MIENTE, QUE AL­GO QUE­DA

Historia de Iberia Vieja - - EL AGENTE INTOXICADOR - JUAN JO­SÉ SÁN­CHEZ-ORO

EXISTE LA CREEN­CIA DE QUE LOS INGLESES SON LOS ME­JO­RES HISTORIADORES… ES UNA CREEN­CIA, Y CO­MO TO­DAS LAS PER­CEP­CIO­NES TIE­NE UNA CA­RA B. ELLOS LLE­VAN ESCRIBIENDO CO­SAS PA­RA GLORIFICAR SUS TRIUNFOS QUE SE HAN COBRADO SUS VÍC­TI­MAS. LA VER­DAD ES UNA DE ELLAS. Y ES­PA­ÑA OTRA. NO SON TAN PULCROS. HAN MENTIDO. Y NO PO­CO.

Uma­ni­das na de las fra­ses la­pi­da­rias más

ase­ve­ra que “la his­to­ria siem­pre la es­cri­ben los ven­ce­do­res”. No obs­tan­te y en la práctica, re­sul­ta una ver­dad a me­dias: si quien per­dió tie­ne a su dis­po­si­ción un efi­cien­te apa­ra­to de pro­pa­gan­da, el ven­ci­do po­drá di­si­mu­lar la de­rro­ta an­te los su­yos. In­clu­so pre­sen­tar ese re­vés co­mo una vic­to­ria. Es­te ha si­do el ca­so de Gran Bre­ta­ña en no po­cas oca­sio­nes a lo lar­go de su exis­ten­cia. Es­pe­cial­men­te du­ran­te la con­fron­ta­ción con Es­pa­ña por la he­ge­mo­nía del mun­do.

Inglaterra, co­mo otras po­ten­cias eu­ro­peas, lle­gó tar­de a la con­quis­ta de Amé­ri­ca. El des­cu­bri­mien­to del Nue­vo Mun­do des­equi­li­bró el po­der en el vie­jo con­ti­nen­te en fa­vor de la co­ro­na es­pa­ño­la. La ane­xión y ex­plo­ta­ción de los te­rri­to­rios al otro la­do del Atlán­ti­co ca­ta­pul­tó eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca­men­te a los reinos pe­nin­su­la­res has­ta el pun­to de con­di­cio­nar la geo­es­tra­te­gia in­ter­na­cio­nal du­ran­te va­rios si­glos. Por otro la­do, con­vie­ne re­cor­dar que aque­lla ad­qui­si­ción de tie­rras y gen­tes ocu­rrió por la vía fác­ti­ca, pe­ro tam­bién Es­pa­ña y Por­tu­gal fir­ma­ron el año 1494 el tra­ta­do de Tor­de­si­llas pa­ra re­par­tir­se en ex­clu­si­va el “bo­tín” ame­ri­cano. De es­te mo­do, am­bos reinos se ga­ran­ti­za­ban la po­se­sión en mo­no­po­lio de las In­dias oc­ci­den­ta­les, pri­van­do así de ellas a cual­quier otra po­ten­cia eu­ro­pea. To­do ello fue ru­bri­ca­do con el be­ne­plá­ci­to ex­pre­so del pa­pa­do que ope­ra­ba en la oca­sión a mo­do de ga­ran­te in­ter­na­cio­nal del acuer­do.

En con­se­cuen­cia, la ca­rre­ra por la con­quis­ta de las amé­ri­cas en­se­gui­da ad­qui­rió una do­ble di­men­sión: por un la­do, ar­ma­da; por el otro, ju­rí­di­ca. Y si de de­re­chos iba la pug­na, re­sul­ta­ba evi­den­te que Cris­tó­bal Co- lón en 1492 ha­bía cla­va­do en las are­nas de La Es­pa­ño­la su pen­dón en nom­bre de Cas­ti­lla. Un ges­to que otor­ga­ba a los Re­yes Ca­tó­li­cos y a su des­cen­den­cia la le­gi­ti­mi­dad de so­me­ter aque­llos lu­ga­res, con­for­me los usos y cos­tum­bres po­lí­ti­cas de la épo­ca.

