El ser­vi­cio se­cre­to de los “na­cio­na­les”

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO -

La Gue­rra Ci­vil su­pu­so la ne­ce­si­dad de los dos ban­dos de im­pro­vi­sar pa­ra ha­cer fren­te a las ne­ce­si­da­des im­pres­cin­di­bles pa­ra ga­nar la con­tien­da. Tras la su­ble­va­ción, fran­quis­tas y re­pu­bli­ca­nos se die­ron cuen­ta de que ne­ce­si­ta­ban ur­gen­te­men­te con­se­guir in­for­ma­ción so­bre las ac­ti­vi­da­des del otro ban­do. Con ese fin, los su­ble­va­dos mon­ta­ron un ser­vi­cio se­cre­to pri­va­do –mo­de­lo que no vol­ve­ría a re­pe­tir­se nun­ca más– que co­se­chó im­por­tan­tes éxi­tos y cu­ya crea­ción, de­sa­rro­llo y per­so­nas que lo in­te­gra­ron si­guen su­po­nien­do hoy en día una sor­pre­sa pa­ra los que es­tu­dia­mos es­ta ma­te­ria.

El Ser­vi­cio de In­for­ma­ción del Nor­des­te de Es­pa­ña (SIFNE) no fue ofi­cial­men­te un or­ga­nis­mo crea­do de­pen­dien­te de los mi­li­ta­res su­ble­va­dos. En agos­to de 1936, el ge­ne­ral Mo­la ve con cla­ri­dad que ne­ce­si­tan me­ter ojos y oí­dos en el ejér­ci­to re­pu­bli­cano y en sus ins­ti­tu­cio­nes, pe­ro no de­ci­de que sean los mi­li­ta­res los que mon­ten el ser­vi­cio se­cre­to, sino que ha­bla con el con­de de los An­des pa­ra que lo or­ga­ni­ce con un ca­rác­ter to­tal­men­te ci­vil y, además, que los pri­me­ros fi­cha­jes sean per­so­nal ca­ta­lán. El col­mo de su ori­gi­na­li­dad es que pa­ra evi­tar pro­ble­mas con otros paí­ses cuan­do sean des­cu­bier­tas sus ac­ti­vi­da­des, le con­mi­na a que sea un ser­vi­cio pri­va­do que no cuen­te con la ayu­da ofi­cial de los mi­li­ta­res que si­guen a Fran­co.

El con­de acep­ta el re­to, con­si­gue el apo­yo del di­plo­má­ti­co Qui­ño­nes de León, un mo­nár­qui­co que re­pre­sen­ta a la Jun­ta de Bur­gos en París. Am­bos bus­can el res­pal­do de la Lli­ga Re­gio­na­lis­ta Ca­ta­la­na, un gru­po ca­ta­la­nis­ta con­ser­va­dor de de­re­chas, que ha op­ta­do por en­fren­tar­se a los re­pu­bli­ca­nos con la es­pe­ran­za de que al fi­nal de la gue­rra Fran­co re­co­noz­ca su apo­yo con una po­lí­ti­ca a fa­vor de su re­gión.

La fi­nan­cia­ción del SIFNE pro­ce­de en un pri­mer mo­men­to del di­ne­ro per­so­nal que po­nen Fran­cis­co Cam­bó y Juan March, aun­que pos­te­rior­men­te ob­tie­nen otras fuen­tes de fi­nan­cia­ción en­tre las que se in­clu­yen a los su­ble­va­dos y a las po­ten­cias ale­ma­na e ita­lia­na. Tam­bién con­ta­ron con el des­em­bol­so de mu­chos bur­gue­ses es­pa­ño­les exi­lia­dos que que­rían co­la­bo­rar pa­ra ha­cer fren­te a lo que con­si­de­ra­ban una ame­na­za co­mu­nis­ta.

