En­tre el imperio y la glo­ba­li­za­ción

LA DIS­TRI­BU­CIÓN TERRITORIAL DE LA REN­TA SI­GUE SIEN­DO MO­TI­VO DE ENCENDIDOS DE­BA­TES HOY EN DÍA, A PE­SAR DE QUE LA DE­SIGUAL­DAD EN­TRE LAS CO­MU­NI­DA­DES AU­TÓ­NO­MAS SE HA ALIVIADO EN LAS ÚL­TI­MAS DÉ­CA­DAS. DOS PRESTIGIOSOS ECONOMISTAS, AL­BERT CA­RRE­RAS Y XAVIER TAFUN

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - AL­BERT CA­RRE­RAS Y XAVIER TAFUNELL

Pe­se a ser una te­má­ti­ca que ha atraí­do mu­cha in­ves­ti­ga­ción, sa­be­mos me­nos de lo que desea­ría­mos so­bre có­mo se dis­tri­bu­yó te­rri­to­rial­men­te el PIB en el si­glo XIX y la pri­me­ra mi­tad del XX. Las es­ti­ma­cio­nes fia­bles –so­bre una ba­se pro­vin­cial– arran­can de 1955. Se han rea­li­za­do ela­bo­ra­cio­nes cuan­ti­ta­ti­vas pa­ra los cua­tro si­glos an­te­rio­res. La ba­se es­ta­dís­ti­ca de es­tos cálcu­los es tan pre­ca­ria que un me­diano co­no­ce­dor de la mis­ma se in­cli­na­ría por pen­sar que los re­sul­ta­dos que se de­ri­van no son dig­nos de cré­di­to. Pe­ro di­chos re­sul­ta­dos son tan plau­si­bles, con­cuer­dan de tal for­ma con el co­no­ci­mien­to cua­li­ta­ti­vo acer­ca de las dis­pa­ri­da­des re­gio­na­les acu­mu­la­do por la his­to­rio­gra­fía eco­nó­mi­ca que es irre­me­dia­ble acep­tar­los. De to­dos mo­dos, una co­sa es que com­pon­gan una re­cons­truc­ción cuan­ti­ta­ti­va creí­ble y otra bien dis­tin­ta que sean ver­da­de­ra­men­te fia­bles. No lo son, y, por tan­to, de­ben aco­ger­se con cau­te­la.

En el muy lar­go pla­zo –en­ten­dien­do por tal en­tre en torno a 1800 y 2017– las re­gio­nes o co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas es­pa­ño­las se agru­pan en tres ca­te­go­rías, se­gún cuál sea el com­por­ta­mien­to de su PIB en re­la­ción al con­jun­to es­pa­ñol: cre­cien­te, al­go de­cre­cien­te y muy de­cre­cien­te. La Co­mu­ni­dad de Ma­drid, las Ca­na­rias, el País Vas­co, Ca­ta­lu­ña, la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na y Mur­cia ocu­pan la ca­be­ce­ra. En la se­gun­da ca­te­go­ría en­con­tra­mos las Is­las Ba­lea­res, Ga­li­cia, As­tu­rias, Can­ta­bria, Ara­gón y An­da­lu­cía. Fi­nal­men­te, el gru­po de las re­gio­nes de me­nor cre­ci­mien­to re­la­ti­vo es­tá com­pues­to por Can­ta­bria, Na­va­rra, Cas­ti­lla-La Man­cha, Cas­ti­lla y León y Ex­tre­ma­du­ra. En el ex­tre­mo su­pe­rior, Ma­drid ha cre­ci­do sie­te ve­ces más que la me­dia, mien­tras que, en el in­fe­rior, Ex­tre­ma­du­ra tres ve­ces me­nos.

DE MA­DRID A AN­DA­LU­CÍA

To­das las re­gio­nes líderes han con­se­gui­do au­men­tar su PIB en pro­por­cio­nes sus­tan­cial­men­te más ele­va­das que el PIB del con­jun­to es­pa­ñol. Han in­cre­men­ta­do, asi­mis­mo, pe­ro en me­nor medida, el pe­so de su po­bla­ción en el to­tal y, por tan­to, tam­bién lo ha he­cho su ren­ta por habitante en re­la­ción a la me­dia es­pa­ño­la. De las seis, el ca­so más es­pec­ta­cu­lar de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y de­mo­grá­fi­co es el de Ma­drid, aun des­con­tan­do que las ci­fras co­rres­pon­dien­tes al año 1800 in­fra­va­lo­ran su po­si­ción re­la­ti­va y que las re­fe­ren­tes a su PIB de 1860