Ob­via­men­te, una vez se hi­zo pal­pa­ble la en­ver­ga­du­ra y ri­que­za del con­ti­nen­te ame­ri­cano, otras mo­nar­quías emer­gen­tes no se re­sig­na­ron a se­guir cru­za­das de brazos y tam­bién qui­sie­ron in­cor­po­rar­se al re­par­to. Por su­pues­to, les que­da­ba el re­cur­so de abrir­se hue­co a tra­vés de las ar­mas y el co­mer­cio, des­pla­zan­do flo­tas, ejér­ci­tos y co­lo­ni­zan­do lu­ga­res sin ma­yo­res mi­ra­mien­tos. Pe­ro en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal siem­pre con­vie­ne cui­dar las for­mas al mar­gen de ope­rar con he­chos con­su­ma­dos. Y si, en ese cui­da­do de las for­mas, re­sul­ta po­si­ble jus­ti­fi­car las ac­tua-

cio­nes a rea­li­zar es­gri­mien­do al­gún de­re­cho his­tó­ri­co o ju­rí­di­co, me­jor que me­jor.

MADOC, EL PRÍN­CI­PE GA­LÉS DESCUBRIDOR DE AMÉ­RI­CA

En el ca­so de los te­rri­to­rios ha­lla­dos en ul­tra­mar, los de­re­chos his­tó­ri­cos re­caían pal­ma­ria­men­te del la­do es­pa­ñol, pues­to que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal re­co­no­cía a Cris­tó­bal Colón co­mo pri­mer descubridor del nue­vo mun­do pa­ra el vie­jo con­ti­nen­te. Aho­ra bien, ¿qué pa­sa­ría si se de­mos­tra­ra que él no fue el pri­mer eu­ro­peo en lle­gar a Amé­ri­ca? ¿Ten­dría el reino al que per­te­ne­cie­ra ese na­ve­gan­te pre­co­lom­bino los mis­mos de­re­chos que Cas­ti­lla pa­ra apro­piar­se de aque­llas tie­rras?

En el si­glo XVI, la ani­mad­ver­sión en­tre el Imperio Es­pa­ñol y la co­ro­na in­gle­sa al­can­zó su má­xi­ma ex­pre­sión. La rei­na Isa­bel dispu­taba los ma­res a Fe­li­pe II y pro­mo­vía ex­pe­di­cio­nes a Amé­ri­ca del Nor­te. En 1584 otor­gó una pa­ten­te a sir Wal­ter Ra­leigh con li­cen­cia “pa­ra des­cu­brir, bus­car, ha­llar e ins­pec­cio­nar tie­rras, paí­ses y te­rri­to­rios re­mo­tos, pa­ga­nos y bár­ba­ros que no es­tu­vie­ran ac­tual­men­te en po­se­sión de nin­gún so­be­rano cris­tiano, ni ha­bi­ta­dos por cris­tia­nos”, to­do ello en­co­men­da­do con la cla­ra in­ten­ción de co­lo­ni­zar los ha­llaz­gos pos­te­rior­men­te. Ese mis­mo año, Art­hur Bar­lo­we y Phi­lip Ama­das re­gre­sa­ron a Inglaterra de la isla de Roa­no­ke jun­to a la cos­ta de Ca­ro­li­na del Nor­te. Tra­je­ron dos in­dí­ge­nas, un sa­qui­to de per­las y la si­guien­te im­pre­sión pu­bli­ca­da por Bar­lo­we: “Creo

EL DES­CU­BRI­MIEN­TO DEL NUE­VO MUN­DO DES­EQUI­LI­BRÓ EL PO­DER EN EL VIE­JO CON­TI­NEN­TE EN FA­VOR DE LA CO­RO­NA ES­PA­ÑO­LA

im­po­si­ble ha­llar una abun­dan­cia se­me­jan­te en nin­gu­na otra par­te del mun­do y, ha­bien­do vis­to con mis pro­pios ojos las re­gio­nes de Eu­ro­pa más exu­be­ran­tes, encuentro tal di­fe­ren­cia con es­tas, que sus­ci­ta­ría in­cre­du­li­dad en cual­quie­ra que me le­ye­ra”.