El gra­do de im­pro­vi­sa­ción y bi­so­ñez fue tal que al fren­te del SIFNE co­lo­ca­ron a Jo­sé Ber­trán y Mu­si­tu, un abo­ga­do ca­ta­la­nis­ta que era jefe del So­ma­tén de Bar­ce­lo­na, un gru­po de gen­te ar­ma­da de­di­ca­da a apo­yar las ac­cio­nes mi­li­ta­res aun­que sin na­da que ver di­rec­ta­men­te con el ejér­ci­to. En un pri­mer mo­men­to, cuan­do so­lo eran un pe­que­ño gru­po, se ins­ta­la­ron en una ha­bi­ta­ción del Grand Ho­tel de Bia­rritz, pe­ro pron­to se tras­la­da­ron en bus­ca de una ma­yor es­pa­cio a la vi­lla de la mis­ma lo­ca­li­dad Le Grand Fre­ga­te.

LA TAPADERA, UNA AGEN­CIA DE NO­TI­CIAS

Co­mo tapadera pa­ra ac­tuar si­mu­la­ron ser una agen­cia de no­ti­cias, lo que explicaba el gran des­plie­gue de me­dios que fue­ron almacenando. Con­ta­ban con emi­so­ras de ra­dio pa­ra re­ci­bir in­for­ma­ción de di­ver­sas ciu­da­des es­pa­ño­las don­de sus “co­rres­pon­sa­les” ob­te­nían to­do ti­po de da­tos de las ac­ti­vi­da­des y mo­vi­mien­tos de los re­pu­bli­ca­nos. Tam­bién dis­po­nían de me­dios pa­ra ci­frar y des­ci­frar men­sa­jes, que ter­mi­na­ron sien­do de los más mo­der­nos que exis­tían en el mer­ca­do gra­cias al apo­yo que ter­mi­na­ron re­ci­bien­do de las po­ten­cias ale­ma­na e ita­lia­na, que in­clu­so les fa­ci­li­ta­ron per­so­nal al­ta­men­te cua­li­fi­ca­do.

Na­zis y fas­cis­tas no so­lo les en­vían téc­ni­cos en crip­to­gra­fía y es­pe­cia­lis­tas en téc­ni­cas co­mo tin­tas sim­pá­ti­cas, sino que les fa­ci­li­ta­ron ayu­da re­la­cio­na­da con ex­plo­si­vos y pla­ni­fi­ca­do­res de to­do ti­po de ope­ra­cio­nes. En­tre ellas des­ta­can al­gu­nas que a Ber­trán le apa­sio­nan, que son las de pro­pa­gan­da pa­ra ven­der al ban­do fran­quis­ta en Francia y en el res­to de Eu­ro­pa.

Una de las pri­me­ras mi­sio­nes que en­car­ga­ron al SIFNE, que aho­ra pue­de pa­re­cer ri­dí­cu­la, pe­ro en 1936 era vi­tal pa­ra la gue­rra, fue con­se­guir los pla­nos to­po­grá­fi­cos de to­da Es­pa­ña. Ma­drid per­te­ne­cía al ban­do re­pu­bli­cano y allí era don­de es­ta­ba guar­da­da esa in­for­ma­ción tan im­por­tan­te. Los pri­me­ros agen­tes re­clu­ta­dos tu­vie­ron co­mo mi­sión ha­cer­se con esos ma­pas, que fue­ron ro­ba­dos en el Ins­ti­tu­to Geo­grá­fi­co y Es­ta­dís­ti­co de Ma­drid, en Francia e in­clu­so en Inglaterra. Se des­cu­brió in­clu­so que en una li­bre­ría de la ca­pi­tal se ven­dían pla­nos li­to­gra­fia­dos muy in­tere­san­tes pa­ra el ejér­ci­to y se pi­dió a una li­bre­ría de cen­tro Eu­ro­pa que los pi­die­ra pa­ra no le­van­tar sos­pe­chas.

