SO­RIA ro­ma­na

Historia de Iberia Vieja - - IMPRESCINDIBLE -

“Mués­tra­me un hé­roe, y te es­cri­bi­ré una tra­ge­dia”, anotó F. S. Fitz­ge­rald. Nues­tra tie­rra ha si­do la ma­dre de tan­tos héroes, que lo he­mos te­ni­do fá­cil pa­ra pin­tar el va­lor y el áni­mo de nues­tros an­te­pa­sa­dos. Cer­van­tes, ese via­je­ro del de­sen­ga­ño, re­creó el cer­co de Nu­man­cia en una obra que exal­ta­ba el sa­cri­fi­cio de to­do un pue­blo que an­te­pu­so la muer­te a la ser­vi­dum­bre. Tam­bién Ig­na­cio Ló­pez de Ayala mo­jó la plu­ma en el tin­te­ro de aque­lla ciudad des­trui­da tras on­ce me­ses de ase­dio y vein­te años de lucha, que re­na­ció de sus ce­ni­zas pa­ra su­su­rrar­nos al oí­do lo que so­mos.

Por­que so­mos, sí, la pa­cien­cia y el arre­ba­to de las tri­bus cel­ti­bé­ri­cas, que aver­gon­za­ron a Roma en el cur­so de unas gue­rras que cas­ti­ga­ron la so­ber­bia de la Re­pú­bli­ca y co­ro­na­ron el amor a la libertad de unos “bár­ba­ros” cam­pe­si­nos y pas­to­res. So­mos, sí, el ce­rro de La Mue­la de Ga­rray, en So­ria, con sus ca­sas fiel­men­te re­cons­trui­das, los ves­ti­gios de su mu­ra­lla, los mo­li­nos de mano y el len­gua­je pé­treo que po­de­mos des­ci­frar con la ayu­da de los ar­queó­lo­gos.

¡Qué suer­te po­der ver­lo! Du­ran­te mu­chos si­glos, Nu­man­cia fue el nom­bre de una ges­ta sin coor­de­na­das en el ma­pa y to­da­vía en el si­glo XVII ha­bía quien se em­pe­ña­ba en si­tuar la ciudad en Zamora. A me­dia­dos del XIX, las ex­ca­va­cio­nes del in­ge­nie­ro y ar­queó­lo­go Eduar­do Saa­ve­dra sa­ca­ron a la luz la ciudad ro­ma­na de Nu­man­cia, así co­mo la vía en­tre Uxa­ma y Au­gus­to­bri­ga, proemio de un tra­ba­jo que el po­lé­mi­co Adolf Schul­ten con­ti­nua­ría –ya a comienzos del si­glo XX– con el des­cu­bri­mien­to de la ciudad cel­ti­bé­ri­ca.

Los aman­tes de la His­to­ria te­ne­mos una ci­ta inapla­za­ble en el ya­ci­mien­to de Nu­man­cia. La pe­sa­di­lla de Roma, el sue­ño de His­pa­nia, cam­bió el ca­len­da­rio pa­ra siem­pre –los años, an­tes, em­pe­za­ban en mar­zo– y nos en­se­ñó que la ver­da­de­ra fuer­za ra­di­ca en el es­pí­ri­tu, no en el cuer­po, y que las le­yen­das pue­den su­frir al­gún me­nos­ca­bo, pe­ro no mue­ren nun­ca.

NI TE LA IMAGINAS

El le­ma de Tu­ris­mo de So­ria no pue­de ser más cier­to. Na­die se ima­gi­na­ría la di­ver­si­dad de sus paisajes y la ri­que­za de su his­to­ria. La provincia es un gabinete de ma­ra­vi­llas en el que ca­be de to­do: ic­ni­tas de di­no­sau­rios y ar­te ro­má­ni­co, ver­sos de Béc­quer, An­to­nio Ma­cha­do y Ge­rar­do Die­go, cas­ti­llos y par­ques na­tu­ra­les, un bo­de­gón con se­tas y vi­nos de D.O. Ri­be­ra del Due­ro, y, có­mo no, la eter­ni­dad de Roma.

La ru­ta, que pue­de ini­ciar­se en el ar­co de Me­di­na­ce­li, el úni­co de tres va­nos de Es­pa­ña, no pue­de pa­sar por al­to la Vi­lla de la Dehe­sa, que ocu­pa unos 4.000 m2, per­fec­ta­men­te mu­sea­li­za­dos, y lu­ce unos mo­sai­cos geo­mé­tri­cos en los que se dis­tin­gue el mo­no­gra­ma de la fa­mi­lia Irri­co, sus pro­pie­ta­rios cel­tí­be­ros en plena ro­ma­ni­za­ción.

¿Y qué de­cir de Uxa­ma, en el Al­to del Cas­tro, con su cis­ter­na y su Ca­sa de los Plin­tos? Des­de la ata­la­ya mu­sul­ma­na, nos atra­pan las vis­tas de El Bur­go de Os­ma y el tiem­po pa­re­ce con­ge­lar­se en la mue­ca del fue­go pom­pe­yano, cuan­do la ciudad apo­yó la cau­sa de Ser­to­rio. No siem­pre se pue­de ga­nar…

TIERMES

Nues­tro via­je con­clu­ye en Tiermes, otra ciudad aré­va­ca per­di­da y en­con­tra­da. El sa­bio so­riano Blas Ta­ra­ce­na, que con tan­to amor fa­ti­gó sus ca­lles, la com­pa­ró con Pom­pe­ya; aun­que aquí no hu­bo un Ve­su­bio que la se­pul­ta­ra, sino el lar­go in­vierno de una de­rro­ta acon­te­ci­da en el año 98 a.C. a ma­nos del pro­cón­sul Ti­to Di­dio. El sí­mil del ar­queó­lo­go es vá­li­do por la pro­fu­sión de res­tos y su va­lor in­cal­cu­la­ble. El vi­si­tan­te pue­de pa­sar­se horas re­co­rrien­do el acue­duc­to y las ter­mas, el con­jun­to ru­pes­tre y las puer­tas, la ne­cró­po­lis de Ca­rra­tier­mes, a me­nos de un ki­ló­me­tro del cen­tro ur­bano, o la er­mi­ta ro­má­ni­ca de Santa Ma­ría de Tiermes; y siem­pre, siem­pre, le pa­re­ce­rán po­cas.

No hay que ima­gi­nar So­ria. Hay que ver­la con los ojos, to­car­la con las ma­nos, co­mér­se­la, es­cu­char la du­re­za del hie­rro con­tra el es­cu­do y oler la san­gre de las víc­ti­mas sa­cri­fi­cia­les tras las pie­zas de ce­rá­mi­ca. Y lue­go, hay que con­tar lo que sen­ti­mos.

Al­ber­to de FRUTOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.