Du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das, Inglaterra ha­bía cre­ci­do des­me­su­ra­da­men­te en po­bla­ción, en con­flic­tos bé­li­cos y en po­bre­za, por lo que el es­ta­ble­ci­mien­to de prós­pe­ras ru­tas co­mer­cia­les y co­lo­nias ame­ri­ca­nas le su­pon­dría una bal­sá­mi­ca vál­vu­la de es­ca­pe. Sin em­bar­go, ha­bía que evi­tar fric­cio­nes con las otras po­ten­cias en li­za y ope­rar con­for­me a la le­ga­li­dad in­ter­na­cio­nal vi­gen­te. La pro­pia li­cen­cia otor­ga­da a Ra­leigh se cui­da­da muy mu­cho en su te­nor de no im­por­tu­nar con di­chas ex­plo­ra­cio­nes a los te­rri­to­rios de otros mo­nar­cas cris­tia­nos.

Fue en­ton­ces cuan­do, tra­tan­do de re­mar en la mis­ma di­rec­ción, se dio for­ma his­to­rio­grá­fi­ca a una le­yen­da de os­cu­ras raí­ces me­die­va­les. Exis­tía la tra­di­ción po­pu­lar de que un an­ti­guo prín­ci­pe ga­lés, enamo­ra­do

del mar, ha­bía efec­tua­do via­jes le­gen­da­rios a is­las fa­bu­lo­sas, to­do lo cual, na­rra­do sin ma­yo­res con­cre­cio­nes. El per­so­na­je en cues­tión era un tal Madoc o Ma­dog que aparece por vez pri­me­ra re­se­ña­do su­cin­ta­men­te en un poe­ma ga­lés de fi­na­les del si­glo XV. A par­tir de se­me­jan­te da­to de lo más di­fu­so, la pe­ri­pe­cia ma­ri­ne­ra de Madoc aca­bó sien­do es­pe­ci­fi­ca­da por Humph­rey Llwyd en la Cro­ni­ca Wa­lliae de 1559. En es­te tex­to se afir­ma­ba con rotundidad que el marinero ga­lés ha­bía pisado Amé­ri­ca an­tes que Colón: “Y en esa épo­ca, otro de los hi­jos de Owen Gwy­nedhs, lla­ma­do Ma­doc­ke de­jó la tie­rra dispu­tada en­tre sus her­ma­nos y pre­pa­ró va­rios bar­cos, con hom­bres y avi­tua­lla­mien­to, pa­ra bus­car aven­tu­ras en el mar. Na­ve­gó más allá de la cos­ta nor­te de Ir­lan­da y lle­gó a una tie­rra des­co­no­ci­da, don­de vio co­sas muy ex­tra­ñas. Y esa tie­rra de­bía de ser una par­te de la que

EN UN TEX­TO DE 1559 SE AFIR­MA­BA CON ROTUNDIDAD QUE UN MARINERO GA­LÉS HA­BÍA PISADO AMÉ­RI­CA AN­TES QUE COLÓN

los es­pa­ño­les afir­man ha­ber si­do los pri­me­ros en en­con­trar. Por tal ra­zón y se­gún la cos­mo­gra­fía, esa tie­rra a la que lle­gó Madoc, tu­vo que ser en su ma­yor par­te No­va His­pa­nia o Flo­ri­da. Así que fue­ron los Bri­ta­nos quie­nes la des­cu­brie­ron mu­cho an­tes y no Colón o Amé­ri­co di­ri­gien­do a al­gu­nos es­pa­ño­les”. Llwyd tam­bién men­cio­nó el via­je de re­gre­so de Madoc a Ga­les y un se­gun­do via­je con va­rios bar­cos.

Al ca­bo de unos años, el cé­le­bre cor­te­sano, eru­di­to, es­pía, ma­go y fa­vo­ri­to de la rei­na John Dee re­don­deó la le­yen­da en su ma­nus­cri­to Title Ro­yal (1580) y la re­ela­bo­ró en pro­ve­cho de la co­ro­na, ase­ve­ran­do que Madoc con­si­guió re­si­dir en las pro­xi­mi­da­des de Flo­ri­da, por lo que Isa­bel I po­día es­gri­mir fun­da­da­men­te y sin nin­gún te­mor sus de­re­chos pre­va­len­tes so­bre Amé­ri­ca del Nor­te.