El re­clu­ta­mien­to fue una ta­rea más sen­ci­lla de la que pu­die­ron ima­gi­nar en un pri­mer mo­men­to. Hi­cie­ron un es­fuer­zo por in­fil­trar­se en mi­nis­te­rios y ofi­ci­nas del go­bierno re­pu­bli­cano pa­ra dis­po­ner de in­for­ma­ción

TRAS LA SU­BLE­VA­CIÓN, FRAN­QUIS­TAS Y RE­PU­BLI­CA­NOS SE DIE­RON CUEN­TA DE QUE NE­CE­SI­TA­BAN UR­GEN­TE­MEN­TE CON­SE­GUIR IN­FOR­MA­CIÓN SO­BRE LAS AC­TI­VI­DA­DES DEL OTRO BAN­DO

de pri­me­ra mano y pa­ra con­tra­rres­tar sus ac­cio­nes in­to­xi­cán­do­les. Al mis­mo tiem­po, dis­po­nían de agen­tes ope­ra­ti­vos que se mo­vían en­tre lí­neas en el in­te­rior de Es­pa­ña bus­can­do ac­cio­nes con­cre­tas de sa­bo­ta­je.

Sus ac­cio­nes a ve­ces eran muy ren­ta­bles y ca­re­cían del mí­ni­mo ries­go. Uti­li­zan­do la tapadera de agen­cia de no­ti­cias, re­ci­bían to­da la prensa que se edi­ta­ba en el ban­do re­pu­bli­cano. El cui­da­do pa­ra evi­tar el es­pio­na­je enemi­go era muy es­ca­so, no ha­bía una con­cien­cia cla­ra de que los fran­quis­tas po­dían uti­li­zar da­tos ais­la­dos pa­ra su es­tra­te­gia. De he­cho, uno de los ca­sos más lla­ma­ti­vos y cu­rio­sos lo pro­ta­go­ni­zó el dia­rio bar­ce­lo­nés So­li­da­ri­dad Obre­ra, que pu­bli­ca­ba una sec­ción ca­da día lla­ma­da “Bu­zón del mi­li­ciano”. Los sol­da­dos es­cri­bían al dia­rio pa­ra co­mu­ni­car­se con sus fa­mi­lias in­di­cán­do­les dón­de es­ta­ban des­ti­na­dos exac­ta­men­te, ofre­cién­do­les los da­tos pa­ra que les es­cri­bie­ran car­tas. Cual­quie­ra que si­guie­ra la sec­ción, in­clui­dos los fun­cio­na­rios del SIFNE, po­día ob­te­ner in­for­ma­ción re­le­van­te del des­plie­gue del ejér­ci­to re­pu­bli­cano.

ES­CRI­TO­RES EN LA RED DE ES­PÍAS

Jun­to a los éxi­tos al­can­za­dos por los que ana­li­za­ban do­cu­men­tos o in­ter­fe­rían co­mu­ni­ca­cio­nes en la vi­lla ca­mu­fla­da

ES­TOS SER­VI­CIOS SE­CRE­TOS USABAN CO­MO TAPADERA PA­RA AC­TUAR UNA AGEN­CIA DE NO­TI­CIAS, LO QUE EXPLICABA EL GRAN DES­PLIE­GUE DE ME­DIOS QUE FUE­RON ALMACENANDO

de Bia­rritz, los agen­tes so­bre el te­rreno die­ron mu­chas ale­grías al SIFNE. Fue­ron mi­les los que se mo­vie­ron por Es­pa­ña y el ex­tran­je­ro, al­gu­nos de los cua­les han pa­sa­do a la his­to­ria más por su fa­ce­ta de pe­rio­dis­tas y es­cri­to­res que por la de es­pías, co­mo Eu­ge­nio D’Ors, Car­los Sen­tís o Jo­sep Pla.

