LA RE­PÚ­BLI­CA GALEGA de 1931

Historia de Iberia Vieja - - EL AGENTE INTOXICADOR -

Ape­nas tres años y me­dio an­tes de los su­ce­sos de la “re­vo­lu­ción de oc­tu­bre” que desem­bo­ca­ron en el singular epi­so­dio de la Illa de Arousa, otro su­ce­so si­mi­lar tu­vo lu­gar en San­tia­go de Compostela, don­de va­rios mi­li­tan­tes de iz­quier­da y des­ta­ca­dos ga­lle­guis­tas de­cla­ra­ron una “Re­pú­bli­ca Galega” in­de­pen­dien­te de la ins­tau­ra­da en abril de aquel mis­mo año en Es­pa­ña. Con el co­mien­zo del ve­rano lle­gó tam­bién un anun­cio del go­bierno de Ma­drid que in­for­ma­ba de la pa­ra­li­za­ción de las obras de la vía fé­rrea que de­bía unir Zamora con A Co­ru­ña, lo que su­po­nía la pér­di­da de más de 10.000 pues­tos de tra­ba­jo – mu­chos de ellos de peo­nes ga­lle­gos– y per­pe­tua­ba el ais­la­mien­to de la re­gión del res­to del país. Aquel he­cho cal­deó los áni­mos de obreros y sin­di­ca­lis­tas en Ou­ren­se, don­de se con­vo­có una huel­ga que fue se­cun­da­da por los tra­ba­ja­do­res, pe­ro tam­bién por co­mer­cian­tes y pe­que­ños bur­gue­ses, y que cul­mi­nó con la ocu­pa­ción del Sa­lón de Ple­nos del Ayun­ta­mien­to de la ciudad el 25 de aquel mes de ju­nio. Dos días des­pués la fie­bre revolucionaria se ha­bía ex­ten­di­do a San­tia­go de Compostela, don­de mi­li­tan­tes de iz­quier­da y des­ta­ca­dos ga­lle­guis­tas con­vo­ca­ron un mi­tin en la ala­me­da de la ciudad. En­tre los ora­do­res se en­con­tra­ba el es­cri­tor y po­lí­ti­co An­tón Alon­so Ríos, pre­si­den­te de la au­to­de­no­mi­na­da “Xun­ta Revolucionaria”, quien se di­ri­gió al pú­bli­co con las si­guien­tes pa­la­bras: «De­be­mos ha­cer nues­tra re­vo­lu­ción por en­ci­ma de to­dos los po­de­res cen­tra­les ha­bi­dos y por ha­ber, pro­cla­man­do nues­tra in­de­pen­den­cia y abra­zan­do ca­ri­ño­sa­men­te, si ha­ce fal­ta, a Por­tu­gal».

El mi­tin aca­bó con­vir­tién­do­se en una ma­ni­fes­ta­ción que pu­so rum­bo al Ayun­ta­mien­to, y que con­si­guió que to­das las au­to­ri­da­des di­mi­tie­ran de in­me­dia­to. La mul­ti­tud to­mó la se­de con­sis­to­rial y se izó una ban­de­ra blan­quia­zul, pro­cla­mán­do­se de in­me­dia­to el nue­vo es­ta­do ga­lle­go in­de­pen­dien­te, tal y co­mo re­la­tó el dia­rio

El Pue­blo Ga­lle­go. Aque­lla Re­pú­bli­ca Galega, sin em­bar­go, no lle­gó a du­rar más que unas horas, pues po­co des­pués el Go­bierno anun­ció que las obras del tren iban a re­to­mar­se, di­si­pan­do los ai­res re­vo­lu­cio­na­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.