LA GRAN AR­MA­DA

Otro de los episodios his­tó­ri­cos más ter­gi­ver­sa­dos por la pro­pa­gan­da in­gle­sa afec­tó al fra­ca­so de la “Gran­de y Fe­li­cí­si­ma Ar­ma­da” en­via­da por Fe­li­pe II en 1588 pa­ra des­em­bar­car en Gran Bre­ta­ña. En es­te ca­so, el re­vés pa­ra el em­pe­ra­dor es­pa­ñol re­sul­tó in­ne­ga­ble, pe­ro en­se­gui­da se fue­ron aña­dien­do a ese des­ca­la­bro nu­me­ro­sas fal­se­da­des y mi­tos orien­ta­dos a acre­cen­tar la his­pa­no­fo­bia.

Los historiadores ingleses di­ri­gie­ron sus dar­dos más hi­rien­tes so­bre tres cues­tio­nes bá­si­cas. En pri­mer lu­gar, con­vir­tie­ron el hun­di­mien­to de la flo­ta en una or­da­lía di­vi­na con­for­me a la cual ha­bía que ex­traer la in­ter­pre­ta­ción de que Dios es­ta­ba del la­do de los an­gli­ca­nos y no de los ca­tó­li­cos. La re­li­gión ver­da­de­ra era la pro­tes­tan­te fren­te a los des­ma­nes y abu­sos del pa­pa­do que ha­bría per­di­do de es­te mo­do el fa­vor de los cie­los. “Dios es in­glés”, afir­mó John Ayl­mer, “Dios y to­do su ejér­ci­to de ángeles lu­chan a su la­do [al la­do de la rei­na Isa­bel I]”.

Por su­pues­to, tam­bién se apro­ve­chó pa­ra sa­car­le pun­ta a la su­pe­rio­ri­dad mo­ral y va-

len­tía de los ingleses fren­te a los in­com­pe­ten­tes, tos­cos, bár­ba­ros y co­bar­des es­pa­ño­les. Se aderezaron es­tos juicios de va­lor con anécdotas inventadas del com­ba­te en las cua­les los navíos de Fe­li­pe II demostraban su mie­do hu­yen­do o ha­cien­do ma­nio­bras ab­sur­das don­de la tri­pu­la­ción evi­den­cia­ba su fal­ta de pe­ri­cia e in­te­li­gen­cia. Así, el cro­nis­ta Tho­mas Nas­he re­la­tó có­mo “sus ar­ma­das (que co­mo un al­to bos­que pro­yec­ta­ban som­bra so­bre los ar­bus­tos de nues­tros pe­que­ños bar­cos) hu­ye­ron del alien­to de nues­tros ca­ño­nes, co­mo la nie­bla an­te el sol, co­mo el ele­fan­te hu­ye an­te el ata­que del car­ne­ro o la ba­lle­na an­te el rui­do de hue­sos se­cos”.

Fi­nal­men­te, el ter­cer pun­to más idea­li­za­do y ma­ni­pu­la­do co­rres­pon­dió a di­vul­gar las su­pues­tas in­ten­cio­nes y com­por­ta­mien­to de la tro­pa in­va­so­ra si, en ver­dad, hu­bie­ra con­se­gui­do des­em­bar­car. Aquí, los au­to­res ingleses no se li­mi­ta­ron a ha­cer co­men­ta­rios mor­da­ces e in­ter­pre­ta­cio­nes exa­ge­ra­das, sino que lle­ga­ron a falsificar do­cu­men­tos pa­ra ava­lar sus con­si­de­ra­cio­nes. Por ejem­plo, Wi­lliam Ce­cil com­pu­so la co­pia de una pre­sun­ta car­ta en­via­da por un ca­tó­li­co in­glés des­de Inglaterra a don Ber­nar­dín Men­do­za, em­ba­ja­dor del rey es­pa­ñol en Francia. En el te­nor de es­te tex­to es­pu­rio se men­cio­na­ba có­mo el co­man­dan­te de la Gran Ar­ma­da es­tu­vo re­fu­gia­do ba­jo cu­bier­ta du­ran­te to­da la ba­ta­lla. Por otro la­do, en Es­pa­ña, el Du­que de Me­di­na-Si­do­nia re­dac­tó un informe crí­ti­co con el que ren­dir cuen­tas acer­ca de la com­po­si­ción y ca­rac­te­rís­ti­cas de la Gran Ar­ma­da. Pe­ro cuan­do es­te tex­to de di­vul­gó en Inglaterra, el tra­duc­tor hi­zo al­gu­nos aña­di­dos ten­den­cio­sos. En­tre ellos, su­mó a la lis­ta de abas­tos de la flo­ta di­fe­ren­tes ins­tru­men­tos de tor­tu­ra, lá­ti­gos y ca­de­nas. Era la prueba de­fi­ni­ti­va de las in­ten­cio­nes per­ver­sas que acom­pa­ña­ban la in­va­sión: cu­ños de hie­rro pa­ra se­ña­lar a fue­go a los ni­ños, ca­de­nas y cuer­das pa­ra ahor­car a los va­ro­nes y fla­ge­los pa­ra azo­tar a las mu­je­res.