Pla es un ca­so re­pre­sen­ta­ti­vo de agen­te del SIFNE. Per­te­ne­cía a la Lli­ga Re­gio­nal Ca­ta­la­na, era un ca­ta­la­nis­ta de pro, pe­ro reac­cio­nó a la de­ri­va que ha­bía to­ma­do la re­pú­bli­ca, que no le gus­ta­ba na­da, lo que le lle­vó a acer­car sus pos­tu­ras a los mo­nár­qui­cos y los fa­lan­gis­tas y ter­mi­nó to­man­do par­ti­do por Fran­co du­ran­te la gue­rra.

Pla se exi­lió en Francia, más con­cre­ta­men­te en Mar­se­lla, y en­tró a for­mar par­te del SIFNE. Una gran par­te del día lo de­di­ca­ba a re­unir da­tos que in­tere­sa­ban al es­pio­na­je na­cio­nal con se­de en Bur­gos. Pa­sea­ba por el puerto, es­pe­ra­ba des­pis­ta­do la lle­ga­da de los tre­nes, to­ma­ba lar­gos ca­fés en los ba­res… Siem­pre con el mis­mo fin: en­ta­blar con­ver­sa­ción con cual­quier es­pa­ñol que se en­con­tra­ba que ha­bía aban­do­na­do su país por la con­tien­da y ob­te­ner el má­xi­mo de in­for­ma­ción de ellos.

Co­mo buen pe­rio­dis­ta, co­no­cía las téc­ni­cas ne­ce­sa­rias pa­ra gin­da­nar­se la con­fian­za de la gen­te. Y una vez con­se­gui­do el acer­ca­mien­to, bus­ca­ba da­tos so­bre los mo­vi­mien­tos de ar­mas que la re­pú­bli­ca in­ten­ta­ba en­viar a Es­pa­ña des­de Francia, el es­ta­do de opi­nión de los que com­ba­tían o lo ha­bían es­ta­do ha­cien­do en el ban­do re­pu­bli­cano y los sec­to­res fran­ce­ses que apo­ya­ban a la re­pú­bli­ca. To­do ello sin per­der de vis­ta su mi­sión de in­ten­tar cap­tar sim­pa­ti­zan­tes.

CON­TA­BAN CON EMI­SO­RAS DE RA­DIO PA­RA RE­CI­BIR IN­FOR­MA­CIÓN DE DI­VER­SAS CIU­DA­DES DON­DE SUS “CO­RRES­PON­SA­LES” OB­TE­NÍAN TO­DO TI­PO DE DA­TOS DE LAS AC­TI­VI­DA­DES Y MO­VI­MIEN­TOS DE LOS RE­PU­BLI­CA­NOS

Una de sus ac­cio­nes más im­por­tan­tes fue des­cu­brir las ma­nio­bras que los gru­pos re­pu­bli­ca­nos en Francia es­ta­ban te­jien­do pa­ra con­se­guir que el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res fran­cés die­ra la es­pal­da a los su­ble­va­dos es­pa­ño­les. El abo­ga­do Ama­deu Hur­ta­do fue la ca­be­za pen­san­te de la es­tra­te­gia que bus­ca­ba con­se­guir que Francia y Gran Bre­tor­sa­ña es­ta­ble­cie­ran una alian­za que si bien no im­pli­ca­ra un apo­yo cla­ro y di­rec­to a los re­pu­bli­ca­nos, al me­nos con­si­guie­ra eje­cu­tar ac­cio­nes que per­ju­di­ca­ran a los fran­quis­tas, te­nien­do en cuen­ta que eran la avan­za­di­lla de los mo­vi­mien­tos fas­cis­tas de Hitler y Mus­so­li­ni. Pla aler­tó de las ac­cio­nes de in­flu­yen­tes bur­gue­ses re­pu­bli­ca­nos en Francia, lo que pro­vo­có una reac­ción de los fran­quis­tas boi­co­tean­do ese acuer­do. Una ac­ción de in­fluen­cia tí­pi­ca de los ser­vi­cios se­cre­tos.

