La pro­pues­ta de Miguel Mau­ra

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - GUI­LLER­MO FIS­CER

EL PERIODO RE­PU­BLI­CANO, FRE­CUEN­TE­MEN­TE IDEN­TI­FI­CA­DO CO­MO UN PERIODO DE NETA DEMOCRATIZACIÓN DE LAS INS­TI­TU­CIO­NES PO­LÍ­TI­CAS, FUE TAM­BIÉN UNA ÉPO­CA LLE­NA DE TENSIONES PO­LÍ­TI­CAS E IDEOLÓGICAS DON­DE NO SIEM­PRE CUAJÓ DEL TO­DO UNA TEN­DEN­CIA DE DE­MO­CRA­CIA LI­BE­RAL BURGUESA. A LO LAR­GO DE ÉSTA SE PROMULGARON O PROPUSIERON ME­DI­DAS DE DI­FÍ­CIL ENCAJE DE­MO­CRÁ­TI­CO PRÁCTICAMENTE DES­DE SUS INI­CIOS.

Si bien la Se­gun­da Re­pú­bli­ca na­ció co­mo una reac­ción de­mo­crá­ti­ca a la fal­ta de li­ber­ta­des del periodo

de Alfonso XIII, no siem­pre sus pri­me­ras le­yes fue­ron netamente de­mo­crá­ti­cas. En­tre sep­tiem­bre y di­ciem­bre de 1931, cuan­do se apro­bó, se dis­cu­tió el úni­co pro­yec­to cons­ti­tu­cio­nal re­pu­bli­cano que ha es­ta­do vi­gen­te en la his­to­ria de nues­tro país y que se plas­mó con la pro­mul­ga­ción de la cons­ti­tu­ción re­pu­bli­ca­na de di­ciem­bre de 1931.

Sin em­bar­go, a la par de es­te am­plio pro­yec­to le­gis­la­ti­vo, el pri­mer go­bierno re­pu­bli­cano de 1931 apro­bó otras du­ras me­di­das que se ha­cían más si­mi­la­res a re­gí­me­nes dic­ta­to­ria­les de ex­cep­ción co­mo los que se vi­vían en la cer­ca­na Ita­lia que a re­gí­me­nes democráticos oc­ci­den­ta­les y eu­ro­peos que te­nían en la libertad y la de­mo­cra­cia su prin­ci­pal reivin­di­ca­ción.

Nos re­fe­ri­mos en es­te ca­so a la po­lé­mi­ca Ley de De­fen­sa de la Re­pú­bli­ca. Se­gún aparece en la Ga­ce­ta de Ma­drid, es­ta ley pre-cons­ti­tu­cio­nal se apro­bó el 21 de oc­tu­bre de 1931, ape­nas dos me­ses an­tes de ser pro­mul­ga­da la cons­ti­tu­ción re­pu­bli­ca­na y es­tu­vo vi­gen­te du­ran­te los pri­me­ros años de go­bierno re­pu­bli­cano. Am­pa­rán­do­se en ella, de he­cho, y se­gún afir­ma Al­ber­to Oeh­ling de los Re­yes, se ata­ca­ron y neu­tra­li­za­ron “…los dis­tur­bios de Bur­gos de 9 de no­viem­bre de 1931,

la su­ble­va­ción anar­quis­ta del Al­to Llo­bre­gat en Bar­ce­lo­na de 22 de enero de 1932 –por la que, pre­ci­sa­men­te, en apli­ca­ción de la Ley de De­fen­sa de la Re­pú­bli­ca, en torno a dos­cien­tos im­pli­ca­dos fue­ron de­por­ta­dos a Áfri­ca–, y, más tar­de, en los su­ce­sos de Ca­sas Vie­jas del 10 al 12 de enero de 1933, en don­de hu­bo has­ta 25 muer­tes, in­ter­vi­nie­ron la Guar­dia Ci­vil y uni­da­des de In­fan­te­ría del Ejér­ci­to, los su­ce­sos del 3 y 4 de enero de 1932, con un sal­do de cin­co obreros he­ri­dos, los al­ter­ca­dos de Ar­ne­do,