¿NO INTERVENCIÓN EN LA GUE­RRA CI­VIL?

Otra de las mentiras inglesas que más re­cien­te­men­te han per­ju­di­ca­do a la tra­yec­to­ria his­tó­ri­ca de nues­tro país ocu­rrió du­ran­te la pa­sa­da gue­rra ci­vil es­pa­ño­la. La po­si­ción ofi­cial de Gran Bre­ta­ña an­te la con­tien­da fue la no intervención. E in­clu­so, la Ofi­ci­na de Asun­tos Ex­te­rio­res bri­tá­ni­ca alen­tó la no im­pli­ca­ción del res­to de po­ten­cias eu­ro­peas, pos­tu­ra que se plas­mó en un acuer­do sus­cri­to por 27 na­cio­nes del con­ti­nen­te en agos­to de 1936. Sin em­bar­go, el ac­ce­so a nue­va do­cu­men­ta­ción con­fi­den­cial y los es­tu­dios más re­cien­tes, en con­cre­to ela­bo­ra­dos por el pro­fe­sor En­ri­que Mo­ra­die­llos, han re­ve­la­do que esa “no intervención” re­sul­tó más apa­ren­te que real. En la práctica, su­pu­so una ma­ne­ra muy su­brep­ti­cia y ab­so­lu­ta­men­te cons­cien­te de in­ter­ve­nir en sa­tis­fac­ción de los pro­pios

LOS JUICIOS DE VA­LOR SE ADEREZARON CON ANÉCDOTAS INVENTADAS EN LAS CUA­LES LOS NAVÍOS DE FE­LI­PE II DEMOSTRABAN SU MIE­DO

del Reino Uni­do y no tan­to del bien de Es­pa­ña.

En 1936, el ad­ve­ni­mien­to del Fren­te Po­pu­lar al go­bierno de la re­pú­bli­ca hi­zo sal­tar to­das las alar­mas en Londres. Los in­for­mes que lle­ga­ban a la ad­mi­nis­tra­ción bri­tá­ni­ca des­de Es­pa­ña des­cri­bían la si­tua­ción co­mo pre­rre­vo­lu­cio­na­ria. Muy si­mi­lar a lo ocu­rri­do en Ru­sia me­ses an­tes de oc­tu­bre de 1917 cuan­do una eta­pa de re­for­mis­mo de cor­te so­cia­lis­ta su­cum­bió al im­pul­so po­pu­lar más in­con­tro­la­do. Los abun­dan­tes in­tere­ses eco-

UNA VEZ ITA­LIA Y ALEMANIA ROMPIERON EL ACUER­DO, GRAN BRE­TA­ÑA FIRMÓ ACUER­DOS SE­CRE­TOS CON LA ES­PA­ÑA DE FRAN­CO

nó­mi­cos y geo­es­tra­té­gi­cos –co­mo Gi­bral­tar– de Gran Bre­ta­ña en la Pe­nín­su­la que­da­ron en ries­go an­te la ame­na­za co­mu­nis­ta que creía vis­lum­brar­se en el ho­ri­zon­te, así que el al­za­mien­to fran­quis­ta fue en­ten­di­do, en pri­me­ra ins­tan­cia, co­mo un mo­vi­mien­to pre­ven­ti­vo con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio que no des­agra­da­ba del to­do. La di­plo­ma­cia bri­tá­ni­ca con­fia­ba en que el desen­la­ce del con­flic­to no se pro­lon­ga­ría du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po y siem­pre ser­vi­ría pa­ra con­te­ner esa po­si­ble “re­vo­lu­ción ru­sa” en el oc­ci­den­te de Eu­roin­te­re­ses pa. Así, el Par­la­men­to bri­tá­ni­co re­co­no­ció a la Re­pú­bli­ca es­pa­ño­la co­mo el úni­co ban­do le­gí­ti­mo al que ven­der­le ar­mas. Sin em­bar­go, el go­bierno, con­tra­vi­nien­do es­ta dis­po­si­ción y en se­cre­to im­plan­tó el em­bar­go de su­mi­nis­tros mi­li­ta­res.

