EL TRÁGICO DES­TINO de los Ro­ma­nov

Historia de Iberia Vieja - - EL 7 ARTE -

Tras va­rios me­ses re­clui­dos en pri­sión do­mi­ci­lia­rio en el pa­la­cio de Tsár­ko­ye Se­ló en San Pe­ters­bur­go, los Ro­ma­nov fue­ron tras­la­da­dos a To­bolsk, don­de per­ma­ne­cie­ron otro tiem­po, y des­pués a la ciudad mi­ne­ra de Eka­te­rim­bur­go, don­de los alo­ja­ron en la Ca­sa Ipa­tiev, que se­ría tam­bién co­no­ci­da co­mo la Ca­sa del Pro­pó­si­to Es­pe­cial.

El 4 de ju­lio de 1918, la guar­dia a car­go de la pro­tec­ción de la fa­mi­lia, su mé­di­co per­so­na, y va­rios sir­vien­tes, fue mis­te­rio­sa­men­te sus­ti­tui­da por guar­dias le­to­nes que pertenecían a la te­mi­ble Che­ka –la po­li­cía se­cre­ta bol­che­vi­que–, di­ri­gi­da por el co­man­dan­te Yá­kov Yu­rovs­ki, y un pe­lo­tón de va­rios sol­da­dos. Los reunie­ron en un se­mi­só­tano y po­co des­pués un es­cua­drón de eje­cu­ción de la po­li­cía se­cre­ta los ase­si­na­ba a san­gre fría. Sus cuer­pos fue­ron des­pués tras­la­da­dos en un ca­mión, pe­ro al ave­riar­se, los bol­che­vi­ques ca­va­ron una zan­ja en la mi­na de sal de Gá­ni­na Ya­ma y los ca­dá­ve­res fue­ron mu­ti­la­dos, ro­cia­dos de áci­do y des­pués arro­ja­dos al fo­so; des­pués pa­re­ce que vol­vie­ron a tras­la­dar­los.

Des­de en­ton­ces sur­gió la du­da so­bre quién ha­bía da­do la or­den, so­bre si ésta ha­bía o no par­ti­do de Mos­cú. A día de hoy no hay prue­bas con­clu­yen­tes de que Le­nin o los de­más líderes de Mos­cú lo hi­cie­ran, a pe­sar de las acu­sa­cio­nes de Trotsky en es­te sen­ti­do des­de su exi­lio.

El enig­ma en torno al trágico des­tino de la fa­mi­lia real ru­sa per­ma­ne­ció has­ta los años 90, tras la caí­da del ré­gi­men so­vié­ti­co y to­da una se­rie de aná­li­sis fo­ren­ses. Sin em­bar­go, en fe­bre­ro de 1919, el co­man­dan­te del Ejér­ci­to Blan­co Ale­xandr Kol­chak, ini­ció la pri­me­ra in­ves­ti­ga­ción so­bre su suer­te, y aun­que no ha­lló los cuer­pos, sí en­con­tró in­di­cios de que ha­bía su­ce­di­do lo peor, lle­gan­do no­ti­cias de ello tam­bién a la cor­te es­pa­ño­la.

Sin em­bar­go, al go­bierno in­glés le in­tere­sa­ba que que­da­ra cla­ro, de ca­ra a la opi­nión pú­bli­ca, que to­do se de­bía a una pe­ti­ción del go­bierno ru­so. El go­bierno de Jorge V dio ins­truc­cio­nes muy cla­ras en es­te sen­ti­do a su em­ba­ja­dor en Ru­sia, Geor­ge Bu­cha­nan, “a fin de evi­tar cual­quier du­da que pue­da sus­ci­tar­se en el fu­tu­ro acer­ca del mo­ti­vo por el que se con­ce­de asi­lo (…) de­be ha­cer hin­ca­pié en que es­ta ofer­ta res­pon­de en­te­ra­men­te a la ini­cia­ti­va del Go­bierno ru­so”.

