La lu­pa so­bre la His­to­ria... La te­ja que ma­tó al rey

LA MUER­TE POR UN AC­CI­DEN­TE LÚDICO DE EN­RI­QUE I, QUIEN A COMIENZOS DEL SI­GLO XIII ES­TA­BA DES­TI­NA­DO A GO­BER­NAR CAS­TI­LLA, DESATÓ UNA OLA DE CASTIGOS CRUELES EN­TRE SUS COM­PA­ÑE­ROS DE JUE­GO.

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO -

Es el azar, no la pru­den­cia, quien ri­ge la vida”. Así lo pen­sa­ba Ci­ce­rón, a quien tan­to ha re­co­no­ci­do y de quien tan­tas fra­ses se han sub­ra­ya­do a lo lar­go de la His­to­ria. No le va a la za­ga nues­tro Jorge Man­ri­que y su “así, que no hay co­sa fuerte, / que a pa­pas y em­pe­ra­do­res / e per­la­dos, / así los tra­ta la muer­te / co­mo a los po­bres pas­to­res / de ga­na­dos”. Ya sa­ben, que la muer­te a to­dos nos igua­la. Y que a su aza­ro­so ca­pri­cho des­de los más hu­mil­des a los más po­de­ro­sos re­yes de la his­to­ria es­tán su­bor­di­na­dos. Tam­bién los re­yes ni­ños me­die­va­les, que, por mu­cho po­der ab­so­lu­to que de­ten­ten, po­co pue­den ha­cer con­tra una ma­la te­ja –o una pe­dra­da, hay cier­ta du­da al res­pec­to– ca­yen­do de no se sa­be dón­de y gol­pean­do en su ca­be­za in­fan­til.

Ha­bla­mos de En­ri­que I de Cas­ti­lla, quien ape­nas vi­vió tre­ce años por cul­pa de esas tro­pe­lías de la ven­tu­ra de las que es­cri­bía­mos. Na­ci­do en 1204, e hi­jo de Alfonso VIII de Cas­ti­lla y su es­po­sa Leo­nor, En­ri­que no es­ta­ba des­ti­na­do a reinar, ya que era su hermano ma­yor, el in­fan­te Fer­nan­do quien te­nía ya de­sig­na­do el trono co­mo sucesor. Pe­ro, ya de­cía Man­ri­que aque­llo tan cé­le­bre de que “es­te mun­do

es el ca­mino pa­ra el otro”… Y a Fer­nan­do le to­có en vida el sen­de­ro más bre­ve, que lle­gó ines­pe­ra­da­men­te a su fin en 1211. El pe­que­ño En­ri­que se con­ver­tía en he­re­de­ro.

No era mu­cho, co­mo po­de­mos in­tuir, lo que le que­da­ba a En­ri­que de vida. Pe­ro la lucha por el po­der –esa “cons­pi­ra­ción per­ma­nen­te” en pa­la­bras de Bal­zac–, la hi­zo in­ten­sa, aun­que de un mo­do in­di­rec­to. La muer­te de su pa­dre Alfonso en 1214, con­vir­tió a En­ri­que en mo­nar­ca de fac­to, pe­ro su edad, a la sa­zón on­ce años, dis­pu­so que fue­ra su her­ma­na Be­ren­gue­la quien lo man­tu­vie­ra a su cui­da­do. Las dispu­tas de es­ta con una par­te de la no­ble­za cas­te­lla­na, en­ca­be­za­da por los La­ra, de­ter­mi­na­ron es­te bre­ve periodo en que En­ri­que cre­cía a la es­pe­ra de la ma­du­rez ne­ce­sa­ria pa­ra reinar.

Se­rán mu­chas las in­tri­gas de po­der, los acuer­dos ma­tri­mo­nia­les he­chos y desechos con el fin de evi­tar una gue­rra ci­vil y, pro­ba­ble­men­te, el ni­ño En­ri­que no es­tu­vie­ra nun­ca al tan­to del to­do de los mis­mos. Y qui­zá no los tu­vie­ra nun­ca. Por­que no le dio tiem­po a com­pren­der­los. A los 13 años, co­mo ni­ño que aún era, mu­rió ju­gan­do.