AC­CIO­NES DE SA­BO­TA­JE

Du­ran­te to­da la Gue­rra Ci­vil y es­pe­cial­men­te en sus ini­cios, uno de los te­mas que preocupaba a los dos ban­dos era la obtención de armamento, pe­ro tam­bién con­se­guir que el enemi­go no lo re­ci­bie­ra. El 6 de fe­bre­ro de 1937, el va­por Na­va­rra es­pe­ra­ba tran­qui­la­men­te en el puerto de Mar­se­lla su sa­li­da dos días des­pués, mien­tras iba car­gan­do las ca­jas de co­mi­da que te­nía en­car­ga­do trans­por­tar ha­cia Bar­ce­lo­na. De re­pen­te, por sor­pre­sa, es­ta­lló un fue­go di­fí­cil de con­tro­lar y los ma­ri­ne­ros reac­cio­na­ron sa­can­do al puerto al­gu­nas de las ca­jas que guar­da­ban en el in­te­rior del bar­co. Es­ta­ban in­ten­tan­do sal­var las ame­tra­lla­do­ras que lle­va­ban es­con­di­das en­tre ca­jas de con­ser­vas. Ellos no du­da­ron ni un mo­men­to de que ha­bían si­do víc­ti­mas de un ata­que pro­ce­den­te del SIFNE.

El ser­vi­cio de es­pio­na­je fran­quis­ta pu­so to­do su em­pe­ño en con­tro­lar los mo­vi­mien­tos por mar de sus enemi­gos. Pa­ra ello dis­tri­bu­ye­ron a sus hom­bres por los prin­ci­pa­les puer­tos es­pa­ño­les, en­tre ellos Bar­ce­lo­na, Va­len­cia, Ali­can­te y Car­ta­ge­na. Cuan­do no era di­rec­ta­men­te un agen­te el que con­tro­la­ba los mo­vi­mien­tos de bar­cos, eran fun­cio­na­rios por­tua­rios que re­ci­bían un so­bre­suel­do por cum­plir la mi­sión de in­for­mar so­bre to­do aque­llo sos­pe­cho­so que ocu­rría. Fue­ra de Es­pa­ña, vi­gi­la­ban los puer­tos don­de con más asi­dui­dad atra­ca­ban bar­cos re­la­cio­na­dos con los re­pu­bli­ca­nos: Bur­deos, el Ha­vre, Am­be­res, Rot­ter­dam, Es­tam­bul y va­rios en Inglaterra. Cuan­do te­nían la cer­te­za de ha­ber des­cu­bier­to un trans­por­te ile­gal de ar­mas,

DU­RAN­TE TO­DA LA GUE­RRA CI­VIL Y ES­PE­CIAL­MEN­TE EN SUS INI­CIOS, UNO DE LOS TE­MAS QUE PREOCUPABA A LOS DOS BAN­DOS ERA LA OBTENCIÓN DE ARMAMENTO, PE­RO TAM­BIÉN CON­SE­GUIR QUE EL ENEMI­GO NO LO RE­CI­BIE­RA

Do­min­go Pas­tor Pe­tit, el gran in­ves­ti­ga­dor de los te­mas de es­pio­na­je so­bre la Gue­rra Ci­vil, cuen­ta una anéc­do­ta so­bre Jo­sep Pla que no gus­ta­ba na­da al pro­pio pro­ta­go­nis­ta.

Su­ce­dió en me­dio de to­do el tra­ba­jo que el pe­rio­dis­ta es­ta­ba rea­li­zan­do en Mar­se­lla al ser­vi­cio del SIFNE.