En esos mo­men­tos, mien­tras la fa­mi­lia im­pe­rial per­ma­ne­cía en­ce­rra­da en Tsar­koie Tse­ló, el Go­bierno Pro­vi­sio­nal, aho­ra li­de­ra­do por Ke­rens­ki, pre­fe­ría un exi­lio de Ni­co­lás II y los su­yos por el te­mor de que el So­viet de Pe­tro­gra­do pro­vo­ca­se un aten­ta­do, pues se ne­ga­ban a de­jar mar­char al ma­yor sím­bo­lo de la opre­sión del An­ti­guo Ré­gi­men. Pa­re­ce que la vía in­gle­sa es­tu­vo muy cer­ca de pros­pe­rar, pe­ro en­ton­ces su­ce­die­ron va­rias co­sas que die­ron al tras­te con el plan: las gran­des du­que­sas en­fer­ma­ron de sa­ram­pión, por lo

UNA VEZ QUE FRA­CA­SÓ LA VÍA IN­GLE­SA, Y TAM­BIÉN LA OP­CIÓN FRAN­CE­SA, ES­PA­ÑA SE CON­VIR­TIÓ EN EL FO­CO DEL RESCATE A LOS RO­MA­NOV

que de­bían es­tar en cua­ren­te­na, im­pi­dien­do un tras­la­do in­me­dia­to de la fa­mi­lia; y los más sor­pren­den­te, la re­pen­ti­na y ex­tra­ña ne­ga­ti­va de Jorge V de aco­ger a sus pri­mos, ro­dea­da to­da­vía hoy de in­te­rro­gan­tes, pre­ci­sa­men­te por­que ha­bía si­do él quien pre­sio­nó al Go­bierno in­glés pa­ra lle­var a ca­bo la ini­cia­ti­va de su rescate.

Francia era otra de las op­cio­nes, pe­ro el em­ba­ja­dor bri­tá­ni­co en París, Lord Ber­tie, tras­la­dó a su go­bierno que el pue­blo ga­lo no ve­ría con bue­nos ojos una aco­gi­da de la fa­mi­lia im­pe­rial, pues­to que con­si­de­ra­ban a Alejandra par­ti­da­ria de un en­ten­di­mien­to con su país de ori­gen. Lord Ber­tie es­cri­bió: “Aquí la con­si­de­ran una cri­mi­nal o una lo­ca cri­mi­nal, y el em­pe­ra­dor, un cri­mi­nal por su de­bi­li­dad y su su­mi­sión a sus man­da­tos”.

Mien­tras to­do es­to su­ce­día, se iban ago­tan­do las po­si­bi­li­da­des de Ni­co­lás II y su fa­mi­lia de so­bre­vi­vir.

LA INTERVENCIÓN ES­PA­ÑO­LA

Una vez que fra­ca­só la vía in­gle­sa, y tam­bién la op­ción fran­ce­sa, Es­pa­ña se con­vir­tió en el fo­co del rescate a los Ro­ma­nov. Cuan­do Ana­tó­liy Va­si­lie­vich Ne­klú­dov, nue­vo Em­ba­ja­dor del Go­bierno Pro­vi­sio­nal ru­so en Es­pa­ña en

LA IDEA QUE SE BARAJÓ EN MA­DRID ERA QUE UN BAR­CO DE GUE­RRA ES­PA­ÑOL FUESE EN­VIA­DO AL MAR DEL NOR­TE PA­RA RESCATAR A LOS RO­MA­NOV

1917, pre­sen­tó sus cre­den­cia­les al mo­nar­ca his­pano, és­te le ex­pre­só sus de­seos per­so­na­les so­bre la suer­te de los Ro­ma­nov. Y no só­lo hi­zo eso, mien­tras la fa­mi­lia im­pe­rial es­ta­ba en­ce­rra­da en Tsárs­ko­ye Se­ló, Alfonso XIII pre­sio­nó al em­ba­ja­dor del Reino Uni­do en Es­pa­ña, sir Art­hur Har­din­ge, pa­ra que ha­bla­se con el Go­bierno de Londres pa­ra la pro­tec­ción de Ni­co­lás II y su fa­mi­lia.

El 13 de abril de 1917, el pro­pio Lloyd Geor­ge in­for­mó al Pa­la­cio de Orien­te, tras una reunión de su Gabinete gu­ber­na­men­tal, que Es­pa­ña se­ría la me­jor op­ción pa­ra el asi­lo im­pe­rial por su neu­tra­li­dad en la gue­rra. Tras co­no­cer es­to, Alfonso XIII so­li­ci­tó a sus mi­nis­tros que lle­ga­sen a un acuer­do con sus ho­mó­lo­gos bri­tá­ni­cos pa­ra ini­ciar los pre­pa­ra­ti­vos. La idea era eva­cuar­los vía Fin­lan­dia, Sue­cia y fi­nal­men­te Inglaterra, pa­ra de ahí pa­sar a nues­tro país.

La con­di­ción de neu­tra­li­dad de nues­tro país se­ría lo que es­gri­mi­ría la di­plo­ma­cia de Alfonso XIII pa­ra con­ven­cer al go­bierno pro­vi­sio­nal de Ru­sia –que no tar­da­ría en con­ver­tir­se en la URSS–, pues­to que aquí –afir­ma­rían los me­dia­do­res–, los Ro­ma­nov per­ma­ne­ce­rían ale­ja­dos de mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos y con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios.