Pos­te­rior­men­te, cuan­do la no intervención se firmó e hi­zo ofi­cial, las ins­truc­cio­nes pa­ra man­te­ner la neu­tra­li­dad a to­da cos­ta fue­ron cons­tan­tes. Sin em­bar­go, una vez Ita­lia y Alemania rompieron el acuer­do e in­ten­si­fi­ca­ron su par­ti­ci­pa­ción en la gue­rra, Gran Bre­ta­ña firmó acuer­dos se­cre­tos con la Es­pa­ña de Fran­co pa­ra ga­ran­ti­zar el sta­tus quo bri­tá­ni­co en el país y ren­ta­bi­li­zar eco­nó­mi­ca­men­te en su fa­vor el con­flic­to. Co­mo sin­te­ti­za Mo­ra­die­llos, el 4 de di­ciem­bre de 1936, “des­pués de tres se­ma­nas de ne­go­cia­cio­nes se­cre­tas en Bur­gos, se fir­ma­ba un Acuer­do In­for­mal que re­gu­la­ba las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas en­tre Gran Bre­ta­ña y la Es­pa­ña in­sur­gen­te. Con él, se es­ta­ble­cie­ron las ba­ses que po­si­bi­li­ta­rían una re­cu­pe­ra­ción in­me­dia­ta del co­mer­cio bi­la­te­ral, per­mi­tien­do así com­pe­tir con la cre­cien­te ac­ti­vi­dad ger­mano-ita­lia­na y ga­ran­ti­zan­do el fun­cio­na­mien­to fu­tu­ro de la di­plo­ma­cia de la li­bra. Bas­te de­cir que al ca­bo de un año las ex­por­ta­cio­nes bri­tá­ni­cas a zo­na in­sur­gen­te su­ma­ban el 75 por 100 de to­das las des­ti­na­das a Es­pa­ña”.

Una vez se de­mos­tró que el tra­ta­do eu­ro­peo de no intervención ha­cía agua por to­das par­tes, con dos de sus fir­man­tes –Ita­lia y Alemania– in­ter­vi­nien­do en la gue­rra sin nin­gún di­si­mu­lo, Francia qui­so abrir sus fron­te­ras pa­ra fa­vo­re­cer a la Re­pú­bli­ca. Sin em­bar­go, Gran Bre­ta­ña pa­ró la ini­cia­ti­va y pi­dió se­guir dis­cu­tien­do la pro­pues­ta en el co­mi­té in­ter­na­cio­nal.

Fi­nal­men­te, en enero de 1938, Mus­so­li­ni pi­dió a Londres ne­go­ciar el re­co­no­ci­mien­to bri­tá­ni­co de la ane­xión ita­lia­na de Abi­si­nia. En aquel mo­men­to, la vic­to­ria fran­quis­ta pa­ría

LOS AVI­SOS DES­DE LONDRES SE REITERARON PA­RA QUE LA UNIÓN SOVIÉTICA NO PUDIERA ABAS­TE­CER A LA RE­PÚ­BLI­CA A TRA­VÉS DE LA FRON­TE­RA

re­cía in­mi­nen­te tras el avan­ce por Ara­gón. El 16 de abril, bri­tá­ni­cos e ita­lia­nos fir­ma­ron el acuer­do. Los pri­me­ros acep­ta­ban la ocu­pa­ción de Abi­si­nia, a cam­bio de que los se­gun­dos re­ti­ra­ran sus tropas de Es­pa­ña y no se que­da­ran con nin­gu­na par­te de ella. No en vano, Londres te­mía que, en com­pen­sa­ción por los ser­vi­cios pres­ta­dos, Mus­so­li­ni re­ci­bie­ra Ma­llor­ca don­de sus tropas te­nían una pre­sen­cia muy im­por­tan­te. Lo cual hu­bie­ra des­equi­li­bra­do la geo­po­lí­ti­ca ma­rí­ti­ma del Me­di­te­rrá­neo. Pe­ro la efec­ti­vi­dad de es­te acuer­do bi­la­te­ral que­dó con­di­cio­na­da a la re­so­lu­ción de la “cues­tión es­pa­ño­la”. Por lo tan­to, lo gue­rra que an­te­rior­men­te con­ve­nía di­la­tar en el tiem­po no in­ter­vi­nien­do, aho­ra ata­ñía con­cluir­la lo an­tes po­si­ble pa­ra apa­ci­guar a Ita­lia y evi­tar que se acer­ca­ra más a la ór­bi­ta ale­ma­na, con lo que pen­sa­ban se en­tor­pe­cían las am­bi­cio­nes de Hitler.

