LA SAN­GRE DERRAMADA POR AN­DA­LU­CÍA

Pa­ra lo­grar su au­to­no­mía

Historia de Iberia Vieja - - EL AGENTE INTOXICADOR - por Fer­nan­do Rue­da

Mu­cho es­ta­mos ha­blan­do en los úl­ti­mos años del es­fuer­zo de al­gu­nas re­gio­nes en la Tran­si­ción pa­ra re­cu­pe­rar sus de­re­chos his­tó­ri­cos. Se ha­bla de Ca­ta­lu­ña, del País Vas­co, pe­ro na­da de An­da­lu­cía. Ha­ga­mos un ejer­ci­cio de me­mo­ria aho­ra que el 4 de di­ciem­bre se cum­plen 41 años del día que una ma­ni­fes­ta­ción en Má­la­ga de­mos­tró que 200.000 per­so­nas es­ta­ban dis­pues­tas a to­do por re­cu­pe­rar lo que el fran­quis­mo les ha­bía qui­ta­do.

Po­co se ha ha­bla­do de los acon­te­ci­mien­tos de ese día y de los si­guien­tes. Lo peor de to­do ha si­do el ol­vi­do de los po­lí­ti­cos re­gio­na­les y na­cio­na­les, pre­ci­sa­men­te los que ten­drían que ha­blar del tris­te su­ce­so que allí pa­só. Por­que el pue­blo sa­lió a la ca­lle pa­ra de­fen­der la ban­de­ra de An­da­lu­cía prohi­bi­da y un jo­ven se en­ca­ra­mó a la fa­cha­da del edi­fi­cio de la Dipu­tación de la ciu­dad y con­si­guió col­gar­la.

Los po­lí­ti­cos fran­quis­tas y sus fuer­zas re­pre­si­vas con­si­de­ra­ron aquel ac­to una pro­vo­ca­ción y la to­ma­ron a gol­pes y pe­lo­ta­zos de go­ma con­tra los ma­ni­fes­tan­tes. Las es­ce­nas fue­ron dra­má­ti­cas en la ciu­dad, pe­ro lo peor ocu­rrió en una ca­lle per­di­da: Manuel Jo­sé García Ca­pa­rrós, 18 años, fue ase­si­na­do de un tiro pro­ce­den­te de la pis­to­la de un po­li­cía, de los que en­ton­ces llamábamos “gri­ses”. El pé­si­mo po­li­cía nun­ca fue iden­ti­fi­ca­do… ofi­cial­men­te. Na­da le pa­só, los in­ves­ti­ga­do­res con­si­guie­ron que no pa­ga­ra el cri­men ha­cien­do des­apa­re­cer las prue­bas y sin re­sol­ver al­go que no era tan di­fí­cil: iden­ti­fi­car la ba­la del cuer­po de Manuel Jo­sé con la pis­to­la que la ha­bía dis­pa­ra­do.

Mu­chos años des­pués se ha sa­bi­do que el au­tor pu­do ser M.P.R., un ca­bo que ne­gó lo que po­día ha­ber si­do de­mos­tra­do sin mu­chos pro­ble­mas. Ha muer­to ha­ce cin­co años sin pa­gar por lo que hi­zo. En mu­chos sen­ti­do es igual de ma­lo que Manuel Jo­sé no ha­ya si­do re­co­no­ci­do co­mo una víc­ti­ma del terrorismo de Es­ta­do y no se le ha­ya da­do el lu­gar que me­re­ce en la his­to­ria. Que to­men no­ta los po­lí­ti­cos.

EN EL CUR­SO DE LA MA­NI­FES­TA­CIÓN, MANUEL JO­SÉ GARCÍA CA­PA­RRÓS, DE 18 AÑOS, FUE ASE­SI­NA­DO DE UN TIRO PRO­CE­DEN­TE DE LA PIS­TO­LA DE UN PO­LI­CÍA, DE LOS QUE EN­TON­CES LLAMÁBAMOS “GRI­SES”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.