A par­tir de ese mo­men­to co­mien­za un nu­tri­do in­ter­cam­bio de mi­si­vas y te­le­gra­mas en­tre di­fe­ren­tes em­ba­ja­das pa­ra po­ner­los a sal­vo.

La idea que se barajó en Ma­drid era que un bar­co de gue­rra es­pa­ñol fuese en­via­do al Mar del Nor­te pa­ra rescatar a los Ro­ma­nov. Pues­to que Eu­ro­pa es­ta­ba su­mi­da en la Gran Gue­rra, el rey es­pa­ñol pi­dió ayu­da al rey Haa­kon VII de No­rue­ga, a la sa­zón pri­mo hermano de Ni­co­lás II, así co­mo al mo­nar­ca Ch­ris­tian X de Di­na­mar­ca. Tam­bién co­la­bo­ra­ría la co­ro­na sue­ca, pues­to que Gus­ta­vo V de Sue­cia, y su es­po­sa, la rei­na Vic­to­ria, eran bue­nos ami­gos de los za­res.

Co­mo es bien sa­bi­do, nin­guno de es­tos mo­vi­mien­tos di­plo­má­ti­cos fruc­ti­fi­có. En ju­lio de 1918 los za­res des­apa­re­cían del ma­pa, y, ex­tra­ña­men­te, el go­bierno de Mos­cú con­ti­nuó ac­tuan­do en sus ne­go­cia­cio­nes di­plo­má­ti­cas con los de­más paí­ses, in­clui­do Es­pa­ña, co­mo si con­ti­nua­sen vi­vos, qui­zá por mie­do a una re­pre­sa­lia in­ter­na­cio­nal an­te la bar­ba­rie co­me­ti­da, aun­que muy pro­ba­ble­men­te por­que aún po­dían ob­te­ner un ré­di­to eco­nó­mi­co en las me­dia­cio­nes.

El ca­so es que Alfonso XIII con­ti­nuó man­te­nien­do con­tac­tos en las más al­tas es­fe­ras eu­ro­peas pa­ra in­ten­tar eva­cuar­los, y que pu­die­ran re­fu­giar­se fi­nal­men­te en Ma­drid, de lo que dan bue­na cuen­ta di­ver­sos te­le­gra­mas, do­cu­men­tos ofi­cia­les y las car­tas que el pro­pio rey se­guía en­vian­do a la prin­ce­sa Vic­to­ria de Milf­ford Ha­ven, her­ma­na de la za­ri­na.

EL RESCATE EN LA PRENSA

Ya ha­bía te­ni­do lu­gar la ma­sa­cre de Eka­te­rim­bur­go cuan­do el Go­bierno de Es­pa­ña, des­co­no­ce­dor de los trá­gi­cos he­chos, in­for­ma­ba al Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res fran­cés, el Quai d’Or­say, que los me­dia­do­res es­pa­ño­les ya se ha­lla­ban en con­tac­to di­rec­tor con el go­bierno bol­che­vi­que pa­ra lle­var a ca­bo el rescate. To­do pa­re­ce in­di­car que en el mes de agos­to, el Mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res de Alfonso XIII, Eduar­do Da­to, es­ta­ba con­ven­ci­do de que los Ro­ma­nov se­guían con vida, y nues­tro país se­guía in­ten­tan­do a to­da cos­ta so­co­rrer­los. In­clu­so la Santa Se­de,

Las fotos de la épo­ca mues­tran el as­pec­to del se­mi­só­tano de la ca­sa Ipá­tiev o del Pro­pó­si­to Es­pe­cial, con una de las pa­re­des co­si­da a ti­ros.

Es­ta es­tre­me­ce­do­ra ima­gen mues­tra los supuestos crá­neos de la fa­mi­lia im­pe­rial ru­sa, que ve­mos en la fotografía de atrás.

So­bre es­tas lí­neas, el Pa­la­cio Real de Ma­drid, se­de de la ofi­ci­na que pu­so en mar­cha Alfonso XIII unos me­ses des­pués del ini­cio del con­flic­to; el mo­nar­ca con Vic­to­ria Eu­ge­nia, su es­po­sa des­de 1906; y un suel­to so­bre la la­bor desa­rro­lla­da por Alfonso XIII con los pri­sio­ne­ros de gue­rra, pu­bli­ca­do por La Épo­ca en 1917.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.