LA LEY CON­TEM­PLA­BA CO­MO UN AC­TO DE AGRE­SIÓN AL ES­TA­DO DE­LI­TOS CO­MO SER MO­NÁR­QUI­CO O LAS HUEL­GAS NO ANUNCIADAS

don­de mu­rie­ron on­ce obreros y otros mu­chos re­sul­ta­ron he­ri­dos, y en los dis­tur­bios de Ca­la­tra­va la Real en Ciudad Real, don­de mu­rie­ron otros dos tra­ba­ja­do­res”.

Apro­ba­da por el Pre­si­den­te del Go­bierno Ma­nuel Aza­ña y el Mi­nis­tro de Go­ber­na­ción Ca­sa­res Qui­ro­ga, la ley con­tem­pla­ba co­mo un ac­to de agre­sión al Es­ta­do y pe­na­do por ley de­li­tos co­mo ser mo­nár­qui­co, mos­trar in­dis­ci­pli­na, las huel­gas no anunciadas, o in­clu­so has­ta la “fal­ta de ce­lo” de los fun­cio­na­rios, re­ser­ván­do­se el de­re­cho pa­ra ello de sus­pen-

der reunio­nes o clau­su­rar se­des ci­vi­les, en una le­gis­la­ción du­rí­si­ma más pro­pia de un es­ta­do de ex­cep­ción que de un mo­men­to – oc­tu­bre de 1931– en el que el nue­vo ré­gi­men re­pu­bli­cano ape­nas echa­ba a an­dar.

Du­ran­te la épo­ca re­pu­bli­ca­na, sin em­bar­go, es­ta po­lé­mi­ca ley de ex­cep­cio­na­li­dad cons­ti­tu­cio­nal no fue la úni­ca medida o pro­pues­ta que pu­so en cues­tión al es­ta­do de de­re­cho en épo­ca re­pu­bli­ca­na pre­via a la gue­rra ci­vil.

LAS ELEC­CIO­NES DE 1936

En 1936, Es­pa­ña se ju­ga­ba el ti­po en unas nue­vas elec­cio­nes ge­ne­ra­les, de las cua­les sal­dría un go­bierno ines­ta­ble en un am­bien­te po­lí­ti­co muy en­ra­re­ci­do. A las elec­cio­nes de fe­bre­ro de 1936 las for­ma­cio­nes acu­die­ron en blo­ques di­ver­sos.

Por un la­do se pro­du­ce el sur­gi­mien­to de un Fren­te Po­pu­lar, a pro­pues­ta del lí­der de los re­pu­bli­ca­nos de iz­quier­das, Ma­nuel Aza­ña, que cul­mi­nó con la crea­ción del blo­que elec­to­ral an­ti­fas­cis­ta con las fuer­zas obre­ras.

En­fren­te tu­vie­ron a una de­re­cha dis­gre­ga­dí­si­ma li­de­ra­da por la CEDA de Gil Ro­bles, Re­no­va­ción Es­pa­ño­la de Cal­vo So­te­lo y el Par­ti­do Ra­di­cal, fuer­te­men­te des­pres­ti­gia­do por el go­bierno con­ser­va­dor, que fue in­ca­paz de crear un fren­te uni­do. Por su par­te, FE-JONS, li­de­ra­da por Jo­sé An­to­nio Pri­mo de Ri­ve­ra tras la ex­pul­sión del sec­tor de­re­chis­ta de An­sal­do y Eli­se­da y la de Ra­mi­ro Le­des­ma, se pre­sen­ta­ba en so­li­ta­rio por no que­rer su­mar­se a nin­gu­na can­di­da­tu­ra de ti­po con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio y no tu­vo éxi­to elec­to­ral al­guno.

