Sus es­tu­dios con RUY FALEIRO

Historia de Iberia Vieja - - EL AGENTE INTOXICADOR -

Ma­ga­lla­nes reali­zó in­ves­ti­ga­cio­nes en bi­blio­te­cas de Lis­boa y Opor­to. Exa­mi­nó car­tas náu­ti­cas, ma­pas, pla­nos y dia­rios de na­ve­ga­ción, es­tu­dió cos­mo­gra­fía y náu­ti­ca, y en­tró en con­tac­to con en­ten­di­dos en la ma­te­ria, en­tre ellos Ruy Faleiro. In­ten­si­fi­có el in­ter­cam­bio de co­rres­pon­den­cia con Se­rrano, que con­ti­nua­ba en las Mo­lu­cas. Y fue dan­do for­ma a su idea de ir a las Is­las de las Es­pe­cias via­jan­do ha­cia el oes­te, sin in­ter­fe­rir con los por­tu­gue­ses ni con­tra­ve­nir lo es­ti­pu­la­do en el Tra­ta­do de Tor­de­si­llas.

El cos­mó­gra­fo y eru­di­to Ruy Faleiro te­nía ac­ce­so a mu­chos ar­chi­vos y era muy co­no­ci­do en la cor­te por­tu­gue­sa, que lo to­ma­ba por un sa­bio ex­cén­tri­co. Aun­que ca­re­cía de prác­ti­ca co­mo na­ve­gan­te, sa­bía mu­cho de ma­pas, ta­blas, cálcu­lo de la­ti­tu­des y lon­gi­tu­des, y otras co­sas, y tam­bién di­se­ña­ba y cons­truía ins­tru­men­tos de na­ve­ga­ción. Y si Ma­ga­lla­nes es­ta­ba do­li­do por­que Manuel I le ha­bía de­ne­ga­do la di­rec­ción de al­gu­na em­pre­sa im­por­tan­te o el sim­ple man­do de un bar­co, Faleiro lo es­ta­ba por­que el rey no lo ha­bía ad­mi­ti­do co­mo as­tró­no­mo real.

Faleiro es­tu­dió la idea de Ma­ga­lla­nes y le gus­tó, por lo que am­bos tra­ba­ja­ron hom­bro con hom­bro pa­ra ha­cer­la reali­dad. Es­tu­dia­ron a fon­do las car­tas náu­ti­cas más re­cien­tes, in­ves­ti­ga­ron la exis­ten­cia de un pa­so ha­cia el Mar de Sur por el Atlán­ti­co Sur, con­si­de­ra­ron que las Mo­lu­cas es­ta­ban en la zo­na es­pa­ño­la de­fi­ni­da en el Tra­ta­do de Tor­de­si­llas, y lle­ga­ron al con­ven­ci­mien­to de po­der al­can­zar di­chas is­las na­ve­gan­do ha­cia el oes­te. Y con es­tas ideas pa­sa­ron a Es­pa­ña, pa­ra pre­sen­tar su plan en la Cor­te es­pa­ño­la y pe­dir apo­yo y financiación.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.