EL CEN­TRO /al cen­tro

Historia de Iberia Vieja - - EL AGENTE INTOXICADOR -

El bar es un em­ble­ma

del cen­tro de la Pe­nín­su­la. La ca­pi­tal es un ejem­plo de ello. Ma­drid no se­ría la ciudad que es sin esos ba­res en los que se ha cons­pi­ra­do, se han eje­cu­ta­do las más gran­des obras de nues­tro ar­te, se han de­fi­ni­do cam­bios de Go­bierno o sim­ple­men­te se ha he­cho el ca­fre, se ha per­di­do el sen­ti­do, se ha pe­lea­do o se ha he­cho una y otra vez ca­so omi­so a esos car­te­les que prohi­bían can­tar. Con unos orí­ge­nes que se pier­den en la his­to­ria, el Si­glo de Oro pue­de ser­vir­nos co­mo em­brión de las ter­tu­lias de in­te­lec­tua­les, po­lí­ti­cos o sim­ples in­tere­sa­dos que se em­pe­za­ron a dar en ta­ber­nas o ba­res. Pe­se a to­do, si he­mos de es­ta­ble­cer un lu­gar que sir­vie­ra co­mo ger­men de las ter­tu­lias co­mo las co­no­ce­mos hoy, qui­zá ha­bría­mos de ir­nos a la Fon­da de San Se­bas­tián, al neo­cla­si­cis­mo y al si­glo XVIII, co­man­da­da por Ni­co­lás Fer­nán­dez de Mo­ra­tín y su de­seo de aca­bar con el ba­rro­quis­mo en la poe­sía. Ya el Ro­man­ti­cis­mo y la Ta­ber­na del Par­na­si­llo en el cén­tri­co Ca­fé del Prín­ci­pe ofre­cie­ron una nue­va di­men­sión a una ter­tu­lia don­de se jun­ta­ban des­de La­rra a Es­pron­ce­da o Zo­rri­lla. A par­tir de ahí, el en­torno de la Puer­ta del Sol al prin­ci­pio y nue­vos ba­rrios con el pa­so de las dé­ca­das die­ron ori­gen a ter­tu­lias de ca­fé co­mo la del Pom­bo, el Gi­jón o el Co­mer­cial.

MA­DRID

“Rom­peo­las de to­das las Es­pa­ñas”, Ma­drid ha sa­bi­do con­ju­gar el cas­ti­cis­mo con la mo­der­ni­dad. Trae­mos a es­ta pá­gi­na, en el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj, al­gu­nas de sus re­fe­ren­cias más in­sig­nes: el ca­fé Gi­jón,

en el pa­seo de Re­co­le­tos des­de 1888 y mé­du­la de la vida li­te­ra­ria del país; el ca­fé Co­mer­cial, en la glo­rie­ta de Bil­bao, que, tras un pe­río­do de in­cer­ti­dum­bre, nos vuel­ve a des­lum­brar con sus más de 130 años de his­to­ria; la ca­sa La­bra, jun­to al Cor­te In­glés de Sol, que hue­le a ba­ca­lao, cro­que­tas y cró­ni­ca po­lí­ti­ca –Pa­blo Igle­sias fun­dó aquí el PSOE en 1879–; las Cue­vas de Luis Can­de­las, ba­jo el Ar­co de Cu­chi­lle­ros en la Pla­za Ma­yor, re­mo­za­das co­mo res­tau­ran­te en 1949 por el to­re­ro Fé­lix Co­lo­mo Díaz tras mu­chas dé­ca­das de di­vi­sa ban­do­le­ra; la ta­ber­na de An­to­nio Sán­chez, fe­cun­da­da en la ca­lle Me­són de Pa­re­des en 1787 y, por tan­to, la más an­ti­gua de Ma­drid; el ca­fe­tín Cro­ché, de inex­cu­sa­ble vi­si­ta pa­ra quie­nes se acer­quen a El Es­co­rial y gus­ten de la poe­sía a la vie­ja usan­za; y el res­tau­ran­te So­brino de Bo­tín, que fue po­sa­da ya en 1725 y en el que el mis­mí­si­mo Go­ya ejer­ció de frie­ga­pla­tos. BOTERO (TO­LE­DO)

Pró­xi­ma a la ca­te­dral, en pleno cas­co his­tó­ri­co, es­ta ca­sa to­le­da­na con cua­tro si­glos de his­to­ria en sus pa­re­des brin­da una co­ci­na crea­ti­va y una coc­te­le­ría de pri­me­ra que no ce­sa de sor­pren­der­nos. CUE­VAS DEL DU­QUE (SEGOVIA)

Des­de fi­na­les del si­glo XIX, el res­tau­ran­te Du­que con­vo­ca en Segovia a los aman­tes de los asa­dos de cor­de­ro y co­chi­ni­llo. La Ta­ber­na del Du­que es su ca­ra B pa­ra de­gus­tar ta­pas, ra­cio­nes y ape­ri­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.