Los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les die­ron el triun­fo a la coa­li­ción de iz­quier­das Fren­te Po­pu­lar. Au­to­má­ti­ca­men­te y ca­si des­de el mis­mo día del triun­fo elec­to­ral fren­te­po­pu­lis­ta, las masas fa­vo­ra­bles a és­te iniciaron una po­lí­ti­ca ca­lle­je­ra de hostigamiento a los enemi­gos po- lí­ti­cos. De he­cho, la mis­ma no­che del triun­fo elec­to­ral, se­gún afir­ma El He­ral­do de Ma­drid, en una cén­tri­ca pla­za ma­dri­le­ña ha­bía quie­nes can­ta­ban La In­ter­na­cio­nal y pro­rrum­pían en mue­ras con los pu­ños en al­to, an­te el car­tel de Ac­ción Po­pu­lar-CEDA, en la Puer­ta del Sol.

El miér­co­les 19 de fe­bre­ro, el lí­der del Fren­te Po­pu­lar, Ma­nuel Aza­ña, for­ma­ba go­bierno con mi­nis­tros de Iz­quier­da Re­pu­bli­ca­na y Unión Re­pu­bli­ca­na. Se pro­du­ce, a con­ti­nua­ción, una ma­nio­bra po­lí­ti­ca des­ti­na­da a eli­mi­nar de los prin­ci­pa­les cen­tros de po­der a los po­lí­ti­cos más mo­de­ra­dos del pa­no­ra­ma re­pu­bli­cano, y que se co­bró co­mo pri­me­ra víc­ti­ma al que ha­bía si­do Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca des­de el mis­mo 1931, Ni­ce­to Al­ca­lá Zamora, des­ti­tui­do por las Cor­tes de la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca el 7 de abril de 1936, y sus­ti­tui­do por Ma­nuel Aza­ña, que de­jó la pre­si­den­cia del Go­bierno el 13 de ma­yo al re­pu­bli­cano de iz­quier­das San­tia­go Ca­sa­res Qui­ro­ga, que go­bier­na has­ta el es­ta­lli­do de la gue­rra ci­vil.

Se ini­cia­ba des­de ese mo­men­to, ma­yo y has­ta ju­lio, dos me­ses de una es­pi­ral de huel­gas, sa­bo­ta­jes, in­cau­ta­cio­nes, ocu­pa­cio­nes, y en­fren­ta­mien­tos ca­si per­ma­nen­tes en las ca­lles en­tre de­re­chas e iz­quier­das que ha­cían el país fran­ca­men­te in­go­ber­na­ble.

Por ello, no re­sul­ta ra­ro ver có­mo, no des­de las fi­las fas­cis­tas, sino des­de el mis­mo

LOS RE­SUL­TA­DOS DIE­RON EL TRIUN­FO A LA COA­LI­CIÓN DE IZ­QUIER­DAS Y LAS MASAS INICIARON UNA PO­LÍ­TI­CA DE HOSTIGAMIENTO A LOS ENEMI­GOS PO­LÍ­TI­COS

cam­po re­pu­bli­cano se em­pe­za­ron a al­zar vo­ces crí­ti­cas a es­te des­go­bierno que, in­clu­so, lle­ga­ron a pe­dir una sus­pen­sión de las ga­ran­tías cons­ti­tu­cio­na­les, su­pri­mir la de­mo­cra­cia y pro­cla­mar una “dic­ta­du­ra na­cio­nal re­pu­bli­ca­na” na­da me­nos.

