¿Sa­bías que...

Historia de Iberia Vieja - - EL AGENTE INTOXICADOR -

Du­ran­te los años 20 cau­sa­ba sen­sa­ción el char­les­tón, cu­yo má­xi­ma ex­po­nen­te fue la bai­la­ri­na ame­ri­ca­na afin­ca­da en Pa­rís Jo­sep­hi­ne Ba­ker. Pro­ce­den­te de la ca­pi­tal fran­ce­sa, Ba­ker lle­gó a la Es­ta­ción del Nor­te – ac­tual Prín­ci­pe Pío– en fe­bre­ro de 1930 pa­ra ac­tuar en el tea­tro Gran Me­tro­po­li­tano de la ave­ni­da Rei­na Vic­to­ria Eu­ge­nia, que ha­bía abier­to sus puer­tas dos años an­tes.

El ho­tel más an­ti­guo de Madrid es la Po­sa­da del Pei­ne?

Cuan­do Fe­li­pe II de­ci­dió tras­la­dar la cor­te a Madrid, sur­gió con fuer­za lo que hoy lla­ma­ría­mos un in­mo­bi­lia­rio. Así, en 1610 se le­van­tó un edi­fi­cio des­ti­na­do a ofre­cer alo­ja­mien­to a los ciu­da­da­nos que qui­sie­ran per­noc­tar cer­ca de la Cor­te. La Po­sa­da del Pei­ne se si­tua­ba en­tre la ca­lle de Pos­tas, la de Zaragoza y la del marqués Viu­do de Pon­te­jos, an­tes lla­ma­da del Vi­ca­rio Vie­jo. Aquí se hos­pe­dó Gus­ta­vo Adol­fo Béc­quer, aquí tu­vo lu­gar el dis­cur­so de en­tra­da de Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la en la Real Aca­de­mia y Gal­dós la ci­tó en For­tu­na­ta y Ja­cin­ta. A fi­na­les del si­glo XX, se pro­ce­dió a su reha­bi­li­ta­ción y, cuan­do abrió sus puer­tas, lo hi­zo co­mo Pe­tit Pa­la­ce Po­sa­da del Pei­ne. Co­mo cu­rio­si­dad, pa­re­ce que su nom­bre obe­de­ce a que en sus ini­cios ha­bía un pei­ne ata­do a una cuer­da pa­ra im­pe­dir que los clien­tes se lo lle­va­ran.

El her­mano de Or­te­ga y Gas­set fue dipu­tado du­ran­te la Se­gun­da Re­pú­bli­ca?

del co­no­ci­do fi­ló­so­fo Jo­sé. es­tu­vo al en­car­ce­la­do re­pu­bli­ca­nis­mo Eduardo En muy lo po­lí­ti­co Or­te­ga pró­xi­mo en la Mo­de­lo y siem­pre y fue Gas­set fue el her­mano ma­yor de la elec­cio­nes su­ble­va­ción Madrid mu­ni­ci­pa­les tras de el Ja­ca. fra­ca­so En de las 1931 de re­sul­tó Madrid ele­gi­do y más tar­de con­ce­jal dipu­tado de a las Cor­tes Cons­ti­tu­yen­tes por tres cir­cuns­crip­cio­nes, to­man­do po­se­sión de la de Ciu­dad Real. De­fen­dió a los acu­sa­dos por la re­vo­lu­ción de oc­tu­bre de 1934 y fue nom­bra­do Fis­cal Ge­ne­ral del Es­ta­do en 1936.

Gra­cias a un mi­li­tar ir­lan­dés Me­li­lla si­gue sien­do es­pa­ño­la?

El sul­ta­na­to de Marruecos, apo­ya­do por los bri­tá­ni­cos –en­ton­ces enemi­gos acé­rri­mos de Es­pa­ña–, si­tió la ciu­dad de Me­li­lla en­tre 1774 y 1775 pa­ra in­ten­tar aca­bar con el do­mi­nio es­pa­ñol so­bre esa ciu­dad. El ejér­ci­to es­pa­ñol re­sis­tió he­roi­ca­men­te el ase­dio, que se tra­du­jo en bom­bar­deos re­pe­ti­dos so­bre la pla­za nor­te­afri­ca­na. Al man­do de la guar­ni­ción se ha­lla­ba el bri­ga­dier na­ci­do en Ir­lan­da pe­ro al ser­vi­cio de Es­pa­ña Juan Sher­lock, quien unos años an­tes ha­bía in­ten­ta­do re­con­quis­tar Gi­bral­tar de ma­nos in­gle­sas. En 1780 Marruecos re­co­no­ció la so­be­ra­nía es­pa­ño­la so­bre Me­li­lla en vir­tud del tra­ta­do de Aran­juez.

