LA LEY de De­fen­sa de la Re­pú­bli­ca

En­tre otros pun­tos, la Ley de De­fen­sa de la Re­pú­bli­ca sos­te­nía en su ar­ti­cu­la­do lo si­guien­te:

Historia de Iberia Vieja - - EL 7 ARTE -

“Ar­tícu­lo 1.° Son ac­tos de agre­sión a la Re­pú­bli­ca y que­dan so­me­ti­dos a la pre­sen­te Ley: III. La di­fu­sión de no­ti­cias que pue­dan que­bran­tar el cré­di­to o per­tur­bar: la paz o el or­den pú­bli­co. To­da ac­ción o ex­pre­sión que re­dun­de en me­nos­pre­cio de las Ins­ti­tu­cio­nes u or­ga­nis­mos del Es­ta­do. La apo­lo­gía del ré­gi­men mo­nár­qui­co o de las per­so­nas en que se pre­ten­da vin­cu­lar su re­pre­sen­ta­ción, y el uso de em­ble­mas, in­sig­nias o dis­tin­ti­vos alu­si­vos a uno u otras.

VIII. La sus­pen­sión o ce­sa­ción de in­dus­trias o la­bo­res de cual­quier cla­se, sin jus­ti­fi­ca­ción bas­tan­te.

Las huel­gas no anunciadas con ocho días de an­ti­ci­pa­ción, si no tie­nen otro pla­zo mar­ca­do en la ley, las de­cla­ra­das por mo­ti­vos que no se re­la­cio­nen con las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y las que no se so­me­tan a un pro­ce­di­mien­to d e ar­bi­tra­je o con­ci­lia­ción.

La al­te­ra­ción in­jus­ti­fi­ca­da del pre­cio de las co­sas.

La fal­ta de ce­lo y la ne­gli­gen­cia de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos en el desem­pe­ño de sus ser­vi­cios.

Ar­tícu­lo 3.° El Mi­nis­tro de la Go­ber­na­ción que­da fa­cul­ta­do:

Pa­ra sus­pen­der las reunio­nes o ma­ni­fes­ta­cio­nes pú­bli­cas de ca­rác­ter po­lí­ti­co, re­li­gio­so o so­cial, cuan­do por las cir­cuns­tan­cias de su con­vo­ca­to­ria sea pre­su­mi­ble que su ce­le­bra­ción pue­da per­tur­bar la paz pú­bli­ca.

Pa­ra clau­su­rar los Cen­tros o Aso­cia­cio­nes que se con­si­de­re in­ci­tan a la rea­li­za­ción de ac­tos com­pren­di­dos en el ar­tícu­lo 1.° de es­ta Ley”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.