MAU­RA NO DU­DÓ EN DE­NUN­CIAR LOS MA­LES DEL GO­BIERNO RE­PU­BLI­CANO, ES­PE­CIAL­MEN­TE DEL FREN­TE­PO­PU­LIS­TA DE 1936

“NOS EQUIVOCAMOS…”

El que lo pro­pu­so, en los me­ses pre­vios a la gue­rra ci­vil, fue na­da me­nos que un ex mi­nis­tro del pri­mer go­bierno pro­vi­sio­nal que pro­cla­mó el 14 de abril de 1931 el ré­gi­men re­pu­bli­cano, Miguel Mau­ra, que si bien nun­ca lle­gó a os­ten­tar car­gos de im­por­tan­cia po­lí­ti­ca du­ran­te el rei­na­do al­fon­sino, es­tu­vo li­ga­do, ca­si por na­ci­mien­to, a la vida po­lí­ti­ca es­pa­ño­la (ver re­cua­dro).

Su de­sen­can­to con la po­lí­ti­ca re­pu­bli­ca­na se ma­ni­fes­tó en no vol­ver a ocu­par mi­nis­te­rio ni car­go po­lí­ti­co du­ran­te el res­to de su vida y en un par­ti­do, el PRC, to­tal­men­te mar­gi­nal en la vida po­lí­ti­ca par­la­men­ta­ria es­pa­ño­la.

No obs­tan­te, y a pe­sar de su in­sig­ni­fi­can­cia po­lí­ti­ca, no du­dó en de­nun­ciar los ma­les del go­bierno re­pu­bli­cano, es­pe­cial­men­te del go­bierno fren­te­po­pu­lis­ta de 1936, en una du­rí­si­ma car­ta pu­bli­ca­da en el dia­rio El Sol el mar­tes 23 de ju­nio de 1936, me­nos de un mes an­tes del es­ta­lli­do de la gue­rra (ca­sual o no, quién sa­be), ti­tu­la­da La sal­va­ción es­tá en una dic­ta­du­ra na­cio­nal re­pu­bli­ca­na.

Es­te pro­vo­ca­dor tí­tu­lo era la an­te­sa­la de un no me­nos pro­vo­ca­dor ar­tícu­lo don­de car­ga con­tra el rum­bo del país. En el tex­to, Mau­ra afir­ma que “nos equivocamos al con-

vo­car a las Cons­ti­tu­yen­tes y em­pren­der la obra de re­dac­tar y vo­tar la Cons­ti­tu­ción del Es­ta­do a los po­cos me­ses de ins­tau­ra­do el nue­vo ré­gi­men, por­que era inevi­ta­ble que, de un la­do la inope­ran­cia en la fun­ción de go­ber­nar y de otro la ten­sión revolucionaria de las masas, die­ran co­mo fru­to una ley fun­da­men­tal pla­ga­da de erro­res en su par­te or­gá­ni­ca y car­ga­da de sec­ta­ris­mo y de de­ma­go­gia en su, par­to dog­má­ti­ca.

Nos equivocamos al po­ner en práctica el sis­te­ma y ne­gar el diá­lo­go y la con­vi­ven­cia a los ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos, in­clu­so a los ser­vi­do­res del ré­gi­men, por­que fal­sea­mos la fun­ción de las Cor­tes, des­na­tu­ra­li­za­mos su mi­sión, abri­mos el cau­ce pa­ra la pro­tes­ta jus­ti­fi­ca­da de la opi­nión.

Nos equivocamos al em­pren­der, ape­nas tras­cu­rri­dos los pri­me­ros me­ses, una po­lí­ti­ca de ti­po par­ti­dis­ta y de cla­se, no só­lo di­vor­cia­da, sino hos­til a cuan­to no fue­ra la frac­ción go­ber­nan­te, en vez de prac­ti­car una po­lí­ti­ca na­cio­nal.

Nos equivocamos al bus­car el re­me­dio a ma­les tran­si­to­rios y de ori­gen co­no­ci­do en la pro­mul­ga­ción y apli­ca­ción de le­yes ex­cep­cio­na­les, siem­pre in­jus­tas y ve­ja­to­rias, pe­ro fran­ca­men­te in­su­fri­bles pa­ra to­dos los es­pa­ño­les.