Los fran­ce­ses con­vir­tie­ron San Isi­do­ro de León en un pa­jar?

San Isi­do­ro fue ar­zo­bis­po de Se­vi­lla y, a su muer­te, fue en­te­rra­do allí, pe­ro en 1063 sus res­tos fue­ron tras­la­da­dos

a León. La in­va­sión fran­ce­sa de la Pe­nín­su­la a co­mien­zos del si­glo

XIX de­jó el tem­plo en es­ta­do ca­si rui­no­so. El com­ple­jo fue ex­po­lia­do y se uti­li­zó co­mo zo­na de acuar­te­la­mien­to de tropas, co­mo pa­jar y co­mo cua­dra.

AL­ME­RÍA FUE DES­TRUI­DA POR UN TE­RRE­MO­TO? El sur de An­da­lu­cía es una zo­na sís­mi­ca muy ac­ti­va. El te­rre­mo­to más de­vas­ta­dor que aso­ló la zo­na, es­pe­cial­men­te Al­me­ría, ocu­rrió el 22 de sep­tiem­bre de 1522. Se­gún las es­ti­ma­cio­nes ac­tua­les, fue de 6,5 gra­dos en la es­ca­la de Rich­ter y cau­só la muer­te de 2.500 per­so­nas. Sus apo­ca­líp­ti­cas con­se­cuen­cias se re­la­tan con bas­tan­te de­ta­lle en la car­ta que Pe­dro Már­tir de An­gle­ría, con­se­je­ro de Car­los I, en­vió al ar­zo­bis­po de Co­sen­za.

EL HI­JO DEL CON­DE DE RO­MA­NO­NES OB­TU­VO UNA ME­DA­LLA EN LOS JJ.OO.? Álvaro de Fi­gue­roa y Alon­so Mar­tí­nez era muy afi­cio­na­do al de­por­te y for­mó un equi­po de po­lo jun­to con su her­mano y otros no­bles, en­tre ellos el du­que de Al­ba. Com­pi­tie­ron en las Olim­pía­das de Am­be­res 1920 y que­da­ron se­gun­dos (la me­da­lla de oro fue pa­ra el equi­po in­glés y la de bron­ce pa­ra Es­ta­dos Uni­dos). Des­pués, si­guió los pa­sos de su pa­dre y se de­di­có a la po­lí­ti­ca, que aban­do­nó tras la Gue­rra Ci­vil. Cuan­do Car­los de Bor­bón era to­da­vía prín­ci­pe en Ná­po­les, re­ci­bió una ex­qui­si­ta educación: apren­dió fran­cés, ita­liano y es­pa­ñol, te­nía só­li­dos co­no­ci­mien­tos de po­lí­ti­ca y teo­lo­gía, era aman­te de la mú­si­ca y las ar­tes –to­ca­ba el vio­lín y el vio­lon­che­lo– y se sig­ni­fi­có co­mo un gran co­lec­cio­nis­ta y me­ce­nas (ba­jo su rei­na­do la Im­pren­ta Real al­can­zó su má­xi­mo es­plen­dor y los fon­dos de la Bi­blio­te­ca Real, hoy Bi­blio­te­ca Nacional, cre­cie­ron ex­po­nen­cial­men­te). Prue­ba de su afi­ción es que en 1775 com­pró una co­lec­ción de Stra­di­va­rius con­sis­ten­te en dos vio­li­nes, dos vio­lon­che­los y una vio­la que ac­tual­men­te se ex­hi­be en el Pa­la­cio Real.

Cre­ta fue con­quis­ta­da por un gru­po de exi­lia­dos de Al-An­da­lus?

Du­ran­te el emi­ra­to de Cór­do­ba, el emir Al-Ha­kem I subió de for­ma exa­ge­ra­da los im­pues­tos y los ha­bi­tan­tes del ba­rrio de Se­qun­da (Cór­do­ba) se re­be­la­ron con­tra su de­ci­sión. La res­pues­ta del di­ri­gen­te con­sis­tió en des­te­rrar a es­ta po­bla­ción le­van­tis­ca: al­gu­nos de sus ha­bi­tan­tes se es­ta­ble­cie­ron en Fez pe­ro otros se die­ron a la mar y des­em­bar­ca­ron en Ale­jan­dría, de don­de po­co des­pués tam­bién fue­ron ex­pul­sa­dos. En­ton­ces, ca­pi­ta­nea­dos por Abu Hafs, con­quis­ta­ron Cre­ta, don­de ins­tau­ra­ron un go­bierno que re­sul­tó muy po­si­ti­vo pa­ra la is­la. Allí es­tu­vie­ron has­ta que en 961 un ejér­ci­to bi­zan­tino la re­con­quis­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.