Aun­que pue­da pa­re­cer ex­tra­ño, uno de los ma­yo­res pro­ble­mas de Pla era la cons­tan­te llu­via que aso­la­ba la ciudad y lo per­di­do que se po­nía ca­da vez que iba de un si­tio a otro. Así que un día se de­ci­dió a pe­dir di­ne­ro ex­tra pa­ra com­prar­se un im­permea­ble. Uti­li­zó el te­le­gra­ma, el sis­te­ma ha­bi­tual de co­mu­ni­ca­cio­nes, pa­ra in­cluir­lo en un men­sa­je en­via­do a sus je­fes en Bur­gos: “Es­tá llo­vien­do a cán­ta­ros y ne­ce­si­to un im­permea­ble”. Cuan­do el men­sa­je lle­gó a su con­tac­to, no lo du­dó y lo re­bo­tó a la sec­ción de crip­to­gra­fía. No le ca­bía du­da de que Pla que­ría de­cir­les al­go en cla­ve, pe­ro él no en­ten­día el sig­ni­fi­ca­do. Aler­ta­ba de al­gún pe­li­gro, eso era evi­den­te, pe­ro ¿qué pa­sa­ba?

En la sec­ción es­pe­cia­li­za­da en des­ci­frar men­sa­jes lo vie­ron, lo le­ye­ron, lo in­ves­ti­ga­ron, apli­ca­ron to­dos los có­di­gos po­si­bles y fi­nal­men­te se con­si­de­ra­ron in­ca­pa­ces de in­ter­pre­tar­lo. Eso sí, al­go gra­ve pa­sa­ba cuan­do de­cía ne­ce­si­tar un im­permea­ble, es de­cir, ne­ce­si­ta­ba al­go que le pro­te­gie­ra de un pe­li­gro ex­te­rior.

El ser­vi­cio de in­for­ma­ción de Fran­co de­ci­dió en­viar lo más rá­pi­da­men­te po­si­ble a un en­la­ce que des­en­tra­ña­ra el mis­te­rio. Su sor­pre­sa, cuan­do lle­gó a Mar­se­lla, fue que Jo­sep Pla es­ta­ba has­ta las na­ri­ces del agua. Y que­ría un im­permea­ble. in­ten­ta­ban que no lle­ga­ra a su des­tino por mo­vi­mien­tos di­plo­má­ti­cos. Si no les da­ba re­sul­ta­dos, les que­da­ba aler­tar a las fuer­zas de Fran­co pa­ra que in­ten­ta­ran dar­le ca­za o, en úl­ti­mo ca­so, ac­tuar co­mo en el ca­so del va­por Na­va­rra, ha­cien­do una la­bor si­len­cio­sa de boi­cot.

El SIFNE dis­pu­so de una gran can­ti­dad de di­ne­ro pa­ra su tra­ba­jo, lo que les per­mi­tió un­tar ade­cua­da­men­te en Francia a las per­so­nas que iden­ti­fi­ca­ban por te­ner ac­ce­so a im­por­tan­tes in­for­ma­cio­nes. Fue el ca­so de dos tra­ba­ja­do­res de la com­pa­ñía de Te­lé­gra­fos de Mar­se­lla. Por sus ma­nos pa­sa­ban los te­le­gra­mas que se en­via­ban des­de Ar­gel a las au­to­ri­da­des re­pu­bli­ca­nas so­bre los di­fe­ren­tes acon­te­ci­mien­tos de la gue­rra. Com­prar a unos in­ter­me­dia­rios aje­nos al con­flic­to pa­ra que les du­pli­ca­ran esos in­for­mes fue una ta­rea muy ren­ta­ble pa­ra el SIFNE.

Aun­que al fi­nal, los dos em­plea­dos, Sen­te­nac y Pi­gey­re, fue­ron des­cu­bier­to y de­te­ni­dos en agos­to de 1937. El mo­ti­vo fue que el ser­vi­cio se­cre­to fran­cés ha­bía co­men­za­do a de­tec­tar los mo­vi­mien­tos del SIFNE y ha­bía co­men­za­do a con­tro­lar­les, in­clu­so or­de­nan­do la ex­pul­sión de aque­llos que eran pi­lla­dos ac­tuan­do en su te­rri­to­rio. Fue­ron de­ce­nas los des­cu­bier­tos que de­tu­vie­ron, mo­les­tos por­que su ideo­lo­gía fran­quis­ta era si­mi­lar a la de Alemania e Ita­lia, que ya co­men­za­ban a le­van­tar sus­pi­ca­cias en sue­lo fran­cés.