Ve­mos hoy que la reali­dad na­cio­nal nos mues­tra el Fren­te Po­pu­lar ro­to y des­he­cho en to­da Es­pa­ña; las huel­gas pro­vo­ca­das y man­te­ni­das por los par­ti­dos obreros ads­cri­tos a la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria, arrui­nan­do al país y pro­vo­can­do con­flic­tos inaca­ba­bles a los Go­bier­nos; los des­ór­de­nes, al­ga­ra­das y atro­pe­llos de las masas obre­ras que for­man las fi­las del Fren­te Po­pu­lar, en­tro­ni­zan­do la anar­quía ru­ral”.

LA SO­LU­CIÓN DE MAU­RA

Fren­te a es­te de­mo­le­dor diag­nós­ti­co de la vida po­lí­ti­ca re­pu­bli­ca­na en­tre 1931-1936, Mau­ra pro­po­ne una so­lu­ción po­lé­mi­ca que en­tron­ca­ba con lo que mu­chos de­cían ya:

“Pues bien; si no se quie­re abrir un pe­río­do caó­ti­co en la vida de Es­pa­ña, lle­ga­do ese mo­men­to no ha­brá sino una so­lu­ción: la de re­co­no­cer to­dos los erro­res, los vi­cios, los de­fec­tos, que el sis­te­ma po­lí­ti­co crea­do en la Cons­ti­tu­ción del 31 ha pues­to de re­lie­ve en la ex­pe­rien­cia de cin­co años, y rec­ti­fi­car de una vez y sin pa­lia­ti­vos el rum­bo de la Re­pú­bli­ca, de­jan­do en sus­pen­so los pre­cep­tos de la Cons­ti­tu­ción, clau­su­ran­do el Par­la­men­to; es de­cir, des­po­jan­do a la Re­pú­bli­ca del tra­je ar­cai­co con que la ves­ti­mos y em­pren­dien­do una nue­va ru­ta con ella des­nu­da, tal cual ad­vino el 14 de abril, y tras un periodo cu­ya du­ra­ción han de fi­jar las cir­cuns­tan­cias.

Es inú­til em­plear eu­fe­mis­mos cuan­do se es­tá an­te una reali­dad no­to­ria; dic­ta­du­ra re­pu­bli­ca­na se lla­ma la so­lu­ción que postulo. Es in­di­fe­ren­te que a ella se arri­be a tra­vés de fór­mu­las de ple­nos po­de­res otor­ga­dos por las Cor­tes o de­re­cha­men­te y sin ro­deos.

Cuan­to ma­yor y más cla­ro apa­rez­ca el de­seo de abrir una nue­va eta­pa de la vida del ré­gi­men, ma­yor se­rá la au­to­ri­dad del Go­bierno. La dic­ta­du­ra que Es­pa­ña re­quie­re hoy es una dic­ta­du­ra na­cio­nal, apoyada en zo­nas extensas de sus cla­ses so­cia­les, que lle­gue des­de la obre­ra so­cia­lis­ta no par­ti­da­ria de la vía revolucionaria has­ta la burguesa con­ser­va­do­ra que ha­ya lle­ga­do ya al con­ven­ci­mien­to de que ha so­na­do la hora del sa­cri­fi­cio y del re­nun­cia­mien­to en aras de una justicia so­cial efec­ti­va que ha­ga po­si­ble la paz en­tre los es­pa­ño­les.

Dic­ta­du­ra re­gi­da por los hom­bres de la Re­pú­bli­ca, por re­pu­bli­ca­nos pro­ba­dos, que uni­dos y ju­ra­men­ta­dos pa­ra no es­cin­dir­se ni se­pa­rar­se

"LA DIC­TA­DU­RA QUE ES­PA­ÑA RE­QUIE­RE HOY ES UNA DIC­TA­DU­RA NA­CIO­NAL, APOYADA EN ZO­NAS EXTENSAS DE SUS CLA­SES SO­CIA­LES", ES­CRI­BIÓ EL PO­LÍ­TI­CO

has­ta ter­mi­nar su la­bor, an­te­pon­gan el in­te­rés su­pre­mo de Es­pa­ña y de la Re­pú­bli­ca a to­da mi­ra par­ti­dis­ta o de cla­se, go­bier­nen pa­ra to­da la na­ción y aco­me­tan la obra de cons­truir el Es­ta­do.

