EL SI­LEN­CIO DE OTROS

Un mul­ti­pre­mia­do do­cu­men­tal de Al­mu­de­na Ca­rra­ce­do y Ro­bert Bahar nos con­fron­ta con el lar­go ca­mino de las víc­ti­mas de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta pa­ra ha­cer­se oír y re­ci­bir justicia.

Historia de Iberia Vieja - - IMPRESCINDIBLE - AL­BER­TO DE FRUTOS

La ma­dri­le­ña Al­mu­de­na Ca­rra­ce­do y el es­ta­dou­ni­den­se Ro­bert Bahar, los di­rec­to­res de El si­len­cio de otros, tie­nen me­mo­ria. Su do­cu­men­tal, que se ha pa­sea­do en­tre aplau­sos por los fes­ti­va­les más prestigiosos del mun­do, lle­ga aho­ra a las pan­ta­llas es­pa­ño­las pa­ra po­ner­nos fren­te a la lucha de las víc­ti­mas del fran­quis­mo que la his­to­ria qui­so amor­da­zar.

Fil­ma­da a lo lar­go de seis años –el ma­te­rial en bru­to so­bre­pa­sa­ba las 450 horas–, la cin­ta re­la­ta el ca­mino que si­guió la que­re­lla in­ter­na­cio­nal pa­ra sen­tar en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos a los cri­mi­na­les del ré­gi­men –ex mi­nis­tros in­clui­dos–, tras dé­ca­das de si­len­cio fru­to de la Ley de Am­nis­tía de 1977.

El si­len­cio de otros es, así, la cró­ni­ca de una ba­ta­lla jus­ta, aun­que de in­cier­to resultado, que ha im­pli­ca­do tam­bién a Ar­gen­ti­na, don­de el prin­ci­pio de ju­ris­dic­ción uni­ver­sal no pu­do sino com­pro­me­ter a sus tribunales.

TABULA RASA

La Tran­si­ción hi­zo tabula rasa, pe­ro no sa­nó las he­ri­das. Si hoy ha­bla­mos de fo­sas co­mu­nes, ni­ños ro­ba­dos o po­li­cías tor­tu­ra­do­res, es por­que to­da­vía que­da mu­cho por ha­cer pa­ra ce­rrar el lar­go mo­nó­lo­go de la dic­ta­du­ra. Los di­rec­to­res se plan­tea­ron las con­se­cuen­cias de esa am­ne­sia for­zo­sa que li­bró a los responsables de la re­pre­sión de unos juicios co­mo los de Nu­rem­berg o de una Co­mi­sión pa­ra la Ver­dad y la Re­con­ci­lia­ción co­mo la que se ar­ti­cu­ló en Su­dá­fri­ca. Y esas con­se­cuen­cias la­ten en los tes­ti­mo­nios que fun­da­men­tan la lla­ma­da Que­re­lla Ar­gen­ti­na: las víc­ti­mas, que en es­te do­cu­men­tal na­rran sus ex­pe­rien­cias so­bre fon­do ne­gro, nos con­mue­ven y nos ex­hor­tan a no mi­rar pa­ra otro la­do.

Más allá de ideo­lo­gías, El si­len­cio de otros re­su­me una tra­ge­dia que de­be leer­se en el con­tex­to de los de­re­chos hu­ma­nos y cu­yas ra­mi­fi­ca­cio­nes re­sul­tan vá­li­das pa­ra otras so­cie­da­des post­con­flic­to. “He­mos re­ci­bi­do in­te­rés des­de au­dien­cias tan le­ja­nas co­mo Co­lom­bia, Lí­bano, los Bal­ca­nes, Sri Lan­ka y mu­chos otros lu­ga­res que sien­ten que la ley de am­nis­tía es­pa­ño­la y su ‘pac­to del ol­vi­do’ re­fle­jan sus pro­pias ex­pe­rien­cias”, afir­man Ca­rra­ce­do y Bahar.

El si­len­cio de otros, ava­la­da por Pe­dro Al­mo­dó­var co­mo pro­duc­tor eje­cu­ti­vo, es una pe­lí­cu­la va­lien­te y ne­ce­sa­ria, ro­da­da en una de­mo­cra­cia lo su­fi­cien­te­men­te ma­du­ra pa­ra asu­mir por fin su pa­sa­do.

EL SI­LEN­CIO DE OTROS DIR: AL­MU­DE­NA CA­RRA­CE­DO Y RO­BERT BAHAR MONTAJE: KIM RO­BERTS Y RI­CAR­DO ACOSTA MÚ­SI­CA: LEONARDO HEIBLUM Y JACOBO LIEBERMAN FOTOGRAFÍA: AL­MU­DE­NA CA­RRA­CE­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.