Francia y el res­to de Eu­ro­pa vie­ron cla­ra­men­te el apo­yo que re­ci­bían los fran­quis­tas es­pa­ño­les por par­te de la te­mi­ble Alemania, pe­ro no se atre­vie­ron a ha­cer­la fren­te a pe­sar de lo abier­ta­men­te que ac­tua­ban. Gra­cias a es­ta ayu­da y a las ti­mo­ra­tas reac­cio­nes fran­ce­sas, lo que

LOS FRAN­CE­SES JUGABAN A LA AMBIGÜEDAD CON FRAN­CO PE­RO LLE­GÓ UN MO­MEN­TO EN QUE NO PARABAN DE EX­PUL­SAR A AGEN­TES DEL SIFNE Y, EN AGOS­TO DE 1937, DE­CI­DIE­RON ACA­BAR CON SU PRE­SEN­CIA EN EL PAÍS Y LOS ECHARON

co­men­zó sien­do una or­ga­ni­za­ción de es­pio­na­je in­só­li­ta, di­ri­gi­da por per­so­nas que des­co­no­cían ab­so­lu­ta­men­te el te­ma, pe­ro con gran­des apo­yos ex­tran­je­ros, se con­vir­tió en un ser­vi­cio con una bue­na red de agen­tes den­tro y fue­ra de Es­pa­ña, que ob­tu­vie­ron una in­for­ma­ción de muy al­ta ca­li­dad pa­ra Fran­co.

CONDENADOS A MUER­TE

Su osadía que­dó demostrada cuan­do el contraespionaje re­pu­bli­cano des­cu­brió en Bar­ce­lo­na que una em­pre­sa de­di­ca­da a fabricar componentes de má­qui­nas de es­cri­bir; era en reali­dad la ofi­ci­na del SIFNE de­di­ca­da a ob­te­ner in­for­ma­ción. En es­ta oca­sión, los tres agen­tes de­te­ni­dos fue­ron condenados a muer­te.

Más suer­te tu­vie­ron los agen­tes que si­guie­ron las ac­ti­vi­da­des del co­ro­nel Or­tiz, el res­pon­sa­ble en Francia de las com­pras de avio­nes pa­ra la Re­pú­bli­ca. Sim­pa­ti­zan­te anar­quis­ta, se en­fren­tó a In­da­le­cio Prie­to que de­ci­dió blo­quear­le y ta­char­le con la uña ra­bio­sa. Or­tiz no reac­cio­nó de ma­las for­mas bus­can­do la ven­gan­za y se man­tu­vo leal a la Re­pú­bli­ca, aun­que acep­tan­do es­tar to­tal­men­te al mar­gen. El SIFNE in­ten­tó se­du­cir­le apro­ve­chan­do que se ha­bía con­ver­ti­do en un ju­gue­te ro­to, pe­ro Or­tiz no en­tró al tra­po. En­ton­ces le en­via­ron un equi­po for­ma­do por tres agen­tes pa­ra que se in­fil­tra­ra en su círcu­lo pró­xi­mo y con­si­guie­ran los im­por­tan­tes do­cu­men­tos que obra­ban en su po­der so­bre las com­pras de ar­mas de la Re­pú­bli­ca. Una no­che, mien­tras Or­tiz dor­mía fo­to­gra­fia­ron uno a uno to­dos sus do­cu­men­tos sin que na­die se en­te­ra­ra.