Dic­ta­du­ra avan­za­da y atre­vi­da en su po­lí­ti­ca so­cial y eco­nó­mi­ca, y con­ser­va­do­ra en sus pro­ce­di­mien­tos y en su ac­tua­ción gu­ber­na­ti­va. Ésta y no otra es la so­lu­ción que Es­pa­ña tie­ne an­te sí pa­ro los ma­les que pa­de­ce.

¿Se juz­ga aven­tu­ra­da o ex­ce­si­va? ¿Si­gue pre­va­le­cien­do en el áni­mo de los responsables di­ri­gen­tes del Es­ta­do el pre­jui­cio de con­ser­var la apa­rien­cia de res­pe­to a prin­ci­pios que de he­cho vie­nen ellos mis­mos vio­lan­do y atro­pe­llan­do día tras día? ¿Se an­te­po­nen esos pre­jui­cios u otra cla­se cual­quie­ra de es­crú­pu­los al in­te­rés su­pre­mo de la Re­pú­bli­ca y de Es­pa­ña? ¡Ah! Pues si tal acon­te­ce, na­die se for­je ilu­sio­nes en­ga­ño­sas”.

LA COMPRENSIÓN DE PRI­MO DE RI­VE­RA

Es­te ar­tícu­lo de Mau­ra, que pro­po­ne la li­qui­da­ción del es­ta­do de de­re­cho en fa­vor de una re­pú­bli­ca aris­to­crá­ti­ca de “re­pu­bli­ca­nos pro­ba­dos” o pu­ros, ex­clu­yen­do a la mis­ma opo­si­ción a la que an­tes la­men­ta­ba ha­ber ex­clui­do el go­bierno re­pu­bli­cano has­ta en­ton­ces, sus­ci­tó no po­cas po­lé­mi­cas, pro­ve­nien­te de las ban­ca­das fren­te­po­pu­lis­tas más iz­quier­dis­tas que veían en es­ta pro­pues­ta del ex mi­nis­tro una abe­rra­ción cer­ca­na a la que pe­día la ex­tre­ma de­re­cha.

Al fi­nal, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, fue­ron los fa­lan­gis­tas, los acu­sa­dos de ser más an­ti re­pu­bli­ca­nos, los úni­cos que acabarían dándole la ra­zón a Mau­ra y apoyando una pro­pues­ta que pa­ra ellos en reali­dad te­nía otro nom­bre.

Así, los lla­ma­dos “an­ti-re­pu­bli­ca­nos” aca­ba­ron sien­do los úni­cos que ten­die­ron la mano a Mau­ra pa­ra re­ge­ne­rar a una Re­pú­bli­ca mo­ri­bun­da por cin­co años de cri­sis y por cua­tro me­ses de caos re­vo­lu­cio­na­rio.

Es­ta pro­pues­ta de fren­te na­cio­nal no se­ría muy di­fe­ren­te a la que, ape­nas dos me­ses des­pués, en agos­to y ya en el con­tex­to de la Gue­rra Ci­vil, pro­pon­dría des­de la cár­cel de Ali­can­te don­de se en­con­tra­ba pre­so el Jefe Na­cio­nal de FE-JONS, Jo­sé An­to­nio Pri­mo de Ri­ve­ra, pa­ra sal­var a la na­ción y evi­tar una gue­rra fra­tri­ci­da. Así, es­ta coin­ci­den­cia de opi­nio­nes la ma­ni­fes­tó en car­ta pri­va­da el pro­pio Jo­sé An­to­nio a Mau­ra ape­nas cin­co días des­pués de la pu­bli­ca­ción de la pro­pues­ta en El Sol en los si­guien­tes tér­mi­nos:

“He leí­do tus ar­tícu­los con el in­te­rés que su con­te­ni­do me­re­ce, apar­te del que les da su fir­ma, y has­ta he creí­do del ca­so for­mu­lar a ellos

AL FI­NAL, FUE­RON LOS FA­LAN­GIS­TAS LOS ÚNI­COS QUE ACABARÍAN DÁNDOLE LA RA­ZÓN A MAU­RA Y APOYANDO UNA PRO­PUES­TA QUE PA­RA ELLOS TE­NÍA OTRO NOM­BRE

al­gu­nas afec­tuo­sas ob­je­cio­nes. Lás­ti­ma que aún no te atre­vas a lla­mar­la por su nom­bre. Cuan­do ana­li­ces en frío es­to de la ‘dic­ta­du­ra na­cio­nal re­pu­bli­ca­na’ ve­rás que lo de re­pu­bli­ca­na, si quie­re de­cir al­go más que no mo­nár­qui­ca (no­ta ne­ga­ti­va en que to­dos aho­ra, me­nos los in­sen­sa­tos, tie­nen que es­tar con­for­mes) ha de alu­dir a su con­te­ni­do ins­ti­tu­cio­nal in­com­pa­ti­ble con la idea de dic­ta­du­ra.

De ahí que pa­ra sal­var la con­tra­dic­ción ten­drás que con­cluir as­pi­ran­do a un ré­gi­men au­to­ri­ta­rio na­cio­nal ca­paz de ha­cer (¿re­cuer­das?) la re­vo­lu­ción des­de arri­ba, que es la úni­ca ma­ne­ra de­cen­te de ha­cer re­vo­lu­cio­nes. ¿Y a qué otra co­sa as­pi­ra­mos no­so­tros? Pe­ro ya ve­rás; ya ve­rás có­mo la te­rri­ble in­cul­tu­ra, o me­jor aún la pe­re­za men­tal de nues­tro pue­blo (en to­das sus ca­pas) aca­ba por dar­nos o un en­sa­yo de bol­che­vis­mo cruel y su­cio o una re­pre­sen­ta­ción fla­tu­len­ta de pa­trio­te­ría ali­cor­ta a car­go de al­gún fi­gu­rón de la de­re­cha. Que Dios nos li­bre de lo uno y de lo otro”. Al fi­nal, ni a Mau­ra con su “dic­ta­du­ra na­cio­nal re­pu­bli­ca­na”, ni a Jo­sé An­to­nio con su “ré­gi­men au­to­ri­ta­rio na­cio­nal” les aca­ba­ron ha­cien­do ca­so, a pe­sar de los gri­tos de aler­ta que am­bos ele­va­ron en los días pre­vios al es­ta­lli­do de la gue­rra ci­vil y, en efec­to, se aca­bó ca­yen­do en un en­fren­ta­mien­to fra­tri­ci­da que con­du­jo a Es­pa­ña al abis­mo.

So­bre es­tas lí­neas, miem­bros del Go­bierno pro­vi­sio­nal de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca, en­tre los que se en­con­tra­ba Ni­ce­to Al­ca­lá Zamora – de­ba­jo–, pri­mer pre­si­den­te . Arri­ba, a la de­re­cha, re­tra­to de Alfonso XIII.

Los pri­me­ros años de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca se pre­sen­ta­ron lle­nos de con­vul­sio­nes po­lí­ti­cas y so­cia­les. En la ima­gen, el ter­ce­ro a la iz­quier­da, Miguel Mau­ra.

A la iz­quier­da, Jo­sé Ma­ría Gil-Ro­bles, quien fue­ra lí­der de la CEDA. Ba­jo es­tas lí­neas, Jo­sé An­to­nio Pri­mo de Ri­ve­ra, jefe de FE-JONS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.