y 1900 su­po­nen una des­me­di­da so­bre­va­lo­ra­ción. La re­gión que más ha cre­ci­do en PIB per cápita re­la­ti­vo ha si­do el País Vas­co. De las seis re­gio­nes del gru­po in­ter­me­dio, cua­tro (to­das me­nos las Is­las Ba­lea­res y An­da­lu­cía), han per­di­do pe­so de­mo­grá­fi­co, lo que les ha per­mi­ti­do sos­te­ner me­jor su PIB per cápita re­la­ti­vo. En el ca­so de las tres re­gio­nes can­tá­bri­cas, el ajus­te de­mo­grá­fi­co ha si­do, his­tó­ri­ca­men­te, por emi­gra­ción. Las cin­co re­gio­nes de de­sa­rro­llo más len­to tie­nen en co­mún que han per­di­do pe­so en el con­jun­to es­pa­ñol, tan­to en lo que res­pec­ta al PIB co­mo a la po­bla­ción. En el me­jor de los ca­sos (Na­va­rra) ha con­se­gui­do man­te­ner su ren­ta por habitante igual o su­pe­rior a la es­pa­ño­la. En los otros ca­sos no ha si­do así, e in­clu­so han su­fri­do un gran atra­so re­la­ti­vo.

El fra­ca­so más ra­di­cal ha si­do el de An­da­lu­cía, que ha pa­sa­do de ser una de las re­gio­nes más ri­cas, en PIB per cápita, a ser de las más po­bres. En 1800 go­za­ba de las ma­yo­res co­tas de pros­pe­ri­dad, gra­cias a los be­ne­fi­cios ge­ne­ra­dos por el co­mer­cio co­lo­nial. Por en­ton­ces era la gran re­gión es­pa­ño­la más ri­ca y po­bla­da. En el trans­cur­so de los dos úl­ti­mos si­glos ha vis­to dis­mi­nui­da su par­te en el PIB de Es­pa­ña a la mi­tad, lo que ha con­lle­va­do una dis­mi­nu­ción del mis­mo or­den en su ren­ta per cápita re­la­ti­va al no ha- ber ac­tua­do el re­gu­la­dor de­mo­grá­fi­co. La tra­yec­to­ria de las co­mu­ni­da­des de Cas­ti­lla y León y Cas­ti­lla-La Man­cha ha si­do, en par­te, más ne­ga­ti­va que la an­da­lu­za y, en par­te, me­nos des­fa­vo­ra­ble. Lo pri­me­ro es­tri­ba en que sus eco­no­mías han cre­ci­do en­tre 2,5 y 3 ve­ces me­nos que la es­pa­ño­la. Lo se­gun­do tie­ne que ver con su ma­yor ca­pa­ci­dad de ex­pul­sar po­bla­ción.

Es­te pro­ce­so his­tó­ri­co se­cu­lar tie­ne vi­sos de ha­ber si­do clau­su­ra­do con la tran­si­ción a la de­mo­cra­cia y la for­ma­ción de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, que han fre­na­do los fe­nó­me­nos tan­to de en­ri­que­ci­mien­to co­mo de em­po­bre­ci­mien­to re­la­ti­vos y han eli­mi­na­do los pro­ce­sos emi­gra­to­rios (pe­ro no los in­mi­gra­to­rios). En­tre 1975 y 2017 las co­mu­ni­da­des que más han me­jo­ra­do su PIB per cápita re­la­ti­vo han si­do Ex­tre­ma­du­ra, Ga­li­cia y Cas­ti­lla y León y las que más lo han em­peo­ra­do han si­do las Is­las Ba­lea­res y la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na.

ME­NOS DE­SIGUAL­DAD QUE AN­TES

Es­to nos con­du­ce a plan­tear­nos la cues­tión que, inevi­ta­ble­men­te, a uno le asal­ta cuan­do abor­da el te­ma del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co des­de una pers­pec­ti­va re­gio­nal (tam­bién in­ter­na­cio­nal), la cues­tión de la con­ver­gen­cia. ¿Ha dis­mi­nui­do o se ha acre­cen­ta­do la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca en­tre las re­gio­nes o co­mu­ni­da­des es­pa­ño­las? Es po­si­ble res­pon­der fá­cil­men­te a es­te in­te­rro­gan­te. Hay un mé­to­do sen­ci­llo pa­ra me­dir la de­sigual­dad en ca­sos en los que que­re­mos te­ner en cuen­ta el vo­lu­men re­la­ti­vo de las ob­ser­va­cio­nes: la des­via­ción me­dia pon­de­ra­da. Es­to es su­mar las di­fe­ren­cias ab­so­lu­tas del PIB per cápita re­la­ti­vo de ca­da re­gión res­pec­to a la me­dia (=1), pon­de­ran­do