El des­co­no­ci­mien­to del tra­ba­jo del SIFNE en la his­to­ria de la Gue­rra Ci­vil es in­jus­to con ellos. Par­tien­do de la na­da con­si­guie­ron in­nu­me­ra­bles éxi­tos, mu­chos más que el los al­can­za­dos por el ser­vi­cio se­cre­to si­mi­lar mon­ta­do por los re­pu­bli­ca­nos y que di­ri­gió Luis Quin­ta­ni­lla, un pin­tor que co­mo Jo­sé Ber­trán era un neó­fi­to en los te­mas de es­pio­na­je.

Los fran­ce­ses jugaban a la ambigüedad con Fran­co pe­ro lle­gó un mo­men­to en que no paraban de ex­pul­sar agen­tes del SIFNE y en agos­to de 1937 de­ci­die­ron aca­bar con su pre­sen­cia en el país y los echaron. Ber­trán y su gen­te aban­do­na­ron su se­de en Bia­rritz y se asen­ta­ron en Irún, don­de si­guie­ron tra­ba­jan­do te­naz­men­te has­ta fe­bre­ro de 1938.

En ese mo­men­to, los fran­quis­tas de­ci­die­ron que era me­jor dis­po­ner de un úni­co ser­vi­cio se­cre­to que cen­tra­li­za­ra to­das las com­pe­ten­cias e in­te­gra­ron el SIFNE en el Ser­vi­cio de In­for­ma­ción y Po­li­cía Mi­li­tar. Mu­chos lo han olvidado, pe­ro el pa­pel de es­te ser­vi­cio fue cru­cial pa­ra que Fran­co ga­na­ra la gue­rra.

SU OSADÍA QUE­DÓ DEMOSTRADA CUAN­DO EL CONTRAESPIONAJE RE­PU­BLI­CANO DES­CU­BRIÓ EN BAR­CE­LO­NA QUE UNA EM­PRE­SA DE­DI­CA­DA A FABRICAR COMPONENTES DE MÁ­QUI­NAS DE ES­CRI­BIR, ERA EN REALI­DAD LA OFI­CI­NA DE LOS ES­PÍAS

So­bre es­tas lí­neas, recreación his­tó­ri­ca de una ba­ta­lla de la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la.

Arri­ba, Fran­cesc Cam­bó, lí­der de la Lli­ga Re­gio­na­lis­ta. A su de­re­cha, Emi­lio Mo­la, uno de los ins­ti­ga­do­res del gol­pe de Es­ta­do. So­bre es­tas lí­neas, las ac­ti­vi­da­des del SIFNE se desa­rro­lla­ron en­tre Francia y Es­pa­ña. Al la­do, Juan March.

Arri­ba, Ama­deu Hur­ta­do, quien im­pul­só una es­tra­te­gia pa­ra con­se­guir una par­ti­ci­pa­ción de Francia y Gran Bre­ta­ña en con­tra de los su­ble­va­dos. De­ba­jo, el es­cri­tor Eu­ge­ni D´Ors, quien for­ma­ra par­te de la red de es­pías.

El au­tor ge­run­den­se Jo­sep Pla, uno de los más des­ta­ca­dos in­te­lec­tua­les de las le­tras ca­ta­la­nas en el si­glo XX, par­ti­ci­pó en el es­pio­na­je del SIFNE des­de su exi­lio en Francia.

So­bre es­tas lí­neas, el va­por Na­va­rra, que fue boi­co­tea­do en 1937 en Mar­se­lla cuan­do iba a tras­la­dar ar­mas a Es­pa­ña.

A la de­re­cha, el pin­tor Luis Quin­ta­ni­lla, di­rec­tor del ser­vi­cio se­cre­to mon­ta­do por los re­pu­bli­ca­nos. De­ba­jo, es­ta­ción de tren de Can­franc, pa­so fron­te­ri­zo fe­rro­via­rio en­tre Es­pa­ña y Francia.

A la iz­quier­da, In­da­le­cio Prie­to, po­lí­ti­co so­cia­lis­ta y Mi­nis­tro de Ma­ri­na y De­fen­sa du­ran­te la Gue­rra Ci­vil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.