En uno de tan­tos mo­vi­mien­tos de aje­drez que eje­cu­ta­ban los fie­les a Be­ren­gue­la y los se­gui­do­res de los La­ra, siem­pre con el rey co­mo pie­za cla­ve e in­de­fen­sa, el ca­be­za vi­si­ble de es­tos úl­ti­mos Ál­va­ro Nú­ñez de La­ra, quien con­si­guió el tu­te­la­je del pe­que­ño, de­ci­dió tras­la­dar a Pa­len­cia al mo­nar­ca. Y en esas es­ta­ba. En el Pa­la­cio Ar­zo­bis­pal de la ciudad, en el pa­tio, ju­gan­do con otros ni­ños, su­po­ne­mos que con lo que en­con­tra­ban más a mano. Y tam­bién ju­gan­do con la ma­la suer­te.

Así se re­la­ta­ba en los Ana­les To­le­da­nos Pri­me­ros: “(…)E fi­rio­lo un mo­zo con una pie­dra en la ca­be­za non por su gra­do e mu­rió en­de VI días de ju­nio en día mar­tes era MCCLV”. No una de las ha­bi­tua­les en­fer­me­da­des me­die­va­les, ni si­quie­ra una de esas ven­gan­zas de jue­go de tro­nos, una sim­ple pe­dra­da aca­bó con la vida de quien es­ta­ba des­ti­na­do a reinar en la po­de­ro­sa Cas­ti­lla. Y, pa­re­ce, que las dispu­tas en­tre Be­ren­gue­la y Nú­ñez de La­ra con­ti­nua­ron des­pués de la muer­te. Por­que quien fue­ra su tu­tor tra­tó de ocul­tar su muerto y es­con­dió su cuer­po, pe­ro la her­ma­na del fa­lle­ci­do, Be­ren­gue­la, lo­gró re­cu­pe­rar­lo y en­te­rrar­lo en el Mo­nas­te­rio de las Huel­gas de Bur­gos.

Vo­le­mos mu­chos si­glos aho­ra y tras­la­dé­mo­nos a la ac­tua­li­dad. A un par de re­co­le­tas vías en el cen­tro de Ma­drid, en el ba­rrio de La La­ti­na, ca­lle de Los Man­ce­bos, y An­gos­ta de Los Man­ce­bos, en con­cre­to. Cro­nis­tas de la ca­pi­tal co­mo Pe­dro de Ré­pi­de re­fie­ren que es­te nom­bre les vie­ne da­do de las otras víc­ti­mas del jue­go in­fan­til, quie­nes se di­ver­tían con En­ri­que y lan­za­ron las pie­dras o te­ja, se­gún quien sea el re­la­tor, que aca­ba­ron con su vida. No es di­fí­cil de in­tuir que el cas­ti­go por ma­tar a un rey –por mu­cha inocen­cia y au­sen­cia de vo­lun­tad ho­mi­ci­da– en aque­llos años por fuer­za que se­ría des­pia­da­do. Jus­to don­de hoy se ubi­can di­chas ca­lles, te­nía la po­de­ro­sa fa­mi­lia de los Las­so de Cas­ti­lla su re­si­den­cia, y en la to­rre de la mis­ma fue­ron con­fi­na­dos los man­ce­bos. Pos­te­rior­men­te, se­rían de­go­lla­dos y en­te­rra­dos en la cer­ca­na Igle­sia de San An­drés.

EN­RI­QUE NO ES­TA­BA DES­TI­NA­DO A REINAR, YA QUE ERA SU HERMANO MA­YOR, FER­NAN­DO, EL SUCESOR POR DE­RE­CHO

A la iz­quier­da, mo­nas­te­rio de las Huel­gas, en Bur­gos, don­de fue en­te­rra­do el jo­ven En­ri­que I. So­bre es­tas lí­neas, en la ma­dri­le­ña ca­lle de los Man­ce­bos fue­ron en­ce­rra­dos los ni­ños que jugaban con el des­di­cha­do mo­nar­ca. De­ba­jo, Alfonso VIII.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.