La re­vuel­ta del PRES TIGE

Historia de Iberia Vieja - - EL AGENTE INTOXICADOR - por Fer­nan­do Rue­da

En no­viem­bre se cum­plen 16 años. El pe­tro­le­ro Pres­ti­ge, car­ga­do con 77.000 to­ne­la­das de cru­do, na­ve­ga­ba por un enor­me tem­po­ral que azo­ta­ba Ga­li­cia. No ha­ce fal­ta des­cri­bir la des­gra­cia de lo que pa­só por­que si­gue en la re­ti­na de mi­llo­nes de es­pa­ño­les, pe­ro es mo­men­to de re­cor­dar al­gu­nos asun­tos co­mo la ne­ga­ción de la reali­dad en los pri­me­ros días: El vi­ce­pre­si­den­te Ma­riano Ra­joy tran­qui­li­zó: “el cru­do es­tá a más de 15 mi­llas”. El de­le­ga­do del Go­bierno, Ar­se­nio Fer­nán­dez de Me­sa, sen­ten­ció: “El des­tino del fuel en el fon­do del mar es con­ver­tir­se en ado­quín”. Y el mi­nis­tro de De­fen­sa si­guió tran­qui­li­zan­do: las pla­yas afec­ta­das es­tán “es­plen­do­ro­sas”.

La ma­yor tra­ge­dia ecológica vivida en Es­pa­ña no era im­por­tan­te pa­ra el Go­bierno, pe­ro tam­po­co lo fue pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res de lo que su­ce­dió aque­llos días, pues la sen­ten­cia ju­di­cial, re­cur­sos ju­rí­di­cos de por me­dio, con­clu­yó con una pe­na de cár­cel de dos años pa­ra el ca­pi­tán del bar­co, Apos­to­los Man­gou­ras.

Hu­bo una de­ci­sión gra­ve­men­te erró­nea, se­gún los cien­tí­fi­cos, que fue ale­jar el bar­co de la cos­ta, cu­ya con­se­cuen­cia fue el desas­tre de la ma­rea ne­gra, que se de­rra­mó a lo lar­go de 2.000 ki­ló­me­tros de cos­ta. Pe­ro quie­nes to­ma­ron esa de­ci­sión tan da­ñi­na no pa­ga­ron por ella por­que los jue­ces no lo con­si­de­ra­ron opor­tuno, sen­tán­do­se so­lo en el ban­qui­llo el ex di­rec­tor de la Ma­ri­na Mer­can­te.

La ver­güen­za de ver lo que pa­só y que no hu­bie­ra responsables no im­pi­dió que se ge­ne­ra­ra un mo­vi­mien­to de vo­lun­ta­ria­do que des­per­tó mu­chas con­cien­cias y lla­mó a una re­vuel­ta que tu­vo su epi­cen­tro en la ma­ni­fes­ta­ción ce­le­bra­da al mes si­guien­te en San­tia­go con la asis­ten­cia de 200.000 per­so­nas.

Que­da, al me­nos, la ima­gen del pue­blo arran­can­do con las ma­nos el cha­pa­po­te y la lla­ma­da a la con­cien­cia de los go­ber­nan­tes eu­ro­peos so­bre la ne­ce­si­dad de unas po­lí­ti­cas eco­ló­gi­cas y la adop­ción de me­di­das pa­ra dar más se­gu­ri­dad a la na­ve­ga­ción de los pe­tro­le­ros. Al­go que, por cier­to, po­dían ha­ber adop­ta­do an­tes.

LA MA­YOR TRA­GE­DIA ECOLÓGICA VIVIDA EN ES­PA­ÑA NO ERA IM­POR­TAN­TE PA­RA EL GO­BIERNO, PE­RO TAM­PO­CO LO FUE PA­RA LOS IN­VES­TI­GA­DO­RES DE LO QUE SU­CE­DIÓ AQUE­LLOS DÍAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.