui­za (la Cruz Ro­ja In­ter­na­cio­nal tra­ba­ja­rá con ca­si mil per­so­nas y mo­ve­rá unos seis mi­llo­nes de do­cu­men­tos), pri­me­ra ex­pe­rien­cia de una ac­ción ex­te­rior de es­te ti­po en nues­tro país, po­si­ble gra­cias a la bue­na re­la­ción de Alfonso XIII con Gran Bre­ta­ña y Alemania.

Se­gún el aca­dé­mi­co de la His­to­ria Car­los Se­co Se­rrano, en es­ta ofi­ci­na ya le­gen­da­ria en plena gue­rra se tra­mi­ta­ron con gran ra­pi­dez me­dio cen­te­nar de pe­ti­cio­nes de in­dul­to de pe­na ca­pi­tal, la ma­yo­ría acom­pa­ña­das por el éxi­to, más de 5.000 pe­ti­cio­nes de re­pa­tria­ción de he­ri­dos gra­ves, 25.000 in­for­ma­cio­nes de fa­mi­lias re­si­den­tes en te­rri­to­rios ocu­pa­dos y más de 250.000 in­ves­ti­ga­cio­nes re­la­ti­vas a pri­sio­ne­ros o desaparecidos.

Des­de ju­nio de 1915 a fe­bre­ro de 1921, la Ofi­ci­na Pro Cautivos ela­bo­ró 2.609 in­for­mes de cam­pos de pri­sio­ne­ros en Alemania – que ya fi­gu­ran en los do­cu­men­tos es­pa­ño­les, por pri­me­ra vez en la his­to­ria, co­mo cam­pos de con­cen­tra­ción, tan ig­no­mi­nio­sos en esa gue­rra y la si­guien­te–, y se bus­có a per­so­nas de muy dis­tin­tas na­cio­na­li­da­des: ru­sos, por­tu­gue­ses, es­ta­dou­ni­den­ses, ru­ma­nos…

Alfonso XIII gastó ca­si un mi­llón de pe­se­tas de la épo­ca, unos 600 mil eu­ros ac­tua­les

ALFONSO XIII GASTÓ CA­SI UN MI­LLÓN DE PE­SE­TAS DE LA ÉPO­CA, UNOS 600 MIL EU­ROS AC­TUA­LES EN LA INCANSABLE LA­BOR DE LA OFI­CI­NA PRO-CAUTIVOS

en una la­bor incansable de su ofi­ci­na en la que no ha­bía pe­rio­dos de tre­gua, pues la de­vas­ta­ción fue to­tal, nun­ca vis­ta has­ta en­ton­ces. No obs­tan­te, tris­te­men­te, el 80 por cien­to del archivo de in­for­mes lle­va el trágico mar­cha­mo de “no hallado”.

NEGOCIAN LOS ALIA­DOS

Se­gún apun­ta Ju­lián Cortés Ca­va­ni­llas, bió­gra­fo del mo­nar­ca es­pa­ñol, “Des­de la te­rri­ble y vio­len­ta muer­te de Ras­pu­tín, de la cual se re­ci­bie­ron in­for­mes bas­tan­te pre­ci­sos en el Pa­la­cio Real de Ma­drid y en el mi­nis­te­rio de Es­ta­do a tra­vés de nues­tra em­ba­ja­da en Pe­tro­gra­do, el rey Alfonso tu­vo la sen­sa­ción de que la gue­rra no ten­dría pa­ra Ru­sia un fi­nal vic­to­rio­so y que las más dra­má­ti­cas pers­pec­ti­vas se apun­ta­ban pa­ra la fa­mi­lia im­pe­rial por la in­jus­ta po­pu­la­ri­dad que ro­dea­ba a la za­ri­na, en gran par­te a cau­sa de Ras­pu­tín, y a su na­cio­na­li­dad ale­ma­na de ori­gen y, en ge­ne­ral, por los fer­men­tos re­vo­lu­cio­na­rios que her­vían en to­do el imperio”.

Inmediatamente des­pués de la abdicación, se iniciaron ne­go­cia­cio­nes pa­ra la sa­li­da de la ex fa­mi­lia real des­de los paí­ses que aún en­ton­ces eran su­fi­cien­te­men­te fuer­tes pa­ra ne­go­ciar con el nue­vo go­bierno re­vo­lu­cio­na­rio ru­so: Reino Uni­do y Alemania. Jorge V del Reino Uni­do era pri­mo hermano del zar y tam­bién pri­mo de Alejandra; por su par­te, Gui­ller­mo II era pri­me­ro hermano de la za­ri­na y su hermano, el prín­ci­pe En­ri­que Al­ber­to de Pru­sia, es­ta­ba ca­sa­do con Ire­ne de Hes­se-Darms­tadt, na­da me­nos que her­ma­na

INMEDIATAMENTE DES­PUÉS DE LA ABDICACIÓN, SE INICIARON NE­GO­CIA­CIO­NES PA­RA LA SA­LI­DA DE LA EX FA­MI­LIA REAL DES­DE REINO UNI­DO Y ALEMANIA

de la za­ri­na, lo que evi­den­cia una po­lí­ti­ca ma­tri­mo­nial de in­tere­ses crea­dos, no­ta­ble­men­te en­do­gá­mi­ca.

El go­bierno de Londres no tar­dó en en­viar un co­mu­ni­ca­do a Ru­sia a tra­vés del Fo­reign Of­fi­ce: “Cual­quier vio­len­cia in­fli­gi­da al em­pe­ra­dor o su fa­mi­lia pro­du­ci­ría un efec­to su­ma­men­te de­plo­ra­ble e in­dig­na­ría a la opi­nión pú­bli­ca de es­te país”. Tras la abdicación de Ni­co­lás II, se iniciaron con­ver­sa­cio­nes en­tre Londres y Mos­cú so­bre tan de­li­ca­do asun­to, y se­gún to­dos los in­di­cios, pa­re­ce que el go­bierno pro­vi­sio­nal ru­so pre­ten­día exi­liar a los Ro­ma­nov con la in­ten­ción de im­pe­dir que un mo­vi­mien­to con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio pu­sie­ra al zar en una si­tua­ción aún más de­li­ca­da. Así, se con­cer­tó una reunión del Con­se­jo de Mi­nis­tro en Londres el 22 de mar­zo de 1917 y otra for­ma­da por el pre­mier Lloyd Geor­ge, lord Stam­ford­ham, se­cre­ta­rio del rey y el sub­se­cre­ta­rio del Fo­reign Of­fi­ce, lord Hard­lin­ge. De los re­sul­ta­dos de am­bas sa­lió un co­mu­ni­ca­do ofi­cial que se en­vió al nue­vo go­bierno ru­so: “El res­pues­ta a la pe­ti­ción for­mu­la­da por el Go­bierno ru­so, el rey y el Go­bierno de Su Majestad, se apre­su­ran a ofre­cer al em­pe­ra­dor y la em­pe­ra­triz asi­lo en Inglaterra al que se es­pe­ra se aco­jan du­ran­te la gue­rra”.

“Los cam­pos del ho­nor” sem­bra­ron de muer­te Eu­ro­pa en­tre 1914 y 1918, pe­ro los efec­tos de la gue­rra ha­brían si­do aún más cru­dos sin la intervención de or­ga­ni­za­cio­nes so­li­da­rias co­mo la Ofi­ci­na Pro-Cautivos, fi­nan­cia­da por Alfonso XIII. Gra­cias a su la­bor, se sal­va­ron ar­tis­tas co­mo el bai­la­rín Ni­jinsky, ba­jo es­ta lí­neas, aun­que su me­dia­ción fue inú­til en el ca­so de la bri­tá­ni­ca Edith Cavell, a su iz­quier­da, acu­sa­da de es­pio­na­je.

El le­ga­do del Bor­bón re­sul­ta am­bi­guo. Si por un la­do ava­ló el gol­pe de Pri­mo de Ri­ve­ra, por otro aus­pi­ció la inex­cu­sa­ble Ofi­ci­na Pro-Cautivos.

En el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj, el zar Ni­co­lás II aso­ma­do a la ven­ta­ni­lla del tren im­pe­rial, tes­ti­go de su abdicación en 1917; Da­vid Lloyd Geor­ge, pre­mier bri­tá­ni­co en­tre 1916 y 1922; y el re­vo­lu­cio­na­rio Yá­kov Yu­rovs­ki, eje­cu­tor de Ni­co­lás II en Eka­te­rim­bur­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.