Con es­te plan­tea­mien­to en la men­te, el em­ba­ja­dor de Gran Bre­ta­ña te­le­gra­fió al mi­nis­tro fran­cés de Asun­tos Ex­te­rio­res pa­ra trans­mi­tir­le que “no com­pren­día por qué el go­bierno fran­cés era in­ca­paz de cor­tar el pa­so de ar­mas en la fron­te­ra con Bar­ce­lo­na. Se- una gran des­gra­cia que por es­te mo­ti­vo de­ca­ye­se la sim­pa­tía con Francia en Gran Bre­ta­ña”. An­te lo cual y en un mo­men­to en el que la alian­za fran­co­bri­tá­ni­ca re­sul­ta­ba más ne­ce­sa­ria que nun­ca por el au­ge del na­zis­mo en el con­ti­nen­te, París dio or­den de im­per­mea­bi­li­zar la fron­te­ra con Es­pa­ña. Al po­co, los avi­sos des­de Londres se reiteraron y nue­vos te­le­gra­mas in­sis­tie­ron en “man­te­ner esa fron­te­ra in­fer­nal ce­rra­da” pa­ra que la Unión Soviética no pu­die­ran abas­te­cer a la Re­pú­bli­ca ya que “si lo con­si­guen la gue­rra se pro­lon­ga­ría por mu­chos me­ses”. La no intervención ha­bía ele­gi­do el desen­la­ce del con­flic­to y la apues­ta por un ban­do ga­na­dor con el ocul­to afán de no ene­mis­tar­se ni irri­tar a Alemania o Ita­lia.

A pun­to de ter­mi­nar la gue­rra, en enero de 1939, el Pri­mer Con­se­je­ro Di­plo­má­ti­co de la Ofi­ci­na de Asun­tos Ex­te­rio­res bri­tá­ni­ca Sir Ro­bert Van­sit­tart, ma­ni­fes­tó en un me­mo­rán­dum in­terno: “El cur­so en­te­ro de nues­tra po­lí­ti­ca de No Intervención –que en reali­dad, co­mo to­dos sa­be­mos, ope­ró de un mo­do com­ple­ta­men­te par­ti­dis­ta– ha es­ta­do fa­vo­re­cien­do la vic­to­ria de Fran­co”.

So­bre es­tas lí­neas, Colón, que no el prín­ci­pe Madoc, des­em­bar­ca en Amé­ri­ca se­gún la obra del pin­tor John Van­derlyn.A la de­re­cha, una pla­ca en la bahía de Mo­bi­le que atri­bu­ye a es­te le­gen­da­rio per­so­na­je me­die­val el des­cu­bri­mien­to del Nue­vo Mun­do.

Jun­to a es­tas lí­neas, una obra de Geor­ge Catlin so­bre la tri­bu Man­dan, que ha­bi­tó en la ac­tual Da­ko­ta del Nor­te.

En el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj, la ba­ta­lla de la Ar­ma­da In­ven­ci­ble (1588), ob­je­to de un sin­fín de du­do­sas in­ter­pre­ta­cio­nes; el as­tró­lo­go John Dee, ser­vi­dor de la Co­ro­na in­gle­sa has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias; re­tra­to de Isa­bel I en la Na­tio­nal Por­trait Ga­llery; y el em­ba­ja­dor en Londres Ber­nar­dino de Men­do­za.

El apo­yo de Mus­so­li­ni y Hitler a los “na­cio­na­les” no fue el úni­co. Tam­bién Gran Bre­ta­ña ne­go­ció ba­jo cuer­da con los fran­quis­tas, a los que da­ban por se­gu­ros ven­ce­do­res.

Sir Ro­bert Van­sit­tart, Pri­mer Con­se­je­ro Di­plo­má­ti­co de la Ofi­ci­na de Asun­tos Ex­te­rio­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.