EL FRA­CA­SO MÁS RA­DI­CAL HA SI­DO EL DE AN­DA­LU­CÍA, QUE HA PA­SA­DO DE SER UNA DE LAS RE­GIO­NES MÁS RI­CAS, EN PIB PER CÁPITA, A SER DE LAS MÁS PO­BRES

a con­ti­nua­ción es­tas di­fe­ren­cias en fun­ción de la po­bla­ción. La su­ma re­sul­tan­te nos ofre­ce un ín­di­ce de de­sigual­dad que, ló­gi­ca­men­te, os­ci­la­rá en un ran­go com­pren­di­do en­tre 0 (igualdad en las ren­tas per cápita re­gio­na­les) y 1 (má­xi­ma de­sigual­dad). Los re­sul­ta­dos fi­gu­ran en es­te cua­dro.

La lec­tu­ra de esos da­tos es cla­ra. El gra­do de de­sigual­dad eco­nó­mi­ca re­gio­nal ac­tual es in­fe­rior al de 1800. Aho­ra bien, en­tre es­tas dos fe­chas, se­pa­ra­das por más de dos si­glos, ha ha­bi­do mo­vi­mien­tos dis­pa­res. El si­glo XIX es­tu­vo do­mi­na­do por la es­ta­bi­li­dad, que es­con­día cam­bios con­ti­nuos en las tra­yec­to­rias re­gio­na­les (caí­das an­da­lu­za y ex­tre­me­ña y

LA LEC­TU­RA DE LOS DA­TOS ES CLA­RA. EL GRA­DO DE DE­SIGUAL­DAD ECO­NÓ­MI­CA RE­GIO­NAL AC­TUAL ES IN­FE­RIOR AL DE 1800

emer­gen­cias ca­ta­la­na, ma­dri­le­ña y vas­ca, se­gui­das por la as­tu­ria­na y la va­len­cia­na). La de­sigual­dad au­men­tó en­tre 1900 y 1935, re­fle­jo de la in­ten­si­dad de los pro­ce­sos de in­dus­tria­li­za­ción y cre­ci­mien­to en las po­cas re­gio­nes que ya ha­bían to­ma­do es­te ca­mino. En 1940 la de­sigual­dad sube has­ta el má­xi­mo de la se­rie, netamente por en­ci­ma de 1935. Se man­ten­drá elevada has­ta 1960, lo que su­gie­re que el cierre au­tár­qui­co de la economía es­pa­ño­la no fue fa­vo­ra­ble a la re­duc­ción de la de­sigual­dad re­gio­nal, pe­se a que es­te era el ob­je­ti­vo de los go­ber­nan­tes de aquel mo­men­to. Hu­bo al­gu­nas re­gio­nes que tu­vie­ron en­ton­ces (1940-1960), su me­jor mo­men­to: es el ca­so de las del eje can­tá­bri­co (As­tu­rias, Can­ta­bria y País Vas­co). La de­sigual­dad se re­du­jo en­tre 1960 y 1975, y más in­ten­sa­men­te has­ta 1985. Es­tu­dios con más de­ta­lle tem­po­ral fi­jan la má­xi­ma ve­lo­ci­dad de caí­da del ín­di­ce en­tre 1965 y 1980. To­do ello pu­do su­ce­der gra­cias al masivo des­pla­za­mien­to de la po­bla­ción de las re­gio­nes po­bres a las más prós­pe­ras y, des­pués, al es­ta-

EN 1940 LA DE­SIGUAL­DAD SUBIÓ HAS­TA EL MÁ­XI­MO DE LA SE­RIE, NETAMENTE POR EN­CI­MA DE 1935, Y SE MAN­TU­VO ELEVADA HAS­TA 1960

ble­ci­mien­to de la Es­pa­ña de­mo­crá­ti­ca y au­to­nó­mi­ca, que apor­tó transferencias ma­si­vas de fon­dos pú­bli­cos en­tre las di­ver­sas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas me­dian­te la im­plan­ta­ción de las gran­des po­lí­ti­cas del Es­ta­do del Bie­nes­tar (pen­sio­nes, des­em­pleo, sa­lud y edu­ca­ción). Des­pués de 1985, el in­di­ca­dor de de­sigual­dad re­gio­nal se ha man­te­ni­do muy es­ta­ble, aun­que con li­ge­ra ten­den­cia a au­men­tar. Se ha sus­pen­di­do el pro­ce­so de con­ver­gen­cia re­gio­nal. En cual­quier ca­so, los ni­ve­les de 1985 a 2017 son netamente in­fe­rio­res a los de cual­quier pe­río­do de los dos si­glos an­te­rio­res.

LAS TRANSFERENCIAS DEL ES­TA­DO Y LA PROVISIÓN DE FON­DOS DE AYU­DA POR PAR­TE DE LA UNIÓN EX­PLI­CAN QUE LA BRE­CHA NO SE HA­YA ENSANCHADO

LA TEO­RÍA DE WILLIAMSON

Si re­ca­pi­tu­la­mos, po­de­mos con­cluir que en la Es­pa­ña del si­glo XX se ha cum­pli­do la teo­ría de la U in­ver­ti­da de Williamson. De acuer­do con es­te mo­de­lo, en las pri­me­ras fa­ses de la in­dus­tria­li­za­ción la de­sigual­dad re­gio­nal –al igual que la so­cial– en la dis­tri­bu­ción de la ren­ta au­men­ta con­ti­nua­men­te has­ta al­can­zar un ni­vel má­xi­mo, a par­tir del cual dis­mi­nu­ye al di­fun­dir­se la mo­der­ni­za­ción eco­nó­mi­ca a las re­gio­nes más atra­sa­das. Han desem­pe­ña­do un pa­pel esen­cial en la igua­la­ción territorial de ren­tas las co­rrien­tes mi­gra­to­rias in­ter­nas. La re­dis­tri­bu­ción de la po­bla­ción des­de las re­gio­nes más po­bres ha­cia las más ri­cas y ha­cia el ex­tran­je­ro –de gran en­ver­ga­du­ra en el ter­cer cuar­to del si­glo XX– ha te­ni­do un im­por­tan­te efec­to igua­la­dor de la ren­ta per cápita. El ce­se de es­tos flu­jos en los úl­ti­mos lus­tros del si­glo XX y pri­me­ros del si­glo XXI ayu­da a ex­pli­car por qué el pro­ce­so de con­ver­gen­cia ha pro­gre­sa­do con tan­ta len­ti­tud. Si la in­mo­vi­li­dad de la po­bla­ción no ha da­do pa­so a una acen­tua­ción de las di­fe­ren­cias re­gio­na­les es a cau­sa del pa­pel re­equi­li­bra­dor de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Las transferencias de ren­ta in­ter­re­gio­na­les efec­tua­das por el Es­ta­do y la provisión de fon­dos de ayu­da al sec­tor agra­rio y a las re­gio­nes po­bres por par­te de la Unión Eu­ro­pea ex­pli­can que, en au­sen­cia de mi­gra­cio­nes in­ter­nas, la bre­cha no se ha­ya ensanchado.

EN­TRE EL IMPERIO Y LA GLO­BA­LI­ZA­CIÓN AL­BERT CA­RRE­RAS Y XAVIER TAFUNELLCRÍ­TI­CA. BAR­CE­LO­NA (2018). 512 PÁ­GI­NAS. 27,90 EU­ROS.

Ma­drid ob­ser­va un com­por­ta­mien­to cre­cien­te del PIB, sie­te ve­ces su­pe­rior a la me­dia. En la ima­gen, las cua­tro to­rres, que en­car­nan la pu­jan­za de la ca­pi­tal en el si­glo XXI.

De ser nú­cleo y mo­tor del co­mer­cio co­lo­nial, An­da­lu­cía ha pa­sa­do a un cier­to de­cli­ve eco­nó­mi­co a par­tir del si­glo XIX. So­bre es­tas lí­neas, una clá­si­ca ima­gen de cam­pos de oli­vos en Jaén.

La in­te­gra­ción eu­ro­pea dio un pa­so de gi­gan­te con la adop­ción de una mo­ne­da co­mún, el eu­ro, crea­do el 1 de enero de 1999.

So­bre es­tas lí­neas, un pue­blo aban­do­na­do en el Pi­ri­neo de Hues­ca, una dra­má­ti­ca reali­dad con­tra la que han aler­ta­do im­por­tan­tes en­sa­yos es­tos úl